Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

martes, 7 de febrero de 2017

LOS CASOS DE TÍO REY

- 9 -
SE TE MURIÓ LA VACA OBERA 
(A mi madre, para recordarle su pasado)

Todos los trabajadores, mi amigo, amamos nuestro trabajo. Pero hay gente que ama demasiado su trabajo, y eso no está bien.  En eso no conviene exagerar mi querido sobrino porque te puede perjudicar.  Yo tengo observado que el que ama por demás su trabajo deja de amar el producto de su trabajo.  Esa gente ya no se da tiempo para cuidar de lo que tiene ganado y descuidan su hogar, su familia, y ya no cuidan ni a su propia persona, porque solo piensan en trabajar.

Yo mi amigo, el único defecto que le encuentro a mi primo Demecio es ese; y digo que solo por eso en su ancianidad se volvió pobre, porque éste era un hombre que ejercitó el trabajo de veras.  Y no te digo solo porque es tu padre ni por alabar indebidamente a un semejante.

Yo me crié con él.  Cuando era un muchachón mi madre me entregó a él para que me enseñe el trabajo y él me hizo hombre.  Primero actué de güaino suyo.  Antes se le llamaba güaino al ayudante, sin embargo ahora se le llama así al jinete que hace carrera de caballo.

Muchas cosas me enseñó y eso le suelo agradecer porque esas cosas me van a servir hasta la muerte.  Después me agarré y me casé con su prima, y me dijo: ¡me cobraste caro vos, pícaro!  Así bromeaba conmigo.

En aquel tiempo trabajamos en los obrajes.  Sacábamos rollos del monte con carros de alzaprima.  Eran enormes carros. Y él tenía varios y muy buenos carros y también los mejores bueyes. Nadie tenía mejor boyada que Demecio Sarratea en todo el Departamento de Juty. Él buscaba y compraba de donde sea los mejores bueyes y al precio que sea.  Muchos dicen de él: “es un hombre guapo”; pero yo digo cómo no iba a ser guapo con las herramientas que tenía. Además de eso su carrero no era cualquiera. Él seleccionaba y contrataba los mejores carreros.

Pero así también sobrino, como te vengo diciendo, amaba su trabajo de mala forma. No se le podía distraer por ninguna otra cosa cuando estaba en trabajo. Simplemente no escuchaba nada. No te respondía nada.  Caiga quien caiga y muera quien muera, él jamás iba a dejar su trabajo del día sin terminar.

Tan bien me acuerdo que una vez, cuando estábamos por salir con los carros hacia el monte, vino llegando un vecino y le dijo:

— Vengo a avisarte don Sarratea que una vaca obera tuya está empantanada allá en el estero desde ayer, y recién vengo a avisarte porque pensé que iba a salir, sin embargo hoy amaneció allí; creo que con una yunta de bueyes solamente le vas a poder sacar.

— Está bien — dijo él. Te agradezco, pero si por inútil no puede salir, que se muera.  Yo tengo que ir a mi trabajo porque le tengo a la china y a varios mita’i a quien tengo que dar de comer. 

Y con eso salimos y nos fuimos. Trabajamos durante todo el día.  Trabajo duro pero bueno hicimos.  Volvimos ya muy entrada la tarde, desatamos los bueyes y nos sentamos a almorzar. En ese momento le dijo Pablo Lezcano:

— Sacamos los mejores rollos patrón, por lo menos ganaste 500 patacones hoy.

Antes que mi primo Demecio tomara la palabra le salió al paso ña Bonifacia.

— De qué sirve que haya ganado 500 patacones allá, cuando aquí perdió 1.000, porque desde las 12 del día ya bajaron los cuervos por mi hermosa vaca obera. Por lo menos la carne hubiéramos aprovechado si le hubiera sacado antes de irse. Qué le costaba enviar dos guainos con una yunta de bueyes a sacarla en un ratito a esa pobre vaca. Yo no sé qué piensa este señor. 

— Es que así tenía que morir — dijo mi primo Demecio.  Le llegó el día. En ese lugar y de esa forma tenía que morir. Y aparte de eso mi vieja, solo porque tenemos se nos mueren los animales. Los que no tienen animales no pasan por esto. 

—No quiero escuchar tonterías — dijo ña Boní y salió de allí. 

Desde esa vez nosotros adoptamos un dicho. Ante cualquier pérdida que sufre un amigo, aunque sea en el truco, le decimos: Se te murió la vaca obera. 

Hace poquito volví a usar ese dicho, cuando vino a decirme mi hijo Zoilo:

— Va a tener que joderme solamente mi patrón, porque ya no voy a requerirle; ya estoy pichado y además ya encontré otro trabajo bueno y ya quiero empezar.

— Pero si vos andás así mi hijo se te va a morir tu vaca obera — le dije.   El producto de tu trabajo no tenés que dejarle de balde a nadie.  Eso te va a dar yeta. No es nada perder un día o dos para defender lo que ganaste en la semana.  No quieras amar de mala forma el trabajo, mi hijo.  Eso vas a encontrar durante todo el tiempo.  No te vuelvas loco por ganar dinero. Ganar dinero es fácil. Cualquier ignorante puede ganar siempre que trabaje, pero no cualquiera aprovecha el producto de su trabajo.  No todos consiguen hacer que le rinda lo ganado, ni aprovechan su ganancia, porque eso es lo difícil. Algunos quieren trabajar nomás, aunque sea de balde, y eso también es un vicio.  Los patrones saben eso y los que son jodidos se aprovechan del pobre que solo quiere trabajar.

— Por tanto mi hijo, si podés, dedicale solo medio día al trabajo y el resto dedicale a la defensa del producto de tu trabajo, para que no se pierda.  El trabajo no hace falta. Lo que hace falta es el producto del trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada