Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

viernes, 2 de marzo de 2012

Kalaíto Pombéro. Novela en guaraní. Capítulos 13, 14 y 15


MBOJA’ORE XIII

Upe pyhareve Kalaíto voi omopu’ä Aguípe, tyvyra’i okéva ipývo.
Epu’ä ejatapy ñandéve ha emoï ka’ayrä – he’i chupe. 
Ha ro’yetemi niko.  Añarä Agui ojuhu oguepa tata’y.  Ou jey he’i tyke’ýrape
Na’iko’ëi tata.
E… ha terehóna chamígo eheka ñandéve ña Rroséndape.
Ña Rrosendakuéra ne’ïrä opu’ä.
Ha che paíno Polípe upéicharö, anína reñembopituvareína.
Osë oho Agui tova pukúpe; itïmbu ohóvo.  Hupa guive ohecha Kalaíto oiporavoravo ramo ohóvo tape po’i, ysapy rypy’a opurürümbáva pa’ü rupi.  Mombyrymikohína ipaíno Poli róga ha upe guive mitä Agui ombovavava’erä oúvo tata’y rendy ombojepotasérö hógape tata. Sapy’ánteko  ñaguähëmbotaite jave oguéva ñandehegui. – Péichaneko che avei raka’e – ojepy’amongeta Kalaíto omañávo mitä’i chapï, rye parami rehe.  Agui katu ñemo’ä voi ku itanimbuperovéva ichugui. Imandu’a imitärö, hetaite ohova’ekue avei tata piári.  Isy omoko’ëkaräi ramo guarémi.  Hetaite pako iro’y porä avei.  Opa ipy jekapámi, ha ku ha’e manteva’erä tyvyrakuéra imichïmbágui. –Chekaria’yséma anive haguä ä mba’e ajapo– he’írö guarémi.  Ogueroja ramo ka’ay isýpe hupápe ha hi’ári ojeja’o ndahakuporäi ramo.  Ojejokuái ramo volíchope ha oguähëre oñenupä hi’are haguére.  Sapy’ánte ku ivaive haguä okañy ichugui viru akytämi ogueraháva, jagua ñarö omondyiha rupi chupe, terä katu osoropa ijao ehkuélagui ojerévo, ÿrö iky’apa ñombojaruha rupi; jáma katu okañýne ikuatia.  Ipohyikohína mitä koygua rekove. Túva ha sy voi ojokuái kakuaáicha, ha ituva’ÿva katu ohasa asyvéntema. Ojejapo hese opa mba’e rei.  Oimeraëva oñembo’ykua hese.  Upévami Kalaítope hasyvéva.  Imandu’a avei oporandu ramo guare isýpe mávapa itúva ha ha’e opuka ñemondýi vai he’ívo: “Peteï karia’y porä, che memby, mombyry oiméva ko’ágä.  Ou ha ára oguerúta ndéve heta mba’e porä”. Upérö Kalaíto ombohovái: “Togueru’ÿ jepe mba’eve, ou guive opyta ñanendive, ikatu haguäicha che ha’e umi mitä tie’ÿme: amombe’úta taitápe ko rejapóva”.  Upévantemi he’ise. Ha katu niko araka’eve noguähëi aipo karia’y porä, ha okakuaavévo otïma isýgui oporandu haguä.  Ko’ä mba’e rehe imandu’ahápe hopevy jey. Omombáy chupe Agui ka’ay aku reheve. Oguapyñeno enyvangáre, ojahy’opykaräi, ondyvu, ojejurupyhéi y taku tiviomíme ha oñepyrü okay’u.  Upépe he’i chupe Agui: – Oipota che paíno Poli reho voimi; ijatyva’eräjehína hikuái.

Oho ojuhu aty iñakäjaguáva.  Ipy’aragëjoáma lo mitä.  Ipahápe imba’ererovia’ÿva’ekue jepe ohapykue segíma umi oñe’ë reívape. Oïma ojeruréva toñemombe’u porä chupe oñekonsegítapa la yvy pyahu, ha nahanirimo’äirö tojeheja hikuái la vyroreígui, pórke omoingovaiparei la xéntepe. Upémarö osë he’i Losánto – Ahecha oïha ipy’aragëva ñande apytépe.  Aníkena peimo’ä ko’ä mba’e ñanohëta peteï syrýkype.  Upéva peroviárö, ryguasura’y juruväicha pejavy.  Iñapovökohína, peikuaákena.  Umi ipojavaitévape che ajerure toho tombosýky umi yvy járape ha toipe’a chuguikuéra ijyvy –. Okirïrïmbaite hikuái.

Tekotevëkuri péva oje’e.  Heta rupi oï ndohechakuaáiva tuicha mba’eha ko’ä mba’e, ha osë porä ramo omo’ambuetaha chupe heko ha hekove. Tuicháko ojoavy hína tapicha oikóva tembiguái ramo hapicha ijyvyteévagui.  Hetaiterei mba’e niko ojepoka yvy tee rehe, ha he’íva ku Losánto:
– Ndaha’éiko karréra pe ñerenohë pe yvy tee ñekonsegi.
Reho jeýta mandi voi ñandéve Paraguaype, he’i Kalaítope, tekotevë ñahatapyña kyre’ÿ ko ñande trraváxo kóva; ipukuetereírö japytáta ñane año.
Heta jeýma mitä Kalaíto ou ha oho Paraguaýpe.  Mbovýko oï omokyre’ÿmíva chupe, jepémo ha’e iko’ëmba jepi tapére, taro’y ro’yhaguére, tahaku hakuhaguére, ta’ivaípa ra’e ára, toky, ta’iñypytü.
Mbatovíre iñasäivéma ohóvo ñe’ëguyguy.  He’íma lo mitä Kalaíto ho’upareiha pe pláta oñembyatýva jepi chupe.
– “Ijapu kavalleria ko hína péva”, ombosyryry peteïva –.
– “Okambu rei ñande rehe”, ombohovái ambuéva.
Oñepyrü oñe’ëreitymimi hikuái.  Ijuru’atävéva niko Perálta tuja, ndocha’éiva voi hese, ha ku ome’ë’ivéva jepi gahtorä ha’e avei.  Iñe’ë meguä ombohupa haguäichamínte voi amoï jepi.  Haguäguäimarö ñe’ë vai ohenonde’ákuri Losánto.
Ha katu peteï ka’aru Kalaíto ovy’a oguähëvo.  Ogueru voi peteï “Ari” ha ojerure ipaínope:  - Ehenoiukapaite ñandéve lo mitä che paíno, aháta ajahumi ha ajúma.
Sapy’aitérö guarä ombirikíma tapére opa oïva.  Kalaíto niko karia’y otï, ha ombopy’arasy jepe chupe hikuái ñe’ëreípe.  Oñembosako’i; oñemoñe’ëta ha’e avei ko pyhare.  Oporomomarandúta ha he’íta ipy’arasy. Ojopy peteï kamambu ha ombohováimane katu.  Oñembopy’aguasuhína.  Oïmbapota rupi lo mitä, opichoróma.  Upérö osë he’i Peru’i: – Peñembojáke ágoty lo mitä; ápe Kalaíto ñanemomarandúta; ñahendujoaitékena.
Ojepepy Kalaíto: – Néi, che ryke’ykuéra: Hetáma aikundaha tape penderayhupápe, ha peë avei hetáma pejejo’o ko ñane rembipota rapykuéri.  Nasëséigui ñemotïme, ha ahechápype oïha gueteri ojereviáva cherehénte ndahejareírima kuri. Chemoñeko’öi umi ñe’ë meguä.  Aikuaapáko.  Ha opa umívare ko pyhare che avy’ave pendehegui, pórke aru notísia iporäva.  Nasëma tapépe.  Ojejuhu pe kuatia jahekaukava’ekueñaína, ha iporäveha niko la dekréto oï hendáicha.  Oje’e chéve ikatuha ñambovale.  Nda’ipóri jeko ambue léi (he’ë, ndojejuhúi aje, ikatu jeko avei oime) ombojevýva kóva, ni ohejaukareíva.  Kóva ha’e ñande kuatia – he’i ha ohupi peteï tataindýicha ipo’imíva.
Guyryrymiëko oiko.  Osapukaipa lo mitä.  Peru’i ombopu turúicha ari votélla juru, ha upéi ojepepy osapukái ikokuépe oïröguáicha: Piii… pu…, ha mombyrýgui ka’aguy ombohovái chupe iñe’ë teetépe.
Ña Sepi, imaïna, ha ña Rrosária, isy, oñañuä Kalaítope.  Ayvu pa’ü rupi oñehendu he’írö: – Sánta Livráda ha nde jarýi amyrï toma’ë nde rehe che memby.
– Mba’épa peje lo mitä ñahendumírö ko kuatia he’íva –oporandu Losánto–; sa’i jepe niko ñaikümbýta nañandera’evéi rupi karai ñe’ëme, ha opaichavévo, ñahendumiva’erämo’ä.
– Ñahendu katu… Eee…a.  Ñahendu katu…. – ojoapypa.
– Upéicha ramo na jajerure ñane maéhtrrape tomoñe’ëmi ñandéve; ha’etépeko oïmi avei hína ñanendive.
– Tomoñe’ë ha tohesa’ÿjomi avei ñandéve – ojerure Vito– ikatu haguäicha jaikuaa poräve.
Señóra Marína omoñe’ëmbávo he’i: – Nda’ipóri voi ápe iñypytüetereiva’erä ñandéve, pahendúma; he’ihína ojepe’aha karai kuéra Ugárte, Ehkovar ha Peréiragui a kiñenta eytárea ijyvy, ojeherohápe “Peguaho Potrréro” ha “Mbatovi ñu”, oïgui tekoha oikotevëva.  He’i avei ohóntemava’eräha ijarakuéra orretira hepykue, ha iñapÿime he’i umi yvy ojelotea ha oñeme’ëntemava’eräha  mbatoviguakuérape.
Ojesapukaipa jey.  Peru’i oharyvo iñakä rehegua, omombo téchore, ojapyhy jey ha ojapete yvýre.  Oñehendu ijurúgui:    
–Äva piko moö oñeñongatu ñandehegui raka’e pe añarakópe guare.
– Chehaite, chehaite – osapukái karai Poli.
– Eñe’ë katu karai Poli – ombohape chupe hikuái.
– Pehechápa ko che akä noïvairiha, ivai reínte; ha peikuaasépa mba’éicha rupípa äva oiko. Péina amombe’úta peëme.  Oñeha’äva’ekue ohóvo ko yvy, oñemboja’o ha oñeme’ë vesinokuérape.  Mbyte rupi oï jave upe tembiapo ou ho’a la goviérnogui ore ruvicha, ha upéva rire ko’ëme ojejokóma.  Upéi ndaje ijarakuéra oroviauka raka’e omanda pyahúvape oñembo’ipáma ha oñeme’ëmbáma hague.  Ombohyru ndaje hikuái hepykue ha ombohyru jey avei ijyvy pehëngue. Añete nipo raka’e umi oje’éva’ekue chéve upérö.  Ndaja’eséinte niko ä mba’e japu mba’e ramo guarä, ha péina ha’e ko’ágä hesakä porägui chéve.  Mba’ére vaichápa peëme ndojeruréiraka’e hikuái peteï dekréto ombojevýva kóvape.
– Pévagui hesakävéva, kuarahyresë mantema karai Poli – he’i chupe karai Mécho.
– Eguatána!, mba’eichapa karai Poli ombojoaju porä ojuehe – oñehendu pe atýpe oje’érö.
– Ha rire – ohupi iñe’ë Losánto, – ápe nda’ipóri jahechapukuva’erä lo mitä, he’iháicha aipo hesatüva. Ñane retä mba’éva yvy haimetete mil itária oï ko ñande rovái.  Naha’äukava’erä jaikuaa haguä mamoite pevépa oho; ñambovaleuka ko kuatia ñamboja’ouka pe yvy ha jajeporeka hepyräre.   Mba’épa peje jaiporavo ramo ñande apytégui peteï ñanesämbyhymiva’erä.
– Karai Poli… karai Poli… Parai Poli… – osapukaipa hikuái.
– Pecherendumi, pecherendumi – opu’ä karai Poli.
– Che, chetujáma, ha äicharä ñaikotevë imbaretéva, karia’y pyahu.  Che ajerovia Losántore.  Ha’e iñakäporä.  Mba’e pejérö.  Che aiméta ijykére ha ñaimehaguéicha ñaipytyvöta chupe ha’e oaseytárö.  Nda’ipóriva’eräi oguevíva ñande apytépe; paraguái ñande rekópe, ñande yvýre ñañorairöta.
 Oï porä. Oï porä – he’ijoaite hikuái.
– Ñapa’ä katu hese aipórö – omoneï Losánto, – ha jaikémandi voi ku ijetu’uvévape.  Kóva ko ñanderaso’otahína lo mitä.  Aníkena voiete ñandekuarahy.  Iporäva’erä karai Polípe jahupytyukajoaitérö jahávo ñande pirapiremimi.  Ipópe toï.  Upépe oï poräta. Che aikotevëmíva tajerure chupe ha aipurúva tamombe’u chupe ahávo.  Iporäve ko nañame’ëi ojupe juruja.  Ñande rapicha mba’éva nahi’äi jaipuru vai, ha ndoikói ramo umíva nahi’äi avei ñañe’ërei, lo mitä.
– Añete… añete… – he’ijoa hikuái.

Upe pyhare Kalaíto tuicha oka’u.  Ovy’a jo’apa voi niko.  Iporämbaiteve haguä niko ohecha jey Ansélma Peráltape.
– Iporäverei ko añamemby imemby rire nde – he’i iñirünguérape.
– Mba’éguitepa anichéne ko upete guive ni yvytu ndoipejuvévai chupe – omombe’u Vito. – Aipo ykuápe jeho piko ha’e oikuaavéva; ha hapicha apytépe katu nosëvéiva ni iképe.
– Mba’éiko ja’e upévape – oikuaase Kalaíto.
Naïno osë oñemo’arandu:
– Péva niko ndoikuaái hikuái mávarepa omopëta ha ojepicha.
– Anichearäko –, ombojoapy Táno – oguerotïnteko hikuái pe Pombérogui imembyha oje’e rire.
– Ha mba’ehápa oiméne ko pyhare oumi –, oikuaase avei Kalaíto. Oiménune oha’arö oje’e chupe: “nderechaségui”.
Oñemotenonde Vito: – Ha nderehecháitepa; ou itúva, isy, ha ikyvykuéra; upéicharö, ava ndive opytáta hógape.  Ha’eño, márö ndohejamo’äi ndéve hikuái.
– Chéve… ohejava’erä sapy’ánte – he’i Kalaíto.
– Ere katu upéicha, ágä Chopombe tanderavere; hakate’ÿmíko hína hese – he’i Naïno.
Ro’y upe pyhare.  Kakuaa jey oveláta.  Karai Poli mante ndojepy’apýi, heta hejepe’a kurupa’y rakängue porä.  – Ipyasýta ro’y ko áño – he’i oikóvo – ojukapaitéma takuare’ë rogue.
Kosináme tuicha tata, y ijerére, ha okay’u he’ëma kuñakuéra; hyjúi asy mbokaja rykue, hyakuä jepi ohasávo.  Ña Rrosária katu ojope kavure aramirö imembýpe guarä, pya’ete ojapoukavahína chupe imaïna.
Ñasaindy arapeguáicha ohesape Mbatovi ñu.  Ára porä mimbi.  Ñúme ijayvu jakavere ha tape rehe hyakuä opytávo petÿ ratatï nengue.  Opa rupi oñehendu jagua oñaröva ohasáva rehe, ha hogapekuéra oguähëva rehe.  Oñepyrümbotaite kirïrï guasu.  Ko’ágä ae oï ohendúva, aje’i kuarahyreike guive, ka’aguy ru’äme, ojahe’ohínakuri Urutáu.  Péina Mbatovi ipirïmbaite. Mba’énipo oiméne oanunsia. Vy’a ombojere vy’a’ÿme ha sapy’aitépe pe vy’a’ÿgui oiko ako kyhyje oguerúva ondive ku ñorairö guasu.

MBOJA’ORE XIV

Losántope omyakärakueterei ha osë oho jey Paraguaýpe Kalaíto ndive.  Ohenduse jey ndaje ipytyvöharakuéra jurúgui upe oikuaámava.  Upe kapílla guasúpe heta oiko hikuái.  Oñemondo ápe ha pépe. Omoïva’eräje hikuái heta viru orahasérö yvy ra’äha. Oñehenduva’eräje avei yvy jarakuérape jahecha mba’épa he’i.  Losánto voi ohechakuaa mburuvichakuéra ombopo’iha yvy járagui.  Nda’ipóri voi ombohasykue’ÿva hikuái.  “Iñapovö ko hína”; “ijetu’u hína péva”; “péva iñakäjagua”; “péva itukäñorairö”, mante voi ohendu hikuái.  Oï avei he’íva: “Jahecháne osëpa peëme, ko’äva ko oï porä yvate, hatä oinupä lekaja guasu ndive”.   Oime avei omomgyhyjeséva chupekuéra: “Pejererekokuaáke, cháke äva ijyva puku”, he’íva.  Kalaítore oguapynunga; Losántope nomokechëi.  Ijavogadokuéra itï’atä avei, ndoipy’apyvaíri chupe mba’eve: “Peime guive oñoñe’ëme ha pejepytaso, ñanohëva’erä péva”, he’i chupekuéra. “Pende rehénte opa’ä. Leietére jahátarö ndorekói ojapova’erä hikuái, ndahapéi hikuái.  Upévante pehecha peë ha hembyre peheja che pópe”, he’i chupekuéra.
“Ore ramo niko páto ra’y guáchoicha rojetu’úta hese”, ome’ë iñe’ë Losánto, ha upéicha opyta hikuái.
Ivallepekuéra ou ojuhu oguähëma kyhyje.  Osyryrýma ñe’ë ohendukáva yvy jára kuéra.  Vaka osëva Mbatovígui jeko ojejukáta.  Kuimba’e ojejuhúva upe rupi ojejukátante avei.  Tape ohóva Pindo Kaiguépe ndaje oñembotýta.  Losánto katu oñemonambi ha oñenkarseláta.  Opa mba’e rei oje’e.  Upe pyhare sa’i jeýma ijaty lo mitä.
– Pya’e tekotevë ñanohë ñanohëtarö, péva ipukúrö oipurukapaitéta ñandéve – he’íma peteïva.
– Mba’eve ndojapova’eräi – he’i karai Poli –. Jaguarete ojejapírö okoröröva voínte.
– Che katu ha’e – ombojoapy karai Mécho – mondaha ojepillárö ojepicháva ha ipeligróso.  Tekotevë ñañangareko ojuehekuéra.  Moköi mitärusu pyatä porä kena tohójepi toke Losánto rógape, ha Kalaíto tou toke nde rógape karai Poli, ÿrö, toho ógape. Arakuépe ani osë ha’eño hikuái. Mba’apohápe ñañomoirü.  Volícho oïva toñemboty voimi pyharérö ha arrivéño oikévape ani oñevende káña. Ndaha’éi jakyhyjégui; nañame’ëinteva’erä juruja hembiapo vaisévape.  Ha’ekuéra ohekáne ñepyrürä chimíko; péva jaikuaava’erä ani ja’a ñuhäme, ha upéva nosëi ramo chupekuéra katu ohechaukámane ágä ipyapë.
– Añete… añete… He’i porä ñandéve ko karai – oñehedu.
Upe guive mbatovigua ojoguereko tesápe, ojopypore ári opyrü.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

Nika ohechaga’u iválle; ikuerái ro.  Kapata pyahu ojopyeterei, ñemo’ä voi imba’éva pe tymba axéno rekoha. Péva mboyve guare oï ramo niko ohasa porämive va’ekue hikuái.  Oúnte niko ndaje pe karia’y tuicha oja’yvere.
Ohejaraka’e hi’uru ra’y karameguä tujápe galleta’ami ha ojavyky hikuái. Trre semana haguépe, ou jeýrö guare ndaje oheka ha ndojuhúi, ha pochypópema voi ohenói la ikapatápe ha oporandu chupe: – mba’éiko oiko umi 14 galléta ápe ahejava’ekuégui.
– Havëmbáma niko rojuhu che uru; upévaguinte niko ropika, ani haguä oñehundi rei – ombohovái chupe kapata.  Okorói ipatrron ra’y; hetaiterei oja’o chupe, omona yvýre; he’i chupe ijatrrevídoha, ipokoviha iñembyhyirekoha, ha ipahaitépe he’i chupe: – Ágä rejapo jey ha aikuaaukáta ndéve ne mondaha reikóva –. Upéva ohendúvo kapata noñeñanduvéi; ohekýi imboka ha oity hese.
– Michï reku’e ne añamemby ha yrupëicha rombokuáta reikuaa haguä – he’i chupe –. Avápe piko nde eréta mondaha.  Ndehegui mondahave piko oiméta.  Ava piko ndoikuaái nde ha pe nde ru tuja ha’eha mondaha mondohoha jey.  Mbovy vaka axéno piko pereko iñomimby ko’ápe. Mbovy áño pechemomba’apo rei, ha upéva piko ndaha’éi avei monda.  Rei ko pendevýro, ágä peteï guyryry oiko raëvape ajúta pojajuvoka gállo ra’ýicha peë añamemby. Ko’ágä rensillaukáta chéve che renda ha renohëukáta chéve che aomi chalaikue opytáva gueteri.  Pya’éke.
Opytáje patrron’i oryrýi osusü.  Mba’evete nosëi ijurúgui.  Lo mitäntema ombohyru kapatápe ijao ha ombyape chupe henda.  Ojupi hi’ári kapata ha osë oho.  Sapy’aitérö guarä ojehecha hakuamíntema pe ñu mbytére.
– Ajépa pendepituvaite – he’i ogueru jeývo ipytu uru’i. – Chejuka poräta pe maléo ha peë napeñanimái ni pene’atïavo.
– Ndaha’éi upéva che uru – he’i osëvo mitä ka’asapa.
– Nde eréva oréve ani haguä márö rohupi ore resa ore kapatáre.  Ñeñe’ënte rojapo.
Ndaikatúimarö omotïcha’ï pévape, ojere oho oike ikotýpe. Upehague ko’ëme ojererahaukáma pyéulope.  Ohopotápe ohenoimba ta’yrakuéra ha oñemoñe’ë: – Sekundíno  opytáta  kapatárö  ou  peve taita–. Upete guive mitä Seku ojererovu, oñemongarai kakuaa, opa iguata iñambue.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

Anata ha Kili ndaikatúi ohasa Parana rovái.  Oñembohapykuere ipatrronkuéra. Oguejyraka’e “Encarnación” gotyo ha ndojerevéi. Oganamiva’ekue ho’upapota jeýma hikuái.  Noñeme’evéi chupekuéra hembiaporä. Oiko rei vera pe ka’aguýre.  Ou oky puku ha ndaikatúi ni tatu osë oheka.  Rrevíro pyrai ha chipa’i arína ombohesa’yjúma chupekuéra avati ra’y ñanandýicha.  Añarä ou Anata häi rasyete;  “Kapata” oiko oguahu puku káda ka’aru, ha Kili itarováta.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

Losántope ohenoiuka karai Ehkovar”.  Oipotáje ra’e ohomi okapa chupe peteï hymba tóro pochy.  Ndohói Losánto. –Hetaiterei cherembiaporä’aína– he’i tembijokuáipe.  – Ere chupe tachedihkulpa ha tachera’arömi–. Upe riremínte ou hendápe ikompáyre peteï, omba’apo tapiáva Pereirakuérape.  Heta oñemoñe’ë chupe.
– Ndévente kompáe ho’a vaíta ha nerenohëmo’äi mba’eve.  Ko’ä karai ko heta ijevaleha ha peë katu ndaperekói mamópa pejekomi haguä. Che ha’énte ndéve.  Nde reikuaáta rejapóva, rekakuaapáma niko. Che ko cherakata’ÿnte nde rehe.  Ndaipotái oiko mba’eve ivaíva nde rehe – he’i chupe.
– Kompáe chamígo, oimearä niko añete cherayhúgui reju reñemoñe’ë chéve péicha, áora katu ndaikatúi ha’e nde rehe rehayhuha nde rapicha mboriahúpe.  Nde rembojerovia karai poguasu iviru hetávape; ñaha’arönte ha’ekuéra nembojeroviami avei; amalája ra’e, ha ome’ë ndéve yvy pehënguemi reje’yvykói haguä.  Ñande rapicha kuimba’e ko ñambojerovia va’erä ñepytyvö rupive, ndaha’éi kele’e ni juruhe’ëme.  Nde ere chéve, péicha aikóre, nanohëmo’äiha mba’eve; ha taporandumi ndéve kompáe, ndépa péicha reikóre mba’e renohëta.
– Che ndahekái voi mba’eve kompáe; aikénte voluete pene pa’üme jahechápa ndapepytaporäi.
– Ha ikatu rejekivokareína kompáe.  Volu ha jati’i márö nosëporäiva; ha upéi ave, tekotevëma reheka ventaxami ndejupe, ndeka’arúma avei rehóvo ha ne famílla reta.
– Hëë… Nde ko ndereikuaáinte kompáe, umi karai rehe ko jajevale porä hína jajejopyvaírö.
– Upéichava’erä niko.  Ñamanóta katuetérö niko oiméta ñanepytyvömi ñamano piro’y haguä.  Ágä ñande kompáe ñaikotevë ñanemoingoveva’eräre, ha umíva hína ko yvy, ñande pyapy jovaive ha ñande rapicha mboriahu. Oikotevë’ÿva ndaha’éi voi mboriahu pokoka, he’íva ku Peru’i.
– Iporäite kompáe, aikuaáma nde py’a, máichatamora’e resë porä.
– Ha che asë vaírö teresë porä nde, kompáe; upéicharö ñañemitÿne ojokokuépe.
Kuarahy ojero’ávo ojupi henda ári Losánto kompáyre oho jey.  Karai Peréira opa oipetepa chupe; ojapouka chupe ka’ay ha oguapy hovái omba’eporandu. Pe hye nda’ijái iperesósape.  Hova pytä syry, ojekuaapa huguy rape isyva yképe. Hogarokára guive jahecha ñu porä ñande resa ome’ëha peve.  Vaka rasë mante ñahendu ha ovecha ra’ýicha mimi jahecha vaka ijaperera ñúre.  Herakuäva voi ko karai ñe’ëngue he’iva: “Ára rehe pehecha Tupä mba’éva mbyja, ha ñu rehe Pereirakuéra mba’éva vaka”.  Hetaikoe jeko oreko.  Yma ipyahúpe jeko imaltiron raka’e Peréira tuja; ko’ágä peve voi jepe niko ikamisamondoro.
– Jahechava’erä mávapa ne kompádrepe ombotavy oikóvo; oimeva’erä, anichéne ha’e’ae rei; péva ivyrohína ha tekotevë ñambovyropoi – he’i Losánto kompáyrepe odehpedívo, ha ome’ë chupe peteï kesu chiä, hembireko ndive ho’u haguä ndaje.
Pytümbýrö osë oho.  Tape rehe iñangekói tetëu, urukure’a opu’äjepi henondetégui, ha umi jakavere ayvúpe ojoguero’a.

 MBOJA’ORE XV

Kuarahy osë rupi oñemboja Losánto rógape tahachi peteï.  Ña Meláña ovaka’amihína korápe ha ohechávo he’i imembýpe: – Tereho ere nde rúpe oïha oúva, ha peë mitä peikepa chéve kosináme, aníke pesëtei.   Vito osë ohuguäitï ha upépe oñehendu:
– Guéndia.
– Guéndia.
– Oïpahína karai Losánto Agilar.
– Nda’ipóri katu; oime oho hymba guéi rekavo.
– Piko.  Agäitépa oúne.
– Kurimi katu outahína.  Mombyry ohókuri.  Mba’éiko eremi rejúvo.
– He’iuka niko chupe karai komi oipotájekora’e ohomi hendápe. Oñomongetase hendive, he’i.
– Ha ta’éna chupe.  Che aháta voi hína hendápe kokuépe.  Ro’arava’erähína.
– Pya’emi oipota oho.
– Ha ko’ërö ohómane.
– Néi, aha jeýma upéicharö.
– Guéno chamígo.
Oikaräi henda upe tahachi ha ohomeme jey.
– Mba’epahína péa; che nahetüporäi – he’i Vito.  – Taha mandi voi tahenói karai Poli ha karai Mécho.
– Hëë, ha tou avei Kalaíto ha Peru’i – ojerure Naïno.
Sapy’aitérö guarä oïmbáma hikuái.
– Kóva ñanemoñuhäsehína; cherehe nombohasái; iñuhäsä morotïeterei – oñehenduka karai Mécho.  – Ndovaléi reho.
– Aha mante va’erä niko; che tepa mba’ére aikóta kañyhápe ndarekóipype arokyhyje térä aguerotïva’erä.
– Ndaha’éi  upéva; nde rehe ko ipopa’äse hikuái ñanemokangy haguä – omohenda karai Poli.  – Ndéve nemboguevírö niko oimo’äne mbatovigua ipepopëta.  Ha ndojapivairikohína.  Tendota ho’árö ko hapykuerigua isarambiséva; nameméi ramo jepe.  Ore Chákope ndorojapóimi.  Ore rendota ho’árö máteke rombyekovia ha rosegi; aóra katu hatäitemi roñangarekómi hese ani ho’a, ajépa karai Mécho.
– Upeichaite; ho’ava’eräguinte voi ho’ámi huvicha lo mitägui; ha ápe ñande ñandepituvaitereíta jahejárö ho’a ñane rendota oñepyrü mboyve mbokapu.  Hesa hü rasa niko ä mitä pyahu nde karai Poli ñande rovake; mba’éguitepa ndajahái ñande la pyéulope.
– Aipo eréma.  Jaha katu ko’ërö.
Tuja rova jejo’omimi moköi ojoykére oguähëma pyéulope kuarahyresë yvatemívo.  Karai komi okay’u ramo hína.  Ombohasauka hendápe; oikére hikuái ipy’andýi; ojehechakuaa ha pya’ete horygua’u jey.
– Guendía.
– Guendía.
– Mba’éichapa karai komi.
– Iporämínte. Peë piko … ndaha’éi mbatovigua.
– Ha’ete katu hína karai komi.
– Hëë, piko.  Mba’épa penderurumi.
– Rojukohína roikuaamívo mba’épa hyapu árupi mbatovigua angekói rehe; nde ko ikatu oime reikuaa.
– Mba’eve ndaikuaái che karai; mba’érepa aikuaáne.
– Karai Losánto Agilárpe rehenoiukákuri ha ore ro’e upévareta mante, ndojapóipype mba’eve hendape’ÿ.
– Ha mba’ére ndoúi ha’e; maerä penembou peëme.
– Na’oremboúi ha’e; orénte roju; ha’éko ore rembijokuáinte; ajevérö oï ramo tekotevë orete rojútajepi.
– Aipórö peë moköi hína upe guyryry apoha.  Iporä aikuaami.
– Ore moköi, ha… mbatovigua oïhaguéicha ore ndive; tekotevë añete reikuaami.  Ha upéi ave karai komi, nda’ipóri mba’evéichagua guyryry. Yvy ore retä mba’évarente rojerurehína, ha hekópe porä rojerure. Paraguaýpe oñemyesakäta upéva, ndaha’éi ko’ápe. Ápe ñandekuéra jajosu’upa reíta.   Nañambyapu’amo’äi mba’eve.  Noïrihína ñande pópe. Amo, karaikuéra oikuaáne ágä ojapóva, oguähëvo oguähë haguäme ore kuatia.
– Ha máva he’i peëme pemongu’e haguä péva.
– Tekotevë.  Tekotevënte ojapouka oréve.  Heta heta ore ra’y ha nda’orekokuerävéi; ore mitäkuéra ohopáta tetä ambuére ha ñane retä upe aja henyhëtama pytaguágui.
– Pejapivaikopeína.  Peipota porä ramo añete pehova’erä pejogua ijáragui, ani peipe’areise pende rapichágui imba’e.  Ñande ruvichakuéra ävape napenemoirümo’äi, peikuaáke upéva.
– Rojoguáta ore.  Ijára teégui rojoguáta, ha ijára tee hína ñane retä; ajevérö nda’ipóri oipe’a rei va’erä.
– Upéva jahecháta; ápe chéve ojereru kuatia umi yvy rehegua, yma Naïno “Caballero” tiémpo guive guare.
Hëë, ha… itujaitemíma nipora’e umi kuatia ojereruva’ekue ndéve; ore roguerekóva ipyahueteve voi ra’e.
Péicha opa ñomongeta ha oje’ói jey hikuái Mbatovípe.  Ohasakuévo osë chupekuéra Pa’i Medína.  – Pechera’aröke ágä arete oúvape Mbatovípe; aháta ñañembo’emiñaína, pende erexepaite ndaje ahendu – he’i chupekuéra.
– Oime ramo ijeréxeva ndahetaichéne Pa’i, ha opaichavévo iporä rehomi, reñeha’aröta.
Upehague ko’ëme ombiriki jevýma tapére Kalaíto; omoirü chupe ko’ágä Peru’i.  – Losánto tosëve’ÿntema Mbatovígui – he’i lo mitä – ápe oï porävéta; karai poguasúicha heta ijatukupe mo’äha, noikotevëguasúi ramo jepe, ha’e rupi peteï karia’y háse ñande rapicha; ha’e oï voi moköi ha mbohapy arriérope ombohovái haguäicha ha’eñoite.  Ndaha’éiko upéva – he’ínte niko karai Mécho.  – Ko’ä mba’ére ko nde rapicha noguähëi voi ndéve nerenondéguio; upevarä ipochyva’erä nendive; oñemboúvako ou oguasu’apívonte voi ha upévaguinte jakyhyje.
Kalaíto ojuhu Paraguaýpe ivaivéntema.  Yvy jarakuéra hetaiterei mba’e vai omboja mbatoviguáre.  Tekove tie’ÿ kua, jeko.  Heko vaíva, imondáva, ika’úva, imba’apose’ÿva ha oporojuka rei reíva rekoha voi ndaje.  Ulo Miránda (karia’y karaiguasuete) ndaje ojejuka rei vera raka’e.  Nika ha Kalaíto ijukahare.  Losánto katu ndaje kuimba’e heko vaivéva opa ohasávagui; mitäkuñamimi oïva Mbatovípe jeko omomembypa; nomba’apói voi, oikónte opolitikea oñemoï porä potávo huvichakuéra komuníhta ndive. Peru’i rehe katu he’i ika’uha.  Karai Poli ha karai Mécho, moköi sandia yvyguy oikóva oñembochakoregua’u.  Mitä rusu kuéra katu ndaje mba’apose’ÿgui ohoparei. Iñapÿivo he’i upe kuatia, nda’iporivéimaha Mbatovípe ni peteï sepolturarä aipo yvy tetä mba’éva.  Leon karë oeyhpropiava’ekue ndaje oñeme’ëmbáma raka’e, ha hi’ári ojepe’a reiete anga chuguikuéra raka’e.
– Ha’etépe peju – he’i Kalaítope ijavogádo – Péina akontehtata’aína ä vyroreieta he’íva hikuái; peë pechepytyvöta.  Ha oñepyrü oporandu lo mitä rekovekuére peteïteï.  Ohupytývo Peru’ípe oporandu: – Ha nde piko añete reipytemimi la iróva.
– Iróva che nda’úi karai doytor – ombohovái – He’ëmbochýva katu ko’ëreíre aisyryku.
– He’ëmbochýva? Mba’épiko upéva.
– Pe ñande ry’ái ha ñande resay niko peteïcha he’ëmbochy, ha ore romba’apo pohýiva ha hi’ári rohasa asy, umíva ro’u ha rogueraha.  Oremba’apokuemi ha ore yvyränguemi oï oipe’áva orehegui ha hi’ári orejojái, he’íva ku “Emiliano”. Ore hína avei ku Te’o “Mongelós” oheróva “Ñandejára tukumbo rupa”; ajevérö äva oje’eva’erä voínte ore rehe.  Rehechatareína, péva osë porä ramo ñandéve, avave nde’iva’eräi ko’ä karaíre imondaha, ojepyapi hague mante oje’eva’erä.  “Mboriahúnte pehendúne, ika’úrö ha imonda”… he’i voi niko Te’o, ha nde’ireíre, pórke ore mboriahu niko ku vakara’y säicha rotyryryháre mante roiko.
– Peë mbatovigua napeikotevëi voi avogádore, peteïcha pene ñe’ëkuaa.
– Amalisia katu umi tembirekokuéicha roñe’ë reipáma; avave na’orerendúi; nda’ipóri ohupíva ore ñe’ë; ajevérö ndeichagua karia’y iñapytu’ü resäivare roikotevë.
– Iporäite – he’i chupekuéra – pechera’arömíta jaikuaa haguä mba’e yvytúrepa jajapi.
Kalaíto osë oho huvichakue rendápe ha Peru’i oguapy oipyaha ñe’ëpoty ijavogádope guarä.
Oguerohory Kalaítope huvichakue. – Mba’éiko Rromero’i; moö rupi reikóva – he’i chupe, –akóintepa nepiäse. Heta nde típo repiä chehegui; haimetemetémi chemopo’ë. Ko’ágä emombe’u porämi chéve mamópa rehóvajepi raka’e.
– Ha che vállepe mi kaitä – he’i Kalaíto. – Arekoakue upérö peteï che ñembokiha ñemimi py’ÿi ahechaga’úva.
– Hoo… mitä paraguái, ajevénipo raka’e, Pombéro jeýntemi voi niko nde rekove.  Ha ko’ágä, ¿remendáma aje?
– Namendái mi kaitä, akóinte apombereamimi.
Upégui mbohapy ko’ëme oje’ói jey hikuái.  Mba’eve nombopúi. 
– Águi un me haguépe masoméno jaraháta yvy ra’äha ha chete aháta hendive – he’i chupekuéra ijavogádo.  – Tapeho peñembosako’i; aníke aha ajuhu machéte haimbe’ÿva, arriéro ipy’amiríva, ovecha ipirúva ha kuña oñembohekóva.
– Hi’äche péva péicha ñanembojuruhe’ëta ohóvo jaso peve, ha upéi oñembokapatarembirekorovatahína ñandéve – he’i ohóvo Kalaíto.
– Anichéne, – ombohovái Peru’i. – ko karia’y ipy’a porä; che akuvika porä chupe, ajerovia hese ajúvo, ha che ko aipy’akuaa’aína che rapichápe.
– Upéicharö iporä – he’i Kalaíto.
Mbatovípe ojekuaávo yvy jarakuéra ñe’ëngue oiko peteï mba’e Kalaíto oha’arö’ÿva’ekue.  Kavichu’ícha ochochö lo mitä. Umi hesaitevéva’ekue oikóvo ou oñemoï Losánto poguýpe. Eirúicha omba’apo hikuái. Kalaíto nomombe’uséikuri umi oje’etáva, okyhyje lo mitä odihparapa ramo guarä; omombe’u sogue sogue ohóvo; upéi ohechakuaa ha opoipaite chugui, ombopy ha omyakä, omoïmoïve lo mitäme ojopi haguäicha.
Lekécho tuja itïmbu ta’ýra Nika rehe oñemandu’ávo.  Ulo rehe oje’évo ikaraiguasuhague.
– Pe Peréira tuja rova apepu guasu ko la iñañáva; péva jahántemava’erä ñamoma’ë ipysä guasúre – he’i sapy’a.
– Nahániri karai Lekécho – oñe’ëjoko chupe karai Poli – jaha poräkoñaína; umíva jajapórö niko ñande ári guarä jeýnte he’i vaka imembýrö tóro.  Ñande yvyrängue opyta jeýta ta’yrakuérape ha ñande jaháta jaisu’u korapy guasúpe. Ani repena hese. Mbatovigua ñaimehaguéicha jaikuaa mba’érepa nde ra’y Nika ojapova’ekue ojapóva.  Nerehendúi piko mba’épa he’i che rehe ha karai Méchore; ¡ijajaka oguerova ore akä ári ko voli guäiguï!
Oguähë arete ha hendive Pa’i Medína Mbatovípe.  Oiko ñembo’e guasu, oñemombe’u jopara kuñakuéra; oñemongarai mitä, ha heta oñemoñe’ë Pa’i.
– Aníkena ñande rapicha mba’éva jahecharamo térä jaipe’ase – he’i jey jey.
Upémarö Losánto osë oporandu chupe:
– Eremína oréve Pa’i, oï niko avei mba’e ndaha’éiva ñande rapicha mba’e; péicha ku ñane retä mba’e hamba’éva.  Umívapa máva oiporuva’erä.
– Ha mburuvichápe jajerureva’erä umíva, tome’ë ñandéve jaiporu ñaikotevë ramo pórke ha’ekuéra oaminihtrra – he’i chupe.  – Ágä niko jajerure haguä jaikuaa porä raë va’erä tetä mba’épa añete.
– Ápe ore roikuaa poräma, ha rojeruréma avei mburuvichakuérape. Upéicharö ko rojapi porä roína. Upévante roikuaasékuri. Aguyje Pa’i.
– Oje’e katu niko peñorairöseha peikóvo upévare – he’i Pa’i.
– Nda’upéichai Pa’i – he’i karai Poli.  – Ápe nda’ipóri oñorairöséva; yvy oikotevëva katu heta, ha upéva rekávo rohoroína.  Ha leietére roho.  Ápe nda’ipóri opiava’erä léi omoïva’ekue Ñandejára ha ñane retägui.

– Umíva che ahenduse – he’i Pa’i, – ha upéicha ramo añete, ani pejepy’apy. Pende py’a porä ramo, Ñandejára penepytyvöta. 


TRADUCCIÓN AL CASTELLANO


CAPÍTULO XIII

Esa mañana Kalaíto le despertó temprano a Agüí, su hermanito que dormía hacia sus pies.
– Levantate, prendé el fuego y prepará el mate – le dijo–.  Hacía mucho frío esa mañana, y para desgracia Agüí encontró que amanecieron apagados todos los tizones. Volvió y le dijo a su hermano mayor:
– No amaneció el fuego…
– Eh… y andána chamigo pedile a ña Rosenda.
– Pero en la casa de ña Rosenda no se levantaron todavía.
– Y entonces andá buscá en la casa de mi padrino Polí; no vayas na hacerte el arruinado.
Salió Agüí con la cara larga, gruñendo. Desde la cama Kalaíto vio que se iba sorteando el sendero en medio de las heladas crujientes. La casa de don Polí queda un poco lejos y desde allí el amigo Agüí tiene que venir a las corridas y agitando el tizón con brazas si quiere hacer fuego en su casa. A veces pues le ocurre a uno que justo cuando está por llegar se le apaga el tizón.
“Seguro que así también era yo”, pensaba Kalaíto mirando al insignificante niño de vientre abultado. Para más, Agüí hasta aparenta ser más apelechado todavía de lo que él era. Se acordó de cuando era niño y tantas veces fue también en busca del fuego. Su madre le despertaba temprano y muchas veces pasó frío, los pies se le tajeaban; pero no podía dejar de hacer, porque sus hermanitos eran muy chicos todavía. Recuerda de cuando se dijo a sí mismo: “Quiero ser grande ya, para no hacer más estas cosas”. Recordaba de cuando le servía el mate a su madre en la cama y ella le retaba porque no estaba bien caliente; también cuando le mandaban al almacén y tardaba en llegar, o de las veces que se le perdió la poca plata que llevaba, del susto que le daban los perros que le salían, o de cuando volvía de la escuela con las ropas todas sucias o rotas, o de cuando por jugar un rato descuidó y perdió algún cuaderno.  Es pesada la vida del niño campesino, los mismos padres les asignan tareas de adulto y si no tiene padre pasa mucho peor; es objeto de toda clase de abusos; cualquiera se aprovecha de él; estas cosas son las que a Kalaíto más le molestaban. Recordaba también que una vez le preguntó a su madre quién era su padre y ella en medio de una risa nerviosa le respondió: “es un lindo joven, mi hijo, que ahora está lejos, pero cuando venga algún día va a traerte muchas cosas lindas”, y Kalaíto le contestó: “Aunque no me traiga nada, sólo quiero que venga a quedarse con nosotros, para que yo le pueda decir a esos niños malos: Le voy a contar a mi papá esto que hacés”. Sólo eso él quería decir; pero nunca vino el mentado lindo joven. Cuando Kalaíto creció, por respeto ya no le preguntó más nada a su madre. Recordando esas cosas se adormeció otra vez. Le despertó Agüí con el mate caliente, se recostó apoyándose en el codo, carraspeo, escupió, se enjuagó la boca con agua tibia y empezó a tomar el mate. Entonces le dijo Agüí:
– Quiere mi padrino que te vayas temprano, porque dice que hoy se van a reunir otra vez.
Se fue y encontró una reunión difícil, muy dura. Los vecinos ya estaban impacientes, hasta los más firmes empezaron a creer a los charlatanes. Algunos exigían que se les diga de una buena vez si se les va a conseguir las tierras nuevas o que se dejen de joder con el cuento, porque crea mucha discordia entre los vecinos.  Entonces habló Losanto y les dijo: –Veo que hay entre nosotros algunos que han perdido la paciencia. No quiero que crean que estas cosas se consiguen de un momento a otro. Si eso creen se equivocan de grano como pollito de pico inclinado.      Sepan que esto no es fácil. No, no es así.  A los que están muy apurados yo les digo que tengan la valentía de ir a darles un susto a los patrones y les quiten sus tierras –. Todos se quedaron callados.
Hacía falta decir esto porque muchos no llegaban a comprender que estaban enfrentados a un gran desafío, a tal punto que si llegara a salir bien puede cambiarles de costumbre y hasta la vida que llevan. No es lo mismo ser aparcero y cultivar en tierra ajena que ser propietario y trabajar en la propia. Muchas consecuencias tiene la posesión de una tierra propia. Por eso siempre les dijo Losanto: “Que la lucha por la tierra no es una carrera de caballos”.
– Vas a tener que irte otra vez a Asunción para apurar las cosas – le dijo Losanto a Kalaíto–. Si esto se alarga demasiado vamos a quedarnos solos.
Muchas veces ya Kalaíto fue y vino de Asunción. Eran pocos los que le alentaban, pero él, apenas amanecía y ya estaba en camino, haga frío o calor, aunque llueva, esté feo el tiempo o sea oscuro.
En Mbatoví empezaron a circular nuevas murmuraciones. Decían que Kalaíto gastaba todo de balde el dinero que se juntaba cada vez.
– Éste es un mentiroso de marca mayor – hizo escuchar uno.
– Este tipo nos chupa la sangre – dijo otro.
Empezaba Kalaíto a escuchar las indirectas. El que más le insultaba era el viejo Peralta porque era el que menos simpatizaba con él; sin embargo era el que menos aportaba; para tener ese derecho a protestar daba un poquito. Cuando se iba expandiendo la desconfianza se levantó Losanto a defenderle.
Una tarde volvió contento Kalaíto. Trajo una botella de la mejor caña paraguaya, una “Aristócrata” y le pidió a su padrino:
– Hacele llamar a toda la gente, padrino; voy a bañarme y vengo.
Rápidamente vinieron llegando todos los interesados. Kalaíto seguía siendo un joven tímido y le había molestado bastante los disparates que decían de él. Se preparó como para dar un discurso esa noche. Les iba a informar de sus gestiones y después hacer su descargo y protesta. Tomó unos tragos para tener coraje. Cuando llegaron los últimos vecinos ya estaba envalentonado. Entonces dijo Peru’i:
– Acérquense, compañeros. Aquí Kalaíto nos va a dar el informe, escuchen todos–.
Se levantó Kalaíto y dijo:
– Bueno, mis queridos hermanos mayores, ya recorrí muchos caminos por el bien de todos; también ustedes contribuyeron mucho detrás de nuestro objetivo. Sólo por no salir como fracasado y porque había todavía gente que creía en mí, yo no dejé todo de balde esto. Me molestaron mucho las habladurías. Yo sé todo. Por todo eso esta noche yo estoy más contento que todos ustedes, porque traigo muy buenas noticias. Ya estamos en buen camino; se encontró el documento que habíamos mandado buscar y lo mejor de todo es que el decreto está intacto. Me dijeron que se puede hacer valer. Dicen que no hay otra ley (es decir, no se encontró, pero puede que exista) que dispone lo contrario ni que anula este decreto. Este es nuestro documento –dijo– y levantó un rollito fino como una vela.
Se produjo un barullo general; gritaron todos. Peru’i hizo silbar la boca de la botella de caña como si fuera un silbato y después gritó como si estuviera en su chacra:
– ¡Piii…pu! – y al rato le contestó el monte con su misma voz.
Doña Sepí, su madrina y doña Rosaria, su madre, le abrazaron a Kalaíto. En medio del ruido se le oyó decir:
– Santa Librada y tu difunta abuela, que te protejan mi hijo –.
– ¿Qué les parece compañeros si escuchamos lo que dice el decreto? –Preguntó Losanto–. Seguramente poco vamos a entender porque no sabemos gran cosa del castellano, pero igual hubiéramos escuchado.
– Pero claro. ¡Cómo no! Tenemos que escuchar… Eee, vamos a escuchar todos juntos.
– Si es así, vamos a pedirle a la señora maestra que nos lea, porque justamente hoy ella está aquí con nosotros.
– Que lea y que nos explique en guaraní – pidió Vitó – para que podamos entender.
La profesora Marina, después de leer el decreto dijo:
– Aquí no hay nada difícil para nosotros, escuchen, dice que se le expropia a los señores Ugarte, Escobar y Pereira quinientas hectáreas a cada uno de las tierras que tienen ubicadas en “Peguahó Potrero” y “Mbatoví ñu”, por razones de utilidad social. Dice también que los propietarios tienen que pasar a retirar el importe de las oficinas del Estado, y finalmente ordena que las tierras expropiadas sean loteadas y entregadas a los habitantes de Mbatoví.
Todos se pusieron a gritar otra vez. Peru’i tiró su sombrero al techo y al caer agarró de nuevo y tiró con fuerza por el piso y dijo:
– ¿Dónde escondieron de nosotros este documento carajo?
– Pido la palabra, pido la palabra,- dijo don Polí.
– Hablá nomás, don Polí – dijeron todos.
–Vieron que mi cabeza no anda tan mal, parece nomás que es así, y para que sepan les voy a decir cómo ocurrió esto; ahora les voy a contar todo. Al comienzo se fue loteando y entregando la tierra a los habitantes de Mbatoví. Antes de terminarse ese trabajo cayó el gobierno de nuestro jefe del chaco y ese mismo día paró el loteamiento. Los dueños recibieron el precio que pagó el Estado y les convencieron al nuevo gobierno que las tierras ya fueron todas entregadas, pero se quedaron con el dinero y con la mayor parte de las tierras expropiadas.  Nadie se enteró de la trampa que cometieron. Yo no repetía por si fuera mentira, pero ahora digo porque me queda muy claro. Había sido que la versión que me dieron entonces era la más pura verdad. ¿Por qué les parece a ustedes que nunca pidieron que se anule este decreto?
– Esto es más claro que el amanecer, don Polí – le dijo don Mecho Tapití.
– Fíjense cómo don Polí hila bien, enlazó todos los hechos entre sí– se escuchó que dijo alguien dentro del gentío.
–Y ahora, –levantó la voz Losanto– aquí no hay mucho que ver, compañeros, como dice el tuerto. Hay como mil hectáreas de tierras del Estado, delante de nuestros ojos. Tenemos que hacer mensurar para saber hasta dónde va. Este documento nos va a servir para eso. Después vamos a mandar lotear estas tierras y buscar el dinero para comprar un lote cada uno de nosotros. ¿Qué les parece si elegimos de entre nosotros a uno que nos dirija?
– Don Polí…, don Polí…, don Polí… gritaron todos.
– Escúchenme, escúchenme – se levantó diciendo don Polí –. Yo ya soy viejo y para esto se necesita uno más fuerte, un hombre joven. Yo confío en Losanto, el tiene buen juicio; y si les parece bien yo me voy a poner a su lado y todos tenemos que apoyarle si acepta; nadie tiene que retroceder en esta lucha, somos paraguayos y por nuestra tierra vamos a pelear.
– Está bien, está bien – dijeron todos juntos.
– Entremos en el tema entonces –aceptó Losanto– y  empecemos ya luego por lo más desagradable. Esto nos va a costar dinero, señores. Espero que no se me desanimen tan pronto. Sería bueno que le vayamos dando alguito a don Polí de lo poco que tenemos, que él maneje eso, allí va a estar seguro. Que yo le pida lo que necesito y le rinda cuenta de mis gastos. Es mejor no dar motivo para sospechas. Los recursos que son de nuestros semejantes no tenemos que usar mal y si eso no sucede, tampoco tenemos que decir tonterías, compañeros.
Cierto…, cierto…, –  dijeron todos.
Esa noche Kalaíto se emborrachó, estaba demasiado contento por los hechos, pero sobre todo porque le vio otra vez a Anselma Peralta.
Está casi más linda esta hija del Diablo que antes de tener hijo, – le dijo a sus amigos.
– ¿Y por qué no?, si ahora ni el viento no le sopla – comentó Vitó–. Ya no se va ni en busca de agua al manantial y ya no se junta con sus amigas ni en sueños.
– ¿Y por qué tanto así? – quiso saber Kalaíto.
Naíno trató de darle una explicación racional:
– El caso es que sus familiares no saben a quién culpar y se picharon.
– No creo que sea eso – agregó Tano– tienen nomás vergüenza porque se dice que tuvo hijo del Pombero.
– ¿Por qué entonces vino esta noche? – insistió Kalaíto como esperando que alguien le diga: “para verte a vos”.
Pero Vitó se adelantó a todos y dijo:
– No ves piko chamigo que vino su papá, su mamá y todos sus hermanos; entonces ¿con quién te parece que le pueden dejar en la casa? Sola no te van a dejar nunca.
– A mí me tienen que dejar sola alguna vez – dijo Kalaíto.
– No digas eso, el Pombero te puede hacer algo, es muy celoso por ella le dijo Naíno.
Hacía mucho frío esa noche; se veía venir una gran helada. El único a quien no le preocupaba eso era a don Polí, porque tenía mucha leña, muchas rajas de kurupa’y. – Va a hacer mucho frío este año – andaba diciendo – ya están todas quemadas las hojas de la caña dulce.
En la cocina había una gran fogata y alrededor había recipientes con agua calentándose. Las mujeres en rededor tomaban mate dulce, cebado con leche caliente; espumoso y fragante se olía al pasar el mate que en vez de yerba llevaba semillas molidas de cocotero. Doña Rosaria daba vueltas a la chipa de almidón que estaba cocinando al asador para su hijo, por encargo de su madrina.
La luna alumbraba el campo de Mbatoví como si fuera de día. El cielo estaba despejado y resplandeciente. En el campo chistaba la becada (el jakaveré) y en los caminos se olía el humo del tabaco. En toda la aldea se escuchaba ladrar a los perros, molestos con los que pasaban o recibiendo alegres a los que llegaban a sus casas. Está a punto de llegar la hora del gran silencio. Recién ahora es escuchado por la gente, pero en verdad la puesta del sol estaba ya desgranando su canto lastimero el urutáu en las profundidades de la selva. Ahora, en medio del silencio, ese canto estremece a Mbatoví. Sus presagios convirtieron la alegría popular en una inquietante melancolía y ésta, en pocos minutos se transformó en miedo, ese miedo que es propio de la guerra.

CAPÍTULO XIV

Tanto le entusiasmó a Losanto la noticia que preparó de inmediato un nuevo viaje a Asunción acompañado de Kalaíto. Quería volver a escuchar, pero de la boca del mismo abogado de los vecinos, lo que ya sabía. En la capital realizaron una serie de gestiones. Le mandaban de aquí para allá. Les dijeron que necesitaban mucho dinero para llevar al agrimensor. También le dijeron que deben ser oídos los dueños de las tierras expropiadas y darles la oportunidad de defensa. Losanto se dio cuenta enseguida que las autoridades agrarias no querían exponerse a la reacción de los terratenientes. No facilitaban nada. Todos los trámites calificaban como delicados, difíciles; decían que esta situación era  “complicada”, “arriesgada”, “peligrosa”. Algunos funcionarios les decían: “Vamos a ver si les sale esto; estos señores están muy bien ubicados, están muy bien considerados por el “único líder”.  No faltaba quien trataba de meterles miedo, diciéndoles: “Cuídense mucho, cuidado, estos señores tienen el brazo muy largo”. A Kalaíto le descorazonó un tanto; a Losanto no le afectó para nada. El abogado de Mbatoví era también muy firme, no le preocupaba mucho esas advertencias y les dijo: –Siempre que estén unidos y decididos a luchar, esto tiene que salir adelante. Todo depende de ustedes. Si se aplica la ley no tienen nada que hacer, no tienen otro camino. Ustedes encárguense de lo que les corresponde hacer en la comunidad y el resto dejen a mi cargo – les dijo.
– Si es por nosotros vamos a agarrarnos de esto como el patito huérfano se aferra a su comida -, dijo Losanto asumiendo el compromiso en nombre de la comunidad y así quedó acordado.
Cuando llegaron a Mbatoví encontraron que allí ya se instaló el miedo. Ya corrían las amenazas que hacían circular los terratenientes. Dicen que toda vaca que sale de Mbatoví va a ser sacrificada. Lo mismo les puede ocurrir a los hombres de la comunidad, decían.  El camino que va a Pindó Kaigué dicen que van a cerrar. El rumor que corre es que Losanto va a ser apresado y encarcelado. Se decía de todo. Esa noche muy poca gente ya otra vez vino a la reunión.
– Tenemos que sacar esto pronto, porque si se alarga nos va a comprometer demasiado–, salió a decir uno de ellos.
– Pero que van a hacer – decía don Polí. – Es natural que ronque el tigre herido.
– Yo sí que digo – agregó don Mecho– cuando el ladrón es sorprendido suele ser peligroso porque está pichado. Es necesario que cuidemos los unos de los otros. Dos de los muchachos más fuertes deberían ir cada noche a dormir en la casa de Losanto, y Kalaíto que venga a tu casa, don Polí, o que se vaya a mi casa. Tampoco deberían salir solos de día. En el trabajo de la chacra vamos a acompañarnos todos. Los almacenes que cierren temprano por las noches y a los forasteros que ingresan que no se les venda la caña. Y todo esto no es por miedo, sino para impedir malevajes que puedan cometer los malintencionados. Ellos van a defenderse al principio con pretextos y artilugios legales, pero cuando eso no les funciona van a tener que mostrar las uñas.
– Es cierto… es cierto… Este señor nos aclara muy bien – se les escuchó decir a la gente.
Desde ese momento los mbatovienses no se perdieron de vista ni un minuto; empezaron a moverse todos juntos y organizadamente.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

Niká ya extraña demasiado su valle, esta aburrido de trabajar gratis.  El nuevo capataz es demasiado exigente, se cree dueño de la estancia ajena. Cuando estaba el anterior capataz la situación era un poco mejor. Pasó nomás que ese joven vino a meter muy grande la pata.
Había dejado el hijo del patrón unas galletas en el viejo baúl, y un día sacaron y comieron. Luego de tres semanas volvió el patroncito, buscó sus galletas y ya no encontró. Enojado le llamó al capataz y le preguntó:
– Qué pasó de esas mis 14 galletas que dejé en el baúl.
– Ya se estaban poniendo verdes, patroncito; por eso nomás comimos, porque se iban a fundir de balde – le contestó el capataz.    
El patroncito se puso furioso; demasiado mucho le retó, le dejó por el suelo; le dijo que era un atrevido, un ratero, que era un angurriento, y finalmente le dijo:
– La próxima vez que hagas esto vas a ver lo que te pasa, ladrón de mierda.
Al escuchar lo último, el capataz perdió el control de sí mismo, no se sentía más. Sacó su revólver y le echó puntería.
– Ante el menor movimiento que hagas te voy a agujerear como cedazo hijo de puta – le dijo –. A quién vos le vas a decir ladrón. Más ladrón que vos acaso va a existir. Quién no sabe que vos y ese tu papá viejo son saqueadores de ladrones. Cuántas vacas ajenas tienen escondidas aquí. Cuántos años llevan sin pagarme mi salario y eso acaso no es robar. De balde se hacen de los bravos porque en la primera revuelta popular que ocurra voy a venir a torcerles el cuello como a un pollo, hijos de puta. Ahora me vas a mandar ensillar mi caballo y mandar sacar las pocas ropas ajadas que me quedan todavía. Rápido.
El patroncito se quedó totalmente paralizado, temblando como una hoja. Ni una palabra salió de su boca. El personal nomás ya trajo las ropas del capataz y le ensilló su caballo. Montó y se fue. Al rato, apenas ya se le veía al capataz como una pequeña mancha por el medio del campo.
– Todos ustedes son unos cobardes – dijo el patroncito cuando le volvió el aliento–. Bien me pudo matar ese malevo y ustedes no se animaron ni a estornudar.
– No, no es eso patroncito – salió diciéndole el ka’asapeño.
– Vos solés decirnos que al capataz no se le tiene que alzar ni los ojos. Tu consejo nomás cumplimos.
Como no tenía forma de retrucar al ka’asapeño, dio media vuelta y se fue a entrar en su pieza. Al día siguiente ya se hizo llevar al pueblo. Antes de salir llamó a todo el personal y les dijo:
– Secundino va a quedarse como capataz hasta que venga papá.
Desde ese mismo instante el amigo Sekú se engrandeció, se creyó un gran señor, cambió hasta su forma de caminar.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

Anatá y Kilí no pudieron cruzar el río Paraná para trabajar al otro lado. El patrón del obraje desapareció. Dicen que bajó a Encarnación y ya no volvió. Lo poco que habían ganado, estaban consumiendo en provistas. La administración no les asignó nuevas tareas. Estaban de balde en el monte. Vino una época de interminables lluvias y no podían salir a cazar ni armadillo. El reviro mal cocinado y la chipita de harina ya les tenía pálidos como retoño de maíz en el pajonal. Para peor de los males, a Anatá le dio fuertes dolores de muela. “Kapatá” viene aullando, en forma lastimera, en cada atardecer y Kilí está a un paso de la desesperación.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

A Losanto le hizo llamar el señor Escobar. Le manda pedir que vaya por favor a castrarle un toro muy bravo. Se negó Losanto.
– Tengo demasiado trabajo pendiente – le dijo al mandadero. – Decile que me disculpe y que me espere un poco.
Días después vino a visitarle un compadre que siempre trabaja para los Pereira y se puso a darle consejos.
–A vos nomás, compadre, te va a caer mal este asunto y no vas a sacar ninguna ventaja –le dijo–. Estos señores tienen demasiadas amistades poderosas y ustedes no tienen a nadie que les respalde. Yo te digo nomás. Vos vas a saber qué hacer, ya sos grande. Yo sólo te mezquino, no quiero que te ocurra nada malo–, le dijo.
– Compadre, mi querido amigo: seguro que porque me apreciás en realidad venís a darme estos consejos, pero no puedo decir de vos que le apreciás a tus prójimos, estos que son tan pobres como vos. Vos le preferís a los grandes patrones que tienen mucha plata, y está bien; sólo espero que ellos también te prefieran a vos; ojalá mi amigo te den un pedazo de tierra donde escarbar. Al semejante se le demuestra el aprecio por medio de la ayuda y no con halagos y palabreríos. Vos me decís que por andar con esto no voy a sacar nada; y permitime preguntarte compadre, ¿vos, por hacer esto, qué vas a sacar?
– Yo… desde luego, no busco ninguna ventaja, compadre; me estoy metiendo entre ustedes en forma voluntaria, sólo para ver si no arreglan esto amistosamente.
– Y podés estar equivocándote, compadre. El voluntario y el “nacido” (furúnculo) nunca salieron en lugar apropiado; y después de todo, ya es tiempo que busques alguna ventaja para vos, compadre; ya estás con edad y tenés muchos hijos.
– Y sí, sólo que vos no sabés, compadre, que estos señores ayudan bastante cuando uno se ve en aprietos. 
– Y así debe ser. Seguro que cuando estamos por morir nos van a dar alguna ayuda para una muerte decente; pero nosotros necesitamos de cosas que nos pueden dar vida, compadre, y esas son: la tierra, nuestros dos puños y nuestros compañeros campesinos. Los pudientes nunca han sido bastones para los pobres, como suele decir Peru’i.
– Y está muy bien, compadre. Ya conozco tu pensamiento y ojalá todo te salga muy bien.
– Y si a mí me sale mal espero que a vos te salga bien, compadre. En ese caso vamos a cultivar el uno en la chacra del otro.
Cuando el sol iba declinando hacia el poniente montó su caballo el compadre de Losanto y se despidió. Don Pereira le recibió muy alegre, hasta con palmaditas; mandó preparar mate para él y se sentó enfrente a preguntarle cosas. Su enorme barriga no cabía en su perezosa. Tenía muy roja la cara y se le veían las venas a los lados de la frente. Desde la explanada de su casa se podía ver el campo hasta donde daba la vista. Solo se escuchaban mugidos de vacas y a lo lejos, en los campos, se veían como ovejitas las vacas esparcidas. Era mentado el dicho que este señor repetía: “En el cielo se ven las estrellas de Dios, y en el campo las vacas de los Pereira”. Demasiado mucho dicen que tiene. Se suele decir que el viejo Pereira era un bárbaro en su juventud y que hasta hoy mismo es tremendo.
– Tenemos que saber quién es el que le anda acaudillando a tu compadre; tiene que haber alguien; no creo que ande actuando por sí mismo; éste es un sonso que se está dejando utilizar y tenemos que lograr que deje de ser sonso – le dijo al compadre de Losanto y le regaló un quesito chillón que parecía una  esponja, diciéndole: “para comer con la patrona”.
Al oscurecer salió para su casa. Por el camino escuchó que se inquietaban los teros; las lechuzas se levantaban de repente de las narices de su caballo y las becadas caían juntas del cielo como cohetes.  
  
CAPÍTULO XV

Apenas el sol salía cuando un soldado de la policía llegó a la casa de Losanto. Doña Melania estaba ordeñando vacas en el corral y al ver que se acercaba le dijo a su hijo: – Andá decile a tu papá que hay gente que viene, y ustedes, los niños, entren todos en la cocina, no vayan a salir–. Vitó salió al encuentro del visitante y se escuchó este diálogo:
– Buen día.
– Buen día.
– ¿Se encuentra don Losanto Aguilar?
– Él no está, recién salió en busca de sus bueyes.
– Ah sí, y… ¿va a volver pronto?
– Va a tardar sí que un poco, porque se fue lejos. ¿Qué misión te trae junto a él?
– Mi comisario le manda llamar. Quiere conversar con él.
– Y le voy a decir. Yo voy a ir junto a él en la chacra, porque hoy tenemos que arar.
– Pronto quiere que se vaya.
– Y mañana ya ha de irse.
– Bueno, entonces ya me voy otra vez.
– Bueno, amigo.
El soldado le metió espuelas a su matungo y se fue.
– ¿Qué será esto? No me huele bien– dijo Vitó. – Voy a llamarle ya nomás a don Polí y a don Mecho.
– Sí,  y que vengan también Kalaíto y Peru’i – pidió Naíno.
Momentos después ya estaban todos los convocados en la casa de Losanto.
– Éste quiere ponernos una trampa; a mí no me engaña; es demasiada blanca la cuerda de su trampa – dijo don Mecho. – No conviene que te vayas.
Pero no puedo dejar de irme. Yo no tengo por qué andar escondido, no tengo nada que ocultar ni de qué avergonzarme.
No se trata de eso. A vos te quieren agarrar para debilitarnos – agregó don Polí . Han de creer que si a vos te hacen recular, le van a cortar las alas a los mbatovienses. Y no está del todo errado, porque muchas veces cuando cae el guiador la tropa quiere desbandarse, aunque no siempre. Nosotros, allá en el Chaco, nunca hemos permitido eso. Cuando nuestro conductor caía, le reemplazábamos y seguíamos, pero así también le rodeábamos con las mayores seguridades posibles para que no caiga; ¿verdad don Mecho?
Es así mismo. Sólo cuando no había caso los muchachos perdían a sus conductores. Y aquí, nosotros vamos a ser unos inútiles si dejamos que le agarren a nuestro conductor antes de que se produzca el primer tiro. Estas autoridades jóvenes son unos torpes frente a nosotros, don Polí; ¿por qué no nos vamos nosotros al pueblo?
Exactamente. Bien lo dijiste. Vamos sí ya mañana mismo.
Dos viejos de cara labrada fueron llegando juntos al pueblo alrededor de las ocho de la mañana. El comisario recién estaba tomando mate. Autorizó que pasen junto a él; al ingresar ellos se le vio sorprendido, pero al tiro se controló y recuperó la normalidad para mostrarse afable.
Buen día.
Buen día.
¿Qué tal señor comisario?
Bien. Ustedes… acaso, ¿no son de Mbatoví?
Claro que somos, señor Comisario.
Ah, sí. ¿Y qué les trae por acá?
Venimos a saber qué se comenta por aquí sobre las inquietudes de los mbatovienses. Capaz que vos sepas, señor Comisario.
Yo no sé nada, don; ¿por qué debo saber yo?
Porque le mandaste llamar a don Losanto Aguilar y entonces nosotros dijimos que tiene que ser por eso únicamente, porque él no hizo nada fuera de lugar.
¿Y por qué no vino él; para qué les manda a ustedes?
No. No nos manda él; nosotros venimos por propia voluntad. Él es solamente un comisionado nuestro; por eso, cuando hay alguna necesidad vamos a estar viniendo nosotros personalmente.
De modo que ustedes dos son los autores de esa remolineada. Está bien que me entere un poco.
Sí, nosotros dos, y… todos los mbatovienses, completito. Es necesario verdaderamente que nuestra autoridad sepa. Y después de todo, señor Comisario, no hay allá ninguna remolineada. Sólo estamos pidiendo unas tierras que son del Estado y por el camino de la ley. Eso se va a aclarar en Asunción, no aquí. Aquí nosotros vamos a mordernos todo de balde. No vamos a resolver nada. No está en nuestras manos. Allá, las autoridades han de saber qué hacer cuando el trámite llegue a donde debe llegar.
¿Y quién les dijo a ustedes para mover esto?
La necesidad, señor Comisario. Sólo la necesidad nos obliga a hacer esto. Cada uno de nosotros tenemos muchos hijos y ya no tenemos lugar para las chacras; nuestros hijos van a irse todos a otros países mientras nuestro país se va llenando de gringos.
Están apuntando muy mal. Si verdaderamente quieren las tierras se tienen que ir a comprar de sus dueños, en vez de querer sacar de balde del prójimo lo que es de él. Nuestras autoridades no les van a acompañar en estas cosas, sepan eso.
Por supuesto que vamos a comprar nosotros, y de su propio dueño vamos a comprar. El verdadero dueño es el Estado Paraguayo; por lo tanto, nadie le va a quitar, de balde, nada a nadie.
Eso vamos a ver; aquí a mi me trajeron los títulos de esas tierras; títulos antiguos que arrancan de aquellas primeras ventas de tierras públicas hechas por el gobierno de Bernardino Caballero.
Ah… y….por lo visto son bastante viejos esos documentos que le trajeron. El que nosotros tenemos es mucho más nuevo.
Así terminó la conversación y rumbearon de vuelta hacia Mbatoví. Cuando ya salían del pueblo les salió al paso el Pa’i Medina.
– Espérenme el próximo fin de semana en Mbatoví; voy a ir a rezar con ustedes porque escuché por ahí que se volvieron todos herejes – les dijo.
Si hay herejes no debe haber mucho, Pa’i; pero de todos modos está bien que te vayas; se te va a esperar.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

A la mañana del día siguiente ya estaba nuevamente por los caminos de la ciudad Kalaíto. Esta vez le acompaña Peru’i. – Que Losanto ya no salga de Mbatoví – decidieron los vecinos – aquí va a estar mejor protegido. Como si fuera una alta autoridad Losanto tiene ahora muchos guardaespaldas, aún cuando él no necesita mucho, porque es un hombre poderoso, capaz de enfrentar a dos o tres hombres él solo. – Pero no se trata de eso, pues – repetía don Mecho –; por estas cosas ningún hombre le ataca a uno de frente; para que eso ocurra tiene que tener un motivo personal, un enojo. El que viene contratado va a estar emboscado, para matar a traición. Sólo de eso tenemos miedo.
Kalaíto encontró una situación mucho peor en Asunción. En el expediente los terratenientes arrimaron muchas cosas feas por los mbatovienses. Cueva de gente mala, dicen que es. Gente de mala conducta, ladrones, borrachos, haraganes y asesinos son los habitantes de Mbatoví. Ponen como ejemplo que Eulogio Miranda, un joven manso e inofensivo, fue asesinado sin ningún motivo. Los asesinos son Niká y Kalaíto. Losanto es un tipo que tiene peor conducta que todos los que pasan por la calle; cuantas chicas jóvenes que hay en Mbatoví tienen hijos de él; un tipo que no trabaja luego, se pasa haciendo política para congraciarse con sus jefes: los líderes comunistas. De Peru’i dicen que es un borracho. Don Polí y don Mecho son dos desertores durante la guerra que ahora se hacen pasar por excombatientes. De los jóvenes dicen que salen todos de allí simplemente porque no quieren trabajar. Y termina diciendo el documento presentado, que en Mbatoví, de aquellas tierras del Estado, no queda ni para una sepultura. Las que fueron expropiadas por el “León rengo” ya fueron totalmente repartidas y para más ni siquiera les dieron una justa indemnización a sus sacrificados dueños.
Llegan ustedes en un momento muy oportuno – le dijo el abogado a Kalaíto Estoy por contestar esta sarta de intrigas que vienen a decir y me van a tener que ayudar. Empezó a preguntar sobre vidas y milagros de cada uno de los habitantes de Mbatoví. Al tocarle el turno a Peru’i, le pregunta a él mismo:
– ¿Y vos, es cierto que le bajás de cuando en cuando lo amargo?
– Cosa amarga yo no tomo, señor doctor – le contestó –. Cosa salada es lo todos los días yo bebo.
– ¿Cosa salada? ¿Cómo es eso?
– Nuestro sudor y nuestras lágrimas son saladas por igual, y nosotros los que hacemos trabajos pesados y encima nos alimentamos mal, siempre estamos bebiendo esas cosas para poder soportar y sobrellevar la vida que llevamos. El escaso fruto de nuestro trabajo y las tierras que tenían que ser nuestras, hay gente que nos quita y encima se burla de nosotros, como dice Emiliano. También somos nosotros esos que Teodoro S. Mongelós llama “los blancos preferido de los latigazos de Dios”. Por lo tanto, es natural que estas cosas digan de nosotros. Vas a ver ahora, si esta lucha sacamos adelante, nadie va a decir que estos señores son unos ladrones; van a decir simplemente que se equivocaron. “Sólo del pobre oirán decirse que es borracho y ladrón”, nos dice claramente Teodoro y es verdad. Nosotros los pobres somos como la cuerda del ternero, vivimos siempre arrastrados por el suelo.
– Ustedes, los mbatovienses no necesitan luego de abogado; todos son grandes oradores y filósofos.
– Sin embargo me parece que somos como esas esposas abandonadas, porque hablamos todo de balde; nadie nos escucha; nadie le da crédito a lo que decimos; por eso es que necesitamos de una persona como vos, de mente sana y de buen corazón.
– Está muy bien – les dijo –. Me van a esperar unos días para ver qué rumbo tomamos.
Kalaíto salió para la casa de su ex comandante y mientras, Peru’i se sentó a escribir versos de alabanza dedicados al Abogado de Mbatoví.
El ex jefe de Kalaíto le recibió con mucho aprecio.
Qué tal Romerito. Por dónde andás – le dijo – Será que siempre sos huidizo. Muchas veces vos pendejo te escapaste de mí. Estuviste a punto de comprometerme. Ahora, que ya no soy tu jefe, contame bien de una vez. ¿A dónde te ibas las veces que desaparecías?
–  Y a mi valle mi caitán – dijo Kalaíto –. Yo tenía por aquel tiempo una novia secreta y a cada rato le extrañaba demasiado.
– Oh…juventud paraguaya; con razón pues eras así. Vos llevabas la vida de un auténtico Pombero. ¿Y ahora, ya te casaste, verdad?
– No. No me casé todavía mi caitán; sigo pombereando un poco.
Después de tres días regresaron. No consiguieron nada.
– De aquí a un mes vamos a llevar el agrimensor y yo mismo voy a ir con él –les dijo el abogado–.Vayan a prepararse. Que no vaya yo a encontrar machete sin filo, hombres cobardes, ovejas flacas y mujeres que ponen muchos pretextos.
– Parece que éste así nos va a ir endulzando la boca hasta que se nos acabe la plata y después nos va a poner cara de esposa de capataz – se fue diciendo Kalaíto.
– No creo – le contestó Peru’i – Este joven tiene buen corazón; yo le tomé muy bien todas las medidas del cubicaje; vengo muy confiado en él, y yo soy de esos que le conocen a las personas.
– Si es así, está muy bien dijo Kalaíto.
En Mbatoví, al saberse las cosas que dijeron los terratenientes, se produjo un fenómeno que Kalaíto no había esperado.  La gente se agrupó como la avispa “kavichiu’i” para defender su nido. Esos que andaban más esquivos y huidizos  vinieron a ponerse a las órdenes de Losanto. Se pusieron a trabajar como abejas de una colmena.  Al principio Kalaíto no quería contar tanto esas cosas que dijeron; tenía miedo de que los vecinos salgan todos corriendo; se fue contando de a poco, por partes; después se dio cuenta del efecto que causaba y largó todo el rollo de una vez, contó con lujo de detalles y hasta le agregaba cosas que podían molestarle aún más a la gente.
El viejo Lekecho rebuznaba al escuchar lo que dijeron de su hijo Niká con el alegato de que Uló era muy buena persona.
– Ese viejo Pereira, de cara hinchada como el apepú, es el desgraciado. Tenemos que irnos nomás ya a hacerle mirar por el dedo gordo de su pie – dijo de repente.
– Pero no pues don Lekecho – le cortó la palabra don Polí – estamos yendo por buen camino. Hacer esas cosas es carga para encima de nosotros nomás otra vez como dice la vaca al parir un torito. Las tierras que iban a ser nuestras se van a quedar otra vez a sus hijos y nosotros vamos a ir a sufrir en la cárcel. No le hagas caso. Todos los habitantes de Mbatoví sabemos por qué tu hijo Niká hizo lo que hizo. No escuchaste acaso lo que dicen de mí y de don Mecho. Su propia canasta trasladó sobre nuestras cabezas este miserable, vieja boliviana.
Llegó el fin de semana y también el Padre Medina a Mbatoví. Fue celebrada la misa; se confesaron algunas mujeres; fueron bautizados varios niños y fue largo el sermón del cura.
– Nunca codiciemos los bienes ajenos ni pretendamos sacarle al dueño – dijo varias veces.
Como ya estaba cargando mucho, salió a preguntarle Losanto:
Aclaranos un poco este punto, Pa’i. Hay algunas cosas que no son del prójimo; así por ejemplo las cosas de la patria, del Estado. Esas cosas ¿a quién le corresponde usar?
Esos bienes tienen que ser pedidos a las autoridades. Ellos deben dar al que necesita – le dijo– porque son los administradores. Pero eso sí, antes de ir a pedir tenemos que saber bien primero si es realmente tierra fiscal.
Aquí nosotros ya sabemos muy bien y también ya le hemos solicitado a las autoridades. Entonces estamos andando por buen camino. Eso nomás quería saber, gracias padre.
– Sin embargo se dice que ustedes andan queriendo pelear por esas tierras– dijo el cura.
– Eso no es cierto Pa’i – salió a decirle don Polí–. Aquí nadie quiere pelear. Sólo hay mucha gente que necesita tierra y detrás de eso andamos. Y estamos caminando estrictamente con la ley. Aquí nadie se va a apartar de la ley que ha puesto Dios y la patria.

– Esas son las cosas que yo quiero escuchar – dijo el Pa’i – y si eso es cierto, no se preocupen. Si obran con buen corazón, Dios les ayudará.


Lea los capítulos 1, 2 y 3 dando clic aquí; los capítulos 4, 5 y 6 aquí;  los capítulos 7, 8 y 9 aquí; los capítulos 10, 11 y 12 aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada