Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

miércoles, 8 de febrero de 2017

LOS CASOS DE TÍO REY

- 6 -
DE CUANDO PEDÍ LA MANO DE LA NOVIA DE MI HIJO
Andaba mi hijo Enrique entusiasmado con su novia. Se le veía muy enamorado y le dije a su mamá: éste se va a casar. “Y me parece bien, porque su novia es una chica muy seria” – dijo la vieja.

Enrique empezó a construir la casa, a comprarse ropas; compró una cocina moderna, entre otras cosas, porque las mujeres de hoy en día pues ya no quieren cocinar en el suelo. Los amigos le cargaban, pero yo no me ocupaba del tema.  Una tarde, aprovechando la ida de Tomasa a la chacra, me dijo:

– No querés tomar mate papá, voy a preparar.

– ¡Ayayay! – dije en mis adentros. – Éste va a romper el cerco.
– Está bien, tomemos hijo – le dije.

Preparó rápidamente el mate y nos sentamos, nariz contra nariz, como esos antiguos guitarreros, a tomar el mate. Al segundo o tercer mate que me sirve, ya se desata y me dice: 

– Qué te parece papá, estoy pensando en casarme. Encontré una chica decente que me agrada mucho, tiene muy buena educación, es honesta; nos llevamos muy bien y además ella tiene un trabajito, es maestra. Qué más puedo yo pedir o buscar tanto si soy un simple arriero, y… encontrando una mujer así que puede cuidar de mi casa, de mí persona y del producto de mi trabajo…  – dijo –  y se calló. 

 Eso tenés que decidir vos mi hijo. Yo no soy quien para opinar, tampoco para oponerme, sos mayor de edad y ya sabés lo que querés – le dije –. Sólo espero no escuchar mañana que le hacés pasar necesidades a tu esposa o que vivís pendiente del sueldo de ella, cambiando tu profesión por la de marido-de-maestra. No es necesario mi hijo que la esposa salga a trabajar, porque los hombres, por más limitados que seamos, podemos cubrir todas las necesidades de la casa, siempre que la mujer administre en forma su hogar. No digo que esté mal que los dos ganen dinero; yo sólo digo que alguien tiene que administrar la casa, porque si en eso fracasa la pareja no hay dinero que aguante. 

– Así ha de ser papá. Vos más que nadie sabés muy bien esas cosas y te agradezco estos consejos, “y por todo eso pues” como le dice el policía al preso que protesta en castellano  quiero que te vayas conmigo vos mismo a pedir la mano de mi novia, porque su papá es un viejo pesado.

– Cómo no mi hijo – le dije – y ese sábado nos fuimos. Llegamos a la casa de la novia con toda alegría. Apéense, nos dijo muy amable la madre de la novia. Nos apeamos. Aseguramos los caballos con los cabestros y entramos a la casa. Se sentía la emoción de la novia al recibirnos. Nos ofrecieron asiento, pero el padre de la novia no se levantaba de su hamaca. Pasando por alto el hecho nos acercamos a estrecharle la mano y en ese momento le dice su esposa:

– No te levantás pikó un rato mi querido Mamerto a saludar a tus semejantes.

– Para qué me voy a levantar. Más bien ellos tienen que sentarse y ustedes tienen que ofrecerles los asientos. Cómo vamos a estar parados – dijo – y nosotros tratamos de disimular con risas. 

Bueno, pasó ese momento. Hablamos de cualquier cosa, del tiempo, de la lluvia, los caminos, los animales, los cultivos, etc. Mientras tanto, ya venía el tereré con polleras como dicen los muchachos. Luego empecé a exponerle al señor la misión que me encomendó mi hijo, la intención que tiene para con su hija y que yo venía a pedir de todo corazón la mano de ella, por estar muy de acuerdo con la elección de mi hijo. Luego me callé y el señor permaneció callado. Como si fuera un sordo se mecía en su hamaca lentamente y fumaba. Después de un largo rato le dice su esposa:

– Qué le respondés Mamerto a tan respetable señor.

– Ahh! Qué puedo decir yo. Tiene que llevar no más ya la mujer. Para qué quiere casarse, si ya es su mujer – dijo.

– ¡Jesús, Dios mío…! Jamás pensé escucharte decir semejante cosa de tu propia hija,  señor mío… – dijo doña Severina. 

– Disculpame mi estimado don Mamerto – le dije – Yo vengo a tu casa a pedir por tu hija, porque te tengo mucho respeto, y de esas cosas no sé nada. De todos modos, mi hijo quiere casarse ante Dios y ante el Juez, como cristiano y como ciudadano, para que de esa forma sea honrada tu hija y también honrarse él mismo. Nadie tiene malas intenciones, pero vos has de saber por qué le despreciás a mi hijo. 

– Yo por qué le voy a despreciar. Yo digo nomás. Que lleve de una vez la mujer si total ya es su mujer – dijo de nuevo el desgraciado. 

En ese punto salió a decirle mi hijo:

– Disculpame don Mamerto, yo he llegado a tu casa siempre con respeto; nunca te ofendí a vos ni a tu familia. Me quiero casar con tu hija solamente porque le quiero, pero en este momento no entiendo por qué te ponés a menoscabar a tu hija. 

– Yo no digo: no se casen. Sólo digo: ¿para qué quieren casarse, si ya no hace falta? – le dijo. 

– Mirá que sos un hombre verdaderamente irracional – le espetó de nuevo doña Sevé. – ¿Qué pueden pensar de nosotros esta gente? Estas son personas civilizadas; buena gente que vienen a tratarte como señor en tu casa, a honrarte y a honrar a tu familia. ¿Acaso se pueden decir esas cosas? ¡Qué vergüenza me hacés pasar!

– Vos pues, Seína, vas a decir cualquier cosa, porque las viejas siempre quieren hacer casar a sus hijas; y a mí me culpás de balde porque yo no prohíbo nada. Ya dije: que lleve la mujer y que se acabe este asunto. 

– Nosotros mi estimado don Mamerto no venimos a llevar la mujer de cualquier forma. Vos estás equivocado mi amigo. Yo soy Raimundo Cabrera y jamás hice cosa alguna fuera de lugar. Si no se puede realizar el casamiento, que no se realice y que se acabe mi estimado. No importa. Los desencuentros son naturales entre las personas y en este caso, mi hijo se equivocó – como dicen los indígenas –solamente porque se jugó por lo que él quiere; pero no importa. 

Montamos los caballos y salimos de la casa. En el trayecto me dice Enrique: – ¿Qué te parece papá … voy a tener que raptar a esta mujer y huir con ella–. Entonces le dije:

– Esa idea mi hijo no cuenta con mi aprobación. En estas cosas no hay revanchas. Si no te vas a casar con ella, le vas a deshonrar sin motivo a esta buena mujer y perjudicarle en su trabajo; y si de veras pensás casarte con ella es peor, porque estarías deshonrando a tu futura esposa, a la futura madre de tus hijos. Lo ideal es que la mujer elegida para esposa salga de su casa con dignidad y llegue a tus brazos con todos los honores. 

– Y entonces qué puedo hacer – me dice. 
– ¿Está la mujer en mal estado? – le pregunto.
– No papá; ese viejo habla todo de balde. Yo todavía no le toqué ni las manos.
– Si es así mi hijo, esperemos nomás. Tiene que haber una forma. Hablá con su madre y con sus hermanos, a ver si te pueden ayudar. 

Una tarde vino Enrique muy contento y me dijo:
– Ya se habló con el viejo. Le cayó encima toda su familia. ¿Qué te parece papá, te animás a ir a probar de nuevo?
– Eso mi hijo ni tenés que preguntar. Los veteranos de guerra ya no le tenemos miedo a nada. Podemos irnos – le dije. 

Nos fuimos un domingo de mañana. Tomamos cualquier cantidad de tereré y hablamos muchísimo, pero no adelantamos absolutamente nada; salimos en lo mismo.

Esta vez sí el rechazado novio se desanimó completamente. 

Tres días después vino llegando a mi casa doña Severina con dos de sus hijos mozos. Llegó muy contenta pero avergonzada y me dijo:

– Don Rey: demasiada vergüenza ya tengo de vos, sobre todo porque te conozco y sé qué clase de persona sos. Si no fueras un verdadero cristiano que gobierna a su familia con la autoridad de su palabra, hace rato esta mi pobre hija se hubiera fugado despavorida en vez de casarse como gente decente. La novia pues ya es mayor de edad; ya cumplió 20 años, nos dijo el Juez, y quiero que se realice el casamiento bajo mi responsabilidad.  Con estos hijos míos estamos de acuerdo en eso. Ellos van a ser los testigos a su hermana. Don Mamerto salió de viaje y va a tardar un tanto. 

Luego de agradecerle por sus palabras y felicitarle por su actitud, empezamos a preparar una gran farra. ¡Qué mucho nos divertimos en ausencia de mi compadre Mamerto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada