Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

miércoles, 8 de febrero de 2017

LOS CASOS DE TÍO REY

- 16 -
DE CUANDO VESTÍ EL UNIFORME VERDE OLIVO

Antes, cuando el coronel Chávez estaba de jefe en La Voz, me regaló un uniforme verde olivo nuevito.  Me vestí con ese traje para un viaje y me fui con cierto aire de orgullo.  En un punto de la ruta pararon el colectivo en que viajaba y se subieron un sargento con dos soldados a pedir documento a todos los pasajeros.  Yo saqué mi carné de veterano de guerra y le pasé.  Agarró, revisó detalladamente, y dirigiéndose a mí, dijo:

— ¿Tiene usted otro documento don?
— Pero qué más documento quiere usted, amigo— le dije.  Para mí no existe otro documento más valioso que el carné de un veterano de guerra.  ¿Usted dónde recibe las instrucciones militares, mi amigo? 
— Está bien, pero usted viste uniforme militar, y eso está prohibido a los particulares. Para eso se tiene que tener documento militar — me dijo. 

— ¿Y quién puede ser mejor militar que yo mi amigo en todo el Paraguay? — le dije y continué:

— Tengo dos años de servicio militar en los cuarteles y después, durante tres años, arrastré mi cuerpo por las tierras del Chaco, y lo tengo documentado mi amigo, no le estoy mintiendo. Y no fui expulsado del Ejército, solo me pasaron al estado de reserva. Eso significa que se me dio un amplio permiso para ir a mi pueblo a casarme, a tener hijos y trabajar, mientras no haya guerra.  Pero si volvemos a tener guerra me tienen que llamar de nuevo.  Yo, mi amigo, no soy particular. Eso usted debe saber.  Desde luego que pocos son los particulares en nuestro país. Nosotros, los que somos ignorantes somos soldados con permiso, y los que son ilustrados son oficiales con permiso.  Todos estamos ligados al Ejército y al final nuestro país no es sino un gran cuartel. Por esta situación precisamente todavía no nos podemos dar entre nosotros el trato de ciudadano. Por lo visto todavía no dejamos de mamar.  Por eso, mi amigo, tengo derecho a vestir el uniforme militar y es posible que tenga más derechos que usted, porque el servicio que yo tengo prestado usted no va a tener porque es demasiado joven todavía y no debe usted ofenderme, mi amigo, porque gracias a mí y a mis camaradas usted también tiene el honor de vestir el verde olivo y no estar vistiendo la chaquetilla amarilla de los bolivianos.  Somos nosotros, mi amigo, los que le dimos la gloria al verde olivo y no ustedes los de ahora.  Por ahora ustedes están todos engordados porque no hacen otra cosa que comer y desfilar.  Nosotros, el único desfile que hemos hecho fue el del 22 de agosto del año 35, encabezado por el general Estigarribia y con el Dr. Eusebio Ayala en el palco.  Esa clase de orgullo, mi amigo, tendrán que tener mucha suerte ustedes para alcanzar.  Ojalá, mi amigo. 

— No hay que hablar de esa forma muy altanera, don — me dijo. 

— Voy a tener que hablar únicamente de esta forma mi amigo, porque la verdad es siempre grande — le dije de nuevo. Y nosotros los veteranos del Chaco no tenemos por qué arrugarnos delante de nadie. Yo no fui a su oficina a molestarlo a usted; y usted por qué viene mi amigo a molestar a la gente aquí en el camino. Nosotros estamos de viaje. Es como si estuviéramos en nuestro trabajo. ¿Por qué no se organizan y controlan la documentación en cada pueblo y en cada compañía? ¿Qué les cuesta tanto si son muchos y tienen buenos sueldos? Nosotros defendimos el Chaco como soldados sin tener sueldo.  Allí no había soldados que esperaban el fin de mes ni la entrada del sol.  Ni el oficial recibía su sueldo porque qué iban hacer con el dinero por esos montes.  Allí, compañero, solo uno tenía que agradecer a Dios por haber amanecido con vida cada día. Mientras en estos tiempos de paz ustedes tienen todas las facilidades.  Solo por incapaces esto les manda hacer a ustedes sus jefes.  Parecen unos asaltantes, se ponen a detener colectivos en la ruta. Tienen que respetarse un poco más si quieren que nuestro Ejército conserve su prestigio — le dije. 

Con la cara toda demudada el menudo sargento se dio la vuelta y se bajó, mientras los pasajeros en fila se acercaron a felicitarme dándome apretones de mano.  Después me enteré que muchos de los pasajeros no tenían documento y se libraron de una buena. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada