Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

jueves, 2 de febrero de 2017

El alfabeto oficial del guaraní paraguayo

CAPITULO  X

Relato del proceso de aprobación del alfabeto oficial

La sesión plenaria y la votación en la Academia

En la búsqueda de los votos nos encontramos con que 4 de nuestros compañeros no podrán asistir a la sesión, que fue fijada para el día 4 de noviembre de 2015. Eran votos nuestros y en esta circunstancia, eran cruciales. Les pedimos que voten por correo electrónico en razón de que ese mecanismo esta expresamente autorizado por los estatutos de la Academia. Siempre que el académico se halle impedido de concurrir por causa de fuerza mayor, por alguna razón ajena a su voluntad, y conozca el tema que será sometido a votación, puede hacerlo por correo electrónico. 

Los cuatro académicos remitieron al presidente sus votos respectivos, con la justificación de sus ausencias y con copia para mí, a los efectos del control; y todos aclararon que votaban por el alfabeto vigente de 33 letras y también por las 4 letras propuestas para ser incorporadas.

Una vez iniciada la Asamblea el presidente dispuso que la votación se realice como ya lo esperábamos, habida cuenta su connivencia con la jugada tramposa. Se votaría primero por las 33 letras y luego, uno a uno por las 4 letras para ser incorporadas o no. Al diablo se fue el supuesto pacto y empezamos con la votación.  Estuvimos en la sala del plenario 20 Académicos y 4 que votaban por correo electrónico. Naturalmente el alfabeto base obtuvo unanimidad: 24 votos, y este hecho certifica que somos personas de honor, que cumplimos lo pactado a pesar de las traiciones de la adversa. 

Luego fueron distribuidos los boletines de votación en los cuales teníamos que  marcar nuestro voto en forma separada por cada una de las 4 letras, que eran: D, F, LL X.  El escrutinio arrojó 16 votos a favor de la incorporación de la /D/ y 8 en contra; 16 votos a favor de la incorporación de la /F/ y 8 en contra; 16 votos a favor de la incorporación de la /LL/ y 8 en contra; 12 votos a favor de la incorporación de la /X/ y 12 en contra. Lo cierto es que cuando la secretaria de la asamblea anuncia que ingresan las tres primeras letras: D, F y LL y que no ingresa la /X/ por no alcanzar los dos tercios, nosotros aplaudimos y los puristas reaccionan airadamente pidiendo a gritos que sean excluidos los 4 votos electrónicos y que se declare que no ingresa ninguna letra nueva. Negaron que esa forma de votar esta autorizada por los estatutos; cuando ese argumento no les funcionó, uno de ellos alegó que los cuatro académicos que votaron a distancia no aclararon qué lugar deben ocupar las cuatro letras nuevas en el alfabeto y por tanto esos votos no valen. Detrás de este argumento se tiraron todos los conservadores.  

Exigieron a la mesa directiva que vuelva a contar los votos, los que fueron recontados 2 veces más y las tres veces que fueron contados dieron el mismo resultado. Ellos siguieron sin reconocer el resultado de la votación. Repudiaron la decisión de la mayoría y la asamblea se convirtió en un desorden total. 

Al presidente se le fue de las manos la situación y también se negó a proclamar los resultados en esas circunstancias. Alegó que los ánimos estaban muy caldeados y prefería apaciguar a los académicos. En vista de ello declaramos en cuarto intermedio a la asamblea y el presidente quedó con la obligación de fijar nueva fecha para continuar.
Nuevo pronunciamiento de nuestro Departamento

Hallándonos en esta situación convocamos a nueva reunión del Departamento de Gramática a los efectos de buscar la forma de salvar la cuestión formal planteada, la cual era, evidentemente, un mero pretexto. La concurrencia ya fue escasa habida cuenta los incidentes ocurridos y el hastío que causaban las trampas. No obstante, cuatro miembros del Departamento ratificamos lo que ya teníamos dicho y escrito anteriormente. 

La nota fue firmada por los miembros: Lino Trinidad, Feliciano Acosta, Tadeo Zarratea y el Director Carlos Ferreira Quiñónez, y enviada al Presidente, en los siguientes términos:

“Asunción, 17 de noviembre de 2015.

Señor 
Dr. Domingo Aguilera
Presidente de la Academia de la Lengua Guaraní
Ciudad
Por la presente le remitimos a usted y por su intermedio al Pleno del Colegiado,  la conclusión del trabajo realizado por el Departamento de Gramática y Ortografía. 

Solicitamos que el pleno apruebe en los siguientes términos el enunciado del alfabeto oficial de nuestra lengua:
Enunciado del alfabeto oficial de la lengua guaraní.

El guaraní tiene 33 fonemas propios  de la lengua que son representados por 33 grafemas, signos o letras. 

Cada fonema es representado por un solo grafema y cada grafema representa a un solo fonema. Su alfabeto no tiene letras mudas ni letras con doble sonido. Las consonantes bilíteras son inseparables y constituyen una sola letra. 

Los grafemas del alfabeto oficial son: a – ä – che – e – ë – g –  – h – i – ï – j – k – l – m – mb – n – nd – ng – nt – ñ – o – ö – p – r – rr – s – t – u – ü – v – y – ÿ – /’/.    

La Academia resuelve igualmente autorizar el uso de los grafemas: – d – f – ll para escribir palabras incorporadas por vía de préstamos de otras lenguas. 

Le saludamos muy atentamente”.


La interrumpida asamblea continuó sus sesiones reuniéndose el día 30 de noviembre de 2015, esta vez en el local social de Autores Paraguayos Asociados (APA), en razón de que la Academia no tiene local fijo, propio ni prestado, y deambula por locales ajenos prácticamente para cada sesión.  En esa ocasión la mesa directiva presenta el acta de la sesión anterior pero sin registrar en el mismo el resultado de las votaciones. Naturalmente con semejante despropósito nuestro bloque mayoritario no iba a aprobar el acta. Allí se planteó el miserable pretexto de que en la sesión anterior no se votó el lugar que deben ocupar las letras nuevas y que por esa razón no era válida la decisión de la mayoría. Hallándose trabada la cuestión en estos términos se declara nuevo cuarto intermedio y se levanta la sesión.

La ratificación de nuestros votos

Zanjada que fue con la resolución institucional la baladí cuestión del lugar que deben ocupar las letras nuevas en el alfabeto, proseguimos nuestra lucha como bancada por el reconocimiento de la voluntad mayoritaria expresada en las urnas. Entre otras medidas optamos por firmar los 16 académicos que conformamos la mayoría, un documento de ratificación de nuestros votos. Esta medida fue a los efectos de contar con un documento respaldatorio en los estrados judiciales, porque la cuestión tomó tal cariz de gravedad política cuando los minoritarios se alzaron directamente contra el sistema de gobierno del país, que es la democracia representativa, participativa y pluralista; y sabido es que este sistema tiene sus reglas. Nosotros no estábamos dispuestos a tolerar este nuevo modelo de democracia en el cual el poder de decisión institucional esté en manos de la minoría.

Me cupo no solamente la redacción del documento sino la tarea de llevar a la casa de cada amigo y hacerle firmar, previa explicación de la necesidad, habida cuenta las circunstancias. Hallándome a punto de completar las firmas sobrevino un episodio que me obligó a suspender la gestión; teníamos que esperar unos días para ver si se ejecutaba o no otro acuerdo. He aquí copia faximilar de la referida nota que me hallaba gestionando hasta ese día:

Esta nota  no llegó a destino; no fue presentada al presidente de la Academia ni alcanzó a ser firmada por los 16 académicos.

Preparo una acción judicial. Otra de las medidas tomadas fue la preparación de una acción judicial, porque después de la última sesión en el local de APA nos quedamos convencidos de que los puristas habían cooptado a los miembros de la mesa directiva que, hasta entonces habían demostrado imparcialidad, pero ahora se hallaban en tren de desconocer la resolución tomada por la mayoría.

Mis colegas me pusieron a trabajar  en una acción judicial con ribetes penales. El presidente de la Academia, al responder a la voluntad de la minoría, en vez de acatar la decisión de la mayoría expresada en las urnas, se estaba conviertiendo en un delincuente político al socabar los cimientos fundamentales de la forma de gobierno establecida por la Constitución Nacional. La cuestión no era para chiquitas. Ninguno de los 30 académicos de la lengua estábamos administrando nuestros negocios propios, como algunos al parecer creyeron, sino la lengua más importante del pueblo  paraguayo y una de las lenguas oficiales del Estado. Somos los guardianes de esa lengua que es de todo el pueblo. 

Pero dicha acción judicial tampoco fue presentada.

Una mediación feliz. Un sector de nuestro grupo no estuvo de acuerdo con la promoción de la acción judicial. Ellos dijeron que no estaría muy descaminado buscar una solución negociada. Yo les dije: “No se puede negociar la voluntad de la mayoría en una democracia. Esta está expresada en las urnas. Es incuestionable”. Dijeron sí, es cierto, pero eso vamos a dejar fuera de las negociaciones; no obstante, intentemos, porque si esto judicializamos caería a pedazos la imagen de la Academia; le será endosada la mala fama que tenemos los guaraniólogos, conocidos en el ambiente como gente que se pasa peleando en vez de resolver los problemas de la lengua. Nos avenimos a dicha propuesta sin perjuicio de seguir con nuestro plan y comisionamos a dos académicos, ambos periodistas profesionales, a conversar con el presidente de la Academia. Ellos fueron Mario Rubén Alvarez y Alcibiades González Delvalle.  En la semana siguiente se produjo el encuentro y llegaron al acuerdo de convocar de nuevo al pleno, presentar las actas con todos los resultados de las votaciones y someterlas a votación para su aprobación o rechazo, y como segundo punto definir el enunciado del alfabeto para establecer el lugar que se le dará en el mismo a las tres letras recientemente incorporadas. Y esto fue lo que se hizo el 9 de diciembre de 2015, al anochecer, en el local del Archivo Nacional, sito en Mariscal Estigarribia equina Iturbe de la ciudad de Asunción. En dicha sesión fueron aprobadas las actas de las sesiones anteriores en las cuales se hallaban consignados los resultados de la votación del 4 de noviembre de 2015 y con ello quedó aprobado el alfabeto oficial del guaraní paraguayo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada