Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

lunes, 6 de febrero de 2017

LOS CASOS DE TÍO REY

— 1 
ES UNA GRAN COSA EL SABER LEER

—Contanos pues tío Rey los casos de la Guerra del Chaco— me dijeron unos sobrinos en Asunción.  Y yo les dije:

—Es de balde que me pidan a mí, mis queridos sobrinos, que les cuente cómo fue la Guerra del Chaco, porque yo cuando eso era un simple soldado; y el soldado pues no puede saber nada porque solamente veía la tierra y el cielo. El soldado no conversa con los altos jefes militares, no lee ningún documento, sólo recibe las instrucciones y pelea. Y yo fui uno de esos, y no sé nada de la guerra porque entonces me encontraba muy ocupado peleando en la primera línea de fuego. 

Hoy día abundan los veteranos que fueron como yo soldados no más también, pero que creen saber todo lo que pasó en la guerra; hablan como el que más;  se presentan como el que sabe todo, simplemente porque estuvo en la guerra. Yo digo de esos camaradas que mienten, que son grandes mentirosos; porque ni siquiera los oficiales, mi amigo, conocen todo lo que pasó en esa guerra; y eso es muy sencillo.  Cuando uno está peleando en un frente no puede saber lo que pasa en los demás frentes. Los únicos que conocen todos los movimientos de las tropas son los jefes superiores.  Yo creo que son ellos los que deben contar y escribir los episodios de la guerra. Yo a ellos sí les voy a creer.  Nosotros, los simples soldados, solo conocemos de nuestras propias acciones, de nuestra experiencia, y nada más.   No hay que mentir mi amigo. Se equivocan los camaradas que se presentan como conocedores de todos los hechos. 

Y yo menos que nadie voy a saber, porque a mí me comisionaban para las peores tareas. Escogían para mí lo peor porque soy ignorante, soy analfabeto. Fíjese mi amigo que aquí en el Estadio de Sajonia, donde estaba el acantonamiento principal del Ejército, ya empezó la discriminación.  A eso le llamaban “clasificación”. Yo recuerdo que apenas llegado allí nos hicieron formar y el oficial nos dijo: 

— Los que tienen el quinto grado de escuela que salgan cinco pasos al frente.
Salieron unos pocos. En aquella época, como es sabido, eran muy pocos los hijos de gente pobre que alcanzaban el quinto grado y solamente éstos son los que van a la guerra, como dijo nuestro poeta Emiliano R. Fernández.  Después siguió ordenando:

— Los que tienen el cuarto grado que salgan cuatro pasos al frente. 
Y así fue bajando hasta el primer grado. Y nos quedamos cuatro hombres de toda esa compañía, los que no pudimos dar ni un solo paso. Entonces se acercó el oficial a preguntarnos:
— ¿Ustedes no saben leer absolutamente?
— Y no — le dijimos. 
— Vengan conmigo entonces que les voy a encargar una tarea — nos dijo. Y nos llevó mi estimado a hacernos lavar los baños de las tropas.  Imagínese mi amigo, el trabajo más sucio. 
Fue entonces que yo me dije a mí mismo: “Si llegara a volver del Chaco y si Dios me da hijos, les tengo que mandar a la escuela”. Es demasiado importante, mi amigo, aprender a leer. Yo ya pasé mucha vergüenza por causa de esta situación. A veces una personalidad que me aprecia saca del cajón un libro y me dice: “Este es un libro mío, don Rey, quiero que lleves a leer y cuando vuelvas vamos a comentar”. En esos momentos yo, mi amigo, tengo ganas de hacerme ovillo y meterme… aunque sea en mi propio bolsillo. Por la vergüenza, mi amigo. 

Yo digo que si hubiera aprendido a leer hubiera sabido demasiadas muchas cosas; y también digo que el que aprendió a leer y sigue ignorante, es porque quiere ser así no más, porque dicen que la sabiduría humana está totalmente anotada en los libros.

Y con todo eso, mi amigo, yo no le condeno a mi madre por no haberme mandado a la escuela; entiendo que por ignorante no más la pobre me dejó en la ignorancia.  Ella no habrá sentido la necesidad de leer, pero yo sí que ya sentí y por eso suelo procurar, haciendo todo lo que está a mi alcance para que, en medio de mi pobreza, mis hijos aprendan a leer un poquito por lo menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada