Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

viernes, 6 de enero de 2017

DON JUAN DE DIOS, el hombre que perdió a toda su descendencia.

TEATRO
Drama unipersonal

Traducida al castellano paraguayo por el mismo autor.

Semblanza del personaje. 

 Don Juan de Dios es un paraguayo de tierra adentro, con todo lo que ello implica. Es un hombre de cultura medularmente campesina,  de aproximadamente 70 años de edad. Observando sus actitudes descubrimos que es un campesino de cultura muy tradicional  lo que invita a uno a creer que es el prototipo del paraguayo auténtico. Ama entrañablemente a su país y se siente plenamente identificado con su partido político. Es un importante dirigente de base. Es muy dedicado a su familia y tiene una larga descendencia. Está casado con doña Benemérita Aveiro, apodada “Ña Vené” con quien tiene siete hijos, tres varones y cuatro mujeres. Todos sus hijos alcanzaron los más altos grados de la educación primaria.

Don Juan de Dios es un hombre muy servicial. Su proverbial solidaridad con el prójimo es reconocida en su comunidad. Es un hombre que ama a Dios y que practica la religión. Es el promotor de la construcción del oratorio de su comunidad. También encabezó la comisión de construcción de la nueva escuela; así como el local de la comisaría policial. En su valle le dicen “el estatuto” porque tiene siempre la última palabra; su opinión es la ley. Pero también es bastante obstinado en la defensa de sus ideas propias. 

Cuando sus hijos crecieron comenzaron a viajar al exterior y se fue configurando lentamente la emigración de los mismos, mientras él quedó esperándolos.  Doña Benemérita muy pronto se percató de que sus hijos en verdad habían emigrado y se empeñó por hacerle admitir el hecho a su esposo, pero en vano; esas ideas no entraban a la cabeza de don Juan de Dios porque sus jefes partidarios le tenían enceguecido.  Estaba convencido de que todos sus hijos volverán pronto al país y vendrán a ocupar importantes cargos públicos. 

Don Juan de Dios tenía el deseo íntimo de que le confiaran un nieto para criarlo consigo y doña Benemérita quería una nena. Luego se dieron cuenta que en verdad no los querían precisamente para criarlos sino que tenían la necesidad de mimar a los nietos y recibir de ellos el cariño. Con el paso de los años fueron prolongándose las ausencias de los hijos porque iban casándose y radicándose en el exterior. La fuerza de la realidad, el discurso político de la oposición y firme convicción de su esposa, lo llevan a cuestionar severamente a sus jefe partidario, exigiéndole que le explique de una vez qué es lo que está ocurriendo con el país. 

Finalmente, en una navidad,  ya no concurrió ninguno de los hijos  a la casa de los padres y es entonces cuando Don Juan de Dios asume la realidad y se declara traicionado por su partido y su país. 

 Escenario 
Para la presentación de esta obra se recomienda tener dos escenarios contiguos. 

1) Una habitación abierta en cuyo fondo y costados se ven tres o cuatro puertas y dos o tres ventanas. En la misma deben encontrarse una hamaca instalada, sillas, una mesa y una radio portátil sobre una repisa adosada a la pared. También deben tenerse allí un diario y un equipo de tereré.

2) Una explanada bajo sombra de mango o de parralera. Este escenario debe estar y entre el escenario principal y la platea, separado  de éste por dos o tres escalones.  En el mismo se deben hallarse sillones, silla perezosa, herramientas, piedra de afilar, machete y otros utensilios. 

Estos escenarios permanecen sin cambio durante toda la obra. 
  
CUADRO PRIMERO

[Don Juan de Dios viene saliendo de una de las puertas laterales. Trae en manos una jarra de tereré y su mate, se sienta en el escenario 1 a servirse el tereré. Luego de un momento de silencio revela sus pensamientos a través del siguiente monólogo:]

Don Juan de Dios: ¡A la pucha! Ya va terminando el año y yo todavía no completé mi siembra. Finalmente con la edad voy mermando en mi rendimiento. Antes, al entrar noviembre yo ya tenía totalmente plantada mi chacra. Y ahora ya termina el mes y yo sigo jodiendo. Y bueno, por lo visto es así cuando uno va acercándose a la vejez. Y aparte de eso ahora mis hijos demasiado me sobreprotegen.  “Para qué lo que vos seguís cultivando papá – me dijo  Juan Alberto en su última visita – Ya no hace falta.  Nosotros les vamos a proveer lo que necesitan para comer.  Es muy poca cosa lo que necesitan.  Ustedes ya hicieron todo su trabajo en esta vida. Nos criaron a todos nosotros. Ya tienen que descansar – me dijo - .Y este es el hijo más juicioso que yo tengo. Pero yo, si no trabajo no estoy completo, demasiado pronto me he de morir. 

CUADRO SEGUNDO

[Guardó un momento de silencio.  Miró hacia la puerta principal que conduce al portón de entrada y dijo:]

Don Juan de Dios:  Eee!  Quién es aquel que viene a caballo. No lo conozco. Qué raro. Por lo visto tenía que llegar el tiempo en que yo no le conozca a la persona que llega a mi tranquera. Es un hombre desconocido para mí. Bueno voy a ver quién es. [Se aproxima a la puerta  casi dando la espalda al público y conversa con el visitante en estos términos:]
Don Juan de Dios: Buen día amigo. Apéese y pase adelante. En qué le puedo servir (…) Pero cóomo no mi amigo. Y dígame, quién le envía junto a mí (…) Ah sí. Y dónde quiere que me vaya (…) Ah sí, al pueblo. ¿Y le dijo el nombre de la autoridad que va a llegar de visita? (…) Ah sí ¡no me diga! Nuestro presidente. Ah… el presidente del partido (…) ¡Oh… qué interesante! Es una gran cosa. Pocas veces a nuestro pueblo viene una tan alta autoridad como él. Es un honor mi amigo. Pero cómo no. Dígale que  voy a irme sin falta. Yo para mi partido soy un soldado mi amigo (…)  Así es. Veo que está apurado, pero se hubiera bajado un rato a almorzar conmigo.  Aquí nunca falta cosas qué comer. Usted está en la casa de un trabajador mi estimado. (…) Y bueno, si está apurado que le vamos a hacer (…). Muy bien. Hasta luego mi amigo.

CUADRO TERCERO

[Vuelve al centro del escenario; se sienta y se pone a escuchar la voz de su esposa que le habla desde la cocina. La voz no es escuchada por el público, sólo por él, y contesta]

Don Juan de Dios: Por qué estás diciendo ya otra vez Benemérita que me dejo utilizar por mi partido. A mí nadie me utiliza. Yo me voy por mi propia voluntad a las reuniones políticas y sólo porque me gusta. ¿Quién me utiliza a mí?  [Eleva por un momento el nivel de su atención].  Pero no pues Benemérita. A vos nunca no más luego te gustó que yo trabaje en política.  Al final creo que te volviste celosa, por eso querés que siempre me quede acurrucado en casa. Pero los hombres mi querida necesitamos de la política; necesitamos tener amigos entre los que mandan para proteger a nuestra familia en caso de necesidad.  Ustedes las mujeres no saben de estas necesidades porque la responsabilidad  no recae sobre ustedes. Yo tengo siete hijos a los que tengo que proteger.  [Levanta nuevamente la oreja]  Pero cómo que ya se fueron todos. Se fueron a trabajar por un tiempo, a rebuscarse. Pronto han de volver todos. No pueden irse  tan lejos de su país. Por qué lo que andás diciendo que ya no van a volver. [Habilita  nuevamente  el oído].  Cómo que ya se casaron todos. Y qué tiene que ver el casamiento. Cuando uno llega a la edad es natural que se case. No pues Benemérita; vos siempre andás pensando lo peor. Cuándo vas a pensar algo positivo. 

 CUADRO CUARTO

[Se levanta y se acerca a su hamaca que se encuentra tendida. Saca del interior un diario, se sienta en la hamaca y se pone a leer. Al rato pega un salto, lanza con fuerza el diario al piso y se pone colérico; realiza protestas, ademanes y caminando por el escenario dice:] 

Don Juan de Dios: ¡Fuera carajo! Se volvieron todos locos ustedes los supuestos periodistas. ¡Tontos! ¡Vayan a bañar a los peces! ¡Carajo! ¿Cómo que todo el mundo se va a ir del país?  Pero imagínense lo que dicen. Que cada mes salen del país mil paraguayos. Pero de dónde estos periodistas sacan estas versiones. Por lo visto es cierto que se les paga para que digan tonterías. Y claro… y para dejar mal al gobierno pues dicen estas cosas. Estos legionarios de mierda.  Sirvientes  de los contreras. Pero cuándo estos van a contarnos algo bueno. Estos periodistas persiguen las pocas esperanzas que nos quedan, para matar y enterrarlas. Se dedican a mostrarnos las cosas malas que ocurren y a golpearnos el oído con esas cosas. ¡Qué se vayan a comer mierda estos miserables!  Esta clase de diario pues el gobierno tiene que cerrar de una vez por todas y que se vayan sus periodistas a llorar a sus abuelas. Estos mentirosos y malvados que andan. 

CUADRO QUINTO

[Fue a sentarse  de nuevo en su hamaca. Se columpia lentamente y habla sólo diciendo:] 

Don Juan de Dios: Me tiene arto, podrido, estas cosas. Dicen que no hay trabajo y que por eso se va toda la gente. ¿Y por qué no vienen a carpirme mi chacra esos haraganes? Si necesitan trabajo no más, yo tengo un montón. 

[Escucha de nuevo algo que se le dice desde la cocina]

Pero acaso yo estoy hablando de mis hijos. Nada que ver… mis hijos son trabajadores. Ellos no rechazan ninguna clase de trabajo porque crecieron a mi lado. Ellos sólo fueron al extranjero a trabajar porque quieren traer un poco de capital para invertir en nuestro país. Se fueron por una temporada y vos sabés muy bien los proyectos que ellos tienen. Ya muy pronto han de equiparse y regresar todos. Ellos son hijos de familia.  Acaso yo voy a comparar a mis hijos con esos haraganes. No se te ocurra poner en mi boca lo que yo no dije Bené.
CUADRO SEXTO

[Se levanta, avanza hacia el público y se dirige al mismo]

Don Juan de Dios: Así pues son los jóvenes actuales. ¿Verdad? No se contentan con lo que tienen en su país y quieren más y más. Quieren ropa fina, de marca. Y  quieren también para su radio, televisor, celular; quieren  eso que le dicen heladera, quieren bicicleta y otros ya quieren hasta camioneta. ¿Y qué se les puede decir? Yo pues esas cosas ya no les puedo proveer. Si quisieran herramientas, cóomo no, les voy a comprar; si quieren ropa, camisa, zapato, y telas bien floreadas para las mujeres, ¡pero cómo noo !; les voy a comprar; pero para esos lujos que ellos quieren… yo mi amigo… ya no estoy. Y por todas esas cosas es que yo les permití que se fueran a trabajar por un tiempo afuera.  Si uno se sienta a pensar por qué la gente sale del país, va a encontrar que es una cuestión compleja, complicada, porque son muchas las causas que motivan la migración de la gente. 

CUADRO SÉPTIMO

[Vuelve hacia el interior de su salón abierto, se sienta en un sillón de cuero; allí hace como que escucha que su esposa le habla desde la cocina, y le contesta:]

Don Juan de Dios: No, no voy a comer todavía. Comé no más ya vos Bené. Yo voy a esperar más, porque acabo de tomar tereré y además estoy nervioso, todavía no estoy tranquilo. [Escucha de nuevo].  Pero cómo querés que me tranquilice en medio de todos estos infundios. Estos diarios todos los días nos lanzan sus mentiras a la cara y se burlan de nuestro país y vos querés que yo me tranquilice. Pero no, pues.  No se puede mi querida.  [Vuelve a escuchar la voz]  Pero cómo que voy a estar loco. Lo que pasa es que vos sos una ignorante. No entendés la política. O tal vez de propósito siempre entendés al revés. Bueno, en verdad vos siempre fuiste opositora del gobierno. Claro, como miembro de la familia Aveiro que sos. No podés ser muy diferente. [Escucha de nuevo].  Pero qué yo voy a hablar mal de tus parientes. Acaso yo me ocupo de ellos. A mí me tienen sin cuidado los Aveiro. Sólo te digo que te parecés a ellos porque no encontrás nada que te agrada. Siempre le encontrás defectos a las cosas. ¡Pero qué bárbaro!  Sos una señora que no encuentra nada que le satisfaga. ¡Caramba! 

[Se pone a escuchar de nuevo]

¿Y a mí acaso me valoran los Aveiro? Ellos cuando están bien se dedican a promover habladurías y a burlarse de mí; pero apenas cae preso uno de ellos, corriendo vienen junto a mí. En esos momentos yo soy ¡el pariente! Soy un gran señor, soy Don Juan de Dios; pero apenas pasa esa situación yo soy simplemente Juandé, el viejo Juandé, el tonto Juandé. 

CUADRO OCTAVO

[Se levanta de nuevo. Se pasea por el escenario resoplando la nariz; luego se acerca a su radio, acciona el botón y sintoniza una alegre polca paraguaya. Eso le cambia de humor y viene alegre a sentarse en su sillón, pero al rato para la música y surge la voz de un político de lenguaje duro en sus críticas al gobierno. El personaje dice en la radio:] 

Voz de radio:  Compatriotas: esta es la voz del movimiento “Resistencia popular”; un movimiento que defiende las últimas  reservas de nuestra querida nación, hoy en rápida caída por el despeñadero, por causa de la corrupción, de la incuria, de la indolencia, del saqueo a cara descubierta de las arcas del Estado. Una nación que fue grande y rica, hoy se encuentra en situación de quiebra por falta de sensibilidad social de los mandones de turno y sobre todo por falta de patriotismo. (Cortina musical). (En el original prosigue en lengua guaraní):   Este es el movimiento “Resistencia Popular” compañeros. En este movimiento están agrupados los paraguayos y paraguayas que verdaderamente aman a su país; los que luchan cada día por engrandecerlo; los que denuncian públicamente a los ladrones del Estado; a aquellos que esquilan al pueblo; a aquellos que mercan vendiendo a la Nación y que son insaciables. Por culpa de esos sinvergüenzas ahora tenemos una Nación que se va vaciando de habitantes. Los compatriotas en masa se rebuscan en países extraños. Todos huyen de este país porque aquí no se encuentra trabajo decente, remunerado; aquí no tenemos industria, el pobre no tiene alternativa.  Y para colmo ahora en este país, que fue tan rico,  la gente pasa hambre; se le escucha decir a muchos compatriotas: momentos antes de morirme de hambre voy a echar mano a mis últimas reservas para pagarme el pasaje y salir de este país; y salen, se van, nos dejan huérfanos. Se van. 
Quién es el que hoy, en este país,  puede decir: yo le tengo completa a mi familia; puedo decir que mi familia no está fragmentada, todos permanecemos en el país. Por favor búsquenla  y tráiganme  a esta radio a la persona que puede afirmar esto. Tráiganme para que yo le dé un fuerte apretón de manos y un gran abrazo a ese ciudadano. 

CUADRO NOVENO

[Don Juan de Dios llega al grado extremo de su enojo; avanza rápidamente hacia la radio; parecía que iba decidido a romperla pero se contuvo. Se limitó a apagarla y vino de nuevo a sentarse.  Recobró un poco de calma y dijo:]

¿Qué podemos decir de esta gente que habla pavadas? ¿Será que estos no ven los caminos, los puentes, las escuelas, que construye el gobierno por todas partes? ¿Estos son ciegos o tuertos? [Reflexionó]   Y cómo quieren que el gobierno ataje a los que se quieren ir del país. Quieren irse y simplemente se van, qué les vamos a decir. Y por qué esta gente le culpa de eso al gobierno. Pero qué cosa rara. Dicen que no hay trabajo. Pero que me dejen de joder. El que quiere trabajar siempre encuentra trabajo en cualquier parte. Sólo los que no quieren trabajar salen y se van del país me aseguró la vez pasada un correligionario mío que sabe muy bien las cosas. Y ha de ser así, digo yo, porque las personas bien formadas saben lo que dicen; no va a decir por decir no más. Yo encuentro que en un punto por lo menos es verdad, aunque en el resto puede equivocarse.  Hay que decir la verdad nomás.  


CUADRO DÉCIMO

[Don Juan de Dios reclina la silla contra la pared y se sienta en posición de descanso; se relaja, cierra los ojos y al instante quedó dormido; se le escucha roncar pero al rato parecía ver algo en sueños porque dijo:]

Don Juan de Dios: No, no, no, no, no. No digas esas cosas por nuestro país mi hijo. Es el país donde te criaste y si eso no te importa escuchá esto que te voy a decir: de la forma en que vivís aquí, mi hijo, no vas a vivir en ninguna otra parte. (…) Ya quiero sí que vuelvan todos. Andá  buscale a tus hermanos y hermanas y vengan. Quiero que vuelvan todos porque tu mamá está demasiado quebrantada; anda muy triste; ya no duerme bien y mañanita se me puede enfermar. Quiero que vuelvan todos antes de que tu mamá y yo lleguemos a la tumba. Vos sos el mayor de todos y en mi ausencia sos el padre de todos ellos. Vos tenés el deber de traerles a todos tus hermanos Juan José, y si no podés con ellos, pedile ayuda a Juan Alberto. Pero ya quiero que vuelvan todos, todos.  


CUADRO UNDÉCIMO

[Se produjo un tiro de escopeta muy cerca de la casa de don Juan de Dios y le despertó. Saltó de su asiento pero no pudo entender lo que pasaba. Se asomó a la puerta mayor, miró un rato hacia el exterior, volvió a su asiento y dijo:]

Don Juan de Dios: Qué bien le vi en sueños a mi hijo Juan José. Pero qué cosa rara. Justo cuando estábamos hablando tan bien algo me despertó. No sé qué cosa. Y bueno, mejor me voy a comer, para que doña Benemérita descanse esta siesta. 

[En este punto se interrumpe la obra porque llega a su mitad. Entonces se establece un descanso para el público] 



SEGUNDA PARTE

CUADRO DUODÉCIMO

[Don Juan de Dios reaparece en el escenario; viene escarbándose los dientes, pues acaba de almorzar; baja del corredor al patio  (escenario 2)  y se sienta en su perezosa debajo del mango.  Allí descansa una pierna sobre la otra rodilla. Exhala un hondo suspiro y dice:] 

Don Juan de Dios: Pero será cierto que ese tarado de Venerando disparó contra mis chanchos. Yo no escuché el tiro. Pero me dicen que casi mató a uno (…) Quiere decir que mi compadre Atanasio ya no le puede controlar a su hijo tilingo. Por qué tiene que rematar contra el pobre animal. Y bueno, y porque es medio loco. Pero es mejor que me haga como que no sé nada, porque o si no mañanita hasta con mi compadre me voy a pelear, eso ya nomás falta, que me pelee con el vecino por causa de los chanchos. Sobre que como dice Benemérita, vivimos solos en esta casa vieja, por lo menos buen vecino necesitamos tener. 


CUADRO DECIMOTERCERO

[En ese momento escucha que alguien golpea la mano en frente de su casa y se aproxima a la puerta principal] 

Don Juan de Dios: Buenas  tardes (…) Bien.  Qué me dice, estimado (…) Ah sí entiendo usted está buscando la casa de Benemérita Aveiro de González ¿verdad? (….) Ah sí;  necesita de ella. Y esta es la casa de ella mi amigo.  ¿Qué necesita mi estimado?  Yo soy su esposo (…) Ah sí… y está muy bien eso mi amigo. Debe ser la carta de uno de sus hijos. Páseme mi amigo yo le voy a entregar (…). Ah no… ella está muy ocupada en la cocina (…) Pero entregáme si que mi amigo la carta, yo te voy a firmar. No te hagas de problemas por zoncerajes. 


CUADRO DECIMOCUARTO

[Se le entrega la carta y de inmediato desgarra el sobre y se sienta a leer. Al poco rato golpea la carta contra su rodilla y dice:]

Don Juan de Dios: – ¡Pero carajo! Una vez más no viene Juan Alberto para la navidad. Dice que tiene demasiado trabajo. Pero ¡la gran puta! Esto le va echar en cama a la vieja. Cómo le puedo dar esta noticia. Y una vez más tiene razón esta bruja, que ya le digo de una vez. Andaba luego diciendo: “estos ya no van a venir. Para su esposa es un sacrificio venir al Paraguay y Juan Alberto es un flojo, no quiere discutir con ella.”  La madre mejor que nadie le conoce al hijo que parió, ¿verdad? Y yo sí que digo: son inútiles mis descendientes. Cómo se van a dejar dominar por las mujeres. No tienen vergüenza (…) Y bueno qué le vamos a hacer, por lo menos Ana Bella ha de venir. Esa es una mujer de agallas. Le domina a ese viejo brasileño (…) ¡Y Elenita!; ella tiene que venir sin faltan no tiene quien le ataja. Y sí, pero si ninguno de los otros viene va a estar brava la cosa.  Hasta es posible que el niño Jesús no coma la chipa en ese caso. ¡Aaa la pucha! Y Juan José… ni hablar. El quiere  que nosotros nos vayamos a pasar la navidad con ellos. Ofrece mandarnos el pasaje. Pero a quién se le ocurre que nosotros podemos irnos por esos lugares. Pero no pues… es lo único que falta, que salga de mi casa en navidad. Y ese caso usó ya otra vez la vieja contra mí, diciéndome: “viste Juan de Dios, viste. Él ya no piensa venir. Ya se quedó allá definitivamente. Más bien a vos te va a llevar mañanita. Es hora de que te des cuenta señor mío si todavía tenés juicio” (…). Y qué cosa más desagradable es comprobar que la mujer tiene razón (…) Es lo último de la argelería. Y bueno, antes que este asunto me caiga encima me voy a ir a preguntarle a los dirigentes de mi partido qué carajo es lo que está pasando verdaderamente  con  nuestro país, porque yo ya no me siento bien con todo esto. La bruja que tengo en casa ya está a punto de comprobarme que soy un tonto. Voy a prepararme ya no  más y mañana mismo voy al pueblo. 

CUADRO DECIMOQUINTO

[Don Juan de Dios ingresa al escenario por la puerta principal como viniendo de afuera. Se lo ve muy alegre y marcadamente apintonado. Había vestido su mejor ropa para ir al pueblo; su mejor sombrero y se lo veía elegantemente calzado. Allí mismo se sienta y comienza a contarle a su esposa lo que le dijo su líder político.] 
  
Don Juan de Dios: Ya vengo doña Bené… “Estás en tu casita o te habías ido otra vez …” (…)  Ah sí,  estás muy ocupada entonces. Bueno. Desde aquí no más te voy a contar lo que me dijo mi presidente. (…) Qué notable, Ña Benemérita, este asunto. Para los que somos ignorantes, no es fácil entender la cuestión de los beneficios que recibe el país de parte de los compatriotas que están trabajando afuera. Por eso vengo diciendo: no es ninguna pérdida de tiempo ir a hablar con el que sabe las cosas. Todo nos aclara en un rato. ¿Sabés que me dijo? :

“Pero dejáte pues Don Juan De Dios de hacerle caso a los charlatanes. Esos no saben lo que dicen. No vayas a creer que el paraguayo y la paraguaya que sale a trabajar afuera nos dejaron; ellos están aportando más que nosotros para el sostenimiento de la nación.  Ellos, desde donde viven, están ayudando a sus familiares; les envían dólares y euros; y mediante esos recursos crece y se mueve la economía de nuestro país.  En nuestro país la mayor fuente de ingresos de recursos es Itaipú, ¿verdad? Bueno, y ahora te digo que después de Itaipú y Yacyretá ya está eso que llaman “las remesas”, el producto del trabajo de nuestros compatriotas del exterior que vienen a parar aquí. Y hasta podemos decir que las remesas son más importantes que el dinero que aportan Itaipú y Yacyretá, porque no queda en manos de tres o cuatro peces gordos que se aprovechan de esas hidroeléctricas. Las remesas llegan directamente a las manos de las familias más pobres y desde allí mueven la economía nacional. Al fin y al cabo, Don Juan de Dios, los compatriotas que salieron están ayudando más que estos haraganes que tenemos aquí, que se pasan holgazaneando, tomando tereré todo el día y esperando que arranque la campaña política para sacar ventajas de nosotros, los sacrificados dirigentes de base. Por lo tanto Don Juan De Dios ya no le des importancia a las habladurías. Dentro de poco va a estar resplandeciente nuestro país” - me dijo.

 Así mismo me dijo y renovó totalmente mi confianza. Y justo a tiempo porque a mí ya se me estaba por perder la pelota. 

[Permanece callado y pone atención para escuchar]

Don Juan de Dios: ¿Qué lo que estás diciendo vos Ña Benemérita? (…) Pero y debe ser así pues; acaso nosotros podemos saber más que ellos. (…) Pero a nosotros pues, mi querida, no nos mandan el dinero solamente porque no necesitamos, ¿o vos necesitás? (…) ¡Y bueno! Y si no necesitás el dinero ¿qué es lo que necesitás? (…) Pero no pues. Ya crecieron todos tus hijos y ya volaron todos como solés decir vos. Para qué lo que andás diciendo: “le necesito a mis hijos… le necesito a mis hijos”… (Se burla de ella, la imita). ¡A la pucha! ¡Caramba! Esta señora. Entre ella, la radio y todos los diarios mentirosos, nos pueden volver locos. 

CUADRO DECIMOSEXTO

[Fue a sentarse en su perezosa. Previamente instaló su radio a su lado sobre una silla. Se puso a cebar su tereré y dijo:] 

Don Juan de Dios: Ahora te voy a escuchar, parlante de churero, para divertirme un poco con tu discurso  (gira  la perilla de su radio y escucha que dice: 

Voz de radio: ….. “gobierno. ¡Pero qué caraduras que son, verdad! Ni el control de los mosquitos ejerce el gobierno y quiere seguir boleándonos. Estamos llenos de Dengue y de fiebre amarilla y el gobierno se pone a compadrearnos. Habrán escuchado ustedes al presidente del Banco Central cuando decía: “Después de los royalties de Itaipú y Yacyretá, los ingresos más importantes del país constituyen hoy las remesas de divisas sanas, que los brazos paraguayos envían desde el exterior. Mediante esas remesas se ha frenado la suba del dólar y revertido la tendencia; ahora el dólar va bajando y frenando la suba de los precios. Las remesas constituyen una bendición para nuestro país; porque sanean nuestra economía”.
Cométe esto y tomále agua encima -  dijo Don Juan de Dios y se pegó una carcajada. Pero la radio continuó diciendo:

Voz de radio: “Vaya uno a pensar y ponerse a meditar, cómo esta gente envuelve el tema para presentarnos esta desgracia nacional como una bendición; esta  diáspora que sufre el país, el éxodo masivo de nuestros compatriotas, y que en nuestro idioma propio le llamamos el “jehopa guasu”. Pero qué remesas ni ocho cuartos. Acaso el dinero que viene va a ser más importante que nuestros hijos que se han ido. No hay dinero que pueda reemplazar a nuestros hijos. Y después de todo hasta cuándo ellos van a enviarnos el dinero. Hasta que se muera el padre y la madre, y después qué”. 

[Llegado a este punto Don Juan de Dios de un salto apaga su radio y dice:]

Don Juan de Dios: Sólo falta que esto escuche Ña Bené (...). No, esto no suena bien. Esto no cierra. Algo queda afuera (…). Acaso nos engañan a los dirigentes de base los caudillos. Nos ocultan una parte de la verdad o qué es lo que pasa. Cómo es que estos personajes ignorantes que hablan por la radio les pueden cerrar la boca con estos argumentos. Esto no tiene sentido (…) Voy a tener que volver al pueblo a aclarar bien con él estas cosas. 

[Alza su jarra de tereré y entra hacia el interior de la casa]
CUADRO DECIMOSÉTIMO

[Antes de aparecer en escena, desde el interior, se le escucha a don Juan de Dios decir:]

Don Juan de Dios: Y bueno, y claro que te voy a contar. 

[Encaminándose hacia la sala principal abierta, viene conversando con su esposa; al salir dice:]

Don Juan de Dios: Me fui a decirle a Don Aquilino lo mismo que dijimos aquí. Entiendo que son importantes las remesas - le dije- pero eso para el país, porque a nosotros los padres de esos hijos emigrados no son importantes, porque nosotros no es dinero lo que necesitamos. 
– Y qué es lo que necesitan  – me preguntó – 
– Nosotros necesitamos que vuelvan todos nuestros hijos – le dije – para cuidarnos en nuestra ancianidad y también para arrullar a nuestros nietos. 
No Don Juan de Dios – me dijo – Nosotros, somos políticos, ¿verdad?, y solemos hablar de  política, ¿no es cierto?, pero ahora vos venís a plantearme un asunto personal. Vos querés que estén contigo tus nietos para mimarlos, entiendo; pero ese es un asunto personal;  eso no entra en la política. 
 Al escuchar eso fue como si yo perdiera  el control de mí mismo, y sobre la marcha le dije: 
- Qué les falta a ustedes, amigo, para crear las condiciones, de modo que el paraguayo quede a trabajar en su país. Acaso nosotros, los dirigentes de base, no les hemos brindado siempre todo nuestro apoyo. Les hemos servido con buena voluntad de todas las formas y en toda tarea que nos asignan hemos sido siempre bueyes eficientes -  le dije y salté como con resorte para salir de allí.  
– No me dejes con la palabra en la boca Don Juan de Dios – me dijo. – Yo entiendo tu caso, sólo que no tengo la respuesta porque este es un tema muy complejo y el gobierno no sabe cómo enfrentar la emigración - me dijo. 
– Eso es muy  grave, porque  si nosotros les ponemos a ustedes en el gobierno porque creemos en ustedes y no saben qué hacer para que el país salga adelante, mi amigo, estamos muy mal; además, nos usan mal porque nosotros pasamos vergüenza por causa de ustedes. Es mejor que rompamos nuestra relación -  le dije, me levanté y vine. 
Y ahora Doña Bené, admito que hemos salido  en lo que siempre dijiste. Yo ya no entiendo lo que pasa, se me perdió la pelota y ya no me convence lo que me dijo el dirigente. Sólo te puedo decir que nuestra situación está muy mal. Nunca esperé que esto viniera a pasarme en mi ancianidad. ¿Y a quien le puedo pedir a estas alturas socorros ni soluciones? El caso nuestro ya no tiene solución.  Ya hemos perdido todo lo que tenemos. Hemos perdido siete hijos y catorce nietos. Y eso por qué. En qué cosa, dónde, cuándo y con quién hemos fallado nosotros, mi querida esposa, para que esta clase de castigo vengamos a sufrir. Sólo Dios ha de saber eso, porque yo no me explico. Me he postergado a mí mismo y he postergado hasta a mi familia por servir mejor a mi partido y a mi país y aquí está;  esto es lo que el Paraguay hace con nosotros.    


CUADRO DECIMO OCTAVO

[Don Juan de Dios se adelanta hacia el público y directamente le comenta:]

Don Juan de Dios: 
 Quiere decir entonces que yo venía entendiendo muy mal la política.  Resulta que yo vengo trabajando en política desde mi juventud; desde aquellos tiempos vengo sirviendo lealmente a mi partido pensando que a través del mismo estoy prestando un servicio a la patria, a mi comunidad y a mi familia. Pensaba yo que a través de esos servicios venía haciendo también algo por mí mismo. Estaba recién casado cuando empecé a activar en política. Entonces había dicho: yo no estoy muy necesitado, y… a través de la política voy a buscar mejor bienestar para mis semejantes. Por aquellos tiempos yo pensaba que no sería bueno salirme yo solo de la pobreza y la ignorancia, mientras montones de personas más pobres que yo andan a mi alrededor. Me pareció que en esas condiciones yo no iba a tener garantías en mi valle ni en mi país.  Cuántos años trabajé para levantar el oratorio, la escuela nueva, el local de la comisaría. Cuántas vacas regalé para esas obras. A cuántos prójimos yo les saqué de la prisión. Por lo menos llevo cincuenta años sirviendo a mi partido. Y justo ahora,  raspando mis setenta años, se me dice que mi problema no es político sino un asunto personal. Y cuantas  familias están ahora en esta misma situación; miles, y esto le dicen “asunto personal”. ¡Acaso esto no viene a ser una clara responsabilidad política! ¡Pero que me dejen de joder…!

[Se apaga la luz del escenario. Momentos después viene entrando don Juan de Dios con una caja de cartón, que instala en el suelo y se sienta;  saca de la caja unas estatuillas de barro y comienza a armar su pesebre. Al mismo tiempo se pone a hablar solo]


CUADRO DECIMO NOVENO

Don Juan de Dios: Pero miren qué cosa. Yo crié siete hijos y ahora en mi ancianidad tengo que armar yo solo mi pesebre. Pero voy a hacer. A lo mejor vienen los muchachos. Aquí ya no tenemos ni un hijo que pueda ocuparse de nosotros.  Benemérita pues, la pobrecita, quería  que se le traiga una nieta para criar ella; y yo quería  un nieto varón. Cuando uno llega a viejo parece que necesita de eso.”No tenemos suerte Juan de Dios -  me suele decir ella -  porque hemos criado muchos hijos y no podemos arrullar a nuestros nietos”, y tiene razón. Uno quiere tener a su nieto para mimarlo un poco y malcriarlo como dice la gente. ¡Pero qué nos van a dar! De la nuera se espera de balde eso, y si tu nuera es gringa, peor. Jamás le van a dar sus hijos a los abuelos.  Y los hombres sí que no tienen ningún poder dentro del hogar, eso se sabe, ¿verdad? Pero a mí ni siquiera las que son mujeres me salieron bien. Mi hija María Rosa dice que su marido quiere que el niño tenga más edad para darme. Y Rosenda sí que dice no porque su hijo no habla luego el castellano. Y eso es cierto. Ese niño habla en un idioma que dicen que es inglés. Yo no entiendo un comino de lo que dice. Y Ana Bella es igual. La hija de ella habla en portugués; a duras penas se entiende algo de lo que dice; y Elenita… todavía no tiene hijo. Esa es mi hija menora, la última. Ahhh… mi hija Elenita… Como… la extraño. 

[Cabecea, mira al suelo y realiza ademanes de negación] 

 Nunca volví a alzar un niño desde que ella creció (…). Y luego está Juan de Dios. Es el único que se casó con una paraguaya, pero allá en Buenos Aires. Pero ese hijo mío es muy enredado el pobrecito; acaso él alguna vez nos escribió una mísera carta. Yo le había dicho muy bien a su madre: para qué le vas a poner mi nombre. Para que se le diga Juan de Diosito y para que salga un arruinado.  


CUADRO VIGÉSIMO

[En este momento recibe una llamada telefónica en su celular].

Don Juan de Dios: Hola. Hola. Vos sos Elenita… Qué tal mi hija, cómo estás… Yo estoy bien (…) Y también ella está bien de salud. Sólo que anda un poco triste (…) Y les extraña a todos ustedes… Vos cuándo vas a llegar mi hija para que yo vaya a esperarte en la terminal (…) ¡Ohhh,  no puede ser! ¿Vos también mi hija? Pero ¿qué es lo que les pasa a todos ustedes? Al final ya todos nos dejaron (…) Cómo que no… ¿Y entonces qué? (…)  Estamos en navidad.  ¿Cómo? ¿Que también ya te vas a casar? (…) ¡Carajo! (…) Y bueno, en ese caso tu mamá y yo ya estamos acabados (…). Y porque vos eras ya nuestra única esperanza, mi hija, pero también ya te vas a casar ahora, y eso significa que te quedás definitivamente por esos lugares, ¿verdad? Cómo que no, claro que es así (…). Y bueno. Voy a ver cómo contarle esto a tu mamá. Qué le vamos a hacer. (…) Bueno mi hija. Chau. 

[Deposita su teléfono, se sienta y dice:]

Y bueno, ya escucharon. Nada va a quedar en el Paraguay de los González Aveiro al morirnos Benemérita y yo. Pero eso no es tanto, lo peor es que antes de morirnos ya desaparece de este país nuestra descendencia, que fue abruptamente cortada. Si el Paraguay fuera solamente mi familia, aquí mismo se acababa, porque aquí termino yo, y mi familia termina conmigo. Nada quedará de mi, ni mis huellas,  en este país.     

[Va, saca de la caja un enorme niño Jesús, y le dice:]

Esta vez no te voy a poner en tu pesebre niño Jesús. Te voy a tener en mis brazos. Porque vos sos mi único nieto. Vos y yo somos los únicos que nos quedamos en el Paraguay.  (Fin)                                             

Tadeo Zarratea

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada