Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

miércoles, 8 de febrero de 2017

LOS CASOS DE TÍO REY

- 20 -
ES PARTICULAR PERO TIENE GORRA

Yo mi amigo soy ignorante pero me doy cuenta que la civilización está lejos todavía de nosotros, aquí en el Paraguay. 

Hay cosas que se dicen totalmente fuera de lugar, y entre esas encuentro dos palabras muy mal usadas y que son: “particular” y “ciudadano”.

Para el militar un particular no es absolutamente nadie. Es la última escoria. Y eso qué sentido tiene. Acaso todos no salimos como particulares del vientre de nuestras madres. O acaso hay alguien que nació ya militar. ¡No pues, mi amigo! Pero ellos se hacen de los grandes y descalifican a la gente. Yo no sé por qué. A vuelta y media se les escucha decir: ¿qué puede reclamar ese particular?; el particular no tiene ningún derecho. 

La misma cosa ocurre cuando uno llega a la comisaría policial y le escucha al comisario decir: “este ciudadano”.  Allí uno ya debe entender que está diciendo: “este bandido”; porque para ellos el ciudadano es bandido y el particular un miserable que no sirve para nada. 

Pero vaya a ver esto, mi amigo, a qué punto ha llegado a degradarse al ciudadano particular; al dueño de casa.  Porque en un país, como entiendo yo, el verdadero dueño de casa es el ciudadano civil.  En nombre de ese se dicta la ley y se realizan todos los actos de gobierno.  Para el servicio de esa comunidad civil se pone el Ejército y la Policía.  Y ese dueño de casa es el patrón. Es el que debe pagar por todos los servicios y a ese efecto se establecen los impuestos.

Pero aquí en nuestro país no se entiende así. Aquí los servidores del Estado o mandatarios se hacen de los grandes y se ponen a mandar ellos, en vez de servir. Yo no sé si la gorra es lo que les hace perder la cabeza o qué cosa. 

Pero mi amigo porque sé muy bien te digo: estos que llevan gorra son muy altaneros, no tienen ningún respeto por quien les da de comer. Te miran luego como desde la cumbre de un cerro y eso uno se pregunta por qué. 

Estas son las cosas que a mí no me quedan claras.  Las cosas que quiero que analicen y me expliquen los entendidos, los ilustrados; porque mi amigo estas son cosas muy particulares pero que tienen gorra en nuestro país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada