Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

miércoles, 8 de febrero de 2017

LOS CASOS DE TÍO REY

- 18 -
EL VETERANO YA NO DEBE MILITAR EN POLÍTICA

Yo digo mi amigo que muchos de mis camaradas están equivocados. Si uno piensa bien va encontrar que no es correcto que el veterano de guerra se meta en política.  Esos tiempos para nosotros ya han pasado. Nosotros ya hemos terminado de hacer nuestra política. Y los que ahora se meten, se ensucian de balde.  Nosotros ya estamos por encima de todos los partidos.  Para nosotros solo ya la tricolor es nuestra bandera. Nosotros, mi amigo, como dicen los entendidos ya somos reliquia de la patria. 

Pero son muchos los camaradas que no entienden así y andan ladrando detrás de los políticos, rebajándose, haciendo que la gente se ría de ellos.  Qué necesidad tenemos nosotros de andar cepillando a nadie.  Quiénes pueden tener más méritos que nosotros. Ahora mismo no existe. Porque quienes fueron nuestros jefes en el Chaco ya murieron todos. Y aún cuando vivieren ellos no iban a necesitar de la cepillada; y eso por qué; porque tenían méritos suficientes que nadie podía negar.  Pero también está esto – como dice el arriero que de repente se acuerda de su botella de caña – solo el que no tiene mérito necesita de la adulonería, porque el que tiene no te deja luego que le cepilles.  Esa clase de hombre no quiere ver que un semejante se rebaje ante ellos.  Son hombres delicados en ese sentido, y que un político por ejemplo que venga a cepillarte es ¡vuela vuela! mi amigo. Más engaño que eso no existe, eso todos sabemos.  Por lo tanto, solo los hombres sin delicadeza aceptan esas cosas. 

Por eso digo yo, la adulonería le rebaja no más luego al hombre, sea al que realiza, sea al que recibe. A los dos le rebaja. Y en la política hay mucho de eso. Yo no sé si necesariamente tiene que ser así o solo ahora se puso de moda.  

Por eso mi amigo, los camaradas nuestros que ahora se meten en política o no salen de ella, ellos mismos buscan rebajarse, y no ha de ser por necesidad sino por vicio.  Los vicios pues son muchos, verdad. No es solamente la caña. Y bueno, también es vicio acostumbrase al ladrido de los perros.  Hay quienes quieren ladran y hay quienes quieren escuchar eso. 

Todo puede estar bien mi amigo, pero que nosotros los veteranos de guerra entremos al juego político, yo no encuentro bien.  

Por eso hace mucho que no voy a las asambleas, ni si me dicen que se va a comer carne gorda.  Y no porque niegue mi partido ni porque me haga el enojado con él, y tampoco porque tengo miedo.  Aquí tengo mi pañuelo al cuello mi amigo pero me doy mi lugar a mí mismo.  De modo que cuando haya necesidad pueda hacer escuchar mi voz a colorados y liberales, y a todos los paraguayos, como veterano de guerra, porque nosotros representamos a la unidad nacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada