Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

lunes, 2 de enero de 2012

Kalaíto Pombéro. Novela en guaraní. Capítulos 10, 11 y 12


MBOJA’ORE X
        
Ña Tani oiko ipy’atarova, ojepy’apy.
Araháta ko mitä médikope – he’i iménape – nahesäivéi, okeparei.
Eraha – omoneï karai Lekécho.  Ha’e noñe’ëpukúiva voi.  Omba’emombe’útarö ojeliapa, mante rei hesarái ñe’ëgui, oimeraëva mba’e réragui; ohoite ndaje chugui upéicha jave, ajevérö omopopy’ÿiete “ma’ërä”.  Sapy’ánte jeko ojoajupaite “ma’ërä” ha ha’e jey mante oikuaa la he’iséva.  Peteï jey ndaje ohecha peteï guasu pytä’i hoy’uhína ypaguépe; oitýre hese imboka ndaje he’i: “Néina seño sä ma’ërä tajuka ko ma’ërä ha upéicharö ima’ëräkue ne ma’ërärä ha ima’ëräkue che ma’ërärä”. Upéi ae ombokapu ha ojapi ijapysa rapoitépe.  Niko ndaje he’iséra’e: “Néina seño sä Minge tajuka ko guasu ha upéicharö ipirekue nde py ruparä ha ho’okue che rembi’urä”.  Upéima ha’e omombe’u ha upeichaite ndaje ojapo nombotavyséigui sä Mingépe, pórke upévara’e la trráto.
Oraha ña Tani Ansélma-pe.  Omañáre voi ity rehe ndaje pohanohára oñakämbovava, ombokuchu kuchu ha he’i:
Ajavýrö, che nambi ndaha’éi che mba’e.  Nde, ne mitäkuña, nekangy, ajépa.
Hëë…
Rekeparei, ajépa.
Aréma anga ko upéicha oiko, ha chepy’apy – he’i isy.
Ndareíri, tuicha hasy.
Che Dio…, añete piko…
Hëë, siéte jasy jere pukukue omyangekóita chupe imba’asy ha upéi unáño ryvy ryvy okambúta hetére.
Ha piko okuera jeýtante che aikuaase.
Reporanduarä piko.  Hendaitépe jey opytáta.
Ta’upéicha uvei.  Tupäsy Ka’akupépe ame’ëta imembyrä okuera jey ramo.  Mba’e pohäpa ho’úta térä ojapóta.
Nuéve mése rapo pire ombojýta hyepýpe.
E’a… che Dio… anichéne… ko mitä…
Araka’e oguejy ndéve ne mba’asy ipaha, ne mitä kuña.
Nachemandu’ái.
Eñemomandu’a katu.
Aremíma.
Mbovy jasy ojapohína.
Moköi, mbohapy rupi, péro… chéve péichante voi oguejýva.
Ndaroviaichéne ahecha’ÿre, ko che memby señoraite, aipo saraki piko ha’e oikuaáva.
Reroviase ramo ña Tani reroviáta; ahánirö katu reha’arömíta rehecha haguä.
Añete piko Chéma. Emombe’u poräke chéve.
Che niko ndaikuaái mba’eve upe pejévagui mama.  Mba’e piko reipota amombe’u ndéve.
Ha máva ndejavyky.  Upéva remombe’úta chéve ikatu haguä jaheka mba’éichapa ñasëta ko kásogui.  Aipóna niko ndepuru’a.  Máva ne memby ru.
Mavave.  Che ndaikói gueteri kuimba’e ndive.  Nde katu reikuaa porä.  Nemba’ereroviaitépa.
Ña Tani: eraha ne memby eñomongeta hendive nde rógape.  Peikotevëmi ramo che rehe, peche’atöinte.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

Karai Xue ipireju’i iko’ëvo, tapiaguáicha.  Karai tuja ndejoháva niko.  Ndaikatúi voi niko oñe’ë porämi ne ndive.  Omborove mborovirégui. Mante rei ojahy’opykaräi ha oguero’ayvu aipo léi pyahu nde po jokóva.  Ndejuruka ñe’ëkuaápe.  Nderova’api nde rekokuépe, ha amoite iñapÿime omotïsëmi ndéve tape ndereraháva ne rembipotápe, ha upépe nemoñuhä. Katueténgo ha’e oguenohëva’erä changui.
Lekécho Perálta iñakä rehegua ipópe oñembopo’i henondépe, omba’ejerure.  Oñeko’öi.  Oime jeko oñemoma’ëräva hese oikóvo ha tajýra Ansélma rehe avei, umi mitä rusu apytépe.  Oipota ojeheka ojejuhu peve la mitä ru.  Nomyatyröi ramo karia’ýicha ima’ëräkue jeko, ha’e oikuaaukáta chupe itúva. “Nda’ipóri oñembohoryva’erä Perálta-kuéra rehe”, he’i voi.
Karai Xue ojuhu javérö ijaiguevéva ichugui okuera pya’éva voi.
Máva vaichápa ndéve hína.  Tekotevë remyesakämive, che niko ndaikatúi amyangekói opa ohasávape la upéva adehkuvripotávo.
Ha… ndaikuaái; upévare ha’e ndéve, aikuaa porä ramo ndajumo’äi voi ne rendápe; cheténte aitýta tapépe, ÿrö, tape yképe.  Oï heta mitä rusu ohóvajepi ógape ohuga ma’ërä; oñombojaru ha oaperita.  Umívata mante.  Mombyrygua ndaikatúi, ajépa, téräpa mba’e nde ere.
Oï porä.  Jarupaitéta umíva ñahakä’i’o. Ñambodeklarapáta.
Péva iporä. Ñamopeteï ramo, ne mba’éma ku che rymba jégua sáina memby, kavaju poräko hína itúva, iñakuä mante va’erä.
Opotíma el vájo – he’íva ku Peru’i.
Che ko aipotánte remoha’eño chéve la arriéro ha reheja che pópe tambojeroky kampaménto.
Oñehenoiuka Naïno raëvete.  Karai Xue oikuaauka chupe: “Ápe ojejapo sumário ojekuaapotávo mávapa karai Lekécho rajýpe ombopuru’a.  Ajevérö remombe’úta reikuaáva, rehechava’ekue térä rehenduva’ekue; ndereikuaáirö mba’eve ha oime remalisianungáva erekuaánte avei.  Añeteguánteke ere.  Ndejapu ramo nde jey mante nderesa’yjuva’erä.  Ko’agäite ramo nde revalehína a la xuhtísia hesa ha ijuru ramo”.
Naïno osë he’i: “Che nahendúvai ava rehe pa ijaguara pe mitä kuña.  Péro ha’emítava ndéve: nda’ipóri ha’éicha oñembotavykuaáva.  Tuicha ijapeguypegua.  Oje’e voi avei imba’ekuaaha ha oime hakate’ÿva hese.  Ore rokyhyjepa voi chugui.  Kuimba’e oñembopysyrýva chupe osë vai katuete. Péina ramoiténte Ulo Miránda ojejuka ha Kalaíto Rroméro oñemonambi”.
Ha máva aipo oñemyakate’ÿva hese.
Karai Pyhare.
E… Mba’éicha upéva.
Ha Pombéro oñemyakate’ÿ hese.  Hóga ombojere pyhare ha ára.  Oturuñe’ë oikóvo.
Nde ndejapu kuaave opa ohasávagui.  Tereho emenda pe mitä kuña rehe ha eampara nde ra’y.  Ojekuaapámako la nde pichiguy. Che romomarandu arriéro pórtepe; cháke Peraltakuéra ha’énte ndéve; umíva karia’y jopy.
Ha’etéma.  Chevyroiténe.  Che ndaha’éi alonsíto amongakuaa haguä chopï ra’y.  Nda’ipóri upéva  he’i  ivolicho’íva.
Oñehakä’i’o avei Vito, ha osërente oike Táno.  Vito he’i: “Karai Lekécho rógape ndaikatúi ñaguahë ñane año pyharekue.  Omano haguäicha iselóso Chopombe.  Ako kuehe peteï makä’ihágui apu’ä asë akuaru óga kupévo, ha chera’ä peteï naránxa tujukuépe.  Sapy’ánte oñapytïmba ne renda ruguái térä opoi chugui ohorei ñúre.  Upévare ko’ágä ndojehugavéi upépe, lo mitä ovapa karai Chíko-Pukúpe”.
Ha upevére nde reñemboki tajýrare, ajépa.
He’ëpy.  Chejuka haguä ikyvy térä chererahauka ka’iräime itúva tuja.  Nde piko reimo’ä karai Xue pe so’o kangue péva péicha péichante jaharéi.  Ijára pochy ko hína.
Táno he’i: “Che nama’ëiva voi pe mitä kuña péva rehe.  Akyhyje chugui.  Isy ijuruguasu, itúva itavynunga, ikyvy itie’ÿ, ha’e oñembotavy kuaa múndope, ha Pombéro iselóso hese”.
Moköivépe he’i karai Xue toho tojepy’amongeta porä ha tomenda, ha’épype hína mitä ru.
Oñehenóima avei Peru’i oñehakä’i’o.  Ha’éko tapiaite oikóva mitä rusu apyte rupi ityaröma ramo jepe ha oñemalisiamimi gueteri avei. Oikova’erä omoñe’ë mitä kuña ohasáva, oserenatea, ombarakapu ha opurahéi; oipyaha ñe’ëpoty ha oporombo’e kuña mongetáre.  Karia’y ijoheipyre niko Peru’i Kintána hesäi jave. Opichoropiguy peve javy’aiterei hendive; aníntena osavaypo jepe, nda’ipóri ha’éicha ijoháva, nda’ilájai, argel oïva ombyatypa ijehe ha ikamisamondoro voi ave.
Ava karape rendyva vokä, ipire sakämi poräko, hopepi ruru ha iñakä rague hakuami guajakícha.  Ha’éicha iñakäporäva nda’ipóri upe jerére.  Pa’i Medína ndohayhuporäimi chupe aipo heko vaíre; upéinte ogueropurahéi Tupäsýme avave ojapove’ÿ haguäicha ha Pa’i ipy’aguapy.  Aipo el Sánto Pápape jeko orahaukáta hembiapokue.  Upe guive Peru’i ndoikovéi toryjárö.  Ha’e voi oñeñangarekove, ndoka’uvaivéi, opichoro mbarete poränte.

Mba’épa ikatu ere chéve – he’i karai Xue Peru’ípe.
Ko asúnto kóva niko karai Xue iñapovö, iñakäjagua ha ikatu voi itukäñorairö ave tenondevévo.  Amombe’u ramo añetegua, che ári guarä jeýnte he’i vaka imembýrö tóro.  Upépe ko oï hína la oïva.  Chéve ramo guarä oï moköi Pombéro.  Pombéro ka’aguy ha Pombéro óga; moköivévante imbarete ha nera’ä pytüguy guive.  Ikatu remyesakä, ágä katu nde jey mante reikuaava’erä upéicharö.
Karai Xue opyta ijurujái.
Ou avei ña Tani ha oporandu chupe karai Xue: – Ndépa rehendúva karaipyhare oikórö nde róga jerére.
Ahendúva.
Reikuaápa mávapa oñemboki ne membýre.
Ndaikuaái anga niko che.  Sy niko mba’eve voi ndoikuaáiva.  Mba’e rapykuerépe katu oisu’u ha ogueraha ivaikueve.
Máva mávapa kuimba’e nde rogaitépe oikóva.
Nika oho guive, oïhína che ména ha mitä moköi.
Ajuhu aguïete aikóvo ne memby memby ru.
Añete piko.  Hi’änte niko pe mitämi oñe’ampara anga.
Oñehenói rire moköi mitäkuña, Ansélma reko irüve ha ijavegua, oñehenói avei Lekécho. Oñemombe’u chupe mba’éichapa oho ñehakä’i’o rehegua tembiapo; ko’ágä, ombyapu’ávoma karai Xue oikuaauka chupe: – Oï peteï arriéro pytüguy ikatuetéva ha’ehína; ikatu avei ambuéva. Amyesakänguévoma kóva; ha’eháicha ndéve moköintema opyta heta apytégui, ha aikuaáta.  Tou katu ku jaikuaáva, cháke imbo’evaipyre ndaipotavéima.  Kuatia hesegua kena tou avei, ha te’i hepy porä ajoguahague ndehegui.
Ikatu piko eremi chéve máva mávapa umi opytavahína ne ma’ëräpe.
Ndaikatúi.  Amoha’eño rire ha’éta ndéve: napépe.  Hendývare nde repagáta, ajépa.
Upeichaite.  La jeje rei niko ndovaléi.
Ha guéno, ha néi; haguéva niko na’inéi – he’i karai Xue ha ombojoapy– tereho katu eruka chéve pe potrríllo.  Ndepy’aguapy haguä ha’éta ndéve rehokuetévo: ndaha’éi ramo peteï Pombéro saite ha’ehína peteï Pombéro mánso, ha opëva rehe opëta.
Oïma; japyta upéicha; ko ka’aru oïtama nde rógape ne ma’ërärä.  Emongaru porä ken ta’iñakuä ndéve.
“Nde ruguy nembotavy nde tuja rovatavy  –  he’i ipy’apýpe karai Xue – Cherehe nerembohasái la nde kalaguíchi, ha chéve chembotavysérö nde jey mante nderesa’yjuva’erä”.  Ohenói ikuatia haiha ha he’i chupe:
Sekretário: eju eguapy, eru nde kuatia ha ehai, adiytáta ndéve peteï senténsia. Néi ehai jahecha:



Mbatovi, 20 de enéro… guéno, emoïmba.

 Senténsia definitíva Nº 1

J A H E CH Á P Y P E:

“Ako kuehe oñembojahague ko Xuhgádope karai Lekécho Peralta, mbatovigua, omombe’u tajýra mitäite Ansélma Perálta ipuru’aha ojekuaa’ÿre aváguipa ha ojerure tojeheka upe mitä ru, ha

Ñ A M A Ñ Á R A M O:

Ouhague omba’emombe’u kóva ko sumáriope karaikuéra: Naïno Gonsále, Vito Veníte, Táno Kiñóne, ha Peru’i Kintána, paraguái, omenda’ÿva meme, okakuaapapyre, ñemitÿhára, Perálta-kuéra kuaaha, ha mbatovigua memete.

Ouhague omba’emombe’u avei ña Tani, karai Lekécho Perálta rembireko.

Peteïcha ojojaha ko’äva remimombe’u ha oïhaguéicha he’i Ansélma Perálta rehe hakate’ÿhaguékuri oikóvo aipo tekove pytüguy ojeheróva “Pombéro” ha avei “Karaipyhare”.

Ha ndaikatúipype ñamboyke ñande léi ñe’ë he’íva: “Mayma Xue ke animo’ä osëtei ikuatiápe oñemboguapyva’ekuégui ojapokuévo xuhtísia”.

Ajevérö, ha ko’ä mba’e rehe oma’ëhápe, ko Xuhgádo

O R R E S O L V E:

1º Toñemonambi ha toñemoinge ka’iräime aipo Karai-pyhare ojeheróva “Pombéro”.

2º Toñemombe’uka péva karai Komíme, hembiaporä.


MBOJA’ORE XI

Ijatypáma lo mitä karai Poli rogaguýpe.  Apyka puku ojere óga pepo guýre, ha upépe oguapyjoa ojoysýire, iñakä rehegua kuéra oja oja ojuehe, py nandi memerai, ipycharajoa takuára rapóicha.  Ikasö retymakuéra yvatevate ojehupi, nda’ipóri ysapy ñarö oñatöiva’erä kasö retyma juru.  Mbovymi oï isapatúva.  Jahecha oisu’úva ha opitáva ha oï oka’ayjopýva.
Karai Poli ipórte tujaitépe oporoguerohory; oiko ombojaru mitä rusúpe, ha oporomboguapy.  Tuja piru akätï ijoha’ÿva niko karai Poli.  Noñeme’ëi tujápe ika’aru poräma ramo jepe.  Aipo pire vai ha’e ndoikuaáiva ha ndojuhúiva voi omomba’eguasuetereíva. Mamovéguio nderejopyvaíri chupe.  Ijaveguakuéra jeko oherómi chupe “Aguara’i”; ko’ágä peve voi aguara rehe imandu’áva hovake oligava’erä katuete, peteï teju ruguái taha’épa ra’e Pa’i.  Ndaha’éi voi aveko pire pererï karai Poli. Péina hína ko atyrä rehe oñeñe’ë ramo guare chupe; mba’éichapa ha mamópa ikatúne mbatoviguakuéra oñembyaty, mburuvichakuéra oikó rupi he’i: “Aníke, aniangáke rohendu oikóro aty mba’evéichagua”, ha’e osë he’i: 
E…a; jajapo katu; mba’étepa; che rógape jajapo. Ñane retäme ñaime; avágui jakyhyjéta. Oje’e avei chupe: Jajerureva’erä karai komíme permíso, ani ágä oiko ñe’ë.
Upérö karai Poli ombojere jere petÿ akytä ijurúpe, omohenda ijuru yképe, kakuaa ondyvu ha he’i: -“Akuche.  Ñemo’ä mitä mba’e.  Kuimba’e okakuaapa pyréko che ra’y ndahuvichái.  Umi pérupi oikóva ñande ruvichagua’úrö ta’angarei.  Anína peë voi peiko pembopepo”.
Mbytépe karai Mécho-Tapiti ojehecha inambi sakä guasu, hesa rovy rory asy.  Lekaja pyatä ipyapýva avei péva.  Arriéro kyhyjeha mba’apohápe.  Heta novíllo sagua’águi ojapo guéi porä ha heta tekove pituvágui onohë karia’yete.  Heta avágui ojapo karai ha nda’ipóriva hesa ohupíva hese.  Hendaitépe ndeja’o térä nenupäma voi reikuaa haguä.  Karai iñe’ë peteïva, ha mba’apohápe katu ipojava.  Repyryrÿiva’era ijykére; nembeguérö opyrüta voi ne akäre.  Karréro ruvicha Paranáme ha arriéro ruvicha arriéro apytépe.
Oï avei Losánto Agilar ha Peru’i Kintána.  Mba’ehápo avei oumi karai Lekécho Peralta, ko ymaite nosëvéiva. Herakuä guive mbatovíre ojagarraukaseha Pombéro ojepichava’ekue.
Omoñepyrü Losánto.  Omombe’u mba’eräpa oñembyaty hikuái.  Oñemoñe’ë. Umi Nikápe he’iva’ekue he’ipa jey ha ko’ágä ombojoapy:
Ñande chokokue yvy’ÿ rehe ndajavaléi mba’eve.  Yvy ñotÿha nda’ijyvýi ramo ndaha’evéima yvy ñotÿhára.  Nañandejaveietéko lo mitä ko Mbatovípe, tekotevë jahecha mba’épa jajapokuaa.  Ko yvy ñande ñaikotevë ñamomemby haguä ko’ëreíre kure guäiguïcha, térä umi hymba vaka hetáva omoñemoñaháicha vaka, ha isyrä ndajarekóirö mba’éicha ñamoñemoñáta.  Oime avei ambue mba’e.  Ñande niko ñande resa ikua guive ñañemitÿ ha ipahápe upéva añoite jajapokuaa, ha piko mba’e jajapóta ndaikatúi ramo ñañemitÿ.  Heta niko oï oreko reipáva yvy, ndoiporúiva, nomomba’apóiva; hepyrä orekógui rei ojoguapáva.  Umíva umi yvy ku vaka oñamachorrávaicha ndovaléi ijárape, ni tórope, ni avavépe. Umíva oñeme’ërö ñandéve nañandeve’añoi ñanemongarúta, hetápype oï ñati’ü ha karachä, jatevu’i ha mbutu ñande rehe okambúva; ñande ry’ái ha ñande ruguy oisyrykúva; ñandekyra ramo ikyrátava avei, jepémo ha’enteségui ndoipotái ñande rete kyrÿimi; tove katu tañanderekojopy ñanderesasëmba peve, ha ku guapo’y ombo’ypiháicha yvyra poräme tañande’ypi hakamby pa’üme heta ñamokambu rire.       
Upéicha niko añete – he’i Peru’i – opirakambúva niko peichante voi la heko, ndahuguýi voínte hovápe, ajevérö umi mba’e ndohechakuaamo’äi  asy ñandéve.
Ore rohóta ramo guare Chákope – he’i osëvo karai Mécho – oje’e va’ekue oréve: “Pende yvy rehe pehóta peñorairö. Penemba’e teére; pende jetypekaha rehe, oipe’aséva pendehegui umi voli”.  Ha péina ágä peve ndajuhúiva gueteri aipo yvy chemba’e teéva, jepérö kuri cheperepa ajerévo.  Ha na’ápe avei karai Poli, Vílla Mónte peve oguähëva’ekue itïre saguajúicha, chéichante avei ko’ëröite omanóta ohecha’ÿre aipo imba’e tee; ni michimi pe yvy odefende va’ekue.
Upéva nderehechái. Tuicha rejekivoka – osapukái osëvo chupe karai Poli.  – Namanomo’äi gueteri karai Mécho.  Ha upéi ave, volígui jaipe’a jey rirérö, mba’égui ndajaipe’amo’äi tapicha paraguáigui ñande rekoha oikotevë ramo. Ñande niko ndajajapopái va’ekue voínte ñane rembiapo, karai Mécho.  Pe Chákogui jajerévoma voi ñame’ëuka joaite va’erämo’ä ñandejupe pe yvy ñadefendeva’ekue pehëmimi, ani haguä ñande rekove apÿime jaiko ñatupämba’e jerure.  Oïva’ekue upérö tapicha ohechapukúva, he’iva’ekue péva péichava’eräha, ha “León Karë” omanda puku rirérö jeko ojejapomo’ä.  Péina hína ko Mbatovi ñu, oipe’ajepe ome’ë haguä yjyvy’ÿvape, ta’yrakuéra ijykére ojepytasova’ekuépe.  Opa umívare oñepu’ä hese, ojeity, ha opyta rei la dekréto oguenoheva’ekue.  Peteï karai arandu chéve he’iva’ekue upéva noñe’anulaihague, ha sapy’ánte ikatuva’eräha ñambovale.  Upéva che aipota javicheauka Paraguaýpe.
Aipóva niko mba’e neporäva – he’i Losánto, – javichea kuaaite niko, mávapa oñanima ohóvo, ja’aviami ha toho.
Máva anga piko águi ohóta ojapo umíva; umivaräko ndekapilleromiva’erä ha ápe ñande sahü memete – he’i Vito.
Avavete niko nañaiméi umicharäicha; “che añembyasy rei jey”, he’i ndaje aipo kolo’o hesarovýva – ombojoapy Peru’i.
Che ko sahüete jepe avei, péro nda’iporietérö la ohova’erä, aháne atantea – he’i Losánto; – umi ka’aguy ijapyra’ÿva ruguáre nakañyiva’ekue ha piko xenteita apytépe aháta akañy.
Upéva niko “nderehénte oï” oje’e ikura’ÿivape – omohenda jeýma Peru’i.  – Rehóta ramo ore rojehaso’ojoaitéta oï meve nde aviorä, ágä che ha’emítante ndéve: ndererekoietérö nesämbyhymiva’erä reho reíta.
Ajuhuaräko – he’i Losánto, –oime voi peteï karai ouva’ekue yma ógape hembireko reheve; heta oñekuave’ëva’ekue chéve.  Paraguayetépe oï hína ha cherayhu.  Heta ha’ukava’ekue chupe eíra ka’aguy ha guasu ro’o.  Romenda ramo upérö, ha upevére rome’ë chupekuéra ore rupa, ha ore roke yvýpe Meláña ndive.  Upéva ndohecharamombái.  Heta ovy’a ore ndive ha ropyta ojokapeluete.
Upéicharö katu nda’evéima mba’eve – he’i Peru’i.
Ñamondo katu – omoneï karai Mécho.
Upégui mbohapy ko’ëme otutúma tapére Losánto Agilar ivariju para’i ijati’ýre; isombréro pepo guasu, ikamisa hovy anambusu; hambeypy guive ipy’ajuru peve ojeku’akua ha ipañuélo morotï porä ijajúri.  Ogueru heta kesu porä ha eíra ka’aguy ogueromandu’áva aipo ikapelu rembirekóre.  Kuñakarai nderorýva jeko.
Ojupíre tren-pe oñemboja peteï karia’y opaichagua rei mba’erepy reheve; ojopy hese, tojoguáke.  Losánto opukánte ha upéi ipohyivémarö he’i chupe  ágä ajukuévo ñañemúta –.  Upéi omoha’eño ha oike chupe ñe’ëmbeguépe.  Ohechauka chupe aipo pohä porä kuña ndive ñanembokatupyryetereíva.  – Kóva – he’i chupe –remondykymínte ýpe ha re’u reñenomguévo, rejere jerérö guarä toïke kuña che irü.  Ipahápe omyakäraku Losántope ha ojogua ñemi upe pohä guasuete.
Oguähë Paraguaýpe upe arete ka’aru, ha oguejypamíre oñemboja hendápe peteï soldádo po’imi ikasö mbarakáva.
Nde pa ndaha’éi sapy’arei karai Losánto Agilar – he’i chupe.
Ha’ete katu chamígo.  E… Mba’éichaiko mitä Kalaíto.  Ha’etépe jajotopa.
Ajépa nde.  Che ko ajújepi amaña ko’a rupi, sapy’ánte ko ajuhu ñande valleygua, aikuaa ipyahumíva ha avy’a.
Rejapo porä chamígo, che heta mba’e areko amombe’uva’erä ndéve.  Ko’ágä aipota chererahami peteï che amígo rógape, ha’éta ndéve moöitépa.

Oho oraha chupe Kalaíto, oheja upépe ha he’i chupe: – Ko’ërö apiäta ha aju ñañomongeta porä –.  Ovy’a oúvo mitä Kalaíto, ipy’akyrÿi kuña porä ohavi’üröguáicha chupe.  Mba’éguitepa anichéne, ko Losánto Agilar-gui ikaria’yvéva ne’ïräva gueteri ojuhu hapicha apytépe.  Imitä’i guive oñeha’äva osë haguä ha’éicha.  Ipypore ári hi’äva chupe oguata, tove ha’éicha ta’ikaria’y.  Upévare opa iguata oha’äva. Kalaíto na’imandu’avéintema yma imitärö oporandu ramo guare ipaínope mávapa itúva, ha’e oikuaaseha, ha karai Poli ombohovái: – Maerärei piko reikuaase.  Oime ramo tekove aruru reguerotï haguä rei.  Nde ko rehekántemava’erä kakuaa apytépe kuimba’e nde rehayhúva, ikaria’y reko poräva, ha reha’ä upéva reko.  Upéicha ojapo mitä itúva jekuaa’ÿva ha upéicha rupi umíva osë poräve. Ha’ekueraite ojapo rupi haperä.
Upete guive Kalaíto ojesarekova’ekue hapicha kuimba’e kuéra rehe ha oñeñandu’ÿre olexi Losántope.
Upe ambue ko’ëme ou hendápe; osë hikuái oho oiko rei pe Paraguaÿ ryepýre.  Omombe’upaite chupe Losánto opa oikuaamíva. Mba’épa oje’e Ulo manonguére.  Mba’épa he’i karai Soláno.  He’i avei chupe – Amalisia Soláno omondoro hína ñane ndive, upéva Nika ouha’ára mante jaikuaáta; ko’ágä ñaikotevë peteï avogádo rehe ha karai Poli chembou hekávo.

Ndereipotái piko rogueraha peteï che ruvicha rovaja rendápe, karia’y pyahu ijarrieropaitéva; ñañomongeta poräitemi hendive ha ikatupyrýjeko.  Upéva angujáicha ohekáta ñandéve aipo kuatia, ha oimérö añete, oimeraëva yvyguýgui onohëta omboveve ha ombovaleuka.
Nde reikuaárö voi chupe iporävéntema, jaha katu hendápe.
Oho hikuái upe karia’y rendápe, heta oñomongeta, omombe’upa porä chupe Losánto Mbatovi situ, oheja ipópe ha ojevy.  Ojerovia ohóvo hese Losánto.  “Avami peteï, ñandeichaguaite, nereimo’äi voi kakuaa iñaranduha.  Oñe’ë vai vai porä guaraníme; ku opa’ä vaiete jave ohesa’omimi karai ñe’ë péro opaichavévo iñe’ë ryapúre japilla mba’épa he’ihína”, omombe’u Losánto Mbatovípema, ha ombojoapy: “Oime opyta ojeporekávo ñande kuatiáre”.  


MBOJA’ORE XII

Oguahë oúvo ñúguio Nika.  Omboi henda, peteï sáino porä; hyjúi ojekuaa ty’ái kavaju apére.  Nika tuicha irambeo guasu pirégui.  Ijy’uhéi ha ivare’a.  Tuicha hoy’u peteï vaka ratïnguépe ha ojere he’i machúpe: – Aha’arömíta asaporo haguä.
Ika’apáma mitä Nika kumanda yrei ha joparágui.  Noimo’äi voi mba’eichaite pevépa hymba hetáva hakate’ÿ so’óre.  Vaka opëva ojeityhápe térä karuguápe opa’äva ha omano, oï ramo añoite, oje’u so’o hi’uru rymba retäme.  Péicha ku ikueraipaitéma ramo hikuái jeko ha’ekuéra voi sapy’ánte omopë umi novíllo saite.  Ojura poräitemíjeko Nika Perálta.  Upérö jeko he’i oikóvo ijupe: “Hetáma ko Ulo ka’u chembopaga rasy.  Aharängue uvei ka’iräime raka’e; upépe ahasa asy ramo jepe aikuaátakuri araka’épa asëta, ko’ápe ni upéva, nda’ipóri jajapova’erä, he’önguetére amba’apo”.
Hapichakuéra upépe omba’apóva ha’eichagua kausaro huído meme.  Uru guasu jeko oï porä Paraguaýpe; karai poguasu, mbaretécho peteï.  Iñehtánsiape nda’ipóri oikéva ha’eaerei, ha osë jey haguä oikéva tekotevëma isánto porä.  Moköi áño pukukue ombojoreáma Nikápe, oguapýma hese.  Ikatupyrýjeraka’e  ou ramóme, péro ojoavy guive hi’uru ra’y ndive omba’apo’i.  Vyroreietére ndaje ijaguarembo raka’e Nika. Eiporavópy che uru’i peteï torora’y kyra jaipiro ndejejúre – he’i niko ndaje hi’uru ra’ýpe upe oguähëha ára ka’arúpe.
Mba’eichaguáiko nde, ne indivíduo nde atrrevidoitéva – jeko ombohovái, ha ombojoapývo oporandugua’u ikapatápe– Araka’e guive piko omanda ápe kóva, pene patrón piko –.  Oñandúmarö oja’yvere Nika osë ohejarei chupe.  Upéi he’i chupe hapicha – Ápe ko jaikokuaava’erä; ijopyetereíko hikuái; imba’erecharamoiterei; ryguasu rupi’a nahi’äi ho’u nomomboséigui ipirekue; ha péicha, oimeraëva vyrésare ipochy.  Peteï karia’y ka’asapayguáma péicha va’ekue ha omopo’ë rasy chupe hikuái.  Pe karai tuja voi upérö ou ha osë he’i chupe la ka’asapéño: “Ja’úpy che uru la so’omi, orembyajúmako la saporo, hetaitereíma ropika”.  Ojopy vai nunga vaicha lekajápe péro ojehekýi porä chugui: “Peë ko che ra’y ndapeikuaáinte pe kumanda orekóva.  Pévagui alimentove ko nda’ipóri.  Orekopaite la vitamína “desde la “A” hasta la “Z”, ha hi’ári oreko “fósforo”, pe ñane apytu’ü  omombaretéva”  he’i chupe.  Arriéro kapilléro avei mitä ka’asapa ha osë ombohovái: “La upéva upéicha ramo che patron, ore ko’ápe oiméne ore’aranduvéma ndehegui. Ajevéro kena ani rejekyty ore rehe pórke oiméne ore rendypa potaitéma roikóvo”. Ore ropuka ha lekaja hova sysýi sysýi oho oike ikotýpe.  Oho jeýta ramo guare ojerure upe karia’ýre ogueraha haguä chupe pyéulope, mbohapy ore irü ndive.  Amo oho ipopa’ä hese tahachi, ko araka’e  ni oma’ë’ÿva lo mitäre oho javérö lekaja ndive.  Ha’e katu ndaje osë he’i: “Mba’éiko ja’éta.  Aipóna niko oï kaytúra nde rehe”; ha ontrrega.  Upéi ojere he’i la otrrokuérape: “Pya’éke tapeho jey, cháke oï hína árupi ojaguáva ñande rehe, ha peikokuaáke”.  Ka’aru jerérö hína oguähë jey ko’ápe lo mitä orambosa’ÿre.
Upe pyhare Kalaíto ohecha iképe opurahéi ramo jerokyhápe.  Mante rei ojejerure chupe “Maripósa parami” ha “La kautíva”.  Ipahápe ipochy hapichakuéra ndive, ohekýi chupekuéra kyse ha he’i: “Apuraheipáma umíva ha ndapuraheivéima, peikuaápa.  Amo hapópe opa ohasáva chéve cheporu.  Tapehóna peë pepurahéi hovetäme la pene Ansélma-pe, anive chéve chemoinge”; ojetyvyro chupekuéra.  Oñemboja hendápe Nika, ohekýi ikyse  ha oikytïmbaite imbarakasä. “Aníke Peraltakuéra rehe reñembohorysétei”,  he’i chupe.  Kakuaa ndaje opuka Kili Epíndula, oipete pete Kalaítope ha oñe’ë chupe ijapysápe: “Péva oikuaáma ndepichiguy. Rehecha piko mba’éichapa nderete’uhéi.  Aníke rehechagi nde výro. Rombo’e haguéicha kuña mongetáre rombo’e jeýta arriéro jejukáre, anítei péva nepogana”.
Upérö opáy ojejuhu iro’y otararapotaite; nipo ra’e lo mitä otapitipiro hese.
“¡ Ema’ëmína nde. Ko Kili…! – he’i ijupe -.  Mba’éanga poku oiko chugui ha tyke’ýra Anatágui raka’e, (  ). Nambre.   Oimearä hekópe hikuái.  Umíva karia’y pyapy. Opaichavévonte, asëvo ko’águi tekotevë aha aipojopymi chupekuéra”.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

Ko’ëtïsoro ramo hína opu’äma Anata ojatapy ha ohenói Kilípe:
Epu’ä jakay’u, hi’ä  jaha voimi ñamopotï pe tape, cháke ourekoitehína pe ava oha’ä ñandéve ñande yvyra.
Okay’uhápe oñemomandu’a hikuái hembiapokuére:
- Heta katu jaity ipahápe
- Hëë. Oguähëmbaitémante yvyra hokyha tiémpo.
-Pero águi jahasa kuaa mboypýri ñaikytï ka’a umi kurepípe ha upéi jaju jey.
-Ótrro áño guarä jarekómava’erä la pláta, opaichagua Xue jajogua kuaa haguäicha. 
- Máichatamo. Hiä ñaguähë jey ñande vállepe”.
Anata oikutu rrevíro ha Kili ohäimbe’e imachéte.  Orambosa ha oje’ói; hendivekuéra “Kapata”, jagua pitïtï ikatupyrýva ka’aguýpe.  Pyhareve’asaje porä oñemboja oúvo yvyra ra’äha mburika ári, kakuaa imboka ha ikyse.  Herakuäva voi aipo ha’e oha’äseháichante oha’ävaha.  Isantoroitemíjeko pe arriéro puku rova kavaju vai.  Ogueru ondive peteï karia’y po’imi ijajuvo’ïva, ha’etéva guasuvira.  Oñepyrüvo oha’ä, oja’o vaipaitéma voi upe hembijokuáipe, okorói.  Oha’ä opukúvo, oiku’alia, ohai ikuatiápe ha ohasa.
Mbovýpa osë kóva – oporandu Anata.
Jahecháta upéi, ñaha’ä katu, cháke asajéma, che aha jeyarä – ombohovái.
Ndepy’aragëröna ehejánte – he’íma voi Anata.
Peñembohekókena chéve; trrakeko mombyry peime; péva oreko 36 kúiko.
Hëë… piko, ha oréve osë 40; ore ko roha’ä kuaa avei.
Tapeho peje patrrónpe; che ndajúi añe’ëvo, aju amba’apóvo.
Emba’apo katu aipórö – he’i Anata ha oguapy yvyra ári, Kili opyta hendive, la otrrokuéra oha’ä ohóvo.
Nde rejekóta pe hembiguáire; aníke ojehekýi ndehegui, ha che ambojerokýta ñandéve ko añamemby – he’i Anata Kilípe.
Osapukái “kavaju rova” – siéte  métrro, epoi katu, pya’evéna!
Eha’arömi, siéte i médio (*) péva oreko, napépe – he’i chupe ha oity imachéte pe ipógui aguïete, haimetete voi oipokytï.  Oñakärapu’ä oma’ë hese, hova sysyipa “kavaju rova”, ojere oma’ë ta’ýrare ha ohecha Kili ñakanináicha omongora avei hína.
Reha’äta ramo hekópe, reha’äta, ÿrö katu jaha torogueraha.  Ñañombohovái poräta katuete pe añamemby.  Nda’ipóri ñambopo’i haguä ojuehegui.  Ni yryvu ñande retekue ho’uva’erä nda’ipóri ko ka’aguýre.  So’ojosopyräicha japytava’erä moköive.
Opopopa “kavaju rova” ro’o; oryrýi osusü.  Upéi ogueru ipytu ha oñemomirïete – Ñaha’ä katu peëme, che ndaikovaimo’äi ko’ä vyrésare–.  Upe rire osë porämbaite, oï oïve uvei ijyvyrakuéra.
Mbohapy jasy jeýma Anata ha Kili okañyhague ka’iräigui.  Ha’ekuéra jey mante oikuaáne mba’éichapa okañy.  Oho hikuái oike Parana ka’aguýre, omba’apo yvyra jeitýpe.

                                                                                                                     
(*) Aiporu /i/ latína ñe’ëjoajúrö, katalánpe ojeporuháicha.


* * * * * * * * * * * * * * * * * *

Mbatovípe oñehendu opaichagua ñe’ë.  Oï opukáva Losánto umíva rembiapóre.  Oï ipochýva oikóre hikuái omakanea, ombopochy rei yvy jára ha upévagui jeko ndaikatuvéi ni ojejepe’ava.  Mante rei oike karai Peréira kapangakuéra oporomongyhyje, oñembohory Losántore térä he’iuka chupe ñe’ë.  Karai Chíko-puku kantínape ohójepi oaperita ha oñe’ërenduka; upéi ohasa karai Lupe-hü rógape, ojogua chugui avati ha alfálfa ha ovende chupe totora’y akä kurumimi, aipo huguy poräva rérape.
Losánto mba’everöguáicha ou ha oho Paraguaýpe, ha oïma he’íva hese – Hetáma oñemohymba vaka ivýrova ry’aikuére –.  Oï avei osëva ävape ojuruka, ha upéicha mbatovigua opu’ämba oño’akäre, okaguai ojuehe, rehohápente rehendu ñe’ë meguä.  Oimémane katu osëva Losánto umíva apytégui oho omboheta oñe’ë reívape, ha noï’ÿi avei oïgua’úva hendivekuéra ohendupotávo tembiapopy, osë haguä omyasäi ñúre ko’ëmboyve.
Upévare ku ijaty mbovymi ramo guare hikuái osë he’i Peru’i:
Araka’eténipo oguähëne ára ñañopytyvömbávo, ñamyatä jojávo ojoyke’ýicha ojoykerepa ñande ro’oräre.  Anivétamo oï ñande apytépe hovamoköiva ha heko ensuguýva.  Tekotevë jajepy’amongeta porä che irünguéra ha upéi jaikuaa jajapóva kuimba’etéicha, ani ñame’ë ñane ñe’ë ha upéi javava, ñañembotavy térä jajetavyporuka ha ñasëmba oñoñe’ëgui.  Jaikuaákena mboriahu mboriahúre jey mante ikatuha ojeko; irríkova jyva ha mburika retyma ndaha’éi mboriahu pokoka. Aníkena avei jajepy’apy ñanembovy ramo; péva péichava’erä voínte. Músiko mbovymínte voi ojapóva váile porä, ha guáino moköivéva oipotárönte osëva karréra, lo mitä.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

Kamba ra’angáicha Kalaíto ha iñirünguéra ojeguapa, ojoysýire oñembo’y.  Pe añapire hyakuä pyahu asýva oparärä hete rehe kuéra.  Ivirrétegui osaingopa inimbo sa’yju, pytä ha hovýva.  Huvichakuéra oñemoñe’ë chupekuéra ipaha: “Ñane retä ipy’arory ojapo haguére pendehegui karia’y.  Peë ijeroviaha oimehápe.  Pene koräsöre peraha ñane vandéra ha pende py’ápe tetä rayhu.  Peikókena ojoyke’ýicha pende rapicha apytépe.  Pende ra’y ha’ára pembo’e hekópe anítei márö ñane retä ikangy.  Ápe ore poguerekóta mandu’ápe,  ha peikotevëmírö peñemboja pende ruvichakue rendápe.  Oñeme’ëta peëme a 500 (kiñénto) guarani pende aperitívo repyrä.  Mba’eyru pehosévape pehóta pende vállepe.  Aníke partiku oñemombarete peëme. Peikuaáke peë ha’eha ñane reta rresérva. Oñeme’ëta avei peëme peteï machéte “jakare” pekopi haguä pende kokue ha peñakä’o haguä komuníhta pejuhúrö pende rapépe.  Pemboajéke akóinte ñande ruvicha guasu ha peñemoï ipoguýpe pene’atöi ramo, rreservíhta pende rekópe”.
Upeguiete Kalaíto heta iñirü reheve osë oho Ka’akupépe yvy rupi. Tape rehe omokö ohóvo hikuai taguato resay. Ha’ekuerantema la múndo jára. Ha’ete ku nopyrümbáiva yvýre. Karia’yve chuguikuéra nda’ipóri. Tuichaite reheve oguähë, oike Tupäsy rendápe ojovasami; ñembo’e rehe Kalaíto na’imandu’avéima; upéi osë orambi’imi pe yvyra guýpe, plásape. Opáyvo ojeporeka iváxare; onohë omaña ha’angáre, peteïete ha ijypykuete orekóva; aipo pláta ryru mba’e vyrorei voi, rrelíkeicha oguerochichï iváxa.
Ojupívo mba’eyrúpe omaña sayke jepiro vaínte guárdare, huguaitépe oguapy ha oke ohóvo iválle peve.
Vy’a niko ko vy’a.  Ña Rrosária hasë oñekaramávo imembýre.  Oúmane katu ipaíno ha imaïna guäiguï.  Tyvyrakuéra ombiriki ápe ha pépe oporomomarandu.
Kalaíto ojuhu michïeterei isy róga.  Ndapeichaitéi vaicha va’ekue niko chupe.  Ñemo’ä oñyñýiva isy róga ha nahániri ave, oïmba gueteri iñembosarái pore.  – Ma’ëmína – ojepy’amongeta – che pópe ahupyty ko óga soléro; peteï hembe’ýpe añemoï, andyvu, ha ahupyty pe hembe’y che rovaigua.  Eguatána, umi óga aikohague rupigua ni repórö nderehupytýi la itécho. Ko’ä koty’ípe jakyhyje voi ñandepytupa mba’érö guärä. Ajapóta peteï óga tuicha ha iporäva che sýpe; mba’e piko hasyeteíta.
Ojekuaa nde rehe che memby reiko porä hague amo rupi.  Ore anga aréma roiko asy.  Ndokyvéiko ymaitereíma.  Mba’e nipo ojapopáta orehegui ko Tupäsy Ka’akupe.  Mandi’o imakychïmba.  Avati ojeharupa.  Ipirupa kapi’ipe.  Rehecha piko umi vaka mba’éichapa ipiru.  Mbokajamimíre roiko.  So’o réragui ore resaraipotáma.
Ani rejepy’apy mamíta; ko’ëröite oñemyatyrömbáne.  Che aime jeýma penendive.  Amba’apo karia’ýta.  Mba’éiko oikóva Ansélma, imemby ndaje raka’e.
Xesu che Dio, ne mitä.  Aníke ni hóga renonde rupi rehasamo’ätei.  Ndojekuaáiko mávapa imembyru.  Mba’e ndevaívako oje’e anga hese.  Oiméneko che resay mba’e opaga ko che rapicha poriahu.

Oikuaa rehe Losánto ou avei hendápe.  Karia’ýicha oñomongeta hikuái.  Moköivévante ovy’a ha katu ndohechaukaguasúi ojupe.  Ojerure chupe Losánto ohójepi haguä hekovia Paraguaýpe. – Nde ko ndekapillerove chehegui – he’i chupe, – ha ndekuaa voi ñande avogádo, ha upéi ave, che asëvo ko’águi opu’ämbáma ynambu’i.  Nde rejapórö ñandéve péva katu mba’evevéta.
Eee’a.  Che ndive nda’ipóri pa’ä he’i jagua oporomongetárö –omoneï Kalaíto– ha upete guive oikundaha Paraguay rape.  Ikuatiañe’ëmírire oikova’erämo’ä chugui avogádo, opa karaiñe’ë ohesa’omimi jepe.

LA TRADUCCIÓN AL CASTELLANO


CAPÍTULO X

Doña Estanislaa (Ña Taní) andaba muy inquieta, preocupada.
– Voy a tener que llevarle a esta criatura al médico – le dijo a su marido –; no está bien, duerme todo de balde.
– Llevale – le contestó don Lekécho. Él es un hombre de poco hablar. Cuando quiere contar algo siempre se enreda; a cada rato se olvida de las palabras, del nombre de las cosas, de cualquier cosa. Él dice que en esos momentos “se le van” las palabras; por eso tiene una muletilla; la palabra “ma’ërä”, una interjección guaraní que equivale a “coso/cosa” que usa de comodín. Algunas veces construye un rosario de “ma’ërä” nomás ya, y en esos casos sólo él otra vez entiende lo que quiere decir. Cuentan que una vez vio a un venadito rojo tomando agua de un charco; al instante le apuntó su escopeta y dijo: “Dale pues señor San Fulano permitime matar este “coso” y en ese caso te voy a dar su “cosa” para tu “coso” y yo me quedo con su “cosa”. En ese momento disparó y le acertó debajo mismo de la oreja. Luego él mismo refirió que lo que quiso decir en la ocasión era: “Permitime Señor San Miguel matar este venado, así te voy a dar su piel para tu alfombra y yo me voy a quedar sólo con su carne”.  Este caso fue contado por él mismo y además dicen que cumplió el trato al pie de la letra porque no quería hacerle enojar al santo guerrero.
Ña Taní le llevó al médico a Anselma. Éste, al mirar nomás ya la orina movió la cabeza, agitó la botellita y dijo:
Si me equivoco mis orejas no son mías. Vos, niña estás lánguida, ¿verdad?
Sí…
Te dormís todo de balde ¿verdad?
Hace tiempo que anda así y me preocupa – dijo la madre.
No es en vano, está muy enferma.
Dios mío… ¿será verdad?
Sí, esta enfermedad le va a estar molestando durante siete meses y después como un año le va a estar chupando el cuerpo.
Pero ¿se ha de curar otra vez? es lo que yo quiero saber.
Pero para que ni preguntar. Se va a quedar igualito que antes.
Ojala que así sea. A la Virgen de Caacupé le voy a entregar para su hija si se cura otra vez. ¿Qué remedios tiene que tomar o hacer?
Tiene que cocinar en su barriga la cáscara de la raíz del árbol de los nueve meses.
Oh! no…, Dios mío… no ha de ser… ¡esta criatura!
¿Cuándo te vino la regla la última vez, niña?
No me acuerdo.
Tratá de acordarte.
 Ya hace tiempo.
¿Cuántos meses hace?
Dos o tres, por ahí, pero… a mí así nomás luego se me baja.
No he de creer mientras no veo, porque esta chica es muy sosegada, nunca fue una pizpireta.
Si me querés creer ña Taní, creéme; y si no, esperá un poco que vas a llegar a ver.
Es cierto eso Chéma, contáme bien ya de una vez.
Yo, mamá, no entiendo nada de lo que están hablando. ¿Qué querés que te cuente?
¿Y quién se acostó contigo? Eso tenés que contarme para que podamos ver la forma de arreglar esto. Aquí me dice que estás embarazada. ¿Quién es el padre de tu hijo?
Nadie. Yo no me acosté todavía con ningún hombre. Vos sí que mamá sabés muy bien eso, ¿cómo podés creer lo que te dicen?
– Ña Taní: llevale a tu hija y hablá con ella en tu casa. Si me necesitan estoy a la orden, avísenme.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

El Juez de Paz amaneció de mal humor, como siempre. Es que es un viejo cascarrabias. Él Nunca habla en tono amable con la gente. Es más amargo que yerba nueva. Acostumbra carraspear a cada rato y mencionar una supuesta nueva ley que le niega su derecho al prójimo. Siempre les frena con palabras difíciles, de esas que usan los leguleyos. Tiene la costumbre de sacarle en cara a la gente, en primer lugar, alguna mala conducta que ha tenido en el pasado; después arma un feroz enredo para terminar mostrándole una pequeña luz que podría llevarle hacia su objetivo y allí él instala su trampa. Él siempre saca ventaja de todos los casos.   

En estos momentos se presenta ante él Lekecho Peralta, se pone firme con el sombrero ya en la mano y hace su pedido con todo respeto. Se le ve muy contrariado, nervioso. Le dice que hay un tipo que se anda… “haciendo cosa” (entiéndase burlando) de él y de su hija Anselma entre unos muchachos de la vecindad. Le pide que investigue hasta individualizar al supuesto padre de la criatura. Y le asegura que si ese tipo no arregla como hombre el “coso” que hizo, él le va hacer saber quién es su papá. Y agregó: “Nadie, jamás, se va a burlar de los Peralta”.
El Juez pronto suele curarse de su argelería cuando encuentra alguien que es más argel que él, como en este caso.
¿Quién te parece que puede ser el susodicho? Tenés que aclararme un poco más, porque yo no le puedo molestar a todo el mundo para descubrir eso.
Y bueno… la verdad que no sé. Si yo hubiera sabido quien es no voy a venir a pedirte; simplemente me voy a ocupar de él, para ponerle en el camino o dejarle al costado del camino. Hay muchos muchachones que siempre van a mi casa a jugar… “coso”; allí se hacen bromas entre ellos y toman aperitivo. Solamente uno de ellos tiene que ser. Un arribeño no puede ser, o ¿qué te parece?
Está bien, vamos a citarles a todos esos muchachos para investigarles; le vamos a tomar declaración.
Eso me gusta. Si llegás a descubrir ya es tuyo ese potrillo que tengo, hijo de mi yegua zaina; su padre es de buena raza, por lo tanto tiene que ser veloz.       Cerrado el trato. “Muerto el bayo” como suele decir Pedrito.
Yo lo único que quiero es que le identifique al tipo y que le ponga en mis manos para que yo le haga bailar la última polca, el “Campamento”.
Se le citó ante el Juzgado en primer lugar a Naíno. El Juez le hace saber: “Aquí se abrió un sumario para investigar quién es el que le embarazó a la hija de don Lekecho. Por lo tanto me vas a contar lo que sabés, lo que viste, o lo que oíste; si no sabés nada pero sospechás de alguien, también me podés decir. Pero decime sólo la verdad, porque si mentís sólo vos vas a pagar la consecuencia. En estos momentos le estás sirviendo a la Justicia como su ojo y su oído”

Naíno le contestó: “Yo no suelo escuchar de quién se gusta esa chica. Lo único que te voy a decir es que no hay otra que se sabe hacer de la tonta como ella. Tiene muchos secretos. Otros dicen que sabe hacer pajé (sortilegio y maleficio), y además hay  alguien que es muy celoso por ella. Todos nosotros le tenemos miedo. Todo hombre que se le acerca sale mal. A Uló Miranda se le mató hace poco y a  Kalaíto Romero  se le llevó preso y está encarcelado”.  
Y ¿quién es el que está celoso por ella?
El señor de la noche.
Oh!… ¿cómo es eso?
Y el Pombero le mezquina; anda alrededor de su casa día y noche, silbando.
Vos mentís mejor que todos los que pasan. Andá; casate con esa chica y dale amparo a tu hijo. Todo el mundo ya sabe la porquería que hiciste. Yo te aviso más como hombre que como juez. Cuidado con los Peralta; son gente que no perdona.
Nada que ver. Sería demasiado tonto para hacer eso. No soy Alonsito para criar hijos ajenos. “No hay nada de eso”, dice el que tiene pequeño el boliche.
Después se le interrogó a Vitó y al salir él entró Tano. Vitó dijo:
En la casa de don Lekecho uno no puede llegar solo por la noche. El Pombero es celoso a muerte. La vez pasada me levanté de un juego de barajas para ir a orinar hacia atrás de la casa y me tiró con una naranja podrida. Hay veces que enreda todito la cola del caballo o le larga para que se vaya por el campo. Por eso ahora ya no se juega más allí, los muchachos se mudaron todos a la casa de “Chico–Largo”.
Y a pesar de todo eso vos festejás con la hija, ¿verdad?
Ah, no; para que su hermano me mate o su padre me mande a la cárcel. ¿Acaso vos creés, señor Juez, que ese hueso es fácil de roer? No, señor.     Tiene un dueño terrible.
Tano dijo:
Yo ni no le miro a esa chica. Tengo miedo de ella, la mamá es muy bocona, su papá es medio loco, su hermano es cuchillero, ella es una hipócrita y el Pombero se muere de celos por ella.
A cada uno de los dos le dijo el Juez que vaya a pensar bien y que se case por ella, porque es el padre de la criatura.
Se le llamó también a Pedrito Quintana para la investigación. Por más que él ya no es muy joven, siempre anda entre esos muchachos, y como tiene ciertos arranques todavía se puede sospechar de él. A menudo le piropea a las chicas que pasan, anda en serenatas, toca la guitarra y canta, escribe versos y enseña a los jóvenes la forma de la declaración de amor. Pedrito es muy buena persona mientras no se emborracha. Uno pasa muy bien con él hasta el momento de estar empinado, pero atájate si llega a emborracharse; es insoportable, reúne todas las argelerías y es incluso violento.
Peru’i es un petiso, delgado, de piel clara, de párpados hinchados y de cabello duro como el de los guayaquí (parcialidad guaraní selvática). En inteligencia nadie le supera en toda la redonda. El Pa’i Medina no suele quererle por causa de su mala costumbre; después compuso un canto para la Virgen como nadie había hecho antes y el Pa’i se tranquilizó; hasta dijo que quería mandarle al santo Papa ese canto. Desde esa vez la gente dejó de burlarse de Peru’i, y él ya no se emborrachó demasiado, aunque siempre tomaba un poco.
¿Qué me podés contar? le preguntó el Juez a Peru’i.
Este asunto, señor Juez, es difícil, complicado y puede ocasionar peleas más adelante. Si cuento la verdad, puede volverse sobre mí, como dice la vaca cuando le nace un torito. Allí hay lo que hay. Yo entiendo que aquí hay dos clases de Pombero. El Pombero del monte y el Pombero casero. Los dos son tremendos y te juegan desde la oscuridad. Puede que lo aclares, pero en ese caso vas a tener que saber sólo vos de quien se trata.
El juez se quedó con la boca abierta.
Vino ña Taní y el Juez le preguntó:
¿Vos solés escuchar cuando el Pombero ronda tu casa?
Suelo escuchar.
¿Sabés quién es el que festeja con tu hija?
Qué voy a saber; la mamá siempre es la última en enterarse, la que sufre las consecuencias y lleva la peor parte.
¿Quiénes son los hombres que viven en tu casa?
Desde que se fue Niká, están mi marido y dos niños.
Estoy a punto de encontrar al papá del hijo de tu hija.
¿En serio pikó? Cómo quiero que ese pobre niño sea amparado.
Después de ser llamadas las dos amigas más íntimas de Anselma, fue llamado ante el Juzgado don Lekécho. El juez le comunicó cómo iban los trabajos de averiguación, y  resumiendo le dijo:
Le tengo a un arriero que opera en la oscuridad y que bien puede ser, pero también le tengo a otro sospechoso.  Esto ya tengo a punto de aclarar. Como te digo sólo dos ya quedan de entre muchos investigados y voy a llegar al sujeto. Que venga nomás ya aquello que hablamos porque un animal mal acostumbrado ya no voy a querer. Que se me traiga también el certificado de venta y que allí figure que te compré por un alto precio.
Me podés decir quiénes son esos dos que se quedan en tu “coso”.
No puedo decirte. Cuando llego a definir te voy a decir: “allí está, ése es”. Tenés que pagar por una noticia cierta ¿verdad?
Exactamente. Lo que por allí se dice nomás, no tiene valor.
Y Bueno, y bien, la peluda huele bien dijo el Juez y agregó: andá enviáme ese potrillo. Y para tu tranquilidad te voy a decir: si no es un Pombero salvaje, es un Pombero manso y cualquiera de los dos puede caer.
Ya está ya, así nos quedamos; esta misma tarde va a estar en tu casa el “coso”. Dale de comer bien para que te rinda.
“Tu sangre te embroma, viejo estúpido”. Pensó el Juez para sus adentros. “A mí no me vas a usar para justificar tus porquerías y porque pretendés hacer te va a salir bien caro”. Le llamó a su secretario y le dijo:
– Secretario: vení sentáte, trae tus papeles y escribí; te voy a dictar una sentencia. Bueno escribí esto:
Mbatoví, 20 de enero… (completá).

Sentencia Definitiva Nº 1

VISTO:

Que días atrás compareció ante este Juzgado el señor Lucrecio Peralta, apodado Lekécho, natural de Mbatoví a denunciar que su menor hija, Anselma Peralta, se halla embarazada sin saberse el autor del ilícito, y solicitó la individualización del sujeto, y

CONSIDERANDO:

Que, se presentaron a declarar en estos autos los señores Bernardino González apodado Naíno; Victoriano Benítez apodado Vitó; Albertano Quiñónez apodado Tano y Pedro Pablo Quintana apodado Peru’i; paraguayos, todos solteros, mayores de edad, agricultores, conocedores de la familia Peralta y todos domiciliados en Mbatoví.
Que, también se presentó a declarar la señora Estanislaa de Peralta, esposa del denunciante y madre de la desgraciada mujer.
Que, las declaraciones de estas personas son uniformes coincidiendo todos en que a la tal Anselma Peralta le andaba celando un oscuro y misterioso personaje, duende nocturno, apodado indistintamente Pombero o el Señor de la Noche.
Que, el Juzgado no puede apartarse del texto expreso de la ley que establece: “Los Jueces están obligados a dictar sentencia en un todo conforme con la ley y basado única y exclusivamente en los hechos objetivamente demostrados durante el proceso y que constan en el expediente respectivo”.
POR TANTO: y atento a estas consideraciones, el Juzgado,

RESUELVE:

1º Ordenar la detención y reclusión del sujeto apodado indistintamente Pombero o el Señor de la Noche.
2º Comunicar esta resolución a la Comisaría local para su cumplimiento.

Ante mí:


CAPÍTULO XI

Los vecinos de Mbatoví están reunidos bajo el galpón abierto de la casa de don Policarpo (don Polí);  todos sentados sobre bancos de costanera colocados en medialuna bajo los aleros de la casa. Allí están apretados, con sus anchos sombreros tocándose, casi todos descalzos, con los dedos de los pies en racimos que parecían raíces de takuara y los pantalones bien arremangados de modo que ningún rocío fuerte puede alcanzar la bocamanga. Unos pocos están con zapatos. Algunos fuman, otros mascan tabaco o le dan al trago.
Don Polí, siguiendo su vieja costumbre, recibe amablemente a cada uno, les ofrece asiento y bromea con los jóvenes. Don Polí es un viejo flaco, canoso y muy simpático que no se entrega a la vejez a pesar de tener sus buenos años. Él nunca está de mal humor ni encuentra nada que tenga demasiada importancia. Nunca se le puede embretar por ningún lado. Cuentan que sus lechigadas le llamaban por eso mismo “zorrillo” (aguara’i) y hasta ahora el que nombra al zorro en su presencia recibe sin falta un latigazo, aunque sea el mismo cura.
Tampoco don Polí es un hombre sumiso cuando de la dignidad se trata. Así, cuando le hablaron de la necesidad de esta reunión y de cómo hacer porque las reuniones estaban prohibidas, él dijo:
¡Cómo no! Tenemos que hacer. Vamos a hacer en mi casa, qué tanto, estamos en nuestro país, de quién vamos a tener miedo.
Tenemos que pedirle permiso al comisario, no sea que le llegue la noticia de otro lado – le dijeron.
Don Polí  le dio vuelta al pedazo de tabaco negro que tenía, acomodó a un costado de la boca, escupió y dijo:
¡Pero carajo! Como si fuéramos niños. El hombre adulto, mi hijo, no tiene jefe. Esos que andan por ahí creyendo que son nuestros jefes, son muñecos de trapo; no vayan a darles alas ustedes mismos.
Allí, en medio de todos los vecinos está sentado don Nemecio, el “conejo” (Mecho tapití), con sus grandes y trasparentes orejas y sus alegres ojos azules. Un viejo fuerte y de muchas agallas también es éste; un señor respetado por su capacidad de trabajo. Tiene la fama de que muchos novillos salvajes transformó en mansos bueyes; muchachos arruinados convirtió en grandes trabajadores y de otros caprichosos hizo hombres de ley, hoy respetados señores. No hay quien se atreva a ser insolente con él. Cuando le reta a alguien por algún error hace con medida y en caso necesario sabe usar su arreador. Es hombre de palabra y en el trabajo es muy acelerado; a su lado uno tiene que ser ligero porque el que es lento le pone muy nervioso y le puede pasar encima. Es famoso como carrero de primera en el Alto Paraná y es considerado jefe natural entre la arrierada en esos obrajes.
Estaban también Losanto Aguilar y Peru’i Quintana. Nadie esperaba, pero vino también don Lekecho Peralta, que no salía más de su casa porque se había quedado muy pichado desde que empezó a decirse en Mbatoví que él quería mandar apresar al Pombero.
El primero en hablar fue Losanto Aguilar. Explicó los motivos del llamado a reunión. Aquello que hace un tiempo le había dicho a Niká contó todo de nuevo y ahora  agrega:
– Nosotros los campesinos si no tenemos tierra no servimos para nada. El agricultor que no tiene tierra ya no es agricultor. Señores: ya no cabemos en Mbatoví, y tenemos que ver qué hacer. Nosotros necesitamos de la tierra para sacarle el fruto como si fuera una vieja chancha, o como hacen los señores estancieros para criar sus vacas, pero si no tenemos la madre, no podemos criar. También hay otra cosa: Nosotros desde que nacimos no hacemos otra cosa que sembrar y al final sólo eso sabemos hacer, y qué vamos a hacer si no podemos sembrar. Hay gente que tiene mucha tierra y no usa, no le saca nada, pero sigue teniendo en su poder porque tiene plata. Para mí esas  tierras son como las vacas machorras, porque no le sirven ni al dueño, ni al toro, ni a nadie. Si esas tierras nos dan, no nos van a alimentar solamente a nosotros, porque detrás de nosotros están los mosquitos, los piojos, las  garrapatas y los tábanos que viven de nosotros; esos que chupan nuestro sudor y nuestra sangre, y que si engordamos engordarán también. Pero ellos, más por codicia y egoísmo que por otra razón, no quieren vernos robustecidos; prefieren apretarnos hasta que no podamos más, para terminar,  ellos engordados como esos guapo’y, parásito que vive de los buenos árboles, y nosotros completamente arruinados entre sus piernas, después de haberles dado de mamar durante toda la vida”.
Así es, en verdad –dijo Peru’i–  pero los parásitos son así por naturaleza, no tienen sangre en la cada. Por lo tanto, jamás nos van a reconocer nada.
Cuando nosotros nos alistamos para la guerra del Chaco, –intervino don Mecho, se nos dijo: que íbamos a irnos a defender nuestra tierra, algo que es nuestro, que es el sustento de nuestras familias; una cosa que nos pertenece y que nos quieren quitar los bolivianos. Y ya me ven, hasta ahora no tengo un pedazo de tierra propia a pesar de haber vuelto del Chaco lleno de heridas. Y aquí también está don Polí, combatiente que llegó hasta Villa Montes arrastrándose por el pico como el loro “saguayú” y que igual que yo, mañanita va a morir sin tener un pedazo de tierra propia, ni una partecita de la que defendió.
¡Eso si que no…! ¡Estás totalmente equivocado! – le salió al paso gritando don Polí . ¡No me voy a morir todavía don Mecho! Pero aparte de eso, si de los bolivianos pudimos recuperar nuestra tierra, por qué no hemos de sacarles a  nuestros conciudadanos paraguayos si nuestra comunidad necesita. Es que nosotros no completamos nuestro trabajo, don Mecho. Después de volver del Chaco teníamos que hacernos dar cada uno un pedazo de la tierra que defendimos para no llegar a pedir limosna hacia el fin de nuestras vidas. Había personas visionarias que dijeron que tenía que hacerse así, y se cree que si hubiera mandado un tiempo más el “León rengo” (el coronel Franco) se hubiera hecho eso. Aquí tenemos un ejemplo. Este campo de Mbatoví, que llegó a expropiar de sus dueños para repartir entre sus soldados, a los que pelearon a su lado y no tenían tierra. Por todo eso tal vez se levantaron contra él, le echaron del gobierno y el decreto se quedó de balde, no se cumplió. Un señor muy conocedor de estas cosas me había dicho que ese decreto nunca fue anulado y que alguna vez podemos hacer valer. Yo quiero que eso se haga averiguar en Asunción.
Este es un dato muy bueno – dijo Losanto , podemos averiguar. ¿Quién se anima a irse? Le aviamos con lo necesario y que se vaya.
¿Y quién de nosotros puede ir a hacer esas cosas? Aquí todos somos unos pobres ignorantes y para eso hay que tener preparación dijo Vitó.
Nadie entre nosotros está preparado para eso. “Yo no puedo sino lamentar esto”, como diría el colorado que tiene ojos azules – agregó Peru’i.
Yo, igual que todos, soy un completo ignorante, pero si no hay nadie que pueda irse, puedo ir a probar dijo Losanto . Si en esos montes sin fin no me desatiné, ¿por qué me he de perder en la ciudad, entre tanta gente?
Eso depende solamente de vos, como la sarna depende del sarnoso – agregó Peru’i –. Si vas a irte, nosotros vamos a juntar todo lo que podemos para tu avío, pero voy a decirte una cosa: si no tenés quien te ayude en Asunción, te vas a ir de balde.
– He de encontrar – dijo Losanto – puedo recurrir a un señor que vino una vez a mi casa con su esposa; mucho se me ofreció. Ahora vive en Asunción y yo sé que me aprecia. Le di de comer mucha miel de abeja silvestre y carne de venado. Recuerdo que nos habíamos casado recién pero le dimos nuestra propia cama y nosotros con Melania dormimos en el suelo. Eso no dejaron de ponderar; estuvieron muy contentos con nosotros y nos quedamos muy amigos.
Si es así me callo dijo Peru’i.
Vamos a mandarle si que – aceptó don Mecho.
Tres días después ya se le vio a Losanto salir de Mbatoví con su poncho listado al hombro, su sombrero de alas anchas y su gruesa camisa azul; enfajado desde el estómago hasta el bajo vientre y un pañuelo blanco al cuello. Llevaba muchos quesos de buena calidad y miel de abeja silvestre para agradar a la esposa del amigo, una señora muy amable, según decía.
Al subir al tren se le acercó un muchacho que ofrecía toda clase de chucherías; quería venderle algo a toda costa, era cargoso. Losanto sólo le sonreía pero cuando se puso muy porfiado le dijo: A la vuelta voy a comprarte algo . Después el muchacho le apartó y en secreto le ofreció un remedio que le pone muy guapo al hombre con la mujer.      Éste – le dijo – ponés unas gotas en agua y tomás al acostarte; al darte vuelta nomás ya, â, â, que se ponga la mujer, compañero. Al fin eso le entusiasmó a Losanto y a escondidas compró aquel remedio tan milagroso.
Llegó a Asunción el domingo por la tarde y al bajarse del tren se le acercó un joven delgado con uniforme militar.
¿Usted no es por casualidad don Losanto Aguilar? – le preguntó.
Si, yo soy. Eh… qué tal amigo Kalaíto. Justo nos encontramos.
¿Verdad? Yo siempre vengo aquí a mirar porque a veces llega gente de nuestro valle y me cuentan novedades que me ponen contento.
Hacés bien, amigo. Yo tengo muchas cosas lindas que contarte, pero ahora quiero que me lleves a la casa de un amigo mío, te voy a decir dónde queda.
Fue a llevarle Kalaíto, le dejó allí y le dijo:
Mañana voy a hacer una escapada para venir a conversar a gusto.
Kalaíto se quedó tan contento como si una linda chica le hubiera dado mimos. Eso tenía una justificación: nunca había encontrado entre los hombres que conocía uno más digno que Losanto Aguilar. Desde niño quería parecerse a él. Intentaba caminar sobre sus huellas para parecérsele; imitaba todos sus actos, hasta su forma de caminar. Sólo que Kalaíto ya no recordaba, pero cuando niño le preguntó a su padrino Polí quién era su padre y él le respondió:
Para qué querés saber eso; si resulta ser un tipo atorrante sólo vas a conseguir avergonzarte. Vos tenés que buscar nomás ya entre los mayores un hombre que te cae bien, uno que sea bien hombre, y tratá de ser como él. Así hacen los niños de padre desconocido y resultan ser mejores, porque ellos mismos eligen su modelo.
Desde entonces Kalaíto empezó a observar a los hombres y sin darse cuenta lo eligió a Losanto.
Al día siguiente vino junto a él y salieron a recorrer el centro de la ciudad. Le contó Losanto todo lo que sabía; lo que se decía sobre la muerte de Uló; lo que dijo don Solano, y hablando de éste le dijo:
Parece que Solano está fallando con nosotros, pero eso vamos a saber recién cuando venga Niká. Ahora lo que necesitamos es un buen abogado; don Polí me manda en busca.
¿No querés que te lleve junto al cuñado de mi jefe? Es un señor joven  muy formidable; se conversa muy bien con él y dicen que es guapo en su trabajo. Él nos va a buscar ese papel como una rata, y si existe, aunque esté debajo de la tierra va a sacar y mostrar para que hagamos valer.
Y si vos ya le conocés es mucho mejor; vamos sí junto a él.
Fueron a la casa del abogado, conversaron mucho. Losanto le explicó con todos sus detalles la situación de Mbatoví, dejó el caso en sus manos y volvió. Ganó su confianza desde el principio.
“Es un mestizo igual que nosotros. Uno no puede imaginar que ha estudiado tanto y sepa tantas cosas. Habla bastante bien el guaraní, a veces cuando se tranca usa palabras del castellano, pero igual se le entiende por la entonación”, comentó Losanto pero ya en Mbatoví y agregó: “Ahí  se quedó buscando nuestro documento”.
  
CAPÍTULO XII

Niká acaba de volver del campo. Desensilla su caballo, un lindo zaino. El sudor del animal se veía en la espuma blanca debajo de la jerga. Prendido a la cintura lleva un tirador marrón de cuero de venado, con flequillos. Viene con hambre y sed. Agarra una guampa y toma mucha agua; luego se da vuelta y le dice a la cocinera:     – Voy a esperar un poco para comer.
Le tenía ya pichado al amigo Niká tanto caldo simple de poroto y tanto yopará (locro con poroto). No podía creer hasta qué punto los ganaderos mezquinaban la carne. Y en verdad, porque sólo cuando las vacas se fracturaban las patas o se morían atrapadas en los esteros, se comía carne en la estancia de su patrón. Se comenta que así cuando ya no aguantaban más, los mismos peones le rompían los huesos a algún novillo cerrero. Niká Peralta tiene fama de buen lacero en la estancia. En esos días él andaba diciendo para sí mismo: “Qué mucho sacrificio ya me causó este borracho de Uló. Ya pagué de sobra lo que hice. Mejor hubiera sido que me vaya a la cárcel. Allí, aunque pasara mal, iba a saber por lo menos cuándo voy a salir, pero aquí ni eso; estoy trabajando por nada”.
Todos los demás peones estaban en la misma situación que él; eran todos huidos de la justicia por algún delito. Se decía que el dueño de la estancia estaba políticamente bien ubicado en Asunción; que es un señor importante y prepotente. En esa estancia nadie puede entrar sin permiso y para volver a salir hay que tener mucha suerte. Dos años de duro trabajo gratuito ya le tiene cansado a Niká. Cuando llegó recién dicen que era muy guapo, pero después de una discusión con el hijo de su patrón, mermó en su trabajo, se volvió remolón y perezoso. Esa discusión que disgustó a Niká fue por una sonsera, según cuentan.
–  Elegí pues patroncito un torito bien gordo vamos a carnear para festejar tu venida  –  dicen que le dijo al hijo del patrón la tarde en que llegó.
– Pero de dónde saliste vos, sujeto atrevido para proponer eso dicen que le contestó y para burlarse de él le hizo una pregunta indirecta al capataz: – ¿Desde cuándo manda éste aquí, acaso es el patrón de ustedes?
Al darse cuenta de que metió la pata, Niká se retiró de allí. Después le dijo un compañero:
Aquí tenemos que saber andar; son demasiado pijoteros los patrones, son unos miserables; ni huevo no quieren comer para no desperdiciar la cáscara; así es, mi amigo, por cualquier sonseraje se enojan. Así como a vos ya le había ocurrido a un joven caazapeño y le jodieron grande. Aquella vez vino luego el viejo patrón y el caazapeño salió a decirle:
– Vamos pues patrón a comer un poco de carne, ya nos tiene aburridos el poroto, demasiado tiempo ya venimos comiendo.
Aparentemente le sorprendió al viejo, pero salvó la situación diciéndole:
Ustedes, muchachos, no saben nomás lo que vale el poroto. No hay mejor alimento que el poroto. Tiene todas las vitaminas desde la A hasta la Z, y además tiene fósforo, que refuerza el cerebro– le dijo.
Era un arriero vivo el caazapeño, no se iba a quedar atrás y le contestó:
– Si eso es cierto patrón, aquí nosotros ya debemos estar superándote en sabiduría; además no tenés que rozarte con nosotros porque a lo mejor ya estamos a punto de prender el fuego.
Nosotros nos reímos pero al viejo le tembló la cara y se fue a meterse en su pieza. Cuando se preparaba para volver ordenó que el caazapeño y otros tres de nuestros compañeros le acompañen hasta el pueblo. Allí al caazapeño le agarró la policía. Antes, nadie nos miraba cuando nos íbamos con el patrón, pero esta vez él salió y le dijo: “Qué le vamos a decir; dicen que hay una orden de captura contra vos”, y le entregó. Después se dio la vuelta y le dijo a los otros compañeros: “Vayan rápido de vuelta porque por lo visto por aquí hay alguien que nos anda intrigando, y cuídense mucho”. A la media tarde llegaron otra vez aquí los compañeros sin haber desayunado.
Esa noche Kalaíto vio en sueños que cantaba en un baile. Le pedían a cada momento las polcas “Mariposa paramí” y “La cautiva”. Al final se reveló contra ellos, sacó su cuchillo y les dijo:
Ya canté esas canciones y ya no voy a volver a cantar. ¡Carajo!. Sepan de una vez. Al final aquí todo el mundo me usa a mí. Por qué no se van ustedes a cantarle en su ventana a su Anselma; no me metan a mí– y se plantó ante ellos. En ese momento se le acercó Niká Peralta, sacó su facón y cortó todas las cuerdas de su guitarra.
No se te ocurra burlarte de los Peralta – le dijo. De esto se rió a carcajadas Kilí Espíndula; le dio unas palmadas a Kalaíto y le dijo en el oído:
– Éste ya sabe de tus porquerías secretas; viste el hambre que te tiene. No le vayas a restar importancia, sonso. Así como te enseñé la declaración amorosa te voy a enseñar cómo matar a un arriero, para que éste no te gane de mano.   
En ese instante se despertó y se encontró destapado, sin frazada, tiritando de frío. Había sido que algún compañero le aplicó la operación que en los cuarteles se conoce como “pelada de conejo”.
– “¡Mirá un poco! ¡Este Kilí, che  –se dijo a sí mismo– ¿Qué se habrá hecho de él y de su hermano Anatá? Ni qué. Estarán como siempre. Son hombres de agallas; pero de todos modos, al salir de aquí debería irme a darles un apretón de manos.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

Al despuntar el alba se levantó Anatá, prendió el fuego y le llamó a Kilí:
– Levantate, ya está listo el mate, hoy tenemos que ir a limpiar la picada porque nos dijeron que va a venir el Recibidor que va medir nuestros rollos.
Mientras tomaban el mate amargo se pusieron a repasar lo hecho.
– Hicimos muchos rollos sí que al final.
– Lástima que ya viene llegando la época de brotación.
– Pero de aquí podemos pasar al otro lado del Paraná a elaborar yerba para esos argentinos y después venimos otra vez.
– Para el próximo año ya vamos a tener suficiente plata como para comprar a cualquier juez.
– Ojalá, porque tenemos volver a nuestro valle.
Anatá fritó el reviro y Kilí afiló su machete. Desayunaron y se fueron, con ellos se iba “Kapatá”, un perro moteado muy guapo en el monte. A la media mañana vino llegando el Recibidor de maderas sobre una mula; tenía un enorme revolver y un facón en la cintura. Éste tenía la fama de medir las maderas a su antojo, sin control del productor. Era muy arbitrario y prepotente este matungo con cara de caballo. Trajo consigo como ayudante a un joven delgado de cuello largo y muy fino que le daba aspecto de venado rojo. Al comenzar a medir nomás ya le retó todito mal a su secretario, se puso muy nervioso. Medía los rollos de largo, de grueso, anotaba en su libreta y pasaba.
– ¿Cuánto te sale éste? – preguntó Anatá.
– Después vamos a ver, vamos sí que a medir que ya es tarde, yo tengo que volver – contestó.
– Si estás apurado por qué no dejás nomás – le dijo ya Anatá.
– Ahora se me van a ser los interesantes, con lo lejos que están en el monte. Éste tiene 36 cúbicos.
– Ah sí, y a nosotros nos salió 40. Nosotros también sabemos medir.
– Vayan a decirle al patrón, yo no vengo a discutir, vengo a trabajar.
– Entonces trabajá – le dijo Anatá y se sentó sobre el rollo. Kilí se quedó con él y los otros siguieron midiendo.
– Vos marcale a su ayudante, que no se te escape, y yo le voy a hacer bailar a este hijo de puta – le dijo Anatá a su hermano.
El “cara de caballo” seguía gritando:
– Siete metros. ¡Largá pues! ¡Más rápido carajo!
– Esperá un poco, este tiene siete y medio, allí está marcado –le dijo Anatá– y pegó un machetazo a unos milímetros de su mano, que casi le corta. El “cara de caballo” levantó la cabeza y le miró a Anatá; le temblaba la cara como una hoja; buscó con los ojos a su ayudante y vio que Kilí le tenía acorralado como una boa constrictora.
– Si vas a medir bien, vas a medir; y si no, vamos, te voy a llevar. Estamos bien emparejados carajo. No hay razón para que uno tenga miedo de enfrentar al otro. En estos montes ni siquiera hay cuervos que puedan comer nuestros cadáveres. Como carne apisonada para el soyo hemos de quedarnos los dos. 
Al “cara de caballo” se le agitaron todas las carnes, temblaba intensamente. Al rato se recuperó y se achicó:
– Vamos sí que a medirles, yo no voy a pelear por estas zonceras– dijo.
Después de eso todo salió bien, y resultó que había inclusive más madera que lo calculado por los rolliceros.
Hacían ya otra vez tres meses que Anatá y Kilí se escaparon de la cárcel. Sólo ellos han de saber cómo se escaparon. Fueron a entrar en los montes del Alto Paraná a trabajar en los obrajes, en tala y corte de maderas para la exportación.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

En Mbatoví circulaba toda clase de versiones. Había gente que se burlaba del trabajo de Losanto y sus compañeros. Otros estaban molestos porque ellos andaban macaneando, desafiando a los dueños de las tierras. Estos alegan que por causa de ese movimiento ya no pueden hacer ni leñas en las tierras de los patrones. Cada tanto entraban los capangas de don Pereira para amedrentar a la gente, burlarse de Losanto o hacerle llegar veladas amenazas. En la cantina de don Chico Largo iban a menudo a aperitar y echar indirectas. Después pasaban a la casa del negro Ruperto (Lupe-hü) a comprar de él maíz y alfalfa, y a venderle unos toritos flacos de cabezas grandes, diciendo que eran de buena raza.
Losanto como si nada iba y venía de Asunción; y algunos ya decían de él: “Ya se compró muchas vacas con el sudor de los sonsos”. Había también personas que le tapaban la boca a estos; y así los habitantes de Mbatoví se levantaron unos contra otros, se desacreditaban entre todos. A donde uno se iba nomás escuchaba palabras ofensivas contra los vecinos. No faltaba quien salía del grupo de Losanto  para ir a agrandar el grupo de los detractores, como tampoco faltaba el que fingía estar en la lucha para escuchar los planes y salir a esparcir por el campo antes del amanecer del día siguiente.
Fue precisamente por eso que en aquella reunión de tan escasa concurrencia dijo Peru’i:
– ¿Cuándo va a llegar el día en que nos ayudemos entre todos; el día en que estiremos parejos, como hermanos que somos, uno al lado del otro, en la lucha por nuestro propio bien? Ojalá no haya más entre nosotros ni hipócritas ni simuladores. Necesitamos hablar en serio entre compañeros y después decidir como hombres lo que vamos a hacer. No es el caso que empeñemos nuestra palabra y después no seamos capaces de sostener, y para evitar compromisos nos hagamos de los sonsos o nos dejemos utilizar por otros, produciendo entre los vecinos un desencuentro general. Debemos saber que al pobre sólo le puede ayudar otro pobre; que el brazo del rico y la pata de la mula nunca van a ser bastones para los pobres. Tampoco quiero que se preocupen porque somos pocos en esta lucha, es natural que sea así. Los grandes bailes son obras de unos pocos músicos y la salida de una carrera depende solamente de dos guainos, compañeros.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

Kalaíto y sus camaradas forman fila vestidos con uniforme de color marrón. La gruesa tela conocida con el nombre de “piel del diablo”, con fuerte olor a ropa nueva, crujía en sus cuerpos. De sus birretes colgaban hilos amarillos, rojos y azules, formando toda clase de chirimbolos, al punto que parecían ropas de payasos. El comandante les dice su discurso de despedida: “Nuestra patria está feliz por haber hecho de ustedes hombres verdaderos. Ella confiará siempre en ustedes, estén donde estén. En sus corazones llevan nuestra bandera y en su alma el amor a la patria. Vayan a vivir como hermanos entre sus semejantes. Cuando tengan hijos procuren que ellos también conozcan la disciplina y el patriotismo para que nuestro país nunca se debilite. Aquí nosotros les vamos a tener siempre presentes y cuando necesitan algo, acérquense a quienes fueron sus jefes. Ahora se le va a dar a cada uno 500 guaraníes para su aperitivo. En cualquier colectivo que quieran pueden subir y viajar gratis hasta sus respectivos valles. No dejen que un particular se les haga el prepotente. Ustedes son la reserva de la patria. También se les va a entregar a cada uno un machete “jakaré para corpir su chacra y para cortarles la cabeza a los comunistas si llegan a encontrar en su camino. Respeten siempre a nuestro comandante en jefe, y como buenos reservistas, pónganse de inmediato a su disposición si les convoca”.
De allí mismo Kalaíto y varios compañeros salieron caminando hacia Ka’akupé. Por el camino se iban tomando caña; se sentían como dueños del mundo, les parecía que no pisaban la tierra, se creían poderosos. Después de varias horas y bien apintonados llegaron, entraron junto a la Virgen, se persignaron pero del texto de las oraciones Kalaíto ya no se acordaba. Después salieron a echar un sueñito en la plaza, debajo de los árboles. Al despertarse lo primero que hizo Kalaíto fue palparse buscando su libreta de baja, sacó para mirar su foto, (la única y primera foto de su vida); del dinero que llevaba no se preocupó, no significaba nada para él, pero ese documento sí que cuidaba como si fuera una reliquia.
Al subir al colectivo le echó una mirada intimidante al guarda; se acomodó bien en el fondo y se fue durmiendo hasta llegar a su valle.
Grande fue la alegría en Mbatoví. Doña Rosaria lloró al abrazar a su hijo. Llegaron su padrino y su vieja madrina; sus hermanitos corrían de aquí para allá avisando a la gente.
A Kalaíto le resultó muy chica la casa de su madre; le parecía que antes era más grande. “Es como si se hubiera achicado” –pensó–. Pero no. Estaban los mismos horcones, las mismas paredes, que todavía tienen sus dibujos de cuando era niño. “Es increíble –pensaba– alzando la mano alcanzo el solero; me pongo en una esquina, escupo, y alcanzo la de enfrente. ¡Qué notable! En aquellas casas que estuve habitando ni saltando se alcanza el techo. En estas piecitas uno tiene miedo hasta de asfixiarse. Voy a hacerle a mamá una casa grande y linda; acaso va a ser tan difícil”.
– Se ve que pasaste bien por allá, mi hijo. Nosotros aquí, por desgracia, estamos pasando muy mal. Hace mucho tiempo que no llueve. No sé qué va a hacer de nosotros la Virgen de Ka’akupé. La mandioca está aguachenta, el maíz no tiene espigas, el pasto está seco. ¿Viste como están flacas las vacas? Sobrevivimos comiendo cocos. Ya estamos por olvidar el nombre de la carne.
– No te vayas a preocupar mamita, pronto van a mejorar las cosas. Aquí estoy yo otra vez con ustedes. Voy a trabajar a lo grande. ¿Qué se hizo de Anselma? Dicen que tuvo un hijo.
– Jesús, Dios mío. No se te ocurra pasar ni por delante de su casa, mi hijo. Hasta ahora no se sabe quién es el padre de su hijo. Cosas muy feas se dice de ella, pobrecita. A lo mejor está pagando mis lágrimas esta pobre inocente.
Al enterarse de la venida de Kalaíto vino también Losanto; hablaron de hombre a hombre. Los dos estaban contentos de volver a verse pero no demostraban euforia. Le pidió Losanto que en adelante y en vez de él realice los viajes a Asunción.
– Vos sos más vaqueano que yo en la ciudad – le dijo – y te conocé nuestro abogado. Además apenas yo salgo de aquí ya se levantan todas las perdices. Si vos hacés esto en vez de mí el problema va a ser menor.
– ¡Cómo no! Conmigo no va a ver trancada como dice el perro cuando ofrece su amor – aceptó Kalaíto – y desde entonces iba y venía de Asunción; si hubiera aprendido a leer a lo mejor se hacía abogado, porque hasta algunas palabras en castellano ya aprendió a decir.


Lea los capítulos 1, 2 y 3 dando clic aquí; los capítulos 4, 5 y 6 aquí, y los capítulos 7, 8 y 9 aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada