Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

miércoles, 8 de febrero de 2017

LOS CASOS DE TÍO REY

- 8 -
ENCONTRARON EL REMEDIO PARA LA VACA CORSARIA

Nosotros en estos valles hacemos al revés muchas cosas, al estilo guaireño.

Allí está por ejemplo el caso de alambrar la chacra y dejar sueltos a los animales; les dejamos caminar por las calles para que encuentren qué comer y muchas veces se meten en lugares indebidos y causan perjuicios.

Yo he visto que en las colonias de Itapúa esos gringos tienen a todos los animales en el corral, mientras las chacras están sin cerco alguno. Y eso encuentro muy apropiado y conveniente porque las vacas también pueden adquirir vicios malos, como nosotros los humanos y sabemos que al que es vicioso ya es difícil gobernar.  Sobre el punto existe aquel dicho que asegura: a la mujer de mala vida y a la vaca corsaria solamente la muerte le pone remedio. Esto significa que el animal malacostumbrado no tiene remedio. 

Pero hace poquito allá en Jakura’a los muchachos encontraron el remedio para la vaca chacrera.  Andaba una de esas vacas de Luciano perjudicándole mucho al pobre José María; era una vaca barcina.  Con lo pobre que es José María que apenas mantiene su chacrita, todas las veces entraba la vaca a causar perjuicio a sus maizales.  Él pues defendía sus cultivos solamente con matorrales en rededor, defensa precaria llamada apa’a.  Este prójimo nunca tuvo dinero para comprar alambre.

Le presentaba su queja al dueño una y otra vez y hasta denunciaba ante la policía, pero nada. A veces llevaba el dueño bien lejos el animal a dejar en algún lejano potrero o en algún piquete, pero la vaca jaguane amanecía de nuevo en la chacra de José María.  Entonces él enlazó una noche la vaca y la ató a un poste.  Fue al almacén a comprar un litro de querosén, ató por la cola del animal, por las astas y las orejas trapo viejo que tenía y los empapó con el querosén.  Allí en la misma chacra realizó la “operación fuego”.  Apenas que prendió el fuego el amigo José María dio un machetazo a la cuerda y soltó al animal.

Se vio, mi amigo, por la vecindad correr un bulto en llamas.  Para más, mugía a voces como pidiendo socorro el pobre animal y detrás de él como 200 perros de la vecindad.

Esas viejas más groseras rezaron esa noche por lo menos 3 rosarios seguidos, porque dijeron: éste ya es el diablo del que nos habló el cura. Por lo visto comadre ya va a explotar el mundo.

Pero nadie vio verdaderamente qué clase era el animal encendido, nadie vio su pelo. Los pocos que trataron de ver olvidaron de inmediato todo los detalles. Algunos afirmaban: ese animal no era vaca ni caballo.

Después se acabó. Luciano no se preocupaba porque había llevado recién su vaca jaguane a orillas del Tevikuary, y todos olvidaron a la vaca.

Pero hace poquito sucedió de nuevo algo grave que asustó a toda la gente allá en la zona de Tatu kua.  Dos mariscadores encontraron en el monte un animal parecido a una vaca pero que no era vaca.  Era muy especial el bicho. “Puede que éste sea el diablo, pero dudamos, porque no tiene astas ni cola”, aseguraron los cazadores.  Dicen que era muy feo el monstruo. Cuentan que el hueso de la cara se veía completamente blanco.  Según ellos el ser encontrado es ciego y sordo, y su parte trasera tiene un tajo como huellas de arado. 

Muchos curiosos fueron a ver la cosa rara y entre ellos se fue Luciano; fue a encontrar su vaca jaguane.  La identificó solo porque tenía la marca en la paleta y solo por eso.  Y la avaricia pues mi amigo es un sentimiento miserable. Agarró este señor, faenó el animal y trajo la carne con el fin de vender a la gente. Pero qué iba a vender ni un solo kilo si a un vecino le convidó en forma gratuita un churrasco y el señor enterró la carne para que no coman sus perros. 

Cuando la carne estaba a punto de perderse ya en la intemperie vino José María y le dijo a Luciano:

— ¿Por qué pikó no me das don Luciano la carne que ya se va a echar a perder, voy a hacer con ella cecina.  Yo te juro que no voy a comer la carne de una vaca maldecida, pero por haberle dado al perro pues creo que Dios me ha de perdonar.

Y así no más el amigo José María cobró parte de sus perjuicios después de tres años. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada