Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

viernes, 19 de julio de 2013

LA LITERATURA GUARANÍ

Reivindico la expresión  “literatura guaraní”  para la que está dada en el guaraní del Paraguay. La reservo para aplicar en forma exclusiva al corpus literario producido en esta variedad dialectal del idioma guaraní. Esta reivindicación no la ejerzo por ser paraguayo sino porque, ceñido estrictamente a los hechos históricos, está comprobado que ésta es la única variedad dialectal de la lengua que ha producido una verdadera literatura. Ninguna otra variedad idiomática del guaraní que se conozca, y que en total sumarían 52, diseminadas por toda la América del Sur, ha producido “literatura”, usando esta palabra en su más estricta e inequívoca acepción semántica en la cultura occidental.

Esa literatura se dio ciertamente fuera de la cultura propia del guaraní porque fue producida por el pueblo paraguayo, un pueblo mestizo y bilingüe guaraní/castellano, que tiene  una cultura  bipolar y sincrética en la cual predomina la cultura occidental originada en Europa.

En nuestro medio, tradicionalmente se denominaba “literatura guaraní” o “poesía guaraní” a aquella que se da en el guaraní paraguayo, en el contexto de la cultura paraguaya; pero últimamente se viene generalizando la distinción entre ésta y la supuesta literatura producida por los indígenas guaraní. Entiendo que fue la señora Josefina Pla quien sugirió aplicar esta designación a un corpus configurado por la oralitura de los indígenas guaraní del Paraguay; es decir, a la transcripción de los textos orales tradicionales de uso ceremonial, encontrados por los antropólogos y etnógrafos, en variedades dialectales indígenas diferentes del guaraní paraguayo.

Discrepamos abiertamente con la señora Pla, en primer lugar porque lo que ella denomina “literatura guaraní” no es propiamente literatura, y la que denomina “literatura en guaraní”, sugerido para la paraguaya,  no tiene sentido si no se le adiciona la palabra “paraguaya”; o sea, si no se dice “literatura  paraguaya  en guaraní”.

Oratura, oralitura y literatura

La oratura sagrada de los guaraní y la literatura

Es por demás habitual que los supuestos entendidos en literatura presenten el Ayvu Rapyta de León Cadogan como “literatura guaraní”  Esto configura un error lamentable que debemos corregir.  Ese texto no es literatura de ficción ni poesía ni ensayo. Es la oratura sagrada de los guaraní en versión de la parcialidad Mbya Ka’yguã Para ser más explícito digo que ese texto es comparable en nuestra cultura sólo con la biblia, porque la narración comienza con la aparición de Dios en medio de las tinieblas primigenias, recorre toda la vida humana y termina con la destrucción de la tierra.

De la misma forma como Cadogan la documentó,  otra buena parte de la oratura sagrada fue recogida por el General Marcial Samaniego, pero en la versión de los Paĩ Tavyterã. Posteriormente fue complementada la documentación por el antropólogo Georg Grumberg y la conocemos los paraguayos Gregorio Gómez Centurión, Cristina Olazar y yo. Las narraciones que pude anotar las publiqué  en el número 18 en la Revista Ñemit.  Los Paĩ Tavyterã denominan a esta oratura sagrada Arakuaávy, pero es más conocida con el nombre vulgar de Mborahéi Puku.  Este nombre se debe al modo de contar cantando y dicen que la narración es tan larga que no se termina de contar en 40 días con sus noches.  Por tanto es un texto de mucha envergadura.

De igual modo tienen sus respectivas versiones las otras parcialidades de la nación guaraní. La de los Guaraní Apapokúva del Brasil, Ava katuete para nosotros,  fue una de las primeras en ser recogidas por el investigador alemán Kurt Unkel, más conocido por su nombre guaraní de Nimuendaju, a  principios del siglo XX. La versión castellana fue publicada por Juergen Riester en Lima, Perú, en 1978, bajo el título de: Los mitos de creación y de destrucción del mundo como fundamentos de la religión de los Apapokúva-guarani.

Reiteramos que es un error estudiar dichos textos como literatura, simplemente porque no lo son; y además, porque se degrada a la cultura guaraní equiparando sus textos sagrados a la literatura de ficción de estilo europeo, que nada tiene de sagrado ni de teológico.

La oratura profana

Después de la oratura sagrada existe en la cultura guaraní la oratura profana cuyas manifestaciones más comunes son 2 géneros cantos denominados: Guahu Kotyhu. El primero es un canto de uso ceremonial y por ende cuasi sagrado. El segundo es canto enteramente profano o de divertimento que habitualmente es acompañado con danzas colectivas.  Estos textos tampoco constituyen literatura por el hecho de no estar escritos.  Cuando son transcriptos constituyen oralitura y debe ser tratada como tal, porque de lo contrario se desnaturaliza su origen esencialmente oral. El conocimiento de estos textos es importante, pero reiteramos que no deben equipararse a lo que en la cultura occidental  se conoce como “literatura”.

No obstante, si optáramos por mantener el criterio de la Sra. Pla, podríamos denominar a estas dos manifestaciones: “La Oralitura Guaraní y la Literatura Paraguaya en Guaraní”, pero en lo personal no estoy de acuerdo. Preferiría denominar al primero “La oratura de los guaraní”, porque la oralidad es el estado natural en que se encuentra y sus portadores, los indígenas, no son quienes han vertido a la forma escrita; ellos mantienen esos textos en la forma oral y somos los paraguayos y otros “blancos” quienes les hemos dado la forma escrita.  Esta oratura varía de etnia en etnia, de parcialidad en parcialidad, pero se identifica por su origen  guaraní común.

En cuanto a la literatura paraguaya en guaraní,  que a criterio mío debe denominarse simplemente “Literatura Guaraní”, debe destacarse la iniciación de la misma por los poetas populares paraguayos,  que cultivaron como un primer género, la poesía. 

Los Guaraní no tienen poetas

Quienes nos hallamos iniciados en el conocimiento científico de la cultura guaraní sabemos que el pueblo guaraní nunca tuvo poetas, porque allí cada hombre y cada mujer es creador de su propio canto, de su propia poesía, de su palabra propia y exclusiva. En la cultura occidental existen los profesionales de la poesía que nos prestan su palabra, su canto; ellos nos transfieren sus pensamientos y sentimientos a través de sus obras y nosotros las cantamos; a veces nos identificamos con una obra poética, la asumimos, nos apropiamos de ella porque compartimos el sentimiento del poeta.

Esto no ocurre en la cultura guaraní donde sólo existe un limitado número de textos poéticos anónimos y orales,  apropiados por las comunidades como cantos tradicionales de la etnia,  y a partir de allí cada persona crea su propia canción.  Ellos desconocen el oficio de poeta. Aquellos que sostienen que en el pasado tuvieron grandes poetas denominados Ñe’papára o  Etiguara,  desconocen por completo la cultura de los guaraní; quieren que ésta sea igual a la occidental y a tal efecto le inventan supuestos poetas.

Esta es la causa principal por la cual no aparece en las parcialidades guaraníticas del Paraguay actual ningún poeta. Brígido Bogado es el primero y el único poeta indígena hasta ahora y como tal integra esta galería de 22 poetas contemporáneos en lengua guaraní, pero como veremos en su historia personal, él fue tempranamente apartado de su comunidad propia y criado por una familia paraguaya.

El dialecto o la variedad idiomática denominada guaraní paraguayo es el que introdujo la literatura como un estadio superior en el desarrollo de la lengua guaraní. Este dialecto produjo, en primer lugar, el género poético. Aparentemente comenzó antes de la independencia del Paraguay, en 1811, pero después de ese hecho político es cuando se manifiesta claramente. Se le atribuye a Anastasio Rolón, persona recordada como “poeta y guitarrista de Caraguatay”, un texto poético de género épico titulado Tetã Purahéi, el cual, más bien según la leyenda que la historia, fue presentado al dictador Rodríguez de Francia, y éste lo adoptó como el primer himno nacional paraguayo.  La leyenda tiene asidero porque el siguiente gobernante, Carlos Antonio López, castellanista a rajatabla, tradujo el Tetã Purahéi al castellano y ordenó que sea cantado en los cuarteles. Lo publicó en el semanario “El Paraguayo Independiente” sin mencionar al autor original ni avisar que se trataba de una traducción.

También tenemos como el más antiguo poema lírico escrito en guaraní a Che Luséro Aguai’y, texto que don Silvano Mosqueira, intelectual carapegueño, ha guardado en sus archivos y que le atribuyó al músico y poeta popular Juan Manuel Ávalos, apodado Kangue Erréro, que habría vivido en las décadas anteriores a la guerra del 70. Sin embargo,  según el análisis lingüístico del poema que hemos realizado, el mismo se habría escrito en la época colonial y no en la era independiente, porque delata una relación de vasallaje y señorío; es un poema de amor dedicado a una mujer blanca, inasible, inalcanzable para el mestizo por razones de confinamiento  social, cuando el matrimonio entre personas pertenecientes a estamentos sociales diferentes estaba prohibido por ley.   De todos modos y aun cuando no se halla todavía probada esta tesis, está registrado que el guaraní paraguayo viene elaborando poesía desde 200 años atrás y en forma masiva.  Los poetas populares suman centenares, y han cultivado todas las formas de la poesía.

El itinerario literario de las lenguas y de los pueblos

Las lenguas y los pueblos, por norma general, siguen el siguiente recorrido literario: poesía – teatro – narrativa – ensayo. Cuando un pueblo consolida su lengua y comienza a desarrollarla, busca la forma de escribirla; adopta un alfabeto y enseña a leer y escribir. Quienes superan el analfabetismo no se conforman con la mera transcripción del lenguaje hablado y avanzan hacia el lenguaje figurado, simbólico. Es allí donde aparece la literatura y como su primera manifestación, la poesía. Cuando el género poético se halla consolidado aparece el teatro, fenómeno cuya entidad como literatura hoy día se discute o directamente se excluye; pero es el arte de la palabra que se manifiesta en segundo lugar. Una vez consolidado el teatro aparecerá la narrativa de ficción, comenzando por lo general con la fábula, que son narraciones, en principio orales, que tienen como protagonistas a los animales. Luego habrá quienes realizan relatos épicos ceñidos a la historia y finalmente aparece el cuento, género menor de la narrativa, obra decidida e intencionalmente ficticia, pero arquetípica. Esa etapa se cerrará con la aparición de la novela. Cuando la lengua haya producido todos estos géneros literarios, sus hablantes, lectores y escritores esclarecidos producirán el ensayo, que es una suerte de especulación filosófica con intención estética.

La mejor comprobación de estos hechos encontramos en el recorrido de las lenguas castellana e inglesa. En efecto, fueron coetáneos, y hasta se sostiene que murieron en el mismo día, Miguel de Cervantes Saavedra y Willian Shakespeare, y como es de conocimiento general, Cervantes consolidó la narrativa castellana afirmando definitivamente la novela con su obra capital Don Quijote de la Mancha, mientras Shakespeare cerró la etapa del gran teatro inglés con sus grandes obras teatrales. Inmediatamente después de la era de Shakespeare comenzó la narrativa en Inglaterra.

El estudio de la poesía guaraní

La poesía guaraní debe estudiarse dividida en dos etapas.  La primera es la etapa de la poesía clásica que se ha dado en el Paraguay y sólo en el Paraguay, pero dentro de  formas castellanas; es decir, la poesía medida según la preceptiva literaria; con metro, rima y estrofa.  Dentro de este molde se ha producido la mayor parte de nuestra poesía guaraní.  Los poetas populares usaron todas las formas conocidas dentro de la preceptiva literaria castellana, incluida la décima espinela. La forma más primitiva es la cuarteta pareada, mientras la más extendida es la cuarteta de rima alternada; es decir, aquella estrofa de cuatro versos que rima el primero con el tercero y el segundo con el cuarto.  En esta primera etapa la poesía guaraní usa el canto y la música para su propalación.  El sueño de todo poeta era conseguir que sus versos sean musicalizados y cantados.

Dentro de esta etapa deben ser estudiadas las obras de los poetas principales, que a nuestro juicio, extraídos de más de un centenar, son: Anastasio Rolón, Natalicio de María Talavera, Francisco Martín Barrios, Darío Gómez Serrato, Manuel Ortiz Guerrero, Félix Fernández, Carlos Miguel Giménez, Teodoro S. Mongelós, Mauricio Cardozo Ocampo, Emiliano R. Fernández, Gumersindo Ayala Aquino, Demetrio Ortiz, Crispiniano Martínez González, Juan Maidana, Félix de Guarania, Carlos Martínez Gamba, Rudi Torga, Lino Trinidad Sanabria, Sabino Giménez Ortega y Alberto Luna Pastore, entre muchos otros.

La segunda etapa, comprende la época en que la poesía guaraní se libera de las formas castellanas, del metro, de la estrofa, de la rima y del acento rítmico regular, pero al mismo tiempo se libera también de la música y del canto para, valiéndose de sí misma, presentarse como poesía.  Esta época incluye a autores tales como: Ida Talavera, Carlos Federico Abente, Feliciano Acosta, Mario Rubén Álvarez, Ramón Silva, Miguelángel Meza, Susy Delgado, Lilian Sosa. Wilfrido Acosta y Maurolugo, entre otros.

Los recursos poéticos

Al estudiar la poseía guaraní deben abordarse en profundidad los recursos poéticos utilizados y señalar el predominio de algunos de ellos en las diversas etapas y según los autores. Es importante destacar que en la época clásica fueron utilizados con mayor frecuencia los recursos poéticos de la oralidad y figuras literarias como la comparación, la metonimia, la sinécdoque, la anáfora y otras que tienen relación con la oralidad como la exclamación, la interrogación, la cadencia y la onomatopeya.

En la poesía guaraní moderna son usadas con prioridad la metáfora y las imágenes sensoriales. Se usa mucho menos los recursos puramente idiomáticos y se recurre con mayor frecuencia a las figuras de pensamiento. En esta etapa se desecha el metro, la estrofa y la rima, pero por lo general permanece el acento rítmico regular. No obstante, este último también queda afectado porque varios de los poetas jóvenes se empeñan en romper esa regularidad en busca de su propio estilo a través del acento rítmico irregular o quebrado.

El teatro guaraní

En las décadas del 30 y del 40 del siglo XX el guaraní paraguayo produjo también el género teatral. Antes aparecieron algunos precursores como Francisco Martín Barrios, pero es el dramaturgo Julio Correa el que le da existencia real e imperecedera con una veintena de obras teatrales que fueron representadas por él mismo con su compañía de teatro, causando gran suceso en la población paraguaya.

En la dramaturgia guaraní debe estudiarse fundamentalmente las obras teatrales de Correa, sin olvidar a los precursores.  Correa es la pieza fundamental no sólo del teatro guaraní sino del teatro paraguayo, porque la dramaturgia en lengua castellana producida en el Paraguay nunca superó a la producida por Correa en guaraní. Después de Correa vienen los dramaturgos Néstor Romero Valdovinos,  Mario Halley Mora y otros.

La narrativa guaraní

Después de ejercer la poesía en guaraní en forma ferviente y masiva por aproximadamente 200 años, y luego de 40 años de producirse el teatro  guaraní, el pueblo paraguayo comenzó la etapa de la narrativa en guaraní.  Si bien el cuento es el género menor de la narrativa, éste reconoce como un virtual subgénero a la fábula.  En guaraní paraguayo se produjo una buena cantidad de fábulas por vía de oralitura. Esas fábulas ya existían en forma oral tanto entre los indígenas como entre los paraguayos originarios, y la transcripción de las mismas o registro y documentación, constituye la oralitura más rica del Paraguay. También fueron vertidos al guaraní paraguayo importante número de cuentos universales y otras obras de importancia que fueron traducidas como el Martin Fierro de Hernández, Platero y yo de Juan Ramón Jiménez y La vida de Pascual Duarte de Camilo José Cela.

El cuento guaraní

El guaireño Carlos Martínez Gamba produjo la primera serie de cuentos en guaraní a partir de 1971, residiendo a la sazón en Buenos Aires como exiliado.  El cuento en guaraní tiene también a sus precursores como Narciso R. Colmán y Basiliano Caballero Irala, pero es Martínez Gamba el que le da una dimensión de género literario, porque publica sus primeros cuentos con una decidida intención estética y con el firme propósito de instalar la narrativa de ficción en esta lengua.  Los cultores de la lengua que en aquel entonces éramos jóvenes comenzamos a emular a Martínez Gamba, abonando el comienzo de la narrativa guaraní. Algunos de los cuentos producidos por nuestra generación fueron publicados en la revista Ñemit.

La novela guaraní

En 1981 fue publicada la primera novela en guaraní paraguayo, Kalaíto Pombéro, que es de mi autoría. Tengo la sensación de que la aparición de la novela en guaraní se produjo a destiempo.  Cuando publiqué Kalaíto Pombéro, la cuentística guaraní no estaba aún consolidada.  Evidentemente este género menor de la narrativa debió extenderse por más tiempo. Sólo de esta forma puedo explicar que a una distancia de tres décadas no se haya producido otra novela de la envergadura de Kalaíto.  Como precursor mío puedo mencionar a Juan Maidana, que con Mitã Rerahaha escribió en forma de poesía épica un largo cuento o novela corta, pero en cuanto a la prosa con intención estética, debo reconocer como mi precursor a Carlos Martínez Gamba y como mi preceptor a Juan Bautista Rivarola Matto.  Es importante que las generaciones jóvenes analicen con el debido rigor la novela Kalaíto Pombéro porque presumo que es el registro más fiel y más extenso del guaraní vivo y hablado por el pueblo paraguayo.

En suma, en guaraní paraguayo se produjo hasta la fecha poesía, teatro y narrativa de ficción.  El único género faltante es el ensayo.  Y reiteramos que esta variedad idiomática es la única que produjo todos estos géneros literarios; por tanto, corresponde que se le adjudique la denominación de literatura guaraní al corpus existente, en los tres géneros mencionados.

Tadeo Zarratea
marzo de 2013

                                                      
Del libro: "La poesía guaraní del siglo XX. Galería de 22 poetas". Servilibro 2013, del mismo autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada