Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

martes, 7 de febrero de 2017

LOS CASOS DE TÍO REY

— 3
REY, EL DE LOS PIES GRANDES
 Al Dr. Guillermo Vega Alcaraz

Yo tengo comprobado que la gente común, la gente de pueblo de nuestro país es atrevida porque no respeta a su semejante.  Fijate nomás que a mí por ejemplo aquí en Juty me llaman: “Rey, el de los pies grandes”. Cualquier tipo atorrante o vieja grosera así me llama.  Aquí yo no soy nadie. Pero no es lo mismo cuando llego a Asunción y me encuentro con los grandes señores. Allí sí yo soy una personalidad.  Me invitan de aquí para allá, y doctores y coroneles me llevan a pasear en auto. Y me dicen “don Raimundo”, o “don Cabrera”, y también hay de los que me dicen “tío Rey”, que no son mis sobrinos sino mis amigos; o mejor amigos de mis sobrinos.  Y te estoy hablando de personas de nivel, no estoy hablando de arrieros ignorantes.

A mí a veces hasta me da vergüenza porque en realidad no soy del nivel de ellos. Pero la gente ilustrada, mi amigo, tiene nomás luego un trato diferente.  Nunca busca el defecto de uno para resaltar como hacen los ignorantes sino el poco mérito que uno tiene es lo que ellos resaltan.  Yo acaso qué virtudes puedo tener, pero no me estoy alabando delante de vos al decirte que con todo eso tengo gente que me aprecia y me valora. Y a esas personas les estoy muy agradecido

Allí está, por ejemplo, el Dr. Vega, un señor instruido y acaso va a necesitar de mí para nada. Pero él me dice “tío Rey”, y por más que llegue sucio de polvo a su oficina siempre me recibe con gran alegría y de inmediato ya me ofrece y me sirve mate o tereré, y se interesa en mis necesidades.  Así también, en cualquier momento me regala una buena botella de vino.  Y uno pues siente cuando la gente hace esas cosas de corazón mientras otros hacen simulacro.  Por eso le dije la vez pasada: “vos sos mi más querido sobrino postizo” porque me mimás mucho. Cómo se nota en vos que venís de en medio de buena gente y que te educaron en forma, en la tradición paraguaya; por lo visto tu padre fue un hombre entendido porque ya no son muchos hoy en día los que tienen la educación que vos tenés.  Veo mi amigo que sos colorado y por eso te aprecio más. Si fueras mi correligionario no hubiera sido tanto.  Seguro que sos el colorado verdadero; no habrás llegado a ese partido detrás de las ventajas, ni has de ser un converso, porque esa clase de gente tiene otro modo de ser, muy distinto”.

Y así le dije porque por ahora, mi amigo, el color ha divido de veras a nuestra gente; ya no es como antes.  Antes nosotros hacíamos bromas sobre nuestra inclinación partidaria y no pasaba nada, nos divertíamos juntos. Pero por ahora yo siento que apenas uno le hace una bromita de corte político a la gente y reacciona inmediatamente hasta el punto que te puede pegar.  Ya no nos podemos apreciar como personas por encima de los colores partidarios. Los colores nos han dividido severamente. Por causa de ello hasta los parientes se niegan.  Por eso yo digo: por lo visto ahora la gente es más ignorante que antes, porque el fanatismo y la ignorancia son parientes muy cercanos. Ellos sí que no pueden negarse. 

Y es muy necesario, mi amigo, que dejemos de lado estas cosas para volver a apreciarnos como paraguayos. Aquí, en nuestro país, mi amigo tenemos la necesidad de apreciarnos entre todos porque somos pocos, pobres e ignorantes. Y de cara a esta situación solo la solidaridad nos puede hacer fuertes. Eso es lo que nosotros sentimos, vimos y comprobamos en la Guerra del Chaco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada