Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

lunes, 13 de octubre de 2014

UNA ONG QUIERE U$AR AL IDIOMA GUARANÍ

Existen evidencias de que al idioma guaraní le puede pasar lo mismo que a los indígenas.  Algunas personas quieren vivir a costa del idioma succionando del Estado 1,5 millones de dólares.  Exactamente igual que en el campo indígena, donde las oenegés manejadas por personas inescrupulosas, sin especialización alguna en antropología, etnología ni sociología, viven desde hace décadas y viven bien con el dinero que captan en nombre de los indígenas, mientras los supuestos beneficiarios viven en la miseria. 

Ahora le espera la misma suerte al idioma guaraní.  Su Academia legítima, creada por ley e integrada por 30 personalidades que desarrollaron décadas de lucha,  trabajando ad honorem, ahora se siente marginada por el Estado.  Sus integrantes son autores de libros, de gramáticas, de diccionarios, de importantes obras literarias, entre poesías, cuentos y novelas; igualmente tienen décadas de entrega a la docencia del idioma guaraní en universidades.  Y si bien la ley ordena que el Estado le provea recursos a esta Academia, hasta este momento no le ha asignado un solo guaraní partido por la mitad. Los señores académicos seguimos nuestro voluntariado con la promoción y sostenimiento del idioma, exclusivamente a costa nuestra como lo venimos haciendo desde hace 30 o 40 años.

Ahora aparecen los más vivos del barrio, que son unos absolutos desconocidos, enarbolando la bandera de la recuperación del idioma para lo cual piden la mencionada sideral suma y eso solo para el año 2015.  Por otra parte, a la Secretaría de Políticas Lingüísticas, entidad estatal creada también por ley, se le viene asignando anualmente menos del tercio de lo que hoy le van a dar a los auto proclamados salvadores del idioma.  Y esto que tanto la Secretaría como la Academia tienen obligaciones impuestas por la ley, tales como: el salvataje de las lenguas indígenas en vías de extinción, la promoción y normalización de las lenguas oficiales, la aprobación del alfabeto, la gramática y el diccionario oficial de la lengua guaraní y otras tantas obligaciones que les impone la ley misma. Pero dinero del Estado para la Secretaría escasea y para la Academia no hay nada.

La ONG mal llamada “Real Academia de Lengua y Cultura Guaraní” es una creación solitaria del Poder Ejecutivo, el cual por medio de un decreto lanzó al interior de la sociedad paraguaya una entidad, que de ser seria, duplicaría inútilmente funciones, pero como no lo es, solo crea confusión, anarquía y división entre los cultores del idioma.  No hay que ser ilusos y creer que son humildes poetas que aman la lengua. Definitivamente no es así. Detrás de esa gente están evidentemente los grandes manguruyuses que esta vez van a usar al idioma guaraní para desangrar al Estado. Es una verdadera pena. Es un despropósito mayúsculo. Es una avivada miserable. Pero no pasarán, porque mientras viva no me cansaré de luchar contra esta forma de corrupción.

Tadeo Zarratea
13 de octubre de 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada