Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

miércoles, 8 de febrero de 2017

LOS CASOS DE TÍO REY

- 12 -
AGRICULTOR Y ARIKUTI
Al Dr. Ramón Fogel, por su promoción del agro 

Existen muchas cosas que tienen nombres equivocados en nuestro país.  Por ejemplo: cuando al campesino le preguntás cuál es su profesión, sin falta te va a contestar: agricultor.  Muchos campesinos que no tienen chacra dicen de sí que son agricultores.  Pero yo digo de esos que más bien son “arikuti” porque como el akuti recorren el monte en busca de alimentos, se rebuscan en los arroyos o en la vecindad. 

Por ahora yo veo que en el campo hay gente verdaderamente pobre.  Antes todos en realidad éramos pobres pero todos teníamos cosas que comer, y no pasábamos hambre. En aquellos tiempos se cultivaban los productos de consumo, se criaban gallinas, cerdos; la gente tenía ovejas, cabras, caballos y vacas.
Antes el campesino producía carne, leche, queso, grasa, miel, yerba; y su chacra estaba llena de productos comestibles. Si algo le faltaba simplemente hacía trueque con el vecino. 

En aquellos tiempos el campesino comía de su chacra y ahora come del almacén. Los agricultores se volvieron todos galleteros porque ya no tienen mandioca. La gente verdaderamente está enloquecida por el algodón, el tabaco y la soja.  Cultivan ya solamente productos para la venta.  Solo quieren ver dinero y eso, mi amigo, es un engaño enorme.

Esos prójimos se endeudan hasta lo imposible y apenas recogen sus escasos productos llevan a vender completamente y se quedan sin nada.  A uno le da lástima, mi amigo, esta situación, especialmente cuando se piensa en los niños.  Verdaderamente es poderosa la propaganda, la radio. Llegan a dominar por completo la mente a nuestra gente.  Cuando la radio dice que el algodón va a tener buen precio ya no se consigue otra cosa con los campesinos, porque allí hablan los supuestos entendidos, los ministros y compañía. Y a esos personajes cómo le puede enfrentar un ignorante.  Es imposible, mi amigo. 

Fuera de todo eso están también los llamados promotores, esos que hacen la liga para tal o cual cosa.  Esos se presentan como supuestos técnicos.  Yo la vez pasada tuve un fuerte choque con uno de esos.  Se fue a mi valle a realizar una reunión y empezó a engañar a la gente.  Según él, los cultivadores del algodón se van a volver todos ricos en poco tiempo.

Le pedí la palabra y le dije muchas cosas.  Le conté quién es aquí en Juty el espíritu protector del algodón (el mandiju jarýi). Ese es mi compadre Justo Leiva, le dije.  Él es el que aquí plantaba algodón desde antaño, todos los años, antes que ninguno otro conociera los secretos del cultivo de algodón. Y hasta ahora es pobre, mi amigo, le dije. 

Y se enojó mucho el técnico conmigo.

— Seguro que sos liberal don. Por eso no querés que nuestro país progrese — me dijo. 

— En realidad soy liberal, mi amigo, y no es que no quiera que el Paraguay progrese — le dije. 
— Pero antes que nuestro país, quiero que progresen nuestros compatriotas campesinos; el que produce el algodón y todas las riquezas.  Para mí, la patria está en esas personas, mientras para vos está allí donde están el acopiador y sus patrones; y es allí donde tenemos nuestras diferencias — le dije, y salí de la reunión. 
Salí porque me di cuenta que a los muchachos le gustaba más la carnada de él. Y en ese caso pues no hay nada que hacer; no hay más remedio que dejarlos que se golpeen la cabeza.  Lo único lamentable en esos casos mi amigo que los niños inocentes paguen la culpa y la torpeza de sus padres. 

Desde entonces nunca más fui a la reunión de los técnicos.  Ah no… me estoy olvidando. Hace poco me volví a ir a una. Me fui porque me hicieron buscar de propósito.  Por fin pues vino un joven técnico que tenía buen juicio. Ese vino a promover un modelo de producción que él denominaba la granja orgánica. Quería que todos intentáramos tener una granja orgánica.  Le dejé explicar completamente todo lo que significaba eso, y terminó diciendo:

— Esta clase de empresa sólo existen en países extranjeros. Aquí nosotros no tenemos todavía. Pero de a poco podemos alcanzar a tener —. 

En ese momento ya no me aguanté el cosquilleo de querer hablar, y le pedí la palabra para decirle:

— Amigo, es verdad lo que decís; en este mismo momento no tenemos la granja orgánica en el Paraguay porque acabamos de perderla.  Pero antes de ahora nuestros abuelos tenían solamente granja orgánica. Lo único nuevo es su nombre.  Aquí en el Paraguay se conoce de sobra la granja orgánica. Y cuando volvamos a tener verdaderos agricultores, vamos a volver a tener esa granja; pero para eso tenemos que volver a convertir en agricultores a los arikuti.  Y eso lo que va a ser difícil porque el deseo de tener dinero es muy fuerte, hay mucho engaño dulce, es fuerte la propaganda y nuestro pueblo es ignorante, aparte de hacerse el estúpido y dejarse usar por los demás, le dije.

Tenías que ver como celebró aquel joven mis palabras y cuántas cosas más me preguntó encima. Me convertí yo también en técnico.  De repente y sin proponerme.  Allí les conté a todos los presentes cómo armaba el paraguayo su granja orgánica nativa y cómo la manejaba. Al final me preguntó cuál es la verdadera diferencia entre el agricultor y el que yo llamo arikuti. Allí le dije:

— Eso mi amigo es muy sencillo.  El agricultor trabaja para dar de comer a su familia y el arikuti para engordar a los gusanos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada