Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

lunes, 9 de enero de 2012

IDA TALAVERA, insigne renovadora de la poesía guaraní



Ida Talavera de Fracchia, Asunción 10/02/1910 – 19/09/1993, es una exquisita poeta bilingüe castellano–guaraní. Fue poeta en lengua castellana desde su juventud. Posteriormente incursionó en la lengua guaraní. Publicó un conjunto de poemas en castellano bajo el título de: “Esto de andar…” en 1966 y fue muy bien recibido por el público lector; pero ella, antes que dedicarse a publicar sus poemas en libros, los divulgaba más bien en forma oral, a través de cenáculos, juegos florales, tertulias, y por medio de espacios literarios en las radioemisoras como era costumbre en la época. Así como es poeta exquisita en lengua castellana es muy expresiva en lengua guaraní.

Su mayor mérito, a mi juicio, es el de haber cambiado la forma de la poesía paraguaya producida en guaraní. Como es de conocimiento general, este género literario se dio en el guaraní del Paraguay utilizando todas las formas clásicas de la poesía castellana. La forma más utilizada ha sido y sigue siendo la cuarteta pareada y la cuarteta de rima alternada. Hasta la aparición de Ida Talavera nadie, en el Paraguay, escribió poesía en guaraní que no sea en versos medidos, con métrica regular y precisa, rigurosamente rimados, reunidos en estrofas, con rimas variadas y acento rítmico absolutamente regular. No obstante la abundancia de las cuartetas con rima alternada, tenemos en guaraní todas las formas catalogadas por la preceptiva literaria, sea de arte menor o arte mayor, incluida la décima espinela, cuya muestra es un poema de Enrique Torres títulado Che Valle mi, estrictamente ceñido al modelo creado por Vicente Espinel en España, hacia fines del 1500.

No dudamos en señalar el mérito de Ida Talavera porque hasta el gran renovador de la poesía paraguaya en castellano, Herib Campos Cervera, insigne propulsor de la forma poética Rubendariana, cuando escribía en guaraní, curiosamente, adoptaba por lo general la cuarteta de rima alternada como en Mandu’a rory. Pareciera que a los grandes poetas de entonces no les sonaba bien la poesía en guaraní hecha en versos libres y acento rítmico irregular. Ello hace subir de punto los méritos de Ida Talavera, una joven capitalina que, ya en su madurez, se lanzó abiertamente a escribir sus poemas en guaraní en versos libres, sin métrica, sin rima y con acento rítmico irregular o quebrado, desafiando a lo establecido, al gusto estético de la gente de su época, al conservadurismo y a la posibilidad del rechazo.  Pero su arrojo y temeridad dio frutos. Su propuesta fue acogida por la nueva generación de poetas de la lengua y pronto se instaló en el gusto estético de la gente.

Fuera de este singular mérito literario, ella tiene otro muy importante. Es la iniciadora de la poesía erótica en el guaraní paraguayo. Antes de ella el erotismo no ha llegado a la literatura dada en esta lengua. Los autores clásicos se mostraban muy pudorosos y eludían el tema. Ida lo asume, y lo que es más, desde el punto de mira de la mujer. Es posible que éste sea el primer caso en que el erotismo femenino se adelanta al masculino; lo hace de la mano de Ida Talavera, con clase, con altura, con vibrante emoción humana, sin ningún dejo de malicia, como hecho absolutamente natural, a cara descubierta y con alta belleza estética.

Una obra póstuma

Sus poemas escritos en guaraní fueron agrupados por ella bajo el título de “Herũgua poty”, que significa “Flor del misterio”, y entregado al poeta Feliciano Acosta para su transcripción a la grafía moderna, porque la autora utilizó la grafía popular en sus manuscritos. Acosta me asoció al trabajo de transcripción y juntos formateamos el poemario con una máquina de escribir Olivetti, tekne 4, “eléctrica y bilingüe”, que era de mi uso profesional y le entregamos a la autora para su remisión a la imprenta.  Desgraciadamente días después a Ida Talavera le sorprendió la muerte en forma inesperada y aquel poemario se convirtió en incunable.

Aquel lamentable suceso perjudicó grandemente al desarrollo poético de la lengua guaraní, porque Herũgua poty estaba a punto de presentarse como el primer poemario con poesías de ropaje moderno; el primero en salirse de las formas clásicas para asumir la modernidad. Estaba destinado a servir de modelo a los poetas jóvenes. Allí iban a encontrarse los primeros poemas en guaraní que siguen el estilo de Rubén Darío, el grande e insigne renovador de la forma de la poesía castellana. Evidentemente los familiares de Ida Talavera no dimensionaron la importancia de esta obra, porque la guardaron durante 18 largos años para luego entregarla a la Editorial El Lector que la publicó bajo el Nº 8, dentro de la colección Ñande Haihára Guasu Avañe’ẽme / Gandes Autores de la Literatura en Guaraníbajo la dirección de Marurolugo, en el año 2011.

No obstante y a pesar de la no aparición de este libro capital hasta el 2011, nadie podrá negar que Ida Talavera es, sin negar la existencia de algunos precursores, la indiscutible renovadora de este género literario en el guaraní del Paraguay.  

Enero de 2012

Extraído de mi libro "La Poesía Guaraní del Siglo XX"

                                       
Descargue el documento [pdf] aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada