Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

martes, 7 de febrero de 2017

LOS CASOS DE TÍO REY

- 15 -
TENDRÁ MÁS TAJADAS QUE NARANJA HÍBRIDA

Allá en mi pueblo subió de presidente de la seccional colorada un sobrino mío, chusco y zonzo, y apenas que me encontró ya me lanzó una broma.

Llegué a hacer compras en el almacén de Lalito Gorostiaga y le encontré allí aperitando con un amigo y apenas que me vio ya me lanzó el desafío:

— Acercate pues tío Rey para que yo te convide con un buen trago.  Es inútil que quieras eludirnos, porque mucho tiempo todavía vamos a mandar, gracias a que ustedes están todos divididos — me dijo. 

— Pero cómo no mi amigo, pasame el trago que voy a tomar — le dije.  Pero te voy a decir una cosa: Yo mi amigo te he de convidar con un litro de buena caña más que con un cuarto el día en que verdaderamente mande tu partido.  Vos seguramente tenés la ilusión de mandar aquí en Juty, pero esa es una chaira, porque en Asunción y en el resto del país el que manda mi amigo no es el colorado. Dejen de engañarse con la propaganda política. Hace demasiado tiempo ya que ustedes entregaron su partido, seguramente cuando vos eras niño ocurrió eso, y por eso no sabés.  De la cola del saco del militar tal vez lleven arrastrándose todavía mucho tiempo, pero si se trata del poder mi amigo, está muy lejos de ustedes. Y algún día vas a tener que recordarme.  Cuando el patrón que tienen ahora les deje solos, el partido de ustedes va a tener más tajadas que la naranja híbrida; eso yo te aseguro. Y por qué va a ocurrir eso. Porque se acabaron los caudillos. Los sirvientes pues no son caudillos, compañero. 

Por eso digo yo: toda clase de defecto ha de tener el Partido Liberal, pero cuando estuvo en el poder, ejerció verdaderamente el poder.  Ejerció por encima del Ejército. Sometió al Ejército al mando civil, le impuso disciplina y no dejó que participara de la política.  Ni en tiempos de guerra entregó el poder a los militares; y eso por qué, porque tenía hombres capacitados para dirigir a la nación en guerra.  Y se ganó la guerra sin endeudar al país con préstamos internacionales.  Ese mérito, nadie le puede negar.  Pero el Partido Colorado por su parte, mi amigo, todavía no puso hasta ahora un gobierno civil con suficiente autoridad en nuestro país.  Durante toda su vida se hace guiar por los militares. Le gusta nomás luego vivir bajo las botas.  Desde el inicio de la carrera le dio poder a Bernardino Caballero, a Patricio Escobar, a un tal Egusquiza. Todos esos son generales.

Después le quiso usar a Pancholo Caballero, por lo que era hijo de Bernardino, y llegó a ser general en tiempos de gobiernos liberales. Como ese juego no le salió se acercó al general Morínigo, y de la cola del saco de éste llegó al poder; pero no pudo sostenerse en el poder ni Natalicio ni Federico Chávez, y entonces volvió a su viejo remedio. Y allí están ahora, mi amigo. Ya van a cumplir 100 años sin haber tenido un presidente civil que haya cumplido el plazo en el sillón de Solano López.  El militar pues mi amigo se sostiene allí porque tiene armas de grueso calibre, pero esa es otra cosa, mi amigo, ¿verdad?

Por eso te digo que te he de convidar con un litro de caña el día que tu partido mande verdaderamente, y hasta puedo comprometerme a más también, porque para entonces vos y yo ya no vamos a estar sobre esta tierra.   Eso va a tardar mucho.

Y ahora mi amigo vamos a tomar la caña para consolarnos mutuamente, porque no mandan ni tu partido ni el mío.  Los dos se jodieron, porque no tienen la capacidad para conversar y acordar para instalar la democracia en nuestro país. Y donde no hay democracia, no hay partido que valga. Eso sabemos muy bien. La democracia es como un juego de truco, necesita de dos jugadores como mínimo para que haya juego, pero el truco entre cuatro es más divertido, mientras entre seis ya es una fiesta. 

Por eso mi amigo comete una gran equivocación el político que dice: Cuando nosotros lleguemos al poder vamos a instaurar la democracia.  Eso no es así. La criatura y la democracia no se hacen en forma solitaria.  Se necesita del otro.  Seguro que solés ver las medidas que toman los que van a jugar el truco.  Ellos establecen la ley el uno para el otro y juntos por acuerdo de partes; luego respetan esa ley para que no exista discordia. Y bueno, allí uno pierde solamente porque no le vienen las buenas cartas, y no porque el otro le embrome, pero así también en la siguiente vuelta ya puede ganar.

Pero aquí mi amigo nuestros partidos tienen mal juego; no soportan la derrota ni una vuelta.  Si no le vienen las cartas inmediatamente ya van a golpear las puertas de los cuarteles; van a pedir socorro a los mirones, y allí se perdió el juego.

Vos si vas a jugar a la política o al truco tenés que respetarle a tu compañero de juego; tenés que cuidar de él; no marques las cartas.  No le des participación a los mirones.  No le eches en trampa a tu contraparte, porque es tu compañero de juego.  Los que usan estas malas artes nunca van a ser buenos jugadores ni políticos. 
En verdad te estoy hablando de juego limpio y libre, y no de esos juegos que hoy en día realizan mis correligionarios, jugando con el patrón, con el fin de divertirlo.  Eso no es juego mi amigo.  Por eso vamos a tener que dividirnos solamente los liberales, porque si el patrón pone la baraja, establece la ley y provee la caña, solo para divertirlo a él uno se sienta a jugar y sabiendo que va a perder frente a él cada vuelta. Y esos son juegos de gente sin delicadeza. No mi amigo. En el truco y en la democracia no debe existir patrón ni peón.  Esas actividades nos igualan, porque fueron establecidas para gente de un mismo nivel.

Vas a tener que recordarme en el futuro. Cuando nuestros políticos se respeten entre sí solamente habrá democracia en nuestro país. Cuando llegue ese tiempo se sentarán frente a frente y dictarán la ley del juego democrático, juntos. Pero mientras eso no ocurra, compañero, solo el partido de los loros va a seguir comiendo la carne gorda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada