Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

domingo, 16 de octubre de 2016

Enigma, libro que contiene 40 cuentos fantásticos de Gudelia López González


PRÓLOGO

Nunca leí un libro tan encantador como esta obra: ENIGMA, de la profesora Gudelia López González. Es una verdad axiomática que el lector aprecia una obra cuando se ve reflejado en ella, así como al niño le divierte el teatro sólo cuando los actores son niños. Ante este libro no es que me haya visto en el espejo yo, sino que he visto a la sociedad paraguaya de la que soy integrante, y es por eso que lo encuentro encantador.

No creo que sea el primer libro que recoge a modo de cuentos los relatos de fantasmas, apariciones y otras experiencias extrasensoriales de la gente común; pero sí estoy seguro de que es el primero en el Paraguay, y eso debemos celebrarlo, porque nuestro país es muy rico en estas experiencias. Será muy difícil encontrar un lector de este libro que concluya diciendo: “yo no he tenido ninguna de estas experiencias extrasensoriales”, porque, quien más quien menos, las tiene.

Estoy seguro de que detrás de este carnero que rompe el chiquero saldrán muchísimas ovejas. Este libro es un perfecto modelo para salir a recoger historias semejantes y escribir cien libros; y sería beneficioso porque constituiría una compulsa extraordinaria de la cultura paraguaya. Me apresuro en pensar incluso que podría ser un nuevo género narrativo, que no es enteramente ficticio ni enteramente real, que no es de creación personal ni voluntaria, sino experiencias colectivas o individuales externas del escritor. Muchos de estos fenómenos paranormales son productos del miedo, de la soledad, de la oscuridad, del hambre, de enfermedades mentales cercanas a la psicosis o la esquizofrenia.  Sin embargo, otra buena cantidad no proviene de tales fuentes, porque han sorprendido a las personas en situaciones absolutamente normales. Incluso hay manifestaciones observadas por varias personas normales a la vez.  Entonces, algo hay en esto.

Lo más frecuente entre estos fenómenos son los visuales. Esto dio origen incluso a un nuevo ser mitológico en el Paraguay: la Malavisión. Presumo que el nombre nació cuando el niño le contaba consternado al abuelo lo que ha visto en el camino y él le contesta: mi hijo: habrá sido una mala visión. Hoy entre los obrajeros del Alto Paraná, Malavisión es un fantasma que adquiere la forma de un hombre altísimo que recorre el monte y acecha en las picadas más oscuras al viajero. Tiene un grito característico con el cual provoca y por nada del mundo se le debe responder con otro grito, porque puede causar dos tipos de daño: enloquecer o secuestrar al arriero. En alusión a él, el pueblo acuñó un dicho para referirse a las personas muy altas: Malavisión ra’ýicha ipuku la típo. 

Es menos frecuente el fantasma que se manifiesta a través del sonido, pero los hay. Muchas veces, quien experimenta el fenómeno paranormal sólo escucha voces, sonidos o ruidos extraños. En contadas ocasiones el fantasma se manifiesta visual y auditivamente; esto sucede, por ejemplo, cuando aparece como una persona y le habla a quien se muestra. Son los más impactantes por su increíble acercamiento a la realidad. Pero lo más sorprendente para mí en este libro de Gudelia es la manifestación por vía olfativa, que nunca antes de ahora escuché. En uno de sus cuentos cuenta que en una ocasión abrazó completamente a la casa de una familia una penetrante fragancia de flores y permaneció por horas; fue, según esa familia, el aviso de una muerte cercana en la familia.

Pero no todo es fantasma entre los fenómenos paranormales. Están los sonidos y ruidos atrapados por la atmósfera que se reproducen tiempos después. Por suerte mi padre sabía de esto porque de no ser así yo hubiera enloquecido en las selvas del Alto Paraná, cuando por las noches, a la hora de cenar, escuchábamos por horas enteras los golpes de hacha de los rolliceros que hacheaban frente a frente, sus gritos catárticos y hasta, en ocasiones, el derrumbe de los descomunales árboles con más de cien años de vida. Papá me explicó ese fenómeno físico para que no tenga miedo.

Gudelia también tiene sus experiencias personales, pero su mérito está en haber escuchado los casos de otras personas y en reunirlos en este libro. Este es el descubrimiento de una mina de oro para la literatura popular paraguaya; una veta gigantesca.  ¡Cuántos jóvenes se harán escritores a través de este libro! ; y éste, y aquellos que vendrán, servirán también para las investigaciones científicas en los campos de la psicología y la psiquiatría; para el estudio científico de la mente humana.

Para el lector que está esperando que yo o Gudelia le digamos de una buena vez si existen o no estos fenómenos paranormales; si creemos o no creemos en estas manifestaciones extrañas, le digo: no todo lo que existe se ve y la prueba de esto es la existencia de Dios para el creyente. Así también, no todo lo que se ve existe. ¿Acaso no vemos cada día el cielo azul?, pero el poeta mexicano Juan de Dios Peza escribió: lástima que el cielo azul que vemos/ no es cielo ni es azul. Luego, lo que existe en la mente de la persona, es una cosa que existe y es extremadamente importante, porque desde allí gobierna a la persona; influye poderosamente en su vida y más que cualquier otra cosa de existencia material. 

Lo que no debemos hacer es combatir estas creencias con el pretexto de que no son demostrables científicamente, y que lo hagamos sin ofrecer al próximo nada a cambio; eso sería un acto de barbarie porque significaría vaciar culturalmente la mente de las personas. Los mitos y las leyendas deben ser sustituidos por verdades científicas pero gradualmente y hasta el límite de lo posible, porque para muchas de estas cosas la ciencia todavía no ofrece explicaciones. 

Que seas bienvenida pequeña ENIGMA. El pueblo de cuyas entrañas saliste te espera ansioso. 

Tadeo Zarratea
 (18-07-16)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada