Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

martes, 7 de febrero de 2017

LOS CASOS DE TÍO REY

- 13 -
MI PAÑUELO Y MI COLOR

— ¿Por qué mi amigo sos tan liberal? ¿Acaso te da de comer el Partido Liberal como para que en ningún momento te quites del cuello ese pañuelo azul? — me dijo la vez pasada un coronel retirado allá en “La Voz” *. (*Periódico La Voz del Mutilado que le dio nombre a la casa de alojamiento de los veteranos de guerra)

Allí pues estamos nosotros, unos cuantos viejos de toda clase, y yo zonzo como soy nunca me quito mi pañuelo de cuello, ni para ir al baño.  Y había sido el coronel me venía observando, y sí, porque a la gente ilustrada pues no se le escapa nada.  Y… me tomó medio de sorpresa pero sobre el punto le dije:

— ¿Querés saber de veras, mi coronel, para que yo te cuente la verdad?
— Claro que en serio quiero saber, mi amigo. Por eso te estoy preguntando —, me dijo. 
— Y cómo no, mi amigo, te voy a contar le dije y empecé mi relato:
— Yo, mi coronel, me fui al Chaco como un animal orejano. Me fui como un inocente y como un animal al mismo tiempo. En aquellos tiempos pues, vos sabés, la inocencia le duraba mucho a uno. Y aparte de eso yo era un pobre y absoluto analfabeto. Y… cuando fuimos designados para entrar en acción, una mañana nos pusieron en formación a la tropa que estábamos allá en Camacho.  Había sido que nos iba a hablar el comandante divisionario.  Ese era, y vos le habrás conocido, el coronel Carlos Fernández. Un hombre completo, mi amigo, aquel ejemplar de paraguayo.  Hay que darle lo suyo. Y era un sabio.  Yo le suelo agradecer a Dios, mi amigo, porque me permitió ver la cara de esa clase de paraguayo en este mundo. Y bueno, y el jefe nos ordenó: “Atención, presenten”, y nos dijo:
— A continuación les habla fulano de tal. Te digo así porque no me acuerdo qué jerarquía tenía él entonces, pero como si fuera ayer me acuerdo, mi amigo, cuando yo atajaba con las dos manos el fusil y aquel jefe nos dijo lo siguiente:
— Están viendo, muchachos, aquella bandera paraguaya que está ondeando en el viento.  Ven que tiene tres colores. Esa bandera representa a nuestra nación. Debe haber entre ustedes quienes aman más el rojo y también quienes más aprecian el azul; así también debe haber gente sin partido, y digamos que ellos están en el medio, que quedan con el color blanco. Pero nosotros no venimos aquí al Chaco a defender a ningún partido. Nosotros venimos en defensa de nuestra patria, el Paraguay.  Por tanto, debemos estar aquí reunidos la gente de los tres colores, porque debemos estar todos los paraguayos.  Solo de esa forma nosotros podemos representar al Paraguay.  Y debemos estar como hermanos, juntos; porque aquí, muchachos, se acabaron los colores, y solo enarbolamos nuestra tricolor.  Pero tampoco crean que esa bandera es el Paraguay, y que venimos a defender ese lienzo. No. No es así. Esa bandera es solo un símbolo. El Paraguay somos nosotros, aquí reunidos. Nosotros aquí juntos. Y somos nosotros los que vamos a defendernos como paraguayos. Venimos a defender nuestro hogar, nuestra chacra y nuestra familia.   Por tanto, muchachos, guarden en sus corazones sus respectivos colores y los que no tienen todavía color que elijan uno de los colores de nuestra bandera y que lo guarde también en el corazón.  Todos como ciudadanos podemos tener nuestro color, pero debemos dejar de lado en circunstancias como ésta; ahora estamos en guerra con otra nación, muchachos, y esto no es juego de niños. Aquí nos necesitamos entre todos. Necesitamos a quienes aman a todos los colores, siempre que sean paraguayos”.

— Fue entonces, mi coronel, que yo elegí el azul para mi color y no precisamente porque sea liberal.  Este pañuelo, mi amigo, lleva mi color. El color que yo aprecio y llevo en el corazón.  Este, mi amigo, no es mi partido; este es mi color y por eso lo tengo atado a mi cuello.  No sé si lo hago bien, pero yo solo puedo seguir los consejos que recibí por aquellos lugares, porque soy totalmente analfabeto.  Si entendí mal aquellas palabras te agradecería, mi coronel, que me corrijas — le dije. 

— Noo… don Cabrera, mi amigo, si es así está demasiado bien, te felicito — me dijo.  Pero yo le agregué algo más:
— Pero también hay otra cosa, vos me preguntaste si el Partido Liberal me da de comer y eso también tengo el deber de aclararte.  Yo, mi amigo, soy liberal. Eso no te voy a negar, ni a vos ni a nadie. Pero mi partido no me da de comer y yo sé porqué: porque soy pobre e ignorante, y los partidos políticos son algodonales de la gente ilustrada.  No son de mucho provecho para los ignorantes. Y el Estado casi igual. Es el caso tuyo mi coronel; hace mucho tiempo que dejaste el uniforme verde olivo pero igual nomás el Estado te sigue dando de comer, y ¿eso por qué?, porque sos una persona de estudios, tenés capacidad, y el patrón de los que tienen capacidad pues es el Estado, eso sabemos todos.  Pero a mí jamás me dio el Estado una sola raíz de mandioca.
Nosotros los campesinos, mi amigo, si no tenemos chacra ya no comemos.  Después de nuestra madre y de nuestro padre, mi amigo, solo Dios y nuestra chacra nos ampara.  Por eso digo yo: el pobre no tiene amparo pero él a muchos le ampara. Yo no sé si existe el partido, el gobierno o el Estado que le da de comer a los pobres, es más, no creo que exista porque todos los que yo conozco se sostienen con el sudor de los pobres. De qué van a vivir, mi amigo, si el pobre, el trabajador no les da vida. Cómo pretendés mi coronel, que me dé de comer alguien cuya sobrevivencia depende de mí, alguien a quien yo doy de comer. 

Por lo menos este color de mi partido tengo derecho a llevar en el cuello, porque como te vengo diciendo el Partido Liberal está sostenido por nosotros, los pobres, como cualquier otro partido. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada