Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

miércoles, 8 de febrero de 2017

LOS CASOS DE TÍO REY

- 4 -
ME PIDEN QUE RECE POR EL ALMA DE RUPERTO

Días pasados fui a visitar a doña Raimunda. Me enteré que murió su marido, entonces fui a llevarle mi saludo de condolencia. Cuando uno está con esos sentimientos pues necesita ver el rostro de sus parientes. La encontré, mi amigo, a mi sobrina Raimunda vestida toda de rojo y eso me molestó mucho, me subió el calor a la cara. No es precisamente porque no me gusta el color rojo sino porque sé lo que nos enseña la religión; y precisamente el color rojo, como vos sabés mi querido sobrino, es el color preferido del Diablo. 

Apenas llegado me dice doña Ray:

— Que suerte que venís tío Rey; viniste en el momento justo porque te estoy necesitando.  Vos sos un hombre de oración y me consta que solés orar con mucho sentimiento.  Cómo quisiera que le reces por lo menos un rosario al finado Ruperto.  Tal vez de esa forma el desgraciado llegue a ver la cara de Dios, porque yo me he enojado mucho con él, tío. Ya de viejo, tío Rey, salió de esta casa, me dejó, se fue con una bandida. Allá fue a perder todo el fruto de nuestro trabajo y se perdió también él.  Hasta ahora mismo yo no puedo reaccionar. Tengo el alma negra para con él. Demasiado mucho me hizo padecer y mucha maldición ya le tiré encima. Y por lo visto le alcanzaron mis maldiciones porque pasó por una enfermedad muy grave y murió después de mucho sufrimiento. Pero con todo eso todavía no le puedo perdonar.

— Por lo visto así fue doña Raimunda — le dije— porque veo que llevás un vestido rojo, y eso no va con nuestra religión. Si te comportaras como una verdadera señora, en este momento hubieras llevado luto tapado y ya le hubieras perdonado a tu marido, porque él ya murió; ya terminó de pagar sus deudas en este mundo. También a vos ya terminó de pagarte tus penurias y las cuentas que tiene con Dios ya no tienen que ver contigo; ya no te afecta, ya no es tu problema, como se dice por ahora. Allá cada uno nos presentamos solos cargando con todo nuestro pasado. Allí no tenemos acusadores ni defensores porque no hace falta; porque a Dios nada se le escapa. Lo único que allí vale son las obras realizadas por nosotros en esta tierra, buenas y malas, y esas obras están todas anotadas allá.  A eso debe sumarse los buenos sentimientos, las buenas intenciones, que también valen como si fueran obras. Por eso es que nosotros los cristianos debemos esforzarnos para perdonar al prójimo y para perdonarnos entre nosotros.  El perdón que uno otorga no es para limpiar a nadie, sino para limpiarse uno mismo, para lavarse el corazón, para refrescar el alma, para tener salud. Para eso tenemos que usar el perdón — le dije, y agregué: 

— Vos por ejemplo al finado Ruperto no le vas a poder condenar por más que quieras condenarle, ni a ningún semejante.  Esa alma negra que ahora estás alimentando con el odio sólo te condena a vos, porque te da sufrimiento; por causa de ese sentimiento vivís amargada, sufriente, infeliz. En vez de rezar por el alma de Ruperto es por vos por quien yo quiero rezar, para que puedas sacarte ese dolor y lavarte el alma. 

— Lo que pasa es que demasiado mucho me hizo padecer, tío — dijo de nuevo. 

— Por eso doña Raimunda vamos a rezar por el alma de Ruperto la próxima vez que yo venga a visitarte. Tal vez ya se te pase un poco más, porque así como estás ahora solo le vamos a ofender a Dios. La oración no es cosa de arrodillarse y rezar nomás mecánicamente. Para poder orar uno tiene que poner su alma en paz — le dije, y recién entonces se calló. 

Pero mirá un poco mi amigo cómo estaba esta buena señora, y con todo eso quiere que yo me ponga a orar por su finado marido.

Pero qué lejos estamos todavía del cristianismo, ¿verdad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada