Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

miércoles, 8 de febrero de 2017

LOS CASOS DE TÍO REY

- 14 -
EL POBRE NO TIENE PARTIDO
(Al Dr. Francisco Bazán, hombre entero)

— ¿Por qué sos tan fanático don Rey? — me preguntó un doctor en Asunción.

La gente pues cree que porque uno es fanático en política lleva puesto su color. Muchos señores de la ciudad no entienden porque nos gustan los colores a nosotros los campesinos. Y éste es uno de ellos.  Yo le contesté:

— Yo, mi amigo, no soy fanático; soy liberal pero hasta ahí nomás, eso sí.  Por qué he de ser fanático, puesto que soy un humilde campesino ignorante y analfabeto.  Qué voy a sacar del fanatismo. Me gusta el color azul. Eso no puedo negar. Pero de la política no sé nada. La política no es un juego que puedan jugar los pobres.  Esa es, mi amigo, una herramienta de ustedes, los señores ilustrados.  Ustedes son los que juegan a la política en la cual se ganan y se pierden.  Nosotros los pobres campesinos solo por zonzos entramos a la política activa, porque ningún partido es de provecho para nosotros. Por eso dicen los muchachos: “trabajar en política y montar un caballo en pelo solo sirven para pelarte el trasero”. Y eso es verdad como yo encuentro, porque esos militantes políticos solo siembran enemistades a su alrededor.

Acaso, mi amigo, podemos saber nosotros algo de la política.  Los señores en Asunción hacen lo que quieren con los partidos.  Llevan hacia donde quieren llevar, dividen, despedazan, lo convierten en albóndiga, y ahora creo que ya se convirtió en vorí vorí mi Partido Liberal. Y nosotros los campesinos no sabemos nada.  No sabemos cómo se manejan los partidos, ni para qué sirven.  A veces nos tomamos a cuchilladas, de puro borrachos, en alguna fiesta, y la gente dice que nos matamos por causa de la política.  Y eso no es cierto; esas riñas no son por causa de la política, ni de los partidos, ni por los zoquetes.  Esas muertes ocurren en la lucha por el color, mi amigo. 

Por eso digo yo: El pobre no tiene partido. Apenas tiene color. Hasta el color llega. 

Yo por ejemplo, si mi partido llegara al poder, igual tengo que deslomarme en mi chacra carpiendo.  Ningún correligionario va a venir a carpirme la chacra.  Tampoco voy a ir a mandar en algún lugar, porque no leo, soy analfabeto. El analfabeto pues no puede ingresar a ningún cargo público, ni si tiene doble partido; ni si deja uno y se convierte al otro.  Yo no encuentro la ventaja que pueda traer la política a los pobres. 

Cuántos colorados hay ahora que no tienen qué comer, después de estar en el poder su partido durante cuarenta años, pero apenas uno le toca y ya se alza porque dicen que su partido manda.  Andan majadeando, hinchando a la gente y al día siguiente amanece en la puerta del vecino implorando un mate de yerba. 

Los dirigentes, mi amigo, usan, y usan mal al pobre; le fanatizan de balde por la política. Ya ellos se acomodarán entre todos y el que sabemos quedará igual que antes, sin tierra, sin chacra, sin comida, hambreando, mordiendo necesidades, con los hijos todos enfermos y los mayores yéndose a otros países. 

Estás equivocado mi querido doctor si crees que soy un político fanático.  Solo porque no me conocés podés creer eso.  Yo, mi amigo, soy democrático, y solo pido que se haga justicia.  Eso es lo que me lleva a veces a chocar con las autoridades.  No es por prepotente ni altanero cuando les digo que dejen de hacer sentir el rigor en las espaldas de la gente pobre.  Les digo porque oprimir al pobre y castigar al preso no significa ninguna hazaña para nadie.

Y te voy a repetir mi amigo: soy muy liberal, pero no soy fanático.  Le aprecio a mi semejante cuando es buen colorado y se comporta decentemente y suelo compartir con esa clase de gente un cuarto de buena caña o le pido al músico que le toque su polca; porque para nosotros los pobres ignorantes, señor doctor, esos actos significan la libertad. Queremos llevar puesto el color que amamos sin ofender a nadie; queremos escuchar la polca de nuestro partido, sea 18 o Colorado; y queremos invitarnos con un cuarto de buena caña cuando nos encontramos. 

Si esas cosas nos dejan hacer y si por eso nadie se ofende ni nos ofende, es cuando nosotros sentimos que estamos gozando de la libertad en nuestro país. 

Yo mi amigo era joven en los tiempos en que mandaba el Partido Liberal — y disculpame mi querido doctor porque no es que quiera hacer propaganda — pero en aquel tiempo mucho bailé la polca Colorado. 

Tan poca cosa, mi amigo, necesita el pobre para sentirse en libertad, pero muchas veces no se les da ni esas zonceras, y eso sí es lamentable. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada