Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

martes, 7 de febrero de 2017

LOS CASOS DE TÍO REY



— 2 —

YO, AL QUE SABE, LE LEVANTO EL SOMBRERO

Les voy a contar un solo caso de lo que yo pasé en el Chaco, para que vean cuál es la diferencia entre el que es ignorante y el que sabe las cosas.
El que sabe, mi amigo, tiene muchos recursos.  No se le puede engañar. En todas las cosas tiene más ideas que nosotros. Por lo visto su cerebro está más desarrollado ¿verdad?. Yo, mi amigo, no entré a la escuela ni corriendo de la lluvia, pero la guerra es una gran escuela, y allí yo aprendí muchas cosas. 
Uno no puede decir: “Le agradezco a Dios porque tuvimos la guerra”, porque esa es una cosa muy fea.  Yo pienso que la guerra es una suerte de pecado nacional o algo así. Nadie puede alegrarse con la guerra, pero nosotros los que hemos participado de ella podemos decir que sentimos la satisfacción de haber servido al país, de haberle sido útil en ese momento.
Y bueno, yo solo les voy a contar como usa la cabeza aquel semejante que ha recibido capacitación.
Un día nos tocó realizar patrullaje. Éramos cuatro soldados y un sargento, y nos fuimos. Era un hombre preparado el sargento Medina, recuerdo que era piribebuiense.  Caminamos mucho ese día. Hacía mucho calor. Era muy malo el terreno y lo peor es que uno no puede ni jadear por no hacer ruido, porque del cansancio pues, de repente uno quiere gritar por lo menos ¿verdad?, pero en esas situaciones no se puede. 
No descubrimos nada. Entonces hicimos una media luna y buscamos de vuelta nuestra picada, el sendero que acabamos de abrir.  Bien entrada la tarde salimos de vuelta a nuestra picada, y allí nos dijo el sargento:
— Desde aquí ya vamos a irnos de vuelta tranquilos muchachos, y vamos a llegar a la entrada del sol aproximadamente. Propongo que descansemos un rato.     
— Eso es lo mejor — le dijimos — y  nos sentamos. Los muchachos descansaron un rato y masticaron algo de su matula, mientras el sargento saca, mi amigo, un cigarrillo y se pone a fumar.  Y allí pues uno no puede pedir nada ni al propio compañero y mucho menos al superior. El que tiene, lo tiene; y el que no tiene se limita a olfatear el humo, y cuando se tira la colilla uno tiene que atropellar para darse el gusto de una única pero buena chupada. 
Y es que uno quiere fumar,  mi amigo, por más que no tenga ese vicio, porque yo nunca he fumado.  Pero el cigarrillo en ese tiempo era una novedad; un verdadero lujo, mi amigo. Gruesos cigarros de tabaco fuerte o cigarro fino, pero de tabaco natural, eran los que tenían algunos soldados. 
Y bueno, se sentó recostado por la mata de un enorme Palo Borracho y fumó. Al momento nosotros los cuatro le rodeamos.  Cada uno se ubicó a dos metros aproximadamente del sargento.  Eso porque uno no sabe hacia dónde va a tirar la colilla final del cigarrillo. ¡ Y con qué gusto fumaba mi amigo!. Y cuando más se acercaba al final, nosotros le controlábamos con mayor rigor.  Ciertamente los muchachos se hacían de los tontos, pero todos estábamos en posición de salto.
Yo decía que a mí me iba a tocar la colilla porque estaba ubicado a la derecha del sargento. ¡Y qué larga fue aquella fumada !, mi amigo. Muy larga. Verdaderamente nos hizo penar. Había sido que el milímetro también es una medida larga, compañero. 

Parecía que ya se iba a quemar el dedo el sargento, pero no tiraba el cigarrillo.  Después hizo un movimiento y… allí se vio la alerta de los muchachos y las clavadas de vista por la mano del sargento.  Pero… de nuevo no tiró el cigarrillo.  Estiró no más la mano. Tomó y rompió una larga espina, atravesó con ella el cigarrillo y fumó hasta el mismísimo final. Nos quedamos los cuatro con la boca abierta.  ¿Qué se le puede decir?. A mí, por ejemplo, una idea como esa no me va a venir a la cabeza. Por eso, mi amigo,  respeto al que tiene más capacidad que yo. 

 ¡Cómo será aquel que tiene una gran sabiduría!  me digo a mí mismo.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada