Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

martes, 7 de febrero de 2017

LOS CASOS DE TÍO REY

- 19 -
LE ENFRENTÉ A UN DOCTOR 
(A la Dra. Beatriz Herreros Usher, generosa médica de tío Rey)

Vengo muy nervioso mi querido sobrino. Tuve una agarrada muy fuerte con un doctor allá en el Instituto de Previsión Social.  Antes de amanecer mi amigo estuve allí para sacar el número y me atendió el médico a las 12 en punto, con todo que ya estoy viejo. Fui allí a pasar hambre, sed, cansancio y para más, con mi enfermedad.

Recién a las 10 de la mañana comenzaron a atender los doctores.  ¿Pero dónde tienen el corazón esta gente?  Estos nos van a matar a todos si así nos llevan, porque no garantizan remedio, socorro ni esperanza. Y en cuanto al respeto por la gente, mi amigo, nada que ver. 

Todo esto y mucho más le dije al doctor.  Me quejé mucho ante él.  Desde luego que al entrar dije que por lo menos con eso iba a salir.

— Disculpame mi querido doctor pero solo a vos te puedo decir esto, no tengo cómo decirle a otro — le dije. — Vos sos un ciudadano de conciencia que tiene responsabilidades y yo no le puedo decir nada a las secretarias de aquí, porque ellas son apenas sirvientes, y que además no tienen la culpa porque no cargan con responsabilidades.  Por lo tanto me vas a tener que escuchar solamente, amigo.  Ustedes no pueden seguir jugando así con la gente del pueblo — le dije y me largue a decirle demasiadas muchas cosas. 

Se sentó el doctor a escucharme.  Eso es lo único que da gusto cuando uno trata con la gente educada. Te escucha; porque nosotros los ignorantes no sabemos escucharnos. El ignorante muy pronto se enoja.  Y bueno, me escuchó atentamente y después me dijo:

— Tenés razón abuelo, pero solamente de esta forma estamos funcionando porque los pacientes aumentaron demasiado, y nos sobrepasa el trabajo.  Ahora tranquilízate. Te voy a atender de la mejor forma porque sos un veterano de guerra, y no solamente tenés un derecho médico gratuito, sino derecho a la buena atención.   Para eso nuestro gobierno puso la ley que les favorece a ustedes.  Y eso tenemos que agradecer.  

Ese discurso elevó de punto mi molestia con lo ya nervioso que estaba, y le dije:

— Disculpame amigo, pero esa ya es una propaganda política. Y la propaganda tenemos que saber por dónde largar. No se debe tirar al rostro de un semejante. Eso tiene su carril. 

— Además mi amigo vos no tenés necesidad de hacerle la propaganda a nadie para comer, porque sos un profesional, estudiaste mucho, sacrificaste tu juventud para poder vivir de tu trabajo.  Acaso para qué mi amigo estudian ustedes si van a volver a convertirse en cepilleros o se van a ver obligados a robar para dar de comer a su familia.  Esas cosas tienen que dejar ustedes para aquellos que no tienen profesión, o para aquellos profesionales que no tienen capacidad.  Pero vos mi amigo tenés capacidad. Por eso te habrán traído acá.  Y solo por eso te digo: Yo, mi amigo, los que son titulados solamente no quiero que hagan dos cosas, porque es muy triste.  No quiero que roben y no quiero que se dediquen a la adulonería. Al ignorante le perdono porque a lo mejor no tiene cómo vivir, y todos queremos vivir.

— Pero en verdad no es esto lo que quería decirte sino lo que viene ahora:
— Nuestro derecho de veterano mi amigo no es gratuito, como decís vos.  No existe el tal derecho gratuito de ninguna clase. No puede existir; y si existe, no ha de ser un derecho, tiene que tener otro nombre. A nosotros mi amigo se nos reconoce este derecho porque nos merecemos; porque tenemos mérito en servicio a la patria.  No se nos ha dado porque somos lindos ni simpáticos. Y en cuanto al agradecimiento mi amigo, yo soy un hombre muy agradecido porque soy católico.  Pero entiendo que no se tiene porqué agradecer al que reconoce el derecho de uno, porque no le hace ningún favor.  Ese solo cumple su deber.  Y todos, mi amigo, tenemos la obligación de reconocer el derecho del prójimo y por ese simple hecho no debemos esperar agradecimiento.  Así yo pienso mi querido doctor y puedo estar equivocado porque soy ignorante, pero Dios pues a todos nos ha dado la razón — le dije y me levanté como para salir. Allí me retuvo, me pidió disculpas y me insistió que me sometiera a la inspección médica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada