Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

miércoles, 2 de abril de 2014

WILFRIDO MÁXIMO ACOSTA, poeta de las expresiones tradicionales



Wilfrido Máximo Acosta, Emboscada, 18/11/1953, docente, actor teatral y de cine, periodista de radio, miembro activo del Centro Paraguayo de Teatro. Es uno de los poetas más sólidos de su generación. Hablante natural de la lengua y estudioso de la misma a la vez. tiene un manejo eficiente y eficaz del guaraní y un conocimiento directo de la cultura raigal del paraguayo. Ello le permite rescatar muchas expresiones tradicionales, frases, dichos y giros idiomáticos. 

Obras. Su primer poemario titulado Ñahatï, fue publicado en 1990. Los siguientes poemarios fueron: Ysoindy en 1993,  Mainumby veve en 1998 y finalmente Tatápe guarã, en el 2009.

En la semblanza, trazada por Rudi Torga, en el prólogo de su primer libro se lee: “Wilfrido Acosta recrea con original lenguaje metafórico y rítmico los temas que más profundamente encendieron su asombro, impregnaron su sensibilidad infantil y permanecieron ocultos en su latido. ÑAHATI es uno de los poemas de su libro y es el título de todo el poemario.  Realmente se trata de una excelente idea.  Este pequeño ser alado, inofensivo, casi transparente, siempre jugando en el aire como saludando al sol, al borde de los arroyos, libre y misterioso, simboliza la poesía; la poesía del campo; la poesía que tiene esa húmeda sustancia terrígena. La poesía que se nutre de esa materia vital que se entrega en cristalinos rocíos de condensada espiritualidad humana.  Wilfrido Acosta canta a la vida. Esa vida que él fue descubriendo y compartiendo por el camino de la honradez sacrificada, perseverante espíritu de superación y auténtica vocación por la dignificación de la persona humana.  El poeta que ahora es, tiene cimiento en su intransigente firmeza de hombre, consecuente con la verdad y el clamor por el bien común de la sociedad nacional”.

Por su parte el poeta Lino Trinidad sostiene en el prólogo de su tercer poemario: “Los que escribimos en guaraní, aún huérfanos de ese estímulo de integrar antologías más allá de nuestras fronteras, sentimos el profundo deseo de contribuir con la formación de la personalidad escrita de nuestra lengua autóctona, hoy nacional y oficial.  Es esa la mayor satisfacción que experimentamos los poetas en lengua guaraní.  Y es ese el caso de Wilfrido Máximo Acosta, destacado y brillante contribuyente en esa estética tarea de ir formando la personalidad escrita del guaraní a través de su producción literaria”. En otro párrafo el prologista sostiene: “Wilfrido Acosta sigue creciendo para enaltecer las letras paraguayas en el dulce idioma cantarino de nuestros ancestros y que hoy, más que nunca, se resiste a enmudecer frente a la ya escuálidada legión de detractores. El idioma guaraní vive, crece, salta y grita con euforia en Mainumby veve, el tercer poemario que hoy nos obsequia nuestro amigo poeta”.

Por su parte Susy Delgado escribe: “Purahéi ymáicha ahendu che ko Wilfrido ñe’, opurahéi syry, pukavy asýgui, umi ñande purahéi jaikuaa porãvaicha,Ortiz Guerrero, Emiliano ha hetave ohai kuaáva rembiapokue oñeñotva’ekue ñane ñe’ãme ha ko’ágã peve heñóiva ñande apytépe sapy’ánte. Pe “octosílabo” oje’éva kastelláno ñe’me, ñande apytépe ipotyjerava’ekue ku compuesto-pe, omohendava’ekue ñane akãme umi purahéi yma. Upévape oñemonde ko ñe’ pyahu oguãhva ñandéve ko ñe’ poty ryrúpe”.

Abril de 2013.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada