Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

martes, 7 de febrero de 2017

LOS CASOS DE TÍO REY

— 17
ME RASPEÓ EL COMISARIO

La vez pasada, mi amigo, me ocurrió un hecho desagradable. Comprobé que son unos atrevidos estos policías de ahora.  De dónde salieron éstos. Uno se pregunta luego de dónde nos mandaron.

Una siesta me iba pasando frente a la comisaría de Tatukua’i y con todo el calor que hacía el soldado de guardia me tocó el silbato.  Me di la vuelta a mirarle y me llamó con las manos.  Me acerqué a él y me dijo: “el comisario te manda llamar”.  Me bajé, sujeté el caballo al poste y entré junto a él. Yo creía que me iba a invitar con un fresco tereré por ejemplo en razón de que las verdaderas autoridades allá por Asunción me tienen mal acostumbrados. 

— Buen día señor alcalde — le dije y el tipo no respondió a mi saludo.  

— Qué clase de individuo maleducado sos.

— Por qué me decís eso mi amigo. En qué te he faltado yo — le dije. 

— No me has faltado a mí, sino a la institución— me dijo. — Acaso no ves allí esa bandera que está flameando porque no se te vio siquiera mover tu sombrerote en signo de saludo.  Cómo es que llegas a viejo sin conocer la educación — me dijo. 

— Estás muy equivocado alcalde si crees que es esa la educación — le dije.  
— Saludar al semejante que te saluda es el signo de la educación y no saludando al trapo— le dije. 
— Por más que represente a la nación, mi amigo, la bandera no es sino un trapo y nunca va a saber si yo le saludo o no le saludo. Aparte de eso comisario, si vamos a irnos por la ley y por la justicia, no soy yo quien tiene que saludar a la bandera paraguaya, sino ella quien me tiene que saludar a mí, porque yo fui su defensor en el Chaco.  Gracias a mí ella está flameando allí en el mástil. Si no fuera por mí y mis camaradas una bandera boliviana hubiera estado en su lugar. Ella me debe las finezas mi amigo, no yo a ella. Y vos también alcalde, seguro que te equivocás de esta forma solo porque sos muy joven, porque algún principio de estudio has de tener. No has de ser totalmente analfabeto como yo. Por tanto mi amigo te invito a leer un poco de historia para que puedas saber quiénes son los que defendieron a nuestra bandera.  Eso de atropellar espinillares durante tres años, con sed, con hambre y cansancio, persiguiendo a los bolivianos o huyendo de ellos, mi amigo, ya es suficiente servicio.  Mediante nosotros vos no llevas puesto en este momento una chaquetilla boliviana, y eso te digo para que sepas.  Si hubieras tenido un poco de entendimiento no me hubieras molestado por estas estupideces. Pero Cristo, mi amigo, perdonó a su verdugo, y por qué yo no te he de perdonar como cristiano. Pero eso sí, una cosa te voy a encargar: que busques en otro sitio la educación y el patriotismo.  Dejen de buscar eso en los actos estúpidos, porque no están allí.  Por qué, mi amigo, no hacen cosas que sean de provecho para la gente y no se comportan como deben. El uniforme, mi amigo, igual que la bandera, representa al Estado, pero ustedes desvirtúan el uniforme. No conocen el respeto. Se pasan molestando a los que trabajan y se inclinan ante los ladrones. Es una lástima, mi amigo, este país.  Nosotros los veteranos no merecemos estas cosas en nuestra ancianidad.  Lo sentimos mucho, mi amigo, y vamos a llevar hasta la tumba estos dolores.

— Y ya es suficiente que me ofendas comisario, porque ya soy viejo, hace calor y estoy en trabajo. 

Cuando terminé de decirle esto me di la vuelta, me puse el sombrero y salí.  El hombre se quedó totalmente callado, como paralizado.  Se quedó duro en su sitio como una estatua de barro. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada