Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

martes, 6 de diciembre de 2011

Kalaíto Pombéro. Novela en guaraní. Capítulos 4, 5 y 6



MBOJA’ORE IV

Upe ro’y opávo, peteï ka’aru, oguëhë oúvo Kalaíto ipaíno rógape. Hova renyhë porä ha hetia’e, opukavyrei ojerévo ha oñemonde porä. Vy’áma niko oiko Kalaíto jejúre; ipaíno oporombyaty upe pyhare iguerohorývo ha upépe ojerejoa hese ikakuaa irüngue kuéra. Oúvante ohecharamo mba’éichapa Kalaíto iñambue ojerévo ha oïma oporandúva chupe mba’éichapa osë ipirégui.
Kalaíto omombe’u: “Amo pytagua retäme ajuhu heta ñande rapicha chererohory ha chemboha’etéva, pytagua ha tetäyguáva, chemokyre’ÿva ha chepytyvöva. Nda’ipóri oñembohorýva che rehe. Nda’ipóri he’íva chéve “Kalaíto Pombéro” ni “Mykurë Punga”. Añehenói che réra tee rupi, ha upéva voi tuicháma chemoakärapu’ä. Ajerereko karaírö. Ojehepyme’ë chéve hekópe che rembiapokuére; ha... umíva ko... tuicha mba’e. He’ise ko hína pe nde rapicha nembojoja ijehe; pe... avave nande’apo’íri. Ape niko ñande voi, jajoharupa ñande ára oguähë’ÿre, ha... rei vera”.
Äva he’ipávo Kalaíto opyta oma’ë mbuku yvága mimbíre, ha umi hapichakuéra itïndyjoa.
Nika ha Vito ipahápe oñomoakäraku jehoräre; ohose avei hikuái ochangami tetä ambuépe. Upe arete ka’aru ha’e ae reínte Nika ombyape henda ha ojere oho karai Soláno rendápe. Omombe’u chupe iñangekói ha mbatoviguakuéra remikotevë.
Iporäko peho pechangami añete ha upéi peju ñañomongeta jey he’i chupe; upe aja che añe’ëta umi karai ndive; ndoguerehorypaiva’eräko hikuái; ikatu oiporuka peve peëme; hymbakuéra karuha ko hína avei; ha opaichavévo, jahecháta peëme.
Upéi ou Vito hasykatu ha opytave hikuái. Ambue aretépe oikéma Mbatovípe Ulo Miránda moköi kapánga reheve. Oheka jeko hikuái aipo hi’uru rymba vaka, peteï jaguane okañýva oikóvo. Oguähë Nika rógape; ha’e nda’iporihína, ha karai Lekécho, itúva, oitykuauka chupekuéra terere. Oñe’ëreitymimi jeko hikuái, péro karai Lekécho ha hogayguakuéra mba’evete nontendéi pórke ndoikuaái voi umi ñomongetakue.
Upe guivéje Ulo oiko he’iuka ñe’ë Ansélmape, karai Lekécho rajy ikuñataï ramóva. Riremínte ndaje, karai Chíko-Pukúpe oiko peteï váile, sánto ára rehegua, ha ohopaite mbatoviguakuéra. Upérö Kalaíto oñendymokö, añembopy’apeteï ha he’i ijupe: “Hakukuére voi asoróta chupe, ani ágä chepytaryrýi mba’e ha aguevítei”. Oho oguenohë Ansélmape, ombojeroky. Oñekarama rehe iku’áre he’íma chupe: “Ndaipotái nde pochy Ansélma Perálta ajúre romyangekói ko jerokyhápe. Arrieromi che rekópente aikuaaukase ndéve che py’a remiandu, ymaite guivéma chemongerasýva ha ndaikatúiva márö amoguähë nde apysápe nda’ijáigui chéve añembojamívo ne rendápe ha noiméita ramo ipochýva ko pyharépe reikuaáta Ansélma Perálta mávapa ko yvy apére nderayhuha nderecha ypy guive oikóva hi’äho mbuku nde rehe kirirïhaitépe ha péina ágä ku jagua jara’ÿ oma’ëröguáicha jasy pyahu rehe ha oguahu puku añemombe’úta ndéve nde apysaitépe naimo’äigui rejahéi mba’e cherehe ha’e haguére ndéve aipotaha chembojerovia nde reikuaaháicha ndaha’éi ramo jepe che ndejavegua nde ha’e rupi kuñataï porä hecharamomby, ha che katu arrieromi reiete mba’eveguasu nachembojeguáiva ndaha’éita  mba’érö teko potï térä mborayhu nderehe añandúva ha chemoirüva pyhare ha ára, ha reikuaa haguä Ansélma Perálta che ko mboriahu memby che rekópe chénte voi ajapova’ekue chejehegui karia’y ha upéicha avei nerehenduichévane cheko’ëmbárö pe ña Pocho róga rupi guari rapykuéri, térä añemotie’ÿrö kuñáme, térä añe’ëreírö che rapicháre; ha ävanteko pe ñande rekove omohavëva ha ñande réra omohaguïnóva ñande poite rupi jajapógui ñandejehe, ndaha’éi tova vai, tavy ha mboriahúicha, jarotyryrýva ko yvy apére na’irremédioigui ha ndaikatúigui ñamombónte, ha he’íva ku Losánto Agilar: “kuimba’e ikaria’y haguä ndohejaiva’erä hekokue oiko avave jurúpe”.­
Cháke. Opytu’u hikuái.
E’a. Che’akärakueterei. Ikatúpa rombojerokymi jey.
Nde katu.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

Hoo... Mitä Kalaíto, remboapysakuaky’a rehóvo kuña sái parápe aje.
Hëhë... Nde aña ra’y, ndéiko cherecha jaýma ra’e.
Na’ápe lopi; ejopy chupe peteï kamambu tove tandepy’aguasuve.
Aaaahhh... Heee ko mba’e sa’yju he’i ndaje Peru’i orambosárö naránxa aku.
Néike che irü, ipu jeýma.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

Ha rire che kamba juky he’íva ndéve ku nde sy nemoñe’ërö, ndaikuaái voi niko moö rupi pa añepyrüta ko ha’eséva ndéve ; ajávo nde rehe niko chepirï pirï ha asosopaite, ajevérö naimo’äi voi oiméne haguä ko yvy apére nderayhuveva’erä chehegui; péva ko ha’e ndéve añandu porägui ojejapokóiva ko che py’asäre nde rehe ama’ëvo ha anicheva’eräko che korasö chembotavy ajeve äichagua ñe’ë iporäpotïva osë che jurúgui tavyve pa’üme, ikatu haguäicha nde ko’águi rire reikuaa rejapova’erä che rekovemígui, nambyasymo’äiguima ajúva amoï nde po mbytetépe ndéntegui voi ijára tee ko yvy apére chereñoihaguépe rohayhu haguäiténte, jepevérö nde chemomarä ndachereroviáigui térä rembojeroviasevégui ambue kuimba’épe oimégui i... i... ima’ëräve chehegui. Nde katu reikuaa porä ndarekoiha mba’eveguasu aikuave’ëva’erä ndéve, ndaha’éita ramo che pyapy jovaive omomba’eguasu’ÿva mba’evéichagua trraváxo, ha hesäi aja nanderejaiva’erä rehasa asy, jepérö ipohýi mboriahu rekove ko’ë ko’ëvére; rehechava’erä che popyte ijapiru’a ha ipire anambusupárö, ha juky rykue che rova johýirö kuarahy tiníme nderayhupápe, nderehehápe ha nembojeroviávo.
Cháke. Opytu’u jeýma hikuái.
Iñate’ÿ... ko’ä tapicha. Néi, aníkena rekañy mba’e chehegui.
Anichéne.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

Na’ápe ou. Pehecha piko mba’éichapa oñekuave’ë ñande kapelu.
Hëë... Ñemo’änte ombovavátava ko pyhare. Omoma’ëma yvýre.
Péva ko ohesa’o umi Emilianore iporänguete hína lopi.
Arovia, upéichane.
Ja’eva’eräko jaikuaamíva ha ja’u jahupytymíva che irü…
Hoo… Mitä Kalaíto; karia’y ijoheipyre oiko ndehegui nde aña ra’y; aváiko oimo’äta.
Néike che kape, aníke reme’ë juruja avavépe.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

Ha’eháicha ndéve ajúvo che reindy, aipota che rendu porä ko pyhare, taha’e ha’éva nde py’a, ndaha’éi voi ko katueterä ñañomongetáva. He’íva ku ñe’ë “katuete niko ni jagua ndahérai”; ajevérö ko’ä mba’épe ndaikatúi voi japorojopy térä ñamyañaña ñande rapichápe ñandepota’ÿ ramo. Upévare ha’e ndéve che reindy, chepota’ÿetétarö asëtante aha jey mombyry porä aikohague rupi jahechápa umi rupi ndacheresaráiri ne ma’ë rorýgui; che ko chetavymi ramo jepe, ahejamimímava’ekue avei cherataypy aha haguä ajetypeka umi tetä ambue rupi, jahecha ha ñahenduhápe heta mba’e iporäva ha ivaíva, ha ndaha’éi tekorä’ÿgui aikundaháva tape puku, térä aikoreígui che akäre; ajevérö Ansélma Perálta oimérö mborayhu ku’ikuemi chéve guarä ne korasöme ani reguerotïtei renohë haguä; che ko che ku’ipava’erä nde róga rapére, ha nderayhupápe añomongetáne nde sy ha nde ru ndive, ikatu haguäicha ñane mborayhu ojererovia, ha ñande po’avérö vokoieténte toñeñopë ojuehe ñande rekove ha tove upete guive tajaiko ojojyváre köinguemícha. Ha upéicha avei, oimérö péva oipota’ÿva ñañaguirei, ñakañykuaaiténte hesa renondégui, jaha mombyry porä jahykuavo ñane mborayhu oñokorasöme; ha péina reikuaapáma che rembipota Ansélma Perálta, ágä ahenduse nde jurúgui ikatútapa chembojeguhta.
E’ána. Tove che karai ; chemitäite gueteri ; atïete che sýgui.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

Mba’etekópa che irü; remokechëpa.
Ndaikói mba’evérö. Vyropaitépe asë.
Hëëë ?! Anína reñembotavyreína.
Añete ha’e ndéve. Pe tekove ka’u chembo’e vaipa ra’e; ÿrö, che ajavypa ha’ekuévo.

MBOJA’ORE V

Aháta aruve ñandéve taguato resay lo mitä, karia’ýicha ja’úta ko pyhare.
Omyakÿse ikorasö ñande ra’y, huguy raku opytávo.
Hëë, noiporäi iku’áre.
Pe kuña péva ko ndojekuaái voi mba’épa ho’use.
Ndojuhúintearäko ohayhúva; mba’e piko.
Ku Ulo Miránda katu ndaje oñemyakate’ÿ hese.
Upéango itarováma ka’úgui.
Che katu arokyhyjenunga chugui ko Kalaíto; oime amo kantínape opichoropiguy jeýma hína.
Nangána. Upéva ko ndovaléi ni ja’uarä.
Ajúma lo mitä.
Haihuepéte. Péaiko ja’upava’erä jepe.
Ha ñañeha’ämbaitéta niko.
Ha néi, emoñepyrü katu nde mitä Kalaíto, péantema voi niko hemby ndéve.
Ajépa nde.
Ani rejepy’apy che irü, kuña ko ñanetanteáva voínte.
Nde reikuaa ku ñe’ë he’íva: “mitäkuñáicha oñembotavy”, ajépa.
Hëë, ahendúva.
Ha upéicharö reikuaáma.
Péicha oñomongeta jave Kalaíto iñirünguéra ndive, oiko peteï guyryry pe amo huguávo. Oï kuña hasëva, guäiguï oñaníva; oso musikapu, ha kyhyjepópe Kalaíto ha iñirünguéra oñemboja ohechávo mba’épa oiko.
Ulo Miránda oñembosaraki ogarokáre, ovava, hova sysýi sysýi ha oguelele:
Che rehe nereñembohoryichéne Ansérma Perárta, ha reikuaa haguä ha’éta ndéve, che ko ndegosaharä ne aña memby; rei reñembotavy; karia’ýre rembetireína.
Oñemboja Nika oporandu:
Mba’éiko oiko mamíta.
Che memby rováre opoko ko tekove… – he’i ha ojehovamo’ä ipo jováipe.
Ne reindýpe ohovapete ndojerokyséi haguére hendive –, ombojoapy ijatukupéguio peteï kuña.
Ohendupáre upéva oñemocha’ï peteï ha opo. Ulo pyti’a mbytetére opyvoi. Ho’a moköivéva. Opu’ä Nika, oharyvo peteï kyse ýva para ha ojeporeka hapicha ro’óre. Yvy guive ombokapu Ulo, Nika rovaitére, moköi jey. Péva oñemboyke, oguevi’imi ha upéi opyvoi ipyapýre ha ombopoi imbokágui. Upévo oñehendu pe atýpe he’íva:
Nika … Nika… anína rejuka nde rapicha…
Ojehecháma tuguy ochivivíva; ipyahë kuimba’e. Nika opo ha opo. Ulo ndaikatúi opu’ä, ojapajeréi, ongululu.
Oike korápe peteï ava karape’i kyse ipópe, oha’ä Nikápe ha péva ojehekýi chugui. Upérö he’i: – Epu’ä che ryke’y jajuka ko aña rakópeguare –. Ulo oñesü, oma’ë tyvýrare, hendy umi hesa, oñeha’ä, okololo peteï ha ho’a jeývo ojehecha ojahúma tuguýpe. Upévo oike mbohapy karia’y mbarete. Po nandi oike hikuái. – Opáma, opáma kóva, pejei ko’águi moköive–, he’i hikuái. Nikápe omongora mbohapy avei ha upe ava karape’i rehe oñesäingo moköi kuña.
Ejeheja, ejeheja, ehecha katu nde ryke’y jaraha ñaipohano – he’i chupe hikuái.
Pepoi chehegui, pepoi chehegui, ajukaarä ko ava tepoti – he’i ha ojetyvyro, ojepokyty yvýre.
Ulo yvýpe hesa jerepáma, ojejurupe’a, ipyahë, omburea.
Ñahendúma tapére otutúva. Oñanimba opa oïva. Oime kavaju isäsóva ha ohorei ñúre. Tahachi sa’yjumimi moköi oiko oikutu mboka juru mba’e rechasehakuérare: – Tapeho, pejei ko’águi, pejerretira– he’i oikóvo.
Peraltakuéra oje’oipáma. Kalaíto ha iñirünguéra hyapu avei tapére. Nda’ipóri oñe’ëva. Ohupytývo hikuái Piray syry, osë he’íva:
Japytána jay’umi lo mitä. Mba’étapa. La oikoarä niko oikopáma.
Che ajovahéita lo irü; ha’eténte chéve ko che rováre oïva pe yvyku’i tuguýpe iñakÿva Ulo rováre ahechava’ekue.
Che ajovahéita avei, che rykue sópa nde.
Káñante va’erä ko hína upéva.
Añámona káña; añemondýigui chery’ái ro’ysämba kuri ha upéi adihpara chekumbopa peve.
Che aháta yvatevove hay’u, che’yuheieterei.
Anína rey’u che ra’a, jahána jaterere.
No… ndovaléi ñañombyaty, péva rire ko komisión hatatïva’erä ágä Peralta’i rekávo.
Ha mba’éiko ñandéve, Peralta’i kensáe mba’e yvýrema oimenehína.
Anína nde výro che ra’a, péicha javéko oimeraëvante ojereraha.
Kalaíto, Vito, Táno ha Naïno, mitä rusu osë ramo ramóva, aje’ói hogapekuéra okévo. Kalaíto ojuhu isy hataindy rendy hína ha’arövo. Ovy’aite ohechávo imemby ojere jerokyhágui.  Ohendura’e mbokapu ha oipy’apyeteri chupe.
Ojekutupa Ulóxio Miránda, hi’äche omanóma, ha ojejapi avei Nika –, he’i Kalaíto oñepyrüvo omba’emombe’u isýpe.
Kuarahy osëvo ojehecháma Kalaíto ohórö tahachi renonderä. Upéi oje’e karai komi he’ihague Kalaítoha pe mba’e vai apohare.  Ha’e ndaje omoñepyrü.  Oipe’a ndaje hapichágui iñembokiha.  Ikáusaje oiko pe oikóva.  Ha’éje oisu’upáta.
Pa’i Medína ohendu péva ha oho oikuaa porävo.  Tahachi ruvicha he’i chupe:
Kóa ko indivído la ojapoukáva; péa peteï arriéro chopesóso voi.
Nde niko komi reikuaa porä mávapa pe mba’e apohare ha mba’ére nderehói remyakäsä upéva.
He’ëpy.  Ndéiko reimo’ä Pa’i upéva ñamyakäsänte.  Añeï piko ndereikuaái mbarakajágui irariveha.
Hëë; ha upémarö reipyhýta rerahauka ko mitä inosénte, ajépa.
Inosénte apoha mba’e oiméne erese Pa’i.
Nahániri, ko ha’éva ndévente ha’esékuri.
Nde ko Pa’i ndereikuaái ko’ä mba’e.  Reimo’ä sánto meme ko’ä aña mbaraka.
Nda’upéichai.  Aikuaa poräve ndehegui.
Heta ijuru ha ijapysa la konfesionário aje.
Heta ijuru ha ijapysa, ha mba’épa oimemi upévare.
Komi okirirï, ha upévo Pa’i osë ohejarei chupe.
Kalaíto sy oguähë hesay hováre.
Anichéne niko che memby ojapo, ko ouva’ekue omombe’u chéve ha upéi oñeno oke ko’ëmbaite peve.
Heta oï orreklaráva ikóntrrape; ahechata’aína mba’éichapa aguenohë chupe ko typy’ügui – he’i karai komi– Animo’äke remoinge kóvape Pa’i ni Xue, cháke upéicharö ityaivéta la ipórte.  Che añoite ikatu pévagui asalva chupe; eikuaáke.
Che anga niko namoingéi avavépe, ha ajerovia niko nde rehe.
Upéicharö oï porä.  Terehónte eha’arö ne memby.
Upégui moköi ko’ëme ojehecha Kalaíto ipokuaháre ojehupírö mba’eyrúpe.  Ojererahaukáma táva guasúpe.

MBOJA’ORE VI

“Pejúna che irü jarojahe’o ñande rekove”.
“Ha ani pemokä, tove tosyry ñande resay”.

Péicha opurahéi tapicha oñembyasýva ka’iräime; ha ku opurahéi asy. Upérö imandu’a Kalaíto karai Mecho-Tapiti rehe, tuja puku, nambi sakä, ohendu ramo purahéi oñembokupyjo’ámiva ha ohupi iñe’ë: “Hu… Panambi vera; karia’y myasëháko nde… Chemandu’a porä yma “Pirizal-pe” rombota ramo roína, peteï pyhare, rotongeami jave, moköi gua’i ojováre pe yvykuápe opurahéi. Upérö ipyahuete ko Panambi vera. Ha he’i chéve Lui Kavréra: “Ndajarekói rire mba’eve ñane rakamby pa’üme nipo ñanerasëra’e lopi”. Rotïguirei ojuehegui niko na’orerasëichéneraka’e ojováre upe yvykuápe.
Oimo’ä’ÿetére Kalaíto, ichupe avei upéva ou ojehu ko’ágä.  Peteï koty guasúpe oñondivepa, ojatapy ha ojepe’e hikuái.  Oï omba’emombe’úva, orambíva.  Oñemboja peteï arriéro rova kucha’ä oporandu:
Mba’éreiko reju che ryvy.
Kalaíto omaña porä hese.  Ndoikuaái mba’épa ombohováita.
Omano piko ndehegui la ava remotuka’ëva.
Nahániri.
Hëë.  Aipórö niko vyrorei.  Rerairö kuña?
Narairöi.
E… Mba’e  upéicharö.  Rerokañy.
Kalaíto oñakämbovava, hasëta katuete oñandu, upémarö he’i:
Ko’ërö amombe’úta ndéve.
Ha néi.  Aníke reñembyasy che ra’y, kóva ko karia’y renda; heta mba’e reikuaáta ápe.
Kalaíto ojejuhu poncho’ÿ rehe; oñenóntema tataypýpe ojope ipy pyte; pyhare kirirïnguépe oñeñuä.  Tata rembipe paguépe ohecha hapichakuéra ijaturujoa.  Oï orekóva ipo hakamby pa’üme.  Oï ijurujáiva, ikerambúva, ikerañe’ëva, ijapererajoa pe yvýre.
Oñemboja hendápe Losánto Agilar henda meláo ári, kavaju rari ijajúra karapä asýva; ojapichy pe hi’áva he’ívo chupe:
Amoñanita’aína Lupe renda mahü ndive.  Embojahumína chéve reime reheve upe ýpe.
Néi katu… –, he’i chupe Kalaíto – emboína ha embohasa chéve.
Ogueroikévo ýpe la kavaju ipysyry ha ho’a oñapymi heseve.  Upéi osë ñemondýi reheve oñani ipytupapota peve, ohasa ñu ha ka’aguy, heta tape kurusu.  Hetaite niko ombopy’atytýi mitä Kalaítope; hasýpe omombyta peteï kavaju atýpe ha ohechámane katu kuimba’eita osapukaipáva.
Ogana ko ruáno porä, nda’ipóri jahechava’erä.
He’ëpy.  Ogana hóga rape.
Kalaíto ombokua tuicha pe hapichápe; che ahecha.
Upévo ojehecha Losánto pópe overárö mboka ha oñehendu ijurúgui:
Anína reñe’ërei nde arriéro sa’yju Pa’i vandéra.  Ko mitä ndojapomo’äi ndéve umi mba’e, ha nde katu ndevýrova voi, ajevérö emboty nde juru ha egue chéve ko’águi.
Oikovaipáma ramo hikuái ojere Kalaíto ojupi trren-pe oho.  Ñu guasu ijapýra jekuaa’ÿva ohecha ohóvo.  Peichaháguinte hesaho sapy’a Ulo Miránda rehe, tuichaite kasö revi guejy reheve, ijypyetépe oguapy opirakutu ohóvo.  Ojuhúmane katu ijykére karai Poli, ipaíno, ha vy’aguirei térä nipo kyhyjégui oñembojere ombohape chupe:
Ko ñu kóvape ikatu oime che paíno ku ne rymba vaka níla rehekavareikóvo, jaguejýna jaraha.
Añetéko ere ne mitä, jaguejy katu.
Oguejypami rehe hikuái oñehendu kampána pu. Trren sapukái oku’ekuevogua nohenduvéima Kalaíto. Nipora’e peteï hapicha ombyapajeréi chupe ipýpe omombaypotávo.  Hesa rehe ojehechakuaa tuicha oñemondyiha.
Peteï arriéro rye ñehë guasu osapukái okëme:
Elegáo oleriápe moköi…  Arrotýpe umi Jutygua kausaro…  Kosináme opytáta umi gua’i popinda...  Elegáo rogaräme umi potuju oñemoñe’ë kurepíva, ha pe mitä’i ou ramóva toñemboja chéve ko’ápe.  Néike… Néike… peku’éke ndapeipotái ramo pohavira, cháke chepireju’i cheko’ëvo.
Aváiko nde.
Calixto Romero.
Mba’e reipota.
Ha… ndéngö… cherenói.
Mba’éicha nde cherenói katu piko nde výro.  Aipota chemongarai ereva’erä niko.
Hë!
Mba’éicha “hë!” piko… Erépy.
Aipota chemongarai.
Néi, ejayvy. Pya’épy!
Ohekýi chupe mbohapy tejuruguái.
Nápy.  Eguata cherenonderä.
Ohekýi jey chupe peteï ohokuévo.
Pépe eike, pe okëme.
Tuja akätï peteï, hesakuare guasúva, omba’eporandu chupe: héra, iválle, túva, isy, hembiapo… ha upéi:
Mba’ére rejereru.
Ndaikuaái che.
Hëë… piko; ápe avave voi ndoikuaái mba’érepa ou. Che mante aikuaauka chupekuéra, ha ndéve aikuaaukáta avei ne mitä sa’yju yvy uha.  Rrotéla…!
Oéne mi peytor.
Eru chéve che amansalóko.
Su óden mi peytor.
Sapy’aitérö guarä ogueroikéma Rrotéla [tahachi Kalaíto javeguanungaite] peteï tóro rembo oñembopirupyre ipukuetemi poräva.
Rehechápa péa.  Péape itarováva ambohekoguapy ha ivýrova ambovyropoi; iñe’ëngúva amoñe’ë, ha iñe’ëngatúva omokirirï.  Nde pa retantease avei.
Ulóxio Miránda jejukakuére niko che ajereru.
Nde rejuka aje.
Ndachéi.  Nika Perálta ojuka chupe.
Ha nde… reipytyvö aipóva aipo maléope aje.
Okirirï Kalaíto; oñandu upéva iporäve. Añeï piko Perálta’ï oikotevëra’e hese oporojuka haguä.   Ulo ryvýpe jepeve häime häime omoï porä ijaguakochö ha’eño peteï; ha mbovy tesa piko ohecha oiko ramo guare.  Oiménune ä mba’e ou Kalaíto akäme pya’ete, ajevérö okirirï.
Mba’e rejapokuaa.
Opa mba’e che ajapokuaa.
Néi, ágä nde kuatia ou rire jahecháta ndéve nde ty.  Rrotélaa…!
Oéne mi peytor.
Ko maléo ohóta umi kausaro ndive arrotýpe.
Su óden mi peytor.
Ovy’a Kalaíto ohechávo mávapa aipo kausaro; kamba karape rova pere, ange pyhare omba’eporanduva’ekue chupe.


LA TRADUCCIÓN AL CASTELLANO


CAPÍTULO IV

Hacia el final de aquel invierno, una tarde, vino llegando Kalaíto a la casa de su padrino. Tenía la cara rellenada y se le veía alegre; volvió sonriente y bien vestido. Una gran alegría desató la llegada de Kalaíto. Su padrino invitó a los vecinos esa noche para agasajarle y allí le rodearon sus compañeros  de infancia. Todos los que llegaban ponderaban el cambio que se produjo en Kalaíto y alguien le preguntó directamente qué hizo para cambiar tanto.
Kalaíto explicó: – Allá, en tierra extranjera, encontré mucha gente que me demostraba aprecio y valoración, extranjeros y compatriotas que me alentaron y me ayudaron. Allá nadie se burlaba de mí. Nadie me decía  ni Kalaíto Pombéro ni “Comadreja empachada”. Me llamaban por mi nombre verdadero y eso nomás luego ya me sirvió para levantar cabeza. Me dieron trato de persona normal, digna. Me pagaban lo que correspondía por mi trabajo, y… bueno; esas cosas… son importantes. Significa mucho que tu semejante te ponga en su nivel; que… nadie te haga de menos. Aquí pues nosotros mismos nos encargamos de frustrarnos los unos a los otros, entre todos, antes de tiempo y sin motivo, por nada”.
Al terminar de decir esto, Kalaíto se quedó mirando largamente el  resplandeciente cielo de Mbatoví, mientras todos sus compañeros de infancia se quedaron cabizbajos.
Finalmente Niká y Vitó se entusiasmaron entre ambos por el viaje. También ellos querían ir a changar una temporada en el extranjero. En la tarde de aquel feriado Niká tomó la iniciativa de ensillar su caballo e ir al pueblo a ver a don Solano. Le refirió su inquietud y las necesidades que tienen los pobladores de Mbatoví.
– “Está bien que vayan a realizar una changuita por allá y a luego de vuelta vengan a hablar conmigo de este asunto –le dijo–. Mientras, yo voy a hablar con esos señores. Seguramente no va a ser del agrado de ellos; puede que les dé prestado parte de esas tierras, porque hay que tener en cuenta que son campos donde pastean sus haciendas; de todos modos, yo voy a ver cómo hacer algo por ustedes.
Más adelante vino a enfermarse Vitó y postergaron el viaje. En el siguiente fin de semana ya ingresó a Mbatoví Eulogio Miranda, acompañado de dos capangas. Alegaron que andaban buscando una vaca de propiedad de su patrón, una de pelo de zorro que anda perdida. Llegaron a la casa de Niká; él no estaba presente y don Lucrecio, su padre, más conocido como Lekécho, ordenó que les cebaran el tereré. Hicieron escuchar algunos mensajes indirectos pero el dueño de casa y su familia no captaron nada porque estaban totalmente ajenos de aquellas conversaciones.
Cuentan que desde entonces Eulogio, cuyo nombre formal es para la gente Ulogio pero es más conocido por su nombre apocopado de Uló,  envía piropos a Anselma, una hija de don Lekécho que apenas llegaba a la juventud. Se cuenta que poco tiempo después se realizó un baile en la casa de don Francisco, más conocido como “Chiko Pukú” [Chico-largo] debido a su alargada estatura, con motivo de la festividad de un santo y allí se congregaron todos los mbatovienses. Fue entonces cuando Kalaíto tragó saliva, tomó una decisión y se dijo a sí mismo: “Sobre la marcha le voy a plantear no sea que me tiemblen los talones y me eche para atrás”. Fue a invitar a Anselma, la sacó a bailar. Apenas de tomarle por la cintura ya le dijo: “No quiero que te ofendas Anselma Peralta por venir a molestarte en esta fiesta; pero es que en mi condición de hombre y a mi manera quiero hacerte saber de mis sentimientos, que desde hace mucho tiempo me desvela y nunca pude hacer llegar a tus oídos porque no he tenido la oportunidad de acercarme a vos y si no existe alguien que pueda enojarse por esto, esta noche vas a saber, Anselma Peralta, quién es el que te ama en este mundo, el hombre que desde el día que te vio viene suspirando por vos en absoluto silencio y ahora aquí, como un perro que mira a la luna nueva y lanza su ladrido lastimero, confieso mi amor en tus oídos porque confío que estas palabras no despertará tu impaciencia por el mero hecho de decirte que quiero que confíes en mí a tu modo, por más que yo no sea persona de tu nivel, siendo vos una chica hermosa digna de toda admiración y yo un hombre común al cual nada extraordinario le adorna salvo una vida honrada y el amor que siento por vos, que me acompaña día y noche, y para que sepas Anselma Peralta yo como buen hijo de mujer soltera y pobre me hice hombre por mí mismo y nunca habrás escuchado que he amanecido por el vecindario, o en la casa de doña Pochó, o detrás de las bebidas o que le falté el respeto a alguna dama o que ofendí a algún semejante, porque estas son las cosas que enmohecen nuestra vida y afectan nuestro nombre, porque son cosas que hacemos en forma voluntaria y no como la fealdad física, la ignorancia o la pobreza que arrastramos en esta vida, sólo porque no podemos arrancar de nuestra existencia y apartarnos de ellas, y como dice Losanto Aguilar: “el varón para hacerse hombre no debe dejar que su conducta esté en boca de la gente”.
– Atendé. Ya descansaron los músicos.
– ¡Ah! ¡Sí! Estaba muy entusiasmado. ¿Puedo bailar otra vez contigo?
– Si querés.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

– ¡Qué bien mi amigo Kalaíto! Veo que le vas ensuciando el oído a la chica de vestido floreado, ¿o no?
– Je je… vos sos un jodido; ya me pillaste otra vez.
– Tomá compañero; metele un buen trago para tener más coraje.
– Ahhhh. Está rica esta cosa amarilla, dice Peru’i cuando desayuna naranja asada.
– Dale compañero. Ya empezó otra vez la música.
– Y bien mi simpática morena como te dice tu madre cuando quiere mimarte, es que yo no sé por dónde empezar esto que quiero decirte, porque al acercarme a vos siento un calor frío que me viene y me va y se me aflojan las rodillas; por tanto no creo que exista en esta tierra alguien que pueda quererte más que yo; y esto te digo porque siento perfectamente que algo me agarra de las cuerdas del alma cuando te miro y no creo que mi corazón me engañe, porque en ese caso no van a brotar de mi boca estas lindas palabras a pesar de mi ignorancia, para que vos puedas pensar desde ahora, qué vas a hacer con mi vida, que ahora vengo a poner en tus manos sin ninguna condición, simplemente porque sos su dueña natural en este mundo, donde nací sólo para quererte, aunque vos me podés rechazar por no confiar en mis palabras o porque preferís confiar tu corazón a otro hombre que tiene más…. más… más… cosas que yo; y vos bien sabés que no tengo casi nada que ofrecerte, salvo mis dos brazos que nunca rechazaron ninguna clase de trabajo y que mientras están sanos nunca te van a dejar pasar necesidades, y a pesar de que cada día se hace más dura la vida para los pobres, vas a ver que mis manos se encallecen y se pone gruesa mi piel, mientras el sudor me baña la cara bajo el sol calcinante, todo por el amor que te tengo, para tu bien y en tu homenaje.” 
– Cuidado. Ya descansaron otra vez.
– ¡Pero qué perezosos son estos músicos! Bueno, espero que no te escondas de mí.
– No creo.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

– Aquí viene. ¿Vieron que nuestro amigo está ofreciendo su cuerpito?
– Ah sí, claro, parece que la nena está por decir el sí; ya está mirando hacia el suelo.
– Es que éste escoge lo mejor del repertorio de Emiliano, compañero.
– Eso creo; así ha de ser.
– Y bueno. Tenemos que decir lo poco que sabemos y comer lo poco que alcanzamos, compañero.
– Bravo, bravo, Kalaíto. Te volviste todo un hombre, ne mitä’i. Es increíble.
– Dale compañero. No le des oportunidad a nadie.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

– Como te venía diciendo querida, quiero que me escuches bien esta noche, cualquiera sea tu sentimiento; no precisamente para algo seguro uno conversa; se dice luego que ni al perro se le pone el nombre de “seguro” y sobre todo en estas cosas, no se le puede presionar a la persona ni obligarle a aceptar al que no quiere; por eso te digo mi querida Anselma que si no pensás aceptarme yo prefiero volver a irme lejos de aquí, a aquellos lugares por donde he vivido, a ver si por allí consigo olvidar tu dulce mirada, porque yo, a pesar de mi ignorancia, ya he dejado estos valles para ir a rebuscarme en otro país donde uno ve y escucha muchas cosas, tanto buenas como malas, y no es por aventurero que tomé esos caminos ni porque ando sin gobierno, por mi cabeza; entonces Anselma Peralta si es que existe en tu corazón un poquitito de amor para mí, no tenés que sentir vergüenza para sacar a luz, porque yo estoy dispuesto a hacerme pedazos por los caminos de tu casa para verte, y por nuestro bien he de hablar con tus padres para que nuestro amor sea reconocido y respetado, y si la suerte nos acompaña para que muy pronto podamos unir nuestras vidas para siempre y vivir juntos como una pareja inseparable; pero así también, si la gente se opone a eso por pura maldad, podemos desaparecer nomás de la vista de ellos, irnos bien lejos de aquí a derramar nuestro amor el uno en el corazón del otro. Aquí termino de manifestarte mis sentimientos y mis deseos Anselma Peralta; esto es todo, y ahora quiero escuchar de tu boca si me aceptás como novio.
– Ah no. Eso no, por favor. Soy muy joven todavía. Demasiado luego tengo vergüenza de mi mamá.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

– Qué tal compañero. Le convenciste pa.
– No. ¡Qué pucha! Me salió todo mal. Resultó una macana.
– ¿Qué…? Dejate de joder. Me estás boleando.
– En serio te digo. Parece que ese borracho me enseñó todo mal lo que tenía que decir, o si no, me equivoqué en la forma de decir.

CAPÍTULO V

Muchachos, voy a traer más caña. Esta noche vamos a tomar como nunca.
– Quiere mojar su corazón nuestro amigo; se quedó con la sangre caliente.
– Sí…, el rechazo no le cayó nada bien al tipo.
– Pero esa mujer pues… nadie luego sabe lo que quiere.
– No. No encuentra nomás la persona de su agrado.
– Pero dicen que ese Uló Miranda anda celoso por ella.
– No, pues. Si ese ya está loco de tanto tomar.
– Yo sí que digo que Kalaíto no tiene que descuidarse de él. Está allá en la cantina ya bien apintonado otra vez.
– Pero no pues. Ese tipo no vale para nada.
– Ya estoy aquí muchachos.
– ¡Bárbaro! Todo eso vamos a tomar, piko.
– Y… vamos a hacer el esfuerzo.
– Y bueno, empezá nomás ya vos Kalaíto; esto es lo único que te sobra, compañero.
– La verdad que sí.
– No te preocupes amigo. La mujer siempre nos pone a prueba. Vos conocés ese dicho: “Se hace del sonso como una pendejita”. ¿Verdad?
– Sí, suelo escuchar.
– Entonces ya sabés.
Así conversaban Kalaíto y sus amigos cuando en el otro extremo de la pista se produjo el tumulto. Se escuchó llantos de mujer; algunas viejas pasaron corriendo, paró la música, y con precaución se acercaron estos muchachos a mirar lo que sucedía.
Uló Miranda se hacía el bravo en la pista, se balanceaba; se le notaron contracciones en la cara, y dijo tartamudeando: “De mí no te vas a burlar Anserma Perarta y para que sepas te digo, yo soy el hombre que te va a gozar carajo; es inútil que te hagas la estúpida, estás enfrentada a un tipo que es demasiado macho”.
Se acercó Niká a preguntar:
–  ¿Qué  pasa aquí mamita?
– A mi hija, a mi hija le tocó la cara este desgra… –, dijo y se cubrió el rostro con las manos.
– Le dio una bofetada a tu hermana porque se negó a bailar con él – agregó una mujer que estaba detrás de la madre.
Ni bien terminado de escuchar esto, Nicasio Peralta se aprestó y pegó un salto. Una patada certera dio en el mismo pecho de Uló. Se cayeron los dos. En el acto se levantó Niká, extrajo su puñal con cabo de carey de varios colores y empezó a buscar el cuerpo del otro. Desde el suelo, donde todavía estaba, Uló le jugó al rostro dos tiros de revolver; Niká los esquivó, dio unos pasos atrás y le jugó otra patada, esta vez en el puño, haciendo volar el arma de fuego. Entonces alguien de la multitud gritó:
– ¡NikáNiká… no le mates a tu prójimo, por favor!
Al momento ya se vio manar la sangre a borbotones; gemían los hombres. Niká saltaba de aquí para allá. Uló no conseguía levantarse, se revolcaba, bramaba.
Entró al ruedo un moreno, petiso y rechoncho, puñal en mano; se precipitó sobre Niká pero éste le esquivó. Entonces exhortó: – levantate hermano, vamos a matarle a este desgraciado –. Haciendo gran esfuerzo Uló se incorporó, se puso de rodillas, miró a su hermano menor; la furia daba a sus ojos un extraño fulgor, procuró levantarse, dio un estertor de sonido grave y se desplomó bañado en sangre. En ese instante ingresaron al ruedo tres hombres fuertes y respetables; sin armas entraron.
– ¡Se acabó, se acabó; esto se acabó! ¡Salgan de aquí los dos! – decían en voz alta. A Niká le rodearon otros tres hombres y de las ropas del petiso se prendieron dos mujeres.
– Dejate, dejate de esto; ocupate de tu hermano, vamos a socorrerle – le decían.
– Déjenme, déjenme, le tengo que matar a este miserable – decía y se sacudía violentamente.
En el suelo estaba Uló ya agonizante, sus ojos se desorbitaban, abría más y más la boca, gemía y gargareaba.
El tumulto ganó todos los caminos porque se produjo una estampida. La fuga fue general. Algunos caballos soltaron cabestros y huyeron hacia los campos. Dos pálidos soldaditos de la policía local empujaban con las trompetillas de sus fusiles a los curiosos:
– Váyanse, retírense, salgan de aquí – decían.
La familia de los Peralta desapareció al instante. Kalaíto y sus amigos salieron también corriendo. Se iban alejando del lugar en silencio. Al alcanzar el arroyo Piray alguien del grupo dijo:
– Vamos-na quedarnos a tomar un poco de agua, los perro. Qué piko tanto. Si lo hecho, hecho está.
– Yo me voy a lavar la cara, compañeros. Me parece que tengo toda pegada por mi cara esa arena mojada en sangre que vi por la cara de Uló.
– Yo también me voy a lavar la cara. ¡Qué bárbaro! Estoy totalmente mojado che ra’a.
– Eso debe ser de la caña que tomaste no más.
– Otro que caña. El susto me dio ese sudor frío y después me puse a correr hasta que se me terminó el aliento. ¡Qué puta!
– Yo me voy hacia arriba a tomar el agua a gusto; demasiado tengo sed.
– Para qué vas a tomar agua; vamos a tomar tereré.
– ¡No! ¡Bárbaro! No conviene estar reunidos en estos casos. Después de esto la policía va a levantar polvareda en busca del chico Peralta.
– ¿Y a nosotros qué? A estas horas quién sabe dónde ya estará el Chico Peralta.
– No seas tonto, compañero. En estos casos cualquiera cae preso.
Kalaíto, Victoriano, Albertano y Bernardino, popularmente llamados Vitó, Tano y Naíno, jovencitos que apenas comenzaban a frecuentar las fiestas, se retiraron a sus respectivas casas a dormir. Kalaíto le encontró a su madre esperándole con la vela encendida. Ella se puso contenta al ver de regreso de la fiesta a su hijo porque había escuchado los tiros y le dejó muy preocupada.
– Le apuñalaron a Ulógio Miranda; creo que ya se murió, y también fue herido de bala Niká – dijo Kalaíto empezando a relatar a su madre lo sucedido.
En la mañana temprano ya se le vio a Kalaíto cuando era llevado por la policía. Pronto corrió la versión de que el comisario había afirmado que fue Kalaíto el que cometió la desgracia; que él inició el bochinche al meterse con novia ajena y por su culpa pasó todo lo que pasó; por eso – dicen que dijo el comisario – que él debe pagar por todo.  

Al enterarse de esto el cura Pa’í Medina fue a averiguar mejor. El comisario le dijo:
Este individuo es el causante; es un tipo sospechoso luego.
Usted comisario sabe muy bien quién fue el autor. ¿Por qué no se va a apresarle?
No pues Pa’í ¿usted cree que es fácil apresarle a ése; no sabe acaso que es más ligero que un gato?
Ah sí, y entonces le va a culpar a este pobre inocente ¿verdad?
Ah no, procreador de inocentes, es lo quiso decir usted Pa’i.
No, eso que le dije es lo que exactamente le quise decir.
Usted Padre, no sabe de estas cosas. Piensa que son todos santos estos malandros.
No es así, sé mucho más que usted.
Ah sí pues tiene muchas bocas y oídos el confesionario, ¿verdad?
Sí señor. Tiene muchas bocas y oídos; ¿y qué hay por eso?
El comisario se calló y entonces el cura salió sin despedirse. La madre de Kalaíto llegó con lágrimas en los ojos.
No creo que mi hijo haya hecho, cuando volvió a casa me contó todo lo que pasó y después se acostó a dormir tranquilamente hasta el amanecer.
Muchos declaran contra él. Voy a ver cómo le saco de este enredo – dijo el comisario , no le vayas a meter en esto al Pa’i ni al Juez, porque eso va a hacer más difícil su situación, yo soy el único que le puede salvar de esto. Tenés que saber bien eso.
Yo no le meto a nadie y confío en usted.
Si es así está bien, vaya tranquila a esperar a su hijo.
Dos días después ya se le vio a Kalaíto cuando subió esposado y con guardias a un transporte público, con destino a la capital departamental.

CAPÍTULO VI

“Vengan, compañeros;
lamentemos juntos nuestras vidas.
Y no la sequen, que corran las lagrimas”

Así cantaban los hombres entristecidos en la cárcel esta vieja canción paraguaya de protesta social; ¡y con qué sentimiento lo hacían! Esto trajo a la memoria de Kalaíto a don Nemecio más conocido como Mecho-Tapití, un viejo alto, de grandes y trasparentes orejas, cuyo marcante era, por eso mismo: “Conejo”. Le recordó porque cuando don Mecho escuchaba la nostálgica guarania titulada “Panambi vera” siempre se incorporaba en su asiento y alzando la voz decía: “Oh… brillante mariposa. Vos tenés el poder de arrancar lágrimas al más hombre de los hombres”; y proseguía: “Recuerdo tan bien cuando en la batalla de “Pirizal”, en una noche de tregua, en la trinchera, dos guaireños se pusieron cara a cara en la tuca y comenzaron a cantar esta canción. En esa época era nueva todavía. Allí me dijo mi compañero Luis Cabrera: Si no tuviéramos algo entre las piernas hubiéramos llorado, compañero. Por vergüenza uno del otro no habremos llorado juntos en esa fosa en aquella ocasión”.
Kalaíto no se daba cuenta de la causa de este recuerdo, pero sucede que ahora él estaba casi en la misma situación. Estaban todos juntos en un galpón con piso de tierra, calentándose alrededor del fuego. Había quienes contaban casos y quienes dormitaban. Se acercó a él un tipo de cara inclinada y le preguntó:
¿Por qué te trajeron aquí, hermanito?
Kalaíto le miró bien la cara un buen rato, sin saber qué contestar.
¿Se te murió el tipo a quien le diste el tuke?
No.
¡Aää! Entonces tu caso no es grave. ¿Violaste mujer?
No.
Entonces, ¿qué? ¿Le llevaste de su casa a escondidas?
Kalaíto sólo negó con la cabeza porque se dio cuenta que estaba ya a punto de llorar. Luego contestó:
Mañana te voy a contar.
Y bueno. No te pongas triste, hijo. Este es lugar de hombres. Muchas cosas vas a aprender aquí.

Kalaíto se encontró sin poncho; entonces se acostó nomás ya cerca del fuego para calentarse las plantas de los pies. Se tapó el cuerpo con el silencio de la noche. Con las últimas llamas de la fogata vio a todos sus compañeros acurrucados; algunos con las manos entre las piernas; otros con la boca abierta, roncando, hablando en sueños; todos esparcidos por el piso.
Se acercó junto a él Losanto Aguilar montado en su melado, caballo arisco, de cuello muy encorvado. Acariciando el pelo de su caballo le dijo:
Pronto va a correr una carrera contra el saino de Ruperto [Lupé].  Hacéme pues el favor de bañarle aprovechando ahora que estás en el agua.
Cómo no… le dijo Kalaíto – desensillá nomás y pasame.
Al entrar en el remanso del arroyo el caballo se resbaló y Kalaíto, que entró montando, se zambulló con él. El hecho asustó al animal que salió del agua bruscamente y se echó a correr en forma desesperada, desbocado, hasta casi perder el aliento; pasó por campos, montes y muchos cruces de caminos. La alocada carrera le llevó a Kalaíto a una verdadera desesperación; apenas pudo sujetar al animal metiéndole en un grupo de caballos que se hallaban reunidos en el campo. Pero resulta que allí estaban muchos señores discutiendo a gritos.
Ganó ese brioso ruano, no hay nada que decir.
No pues, ese sólo ganó el camino de su casa. Kalaíto hizo trampa; se adelantó en la largada, yo le vi.
Al instante vio brillar en las manos de Losanto un revólver y escuchó que  decía:
Dejate de decir pavadas, bandera de cura como te dicen por allí por lo pálido que sos; este muchacho nunca te va a hacer trampas. Estúpido. Cerrá ya la boca y desaparecé de acá.
Cuando la discusión fue generalizada y se convirtió en un enredo peligroso, Kalaíto tomó el tren que pasaba. Durante el viaje por la llanura fue mirando interminables campos. De repente nomás le vio a Uló Miranda que bien apintonado iba dormitando en un asiento cercano. En seguida nomás le vio también a don Polí, su padrino, y tal vez porque se puso muy alegre o por miedo se le acercó y le dijo:
A lo mejor en este campo está esa tu vaca níla que se te perdió, padrino; por qué no nos bajamos a llevar.
Tenés razón, mi hijo. Vamos a bajarnos.
Cuando terminaron de bajarse escucharon el toque de la campana de la estación. La pitada del tren al comenzar a moverse, Kalaíto ya no escuchó. Un compañero de la prisión le había volteado con el pie para que se despierte. En sus ojos se veía que estaba muy sorprendido. 
En ese momento un barrigón gritaba en la puerta del galpón:
Dos para la olería del señor Delegado. Al arrozal esos yuteños de “causa grave”. En la cocina se van a quedar esos dos rateros guaireños. Esos dos albañiles que hablan como porteños se van a la obra que es para la casa del señor Delegado y ese mitä’i que vino recién que venga aquí inmediatamente.
Rápido… rápido… a moverse, si no quieren recibir el látigo, porque hoy amanecí mal.
¿Su nombre?
– Calixto Romero.
¿Qué quiere?
– Y… usted me llamó.
Cómo que usted me llamó, tonto. Quiero que me bautice, se dice.
He!
¿Cómo que he? Diga pues.
Quiero que me bautice –.
Bueno, tronco incline, rápido.
Le dio tres latigazos por la espalda.
Siga pues. Camine delante de mí . Le volvió a pegar mientras se iban.
– Entre allí. En esa puerta .
Un viejo canoso y de grandes ojeras, le tomó declaración: nombre, apellido, procedencia, padre, madre, profesión y al final:
¿Por qué te trajeron?
Yo no sé.
Ah, sí… desde luego que aquí nadie sabe por qué viene; solamente yo les tengo que informar, y a vos también te voy a informar pendejo descolorido, lame tierra. ¡Rotela…!
Ordene mi inspector.
– Tráigame mi amansalocos.
– A su orden mi inspector.
Enseguida nomás vino entrando Rotela (un soldado de la edad de Kalaíto más o menos) trayendo un látigo hecho de verga de toro resecada, de buena envergadura.
¿Ves esto? Con este yo les tranquilizo a los locos, a los tontos les pongo bien el juicio, les hago hablar a los mudos y a los charlatanes les hago callar. ¿Querés probar vos también?
A mí me trajeron por la muerte de Ulogio Miranda.
Vos le mataste, ¿verdad?
No fui yo. Niká Peralta le mató.
Y vos le ayudaste a ese malevo ¿verdad?
Kalaíto se calló, entendió que eso era mejor. Acaso el Chico Peralta necesitó de él para matarle, si hasta al hermano de Uló casi le mandó al otro mundo y delante de un montón de gente. Estas razones le vinieron a Kalaíto en su mente. Por eso prefirió callarse.
¿Qué sabés hacer?
Sé hacer de todo.
Bueno, ahora cuando vengan tus papeles vamos a ver tu caso. Rotelaa…
Ordene mi inspector.
Este malevo que se vaya con esos de “causa grave” al arrozal.
A su orden mi inspector.
Se alegró Kalaíto al saber que uno de los llamados “causa grave” era el moreno petiso de cara inclinada que la noche anterior le había hecho las preguntas. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada