Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

martes, 7 de febrero de 2017

LOS CASOS DE TÍO REY

- 11 -
DICEN QUE YUTY YA ES CIUDAD
(Al Dr. Nelson Vera Villar, gran intendente de Yuty y también al ex intendente aludido por tío Rey)

La vez pasada llegué al almacén de Ceféri Rotela a tomar un trago, esperando el colectivo y les encontré allí a los dirigentes políticos del pueblo, conversando animadamente y empinando los codos. Les escuché decir que nuestro pueblo tiene ahora un nuevo intendente, recién nombrado, hablaban de las obras que está llevando a cabo la municipalidad y de los proyectos que tienen.  Muchas buenas ideas escuché que estaban barajando.

Y por lo visto estaban muy alegres porque de otra forma no se explica que me hayan invitado a entrar al ruedo y a beber con ellos.  Todos me conocían y conocían muy bien que en un círculo como ese no iba a permanecer callado ni si me ataran la boca. Y bueno y muy pronto nos llevamos hacia los temas profundos.

Yo les dije:

— Ojalá mis amigos alguna cosa buena haga por nuestro pueblo el nuevo intendente, porque tenemos que saber que este es un pueblo maldecido.  Lo maldijo el monseñor Bogarín como consecuencia de aquel famoso caso del padre Fariña.  Fue entonces cuando este pueblo de Yuty se malquistó con la Iglesia.  Y ha de ser por todo eso que este pueblo de Yuty está hoy como está, convertida en una verdadera tapera, mi amigo. 

— Permitime que te interrumpa don Rey — me dijo un concejal colorado.  
— En primer lugar mi amigo ya no tenemos que usar la expresión pueblo de Yuty.  Eso ya está en el pasado.  Ahora ésta es la ciudad de Yuty. Sí señor. El Distrito fue elevado de categoría porque creció mucho su población y hay progreso.  Nuestra municipalidad es ahora de segunda categoría. Allí yo tengo el decreto. 

— Está muy bien, mi amigo — le dije. Ha de ser verdad que ahora somos muchos más los habitantes, porque los pobres y los conejos siempre nos criamos, pero el progreso yo no veo por ninguna parte.  Allí está por ejemplo el Mercado Central que acaba nomás de derrumbarse por completo.  Ese mercado mandó construir un tal (y te voy a contar nomás para que sepas) un tal Dr. Pedro Zarza Roa, como intendente de Yuty.  Una manzana entera mandó techar con buena teja.  Las cabriadas del techo estaban como a 5 metros de altura. Los horcones y tirantes eran de maderas de ley, labradas a mano, era un maderamen de lujo. En aquel tiempo ni en Asunción no había esa clase de mercado.  Él también mandó construir la Escuela Central que hoy lleva su nombre y en su tiempo se cruzaban por aquí muchos buenos caminos. Se puede imaginar usted mi amigo que la arribada de Martínez Cué él mandó empedrar en toda su anchura que por lo menos tenía 50 metros; y eso solamente para que suban los carros y las carretas, porque los camiones entonces no existían. 

Y era colorado el hombre, mi amigo, pero él lideró este pueblo de Yuty en tiempos de gobiernos liberales.  En esos tiempos esas cosas eran normales, y él fue el gran constructor de Yuty.

Yo no digo que los intendentes hagan precisamente obras nuevas, porque al que no tiene capacidad ni se le puede pedir nada.  Pero eso de dejar que se derrumbe lo ya construido, mi amigo, es todo un delito. 

Nuestra iglesia catedral estuvo también a punto de caerse y se hubiera caído si el cura no hubiera promovido la contribución general de la gente para mandar apuntalar.

Esta plaza central antes estaba amurallada en sus cuatro lados y tenía torniquetes en cada esquina.  Tenía canchas de futbol y de vóley además de una cancha de tenis con piso de polvo de ladrillo y tejidos de alambre en su rededor.  Allí jugaban al tenis los hijos de don Vicente Oddone con sus amigos estudiantes, y la gente podía acercarse a mirar los sábados por la tarde, recrearse y divertirse. Ahora la plaza está desprotegida, ya no tiene cercos y se juntan allí toda clase de caballos y vacas flacas, a donde van a comer y a cagar.  Y los propios dueños, uno ve que los llevan hasta allí.  Cuando uno va a escuchar misa tiene que ir eludiendo a los animales y a sus bostas para entrar al templo. 

— Está bien mi amigo que nuestro pueblo se convierta en ciudad; pero no vayas a creer que yo no conozco lo que es una ciudad. Conozco Asunción y ya he visto también de paso las ciudades de Rosario y Santa Fe, y estuve en Buenos Aires y en Mariahó (*)(se refería tío Rey a Mar de Ajó). De esas sí que uno puede decir que son ciudades, porque resplandecen de belleza, y hay cosas que ver, mi amigo.  Por lo tanto mis queridos amigos, discúlpenme, pero yo no voy a decir ciudad por esta tapera.  Un poste, para amarrar a los caballos, mi amigo, no son capaces de clavar frente a estos almacenes y quieren que yo diga ciudad de Yuty.  No… mi amigo, es mentira lo que sostiene el papel que ustedes tienen. Lo que vamos a decir dentro de poco es ex pueblo de Yuty — les dije.  

— Es tremendo este don Rey — se quedaron diciendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada