Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

martes, 7 de febrero de 2017

LOS CASOS DE TÍO REY

— 5
EL CURA ME PIDIÓ QUE LE DIERA A MI HIJA

Recuerdo que cuando mi hija mayor tenía unos 15 años más o menos, se fue llegando a mi casa el finado padre Escobar, mi compadre. Él era el padrino de mi hijo Zoilo.  Por eso es que se bajaba solamente en mi casa cuando se iba a Jakura’a para la festividad de San Vicente de Paul, a celebrar misa y comunión.

El cura pues es una personalidad mi amigo, y que venga a posar en tu casa es un gran honor, al menos cuando uno es pobre.  Por eso es que en las pocas veces que llega, uno se esfuerza por servirle de la mejor manera, hasta el límite de lo que le permite su capacidad. Y mi hija Angelina era luego muy amable y servicial; y como desde muy niña había empezado a servir al cura como corresponde cuando se quedaba en casa, ya conocía todas sus debilidades.

Y muy contento se encontró el cura.  Le llenaba de atenciones y halagos a la niña hasta que al final salió pidiéndome por ella directamente.  Me dijo: 

— Es muy inteligente tu hija compadre. Ojalá no se quede por aquí y se pierda ese talento que tiene. Me hubieras dado que la lleve a hacerla estudiar para catequista; que le sirva a Dios y que sea también de provecho para ustedes. 

Y yo en ese momento le dije:

— Mi querido compadre, sacerdote y amigo, en cuanto a eso quiero que me disculpes. Tener contigo a una niña de esta edad no es cosa fácil.  No solamente por evitar la boca de la gente sino porque vos mi amigo, fuera de la sotana y fuera de la corona, sos un hombre exactamente igual a mí; y yo, como campesino chacarero que se pasa comiendo insípidos caldos de porotos, te digo que me gusta la mujer; entonces me pregunto: cómo no te gustaría a vos que te pasás comiendo buena carne y tomando buen vino.  No… mi amigo. Otra cosa sería si me pidieras por mi hijo varón, y eso sí con mucho gusto.  Allí está tu ahijado Zoilo, un atrasado en la escuela, el atorrante; éstos son los que necesitan del guía espiritual o consejero; pero la chica joven y la sandía mi amigo… son cosas muy vidriosas. 

El padre tomó a risas mis palabras y me dijo:

— Pero vos sos un pícaro mi compadre Rey. Cómo podés pensar esas cosas de un sacerdote.

— Perdoname mi querido padre, vos sos mi compadre y por eso te tengo un doble respeto pero este pedido tuyo yo no puedo aceptar. Yo como padre de familia tengo el deber, mi amigo, de resguardar a mi familia de la boca de la gente.  Y si yo mismo doy la ocasión para que se hable, hablarán de mí con razón, y eso no está bien. Que se quede por aquí la chica y que tenga hijos de esos muchachos de la capuera, y que sea madre soltera. Eso no es nada. Pero que la gente diga que es mujer de un cura, por ejemplo, es demasiado grave, tanto para ante Dios como ante la sociedad.

No le gustó nada al cura, pero le demostré que siendo yo un ignorante analfabeto, no soy nada tonto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada