Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

martes, 7 de febrero de 2017

LOS CASOS DE TÍO REY

- 7 -
DE CUANDO SE CASÓ MI HIJA 
Al arquitecto Arturo Herreros, hombre de conducta intachable.

Yo digo que a los hijos uno les quiere por igual — comienza diciendo tío Rey y ya nadie le para —.  Para la madre y el padre los hijos son iguales.  No podemos hacer diferencia entre ellos.  A veces uno le protege un poco más al que es más atrasado pero eso no significa que uno le quiere más sino que le compadece y trata de ayudarle para que salga adelante igual que los otros.

Sin embargo yo sostengo que nosotros los hombres tenemos una debilidad especial por nuestras hijas.

Yo recuerdo que cuando se casó mi hija mayor me sentí muy mal.  Se casó, mi amigo, con mi consentimiento pleno. Yo le apreciaba mucho a mi futuro yerno. Era un joven absolutamente entero. Nada le faltaba. Era trabajador y persona de bien.

Se realizó el casamiento en medio de una gran farra.  Esa fiesta duró hasta el amanecer.  Después salió el novio y se fue a su casa y a eso de las 4 de la tarde volvió con una carreta.  Mi hija Angelina empaquetó sus pocas cositas y todos le ayudamos a alzar en la carreta.  Se despidieron y yo les acompañé hasta la tranquera de mi casa.  Allí mi hija me pidió la bendición, me abrazó y me besó, se subió a la carreta y se fueron.

Yo me quedé, compañero, recostado por la tranquera, apenas me contenía. Pero mientras veía la carreta no se me escaparon las lágrimas. Después, a una distancia de 200 metros más o menos, se perdió de repente la carreta detrás de un matorral. Recién allí yo sentí que me quedaba huérfano de mi hija y ya no pude contenerme. Vine a casa, entré a mi pieza y lloré, mucho lloré. 

Unos días después no faltó la chismosa que se enteró del caso y empezó a contar a quienes querían escucharle, y allí la gente empezó a burlarse de mí, a criticarme y a reírse de mí.  Corrió la versión y en una fiesta de cumpleaños de mi señora, mi yerno también me hizo la broma.  Esa vez le dije:

— Ya llegará la hora en que vos también sepas de esto, si Dios llega a darte una hija — y eso fue todo, así nomás quedó.  

Pero sucedió que hace poco me llegó la noticia de que se casaba mi primera nieta. Ahora te tengo a mano mi estimado Sotelo — dije para mis adentros — llegó la hora de tomarme el desquite contra vos.

Me preparé rápido y salí volando hacia Mbatovi.  Allá encontré a la gente en medio de una gran alegría. Era grande la preparación. No le dije ni una palabra a mi yerno sobre el caso.  Se realizó el casamiento y la gran fiesta. Vinieron llegando muchos amigos y todos estaban muy alegres, pero yo al punto ya me di cuenta que mi yerno Leonardo se apartaba del grupo a cada rato; tenía la cara dura, firme. Nada le arrancaba una sonrisa.

Me fui a elegir la mejor parte del asado, una porción de vacío y traje; y le dije a mi yerno:

— Esto traigo, compañero, solo para nosotros; vení sentate conmigo estimado Leonardo porque nosotros somos quienes tenemos que festejar esto. Tu hija está celebrando un buen casamiento.

Por supuesto que él ya no recordaba nada de lo ocurrido conmigo cuando él se casó.  Solo en mí se quedó aquella espina.  Vino, se sentó conmigo y me dijo:

— Servite nomás vos mi suegro, no me hagas caso a mí; yo he de comer más tarde.
— Pero mi amigo, para nosotros pues traje esto. No podés dejar de comer conmigo — le dije.

Allí Leonardo me dijo:

— Yo quiero que me disculpes mi querido suegro. Tengo que contarte que en estos momentos estoy sin poder tragar ni mi propia saliva.

— Bueno, ahora ya sabés lo que se siente, amigo, cuando se casa una hija— le dije, y le hice recordar de aquel caso.

— Por lo visto grande me equivoqué aquella vez mi querido suegro— me dijo—. Porque los sentimientos del semejante no se pueden tomar en broma y el amor por los hijos mucho menos.  Mirá que sufrimos por los hijos que nos dejan en buena forma y cuánto más hemos de sufrir por aquellos que salen de otra manera — dijo el amigo Sotelo, y ya a borbotones corrían las lágrimas por su cara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada