Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

miércoles, 8 de febrero de 2017

LOS CASOS DE TÍO REY

- 10 -
DICEN QUE ME DEDICO AL NEGOCIO DE LA PICA-PICA

El arriero paraguayo es un zafado debocado. Escuchá lo que dice de mí un sobrino mío allá en Jakura’a: que me dedico a comprar pica-pica para traer a Asunción.

Últimamente pues recorren las campiñas de Yuty los compradores de caballos viejos. Compran esos caballos que ya no sirven para nada, viejos y flacos, forman una tropilla y llevan; la gente dice que traen a Asunción a vender a las fábricas de picadillos. Por eso es que le llaman los muchachos pica-pica. Por lo visto ya se come la carne de caballo en las ciudades de nuestro país. ¡Vaya uno a ver, que mal anda el mundo! Como dice don Telesforo, cuando no está vendiendo nada en su almacén. 
Te voy a contar lo que me ocurrió hace poco. Días pasados vino llegando a mi casa un señor desconocido, un arribeño, llegó y me preguntó: 

— ¿Es usted el señor Cabrera?

— Sí señor, soy yo Raimundo Cabrera. Estoy a su orden mi amigo. ¿Qué se le ofrece? — le dije. 

— Y estoy viniendo junto a usted don… Me dieron la noticia de que usted compra pica-pica y lleva a Asunción. Y yo pues me dedico también a ese negocio, pero yo solo llevo hasta San Juan Nepomuceno donde tengo mi comprador; y se me hace don que podemos conversar, entendernos y trabajar juntos. 

— Le dieron mal la noticia, amigo — le dije — porque yo no me dedico a ese negocio. 

— Pero usted es el Sr. Cabrera, ¿verdad?

— Yo soy, mi amigo; pero no me dedico pues a eso. Si yo hago ese trabajo no le voy a negar, amigo.  ¿Quién fue el que le dijo que yo hago eso?

— Y el vecino de allí, el señor Cielo Civil, me comentó y me hizo la liga para que venga a hablar con usted. No es para ninguna cosa mala señor. Solo que se me ocurre que si trabajamos en sociedad podemos ganar más los dos.  Yo soy ciertamente un arribeño por aquí, pero ese señor me conoce bien; soy su cliente; compro mucho en su almacén y nunca le he engañado ni un céntimo.  Le digo esto para que no tenga usted demasiado recelo de mí.

— No es porque tenga recelo, mi amigo — le dije. — Pero ahora caigo en la huella.  El Sr. Civil, que es mi sobrino político, Y normalmente gasta conmigo bromas pesadas; y en este caso está haciendo de nuevo eso.  Le está usando a usted para hacerme bromas y reírse a mi costilla. No se enoje con él, mi amigo, porque también es su amigo.  Ya escuché por allí que anda diciendo de mí que me dedico a ese trabajo, y dice eso porque siempre estoy llevando a Asunción a mis sobrinas y otras amigas para trabajar allá en faenas domésticas.  A veces dos o tres solteronas de piel curtida, van conmigo a Asunción.  Allá yo tengo grandes señores que son mis amigos y sus esposas me piden personas de confianza para sus empleadas, y yo les hago el favor de llevar. Pero mi sobrino malhablado dice que yo les cobro el “peaje” a esas mujeres.   Es posible que entre ellas se haya ido alguna amiga íntima y secreta de él, porque de otro modo no entiendo por qué anda ocupándose de mí. Esto y solamente esto es lo que ocurre mi amigo. Esas mujeres son supuestamente las pica-pica que yo llevo a Asunción.

Se quedó el pobre señor con tres cuartas de narices; no sabía que decir.  Se disculpó una y otra vez, y esta es la forma que tienen los arrieros malhablados para divertirse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada