Aprobación del Pabellón y Escudo Nacional en el Tercer Congreso reunido en el templo de la Encarnación el 25 de noviembre de 1842, bajo la presidencia de don Carlos Antonio López.
Óleo sobre lienzo de Guillermo Ketterer pintado en 1957.

viernes, 26 de agosto de 2016

LAS REGLAS ORTOGRÁFICAS DEL GUARANÍ

Del libro:

El alfabeto oficial del guaraní paraguayo


APÉNDICE  1

Concluidos que fueron los esfuerzos por dotar a nuestro idioma de un alfabeto oficial, cuya pequeña historia dejamos aquí anotada, hemos pasado a revisar las reglas ortográficas principales. La hicimos sin siquiera tomarnos un breve descanso, porque de la adopción de estas reglas depende el buen uso del alfabeto oficial recién instituido. Con estas dos herramientas se asegura la escritura correcta del idioma, así como que todos los usuarios del mismo, en su forma escrita, compartamos el mismo código. También de ellas dependen, según la ley de lenguas, la entrada en vigencia de aquellos Derechos Lingüísticos de nuestros compatriotas que requieren forma escrita.

En esta etapa las jornadas de trabajo ya fueron menos tensas, más fraternas y más dialogadas. Por fin los académicos de la Lengua arribamos a un plano donde asumimos el lenguaje científico. Ello nos permitió buscar entre todos la mejor formulación posible para nuestras cuatro reglas ortográficas ya tradicionales. Los textos fueron preparados por el Departamento de Gramática y Ortografía en una seguidilla de por lo menos diez sesiones, de las que participaron incluso muchos académicos que no eran miembros del mismo y nos apoyaron.

Los textos, formulados en ambas lenguas oficiales del país,  fueron aprobados en una sesión plenaria celebrada el 10 de agosto de 2.016, entre las 15 y las 18 horas en el local de la Secretaría de Políticas Lingüísticas, sito en la calle Eligio Ayala Nº 1.052. En la ocasión concurrimos 22 Académicos y  un colega votó por correo electrónico. Votamos por cada una de las reglas ortográficas en forme separada. De los 23 votos habidos en la sala, la regla del alfabeto oficial obtuvo 22 a favor y 1 en blanco; la regla del uso de la tilde acentual (´) 21 votos a favor y 2 en blanco; la regla de la formación de sílabas nasales obtuvo 22 votos a favor y 1 en blanco y la regla de la formación de palabras 23 votos a favor.

Como se ve, todas las reglas obtuvieron holgadamente los dos tercios de votos de los presentes; esta es la exigencia de los estatutos sociales de la Academia para instituir o modificar las reglas ortográficas.

Dichas reglas ortográficas quedaron redactadas como siguen:

LAS REGLAS ORTOGRÁFICAS DEL GUARANI

La lengua guaraní se puede escribir correctamente y de modo uniforme, por medio de cuatro reglas ortográficas.

1.- Primera regla. La del alfabeto oficial
La lengua guaraní tiene 33 fonemas propios que se representan por medio de 33 grafemas o letras que son: A a, Ã ã, Ch ch, E e, Ẽ ẽ, G g, ç, H h, I i, Ĩ ĩ, J j, K k, L l, M m, Mb mb, N n, Nd nd, Ng ng, Nt nt, Ñ ñ, O o, Õ õ, P p, R r, Rr rr, S s, T t, U u, Ũ ũ, V v, Y y, Ỹ ỹ, ’ (pusó). La Academia de la lengua establece, igualmente, el uso de las letras D d, F f, LL ll, para escribir palabras provenientes de otras lenguas, una vez reglamentadas.

En este alfabeto oficial no existen letras mudas ni con doble función. Tampoco existen fonemas que se representan por medio de más de una letra. Los dígrafos o letras bilíteras representan una sola letra.

2.- Segunda regla. Del uso de la tilde acentual (´).
Para el uso de la tilde acentual (o acento gráfico) el idioma  guaraní considera la vocal tónica o la de mayor intensidad.

No se debe usar, en ningún caso, la tilde acentual cuando la vocal tónica se halla ubicada al final de la palabra. Ejemplos: guata, ñani, ao.  Sin embargo, cuando se halla ubicada antes del final se debe usar indefectiblemente. Ejemplos: ára, purahéi. Si en una palabra existen dos o más vocales tónicas, la tilde debe marcarse sobre la tónica de la derecha, siempre que no sea vocal final. Ejemplo: mbo’ehára.  Sobre las vocales nasales no se usa la tilde acentual. Ejemplos: mokõi, ko’rõ, akãme.

La palabra puede llevar solamente  una tilde acentual y la misma es móvil, se desplaza según las partículas que se le adiciona. Ejemplo: pirapire, pirapirére, oñembopirapirevéta.

La presente regla tiene como adicional complementaria la regla del acento tonal.

2.- Tercera regla.  De la formación de sílabas nasales.
No concurren en la sílaba dos letras nasales. Ejemplos: çua, ma, ne, ña.

Cuando la vocal oral  (a, e, i, o, u, y)  forma sílaba con  consonantes nasales (ç, m, n, ñ) o naso-orales  (mb, nd, ng, nt) queda nasalizada por dichas consonantes. Ejemplos: ma, nda.

Cuando la vocal nasal  (ã, ẽ, ĩ, õ, ũ, ỹ)  forma sílaba con consonante oral (ch, g, h, j, k, l, p, r, rr, s, t, v,’ puso),  dicha sílaba es nasal. Ejemplo: tã, pytã.

3.- Cuarta regla.  De la formación de palabras.
En guaraní el hablante construye su propia palabra. Lo hace uniendo partículas al lexema base con contenido semántico. En la escritura, las partículas prefijas y sufijas que modifican al lexema base, se unen al mismo formando con él un segmento de la cadena escrita, considerada como la palabra. Ejemplo: oporogueroguataseniko.

Algunas partículas pueden desprenderse y ubicarse antes o después del lexema base; en esos casos no se unen.  Ejemplo: cheakãhatãitémi;  etémi cheakãhatã.  Otras pueden aparecer en el texto en ausencia de su regente. Ejemplo: Upéva oikomo’ãkuri. Upéva mo’ãkuri.

Las posposiciones monosilábicas van unidas a su regente. Ejemplos: re, amógui.


Las posposiciones polisilábicas no van unidas a su regente. Ejemplo.  ou rehe,  amo guive.

GUARANI ÑE’Ë JEHAIRÄ MBOJOJAHAKUÉRA

Guarani paraguái achegety teete

JOAPYHA 1

GUARANI  ÑE’Ë  JEHAIRÄ  MBOJOJAHAKUÉRA

Romboapývo  oreñepia’ä  pukuete romboachegety tee potávo ñane ñe’ëme, mbykyetemi amombe’u háicha ko’ápe, rohasáma va’ekue rohecha umi mbojojahakuéra ijapyterekuetéva, haipýpe ojeporúva. Roike chupe ropytu’u’ÿre ni sapy’ami, pórke niko äva rehe osaingo achegety tee oñemoï ramóva jeporu porä. Ko’ä moköi tembiporu rupive ikatu jahai hekopete ñane ñe’ë ha avei ikatu jahai peteïchapaite ñande jaiporúva kuatia rupive. Ko’äva rehe niko osaingo avei hína, he’i háicha ñande léi ñe’ënguéra reheguáva, umi ñande rapicha Derécho, iñe’ë reheguáva, haipy rupive mante ikatúva oñemboaje.  

Ko’äva apohápe sa’ivéma roñombohovapytä, rojotrrata porä mivéma ha roñomongetavéma.  Hasýpe ñane ñe’ë rerekuára kuéra ojupi yvatemi ha oñepyrü ojapyhy ñe’ë ojeporúva kuaapy tee apópe. Mediánte upéva roñepyrü roheka oñondivepa mba’eichaitépa ikatu ñamombe’u poräve umi irundy mbojojaha jarekómava voi. Atypavë pehë Ñe’ëtekuaa ha Jehaikatúre omba’apóva oñepyrü jey kuri ombosako’i umi mbojojahakuéra ñemombe’u reko, ha oiméne ra’e roñomboaty rire die vése mba’e rombyapu’a. Umíva umi atýpe ou avei kuri oike heta terekuára upepegua tee’ÿva ha oreguainea mbarete.

Umi ñemombe’u reko, ojejapo moköive ñane retä ñe’ë teépe ha oñemboaje peteï atypavëme; upéva oiko agóhto el 10 ramo, 2016 pe, ka’aru ypy guive ka’aruete peve, Paraguái Ñe’ënguéra Sämbyhyha rógape, pe amo “Eligio Ayala Nº 1.052” pe.      

Upe ramo ore’aty 22 Terekuára ha peteï ikatu’ÿva’ekue ou, ovota korréo eleytrróniko rupive. Rovota peteïteï umi mbojojaha irundyvére. Umi  23 vóto oïvagui kotypýpe, pe mbojojaha omoïva achegety tee oguenohë 22 vóto ha peteï osë morotïva; mbojojaha moanduhe rechaukaha rehegua oguenohë 21 vóto ijupe guarä ha osë 2 morotïva; mbojojaha  ñe’ë  pehë  tïguáva jehairä katu oguenohë 22 vóto ha peteï morotïva; ha ipahaitépe mbojojaha ñe’ë apo reheguáva oguenohë 23 vóto ijupe guarä.

Jahecha háicha, enterovetéva ko’ä mbojojaha  ohupyty porä asyete pe Terekuapavë reko mboguataha ojeruréva: toñemboja’o mbohapy hendápe terekuára kuéra kotypýpe oïva ha moköi umíva vore tomoneï. Upéicha va’erä oñemoïta térä oñemo’ambuéta javérö mbojojaha kuéra oñemoïva   ñane ñe’ë ojehai porä haguã.

Ko’ä mbojojaha jehaipýpe iporupyräva rehegua péina opyta péicha:

GUARANI  ÑE’Ë  JEHAIRÃ  MBOJOJAHAKUÉRA

Guarani ñe’ë ojehai hekopete ha peteïchapaite irundy mbojojaha rupive.

1.- Mbojojaha peteïha.  Achegety tee rehegua
Guarani ñe’ëme oï 33 ñe’ëpu tee ojehechaukáva 33 taipu rupive. Umíva hína:

A a, Ã ã, Ch ch, E e, Ë ë, G g, ç, H h, I i, Ï ï , J j,  K k, L l, M m, Mb mb, N n, Nd nd, Ng ng, Nt nt, Ñ ñ, O o, Õ õ, P p, R r, Rr rr, S s, T t, U u, Ü ü, V v, Y y, Y ÿ, ’ (Puso). Guarani Ñe’ë Rerekuapavë omoneï avei D d, F f  ha  Ll ll,  ojehai haua ñe’ë  oúva ambue ñe’ëgui, oñemohenda rire hekópe.

Guarani achegety teépe ndaipóri taipu ipu’ÿva térã ipukõiva. Ndaipóri avei ñe’ëpu ojehechaukáva mokõi taipu rupive. Pundie  itaipukõiva ojerereko peteï taipu año ramo.

2.- Mbojojaha mokõiha. Muanduhe rechaukaha rehegua (´)
Ojehaívo guarani ñe’ë, oñemañava’erã pu’ae ipu hatãvéva rehe, ojeporu haçua muanduhe rechaukaha.

Pu’ae ipu hatãvéva oïramo ñe’ë pahaitépe, márõ ndojehaiva’erãi hi’ári muanduhe rechaukaha. Tembiecharã: guata, ñani, ao.

Pu’ae ipu hatãvéva oïramo upe mboyve katu, ojehaiva’erã katuete. Tembiecharã: ára, purahéi.

Pu’ae ipu hatãva oïramo mokõi térã hetave peteï ñe’ëme, ojehaiva’erã pe tenondevevogua ári, ndopytáima guive ipahaitépe. Tembiecharã: mbo’ehára.

Pu’ae tïguáva ári ndojehaíri muanduhe rechaukaha, ogueraháramo tïgua rechaukaha. Tembiecharã: mokõi, ko’ërõ, akãme.

Opaite ñe’ë oguerahava’erã peteï muanduhe rechaukahánte ha upéva osyryry ñe’ë ári oñembojoapývo ñe’ëky rupive. Tembiecharã: pirapire, pirapirére, oñembopirapirevéta.

Oime avei muanduhe andu, ko mbojojahápe ombojoapy ha omoïmbáva.

3.- Mbojojaha mbohapyha. Ñe’ë pehë tïguáva jehairã
Ñe’ë pehëme ndoikéi oñondive mokõi taipu tïguáva. Tembiecharã: çua, ma, ne, ña.

Pu’ae juruguáva (a, e, i, o, u, y) oikéramo ñe’ë pehëme pundie tïguáva (ç, m, n, ñ), ndive; térã pundie tïjuruguáva (mb, nd, ng, nt) ndive, ko’ãva oguerova hese itïñe’ëngue. Tembiecharã: ma, nda.

Pu’ae tïguáva (ã, ë, ï, ö, ü,ÿ)  oikéramo ñe’ë pehëme pundie juruguáva (ch, g, h, j, k, l, p, r, rr, s, t, v,’ puso)  ndive, oiko ñe’ë pehë tïguáva. Tembiecharã: , py. 

4-. Mbojojaha irundyha. Ñe’ë apo rehegua
Tapicha oñe’ëvo guaraníme, ojapo iñe’ërã. Upevarã ombojoaju ñe’ëpy ha ñe’ëky. Ojehaívo, umi ñe’ëky mboyvegua ha ñe’ëky rireguáva, omoambuéva ñe’ëpýpe, oñembojoajuva’erã hese oiko haçua chuguikuéra peteï ñe’ë año. Tembiecharã: Oporogueroguataseténiko.

Oime ñe’ëky ikatúva ojererova hendágui ha oñembohasa ñe’ëpy renondévo térã hapykuévo; upéicha jave, ndojoajúi. Tembiecharã: Cheakãhatãitémi,  etémi cheakãhatã.

Oime ñe’ëky ikatúva ojeporu oï’ÿre ijykére ñe’ëpy ha’e  omoambuéva. Tembiecharã: Upéva oikomo’ãkuri. Upéva mo’ãkuri. Ikatu avei oñembojoaju ñe’ëpy rehe ñe’ë riregua ipehëteïva. Tembiecharã:
re, amógui.

Ñe’ëriregua ipehë hetáva ndojoajúi ñe’ëpy rehe. Tembiecharã:  Ou rehe;  Amo guive.

lunes, 25 de julio de 2016

Una experiencia de vida. (Segunda parte)


En estos días recibí un correo electrónico que dice: “Estimado colega: Le escribo en relación con su publicación titulada: Una experiencia de vida, de la cual me ha dado antes noticia y ahora un comentario. Al principio sentí vergüenza, pero una vez más mi Maestro me apartó de ese camino y me hizo sentir dichosa. Leímos y analizamos bastante el relato. Primero nos asombró su extraordinaria fidelidad a los hechos que le he narrado hace de ello tanto tiempo. Usted tomó nota de todo o tiene una memoria asombrosa porque hasta a mí me sorprenden los detalles.

Estoy siempre aquí, en esta ciudad de (…) donde lo conocí a usted y siempre muy feliz junto a mi Maestro. Ahora él lo quiere conocer a usted; lo admira mucho y está orgulloso de ser protagonista de esta historia.  No se cansa de platicarme: “Creo que jamás nos hemos propuesto ser paradigmas para las personas que se atreven a trasgredir los convencionalismos socio-culturales para acceder a la felicidad”; y yo le replico: “Ha sido una proeza protagonizada por instinto, sin guía ni libreto”.

Usted convirtió nuestra historia de pareja en un maravilloso cuento que nos hace mirar al espejo y tomar conciencia de la enorme importancia del tema abordado; un tema universal, transversal a todas las épocas y a todas las sociedades humanas. No es un cuento cualquiera; desborda lo meramente literario y pasa a ser  de utilidad práctica para los lectores, en especial para los jóvenes, porque impulsa el avance del desarrollo humano hacia estadios superiores habitados por personas más felices que las de nuestro tiempo.  Nosotros nos sentimos muy honrados por ser los protagonistas, los actores en su obra. Por ello encargaremos por el medio pertinente que nuestra identidad sea revelada 50 años después de nuestro viaje definitivo. Pensamos que por aquella época nuestros descendientes ya no se avergonzarían de nuestra conducta; ya la podrían comprender y hasta valorar el coraje que hemos tenido para romper tantas barreras culturales que impiden la felicidad.

Sobre la receptividad del relato me dice en su e-mail que en su país ha causado bajo impacto en el público lector; que a poca gente le ha gustado; y eso es muy comprensible. La fuerza de la moral tradicional es más poderosa que las fuerzas del cambio. Es más fácil ser conservador que innovador. El conservadurismo es una postura cómoda y buena parte se halla afincada en el egoísmo. Poca gente se ocupa de la suerte o el destino miserable de los demás. ¿A quién le interesa la infelicidad de los otros? Tantas personas no tienen idea siquiera de la felicidad, se limitan a vegetar; otras la confunden con el bienestar económico o social y tampoco faltan los hipócritas, los simuladores de felicidad. Soy consciente de que este caso nuestro sólo gustará a unos pocos, pero también estoy segura de que esos pocos oficiarán de motores de los cambios para que la humanidad sea más feliz.

En cuanto a la posible apertura de las iglesias hacia este tema, en la que usted tiene esperanzas, para mí es una posibilidad bastante remota. Ellas tienen intereses que defender. Más vale presionar  a los Estados laicos, a los no involucrados con las religiones. Sólo los Estados libres pueden producir ciudadanos enteramente libres.

En cuanto a los cambios de parámetros o variables de la moral tradicional, creo que se vienen dando aunque muy lentamente. Debemos reconocer que en este punto se tiene un escollo; un condicionante poderoso que funciona como dique,  impidiendo la fluencia libre del desarrollo humano hacia la libertad personal y la felicidad; ese escollo es la posesión individual de los bienes materiales. Somos acumuladores de bienes por excelencia; cuando queremos algo, lo compramos y lo anexamos a nuestro patrimonio. De esta práctica dimana la cosificación de la persona humana con la consiguiente idea de apropiación de la persona amada; la extensión del derecho de propiedad sobre ella, la anulación de su libertad, su sometimiento y la resignación de ella ante lo irremediable. Ella termina renunciando a su propia felicidad y el hecho deja solo al “propietario”; así queda fulminada la pareja. La que sigue ya no será una relación de pareja, sino de otro tipo.

Felizmente la humanidad se encamina hacia una nueva forma de posesión de los bienes materiales: la propiedad social. El paquete de bienes compartidos va creciendo. En las sociedades más evolucionadas la gente tiene mayor cobertura social. La misma puede medirse con el porcentaje de los impuestos con que se graban las utilidades. Esto se evidencia mejor en las urbes. En ellas se comparten muchos bienes: el seguro social, la vivienda social, las subvenciones en transportes y alimentos, las cooperativas de ayuda mutua, los transportes colectivos que reemplazan a los móviles propios, y de muchas otras formas se mitiga nuestro individualismo. En el campo, todo tiene que ser propio; y quien nada tiene, padece mucho más. Esto explica, de paso, la sostenida e imparable migración del campo a la ciudad. Es posible que la creación de ese patrimonio social sea el aporte más valioso que entrega a los pueblos la vertiginosa urbanización registrada en el último siglo.

Para comprender mejor esto le invito a leer  un cuento de Fiódor Dostoyevski titulado: “El sueño de un hombre ridículo”. Es una obra en la cual el autor refiere  haber llegado a un país extraño donde encontró una sociedad muy evolucionada, donde la gente tiene resueltas todas las necesidades existenciales: las de subsistencia y las de convivencia; pero en la misma nadie tiene bienes propios acumulados;  todo está socializado, compartido, pero en forma muy diferente del modelo comunista, porque en aquella las relaciones humanas están basadas en la libertad, la igualdad, la justicia, la equidad, el auto control, el estricto respeto de los derechos del prójimo y la solidaridad plena. Es una gran metáfora creada por Dostoyevski. La obra que no tiene un protagonista; es el propio autor el que llega a ese país a través de un largo sueño que tuvo. Yo digo que él fue capaz de imaginar una sociedad enteramente diferente de la nuestra, en la cual se ha logrado el más alto grado de felicidad;  y habrá sido un sueño, pero es realizable.

Mi Maestro, que tiene estudios de Antropología, sostiene que Dostoievski se habría inspirado en las sociedades indígenas de nuestra América, en las que esa clase de convivencia se ha dado siempre y se da hoy día.  En estas culturas, que nosotros llamamos “primitivas” sin averiguar los siglos de acumulación cultural que llevan, se dan las relaciones sentimentales libres en estrecha relación con la no acumulación de bienes. Pero nosotros no averiguamos siquiera  las causas por las cuales han renunciado a la acumulación”.

Suspendo aquí la transcripción de la carta de mi colega para agregar algo de mi propia cosecha. Yo también tengo algunas lecturas de Antropología y Etnografía y tengo vivencia personal de la vida y la cultura de los indígenas, en especial de la de los guaraní. Por ello estoy en condiciones de  endosar estas afirmaciones, como si fueran mías; pero debo advertir que incurriríamos en grave error si imagináramos que en estas sociedades indígenas se ha colectivizado el sexo, porque de ninguna manera eso ocurre. En ellas la monogamia está instalada como sistema y se halla generalizada; los matrimonios son estables y permanentes, pero no existe presión social para el mantenimiento del matrimonio a costa de la infelicidad de uno de sus miembros; la práctica del sexo es normal y natural, no es ningún tabú; no es cosa prohibida ni algo que se debe ocultar;  la formación de la pareja se halla basada en la voluntad común y la permanencia en ella, también; hay plena libertad de unión y separación. Los integrantes de la pareja no sufren celos paranoicos ni graves traumas en los momentos de ruptura de las relaciones sentimentales. La concepción que tienen del amor es que es un sentimiento mutable y la mutación debe ser respetada y honrada, porque el amor es la única causa que justifica la vida en común. Si no hay amor, la pareja no se sostiene; fuera del amor, no hay nada que la justifique. El divorcio y el nuevo matrimonio pueden ser inmediatos.

Llevados por  estas convicciones y amparados en su sistema social, los indígenas rechazan el adulterio; algunos pueblos lo sancionan con pena de muerte porque  consideran que su perpetración es una perversidad  dentro de una sociedad en la cual todos los miembros son libres de formar y de cambiar de pareja. Cuando se produce un cambio de sentimientos afectivos ellos cambian de pareja con toda la normalidad debida para que todo siga normal en la comunidad. Tal vez el Maestro de mi amiga tenga razón: o Dostoyevski tuvo noticias de estas culturas o fue poderosamente imaginativo.

Una vez, en la comunidad indígena de Laguna Negra, chaco paraguayo, le formulé la siguiente pregunta al Antropólogo inglés Cristóbal Wallis: ¿por qué  dice usted que debemos preservar estas islas culturales que ya son tan disfuncionales actualmente?; y me contestó: “porque en un futuro cercano pueden servirnos de modelo para reorientar nuestro sistema social; porque no sabemos si ellos o nosotros nos hemos aproximado más al desarrollo humano que asegura mejor la felicidad”. Me callé, porque no entendí; es más, me pareció absurdo. Por entonces era para mí impensable que gente descalza y semidesnuda, que para comer cada día depende de lo que provea la selva, el campo o el río, pueda alcanzar mayor grado de felicidad que yo. Admito que soy duro de entendederas porque debió pasar tanto tiempo y he tenido que leer tantos libros para comprender las razones dadas por Cristóbal. Trabajé mucho en favor del indigenado nacional pero por mera solidaridad o projimidad; lo hice mordiendo siempre la duda de si se justificaban o no esos esfuerzos compartidos que por momentos parecían inútiles. Entonces no tenía conciencia de la envergadura cultural de mi trabajo.

La otra sorpresa que me produce esta historia de amor, con el marco teórico que le dan sus protagonistas, es la tremenda influencia que ejerce la economía individualista sobre las relaciones sentimentales y de pareja. Nunca pensé que esa influencia pudiera de ser negativa sino todo lo contrario; pero aquí me encuentro con la muy respetable teoría de que la idea de la posesión, ligada al concepto de propiedad, rompe la igualdad entre los miembros de la pareja, produce sujeciones y vasallajes que fulminan la relación de pareja. Esta palabra “pareja”, por definición, embebe la condición de igualdad. En situaciones de desigualdad, no es posible la existencia de una pareja.   Esto actúa como condicionante para que nuestro sistema de formación de parejas sea endógamo: la norma es que se casen ricos con ricas y pobres con pobres. Al trasgredir esta regla la pareja se halla expuesta a muchísimas dificultades y necesita de una doble dosis de amor para mantenerse. Algo similar se le plantea a las parejas de culturas diferentes. Incurrir en exogamia significa exponerse y desafiar al fracaso. Pero abandono aquí estas reflexiones para terminar con la carta de mi amiga. La misma sigue diciendo:

"No digo que cosificar a la persona humana y extender sobre ella el derecho de propiedad sea generalizada, pero la tendencia sí lo es, porque nuestra cultura acumuladora nos condiciona y cuando menos formación tiene la persona más se manifiesta en ella. Tampoco digo que no puedan ser superadas estas dificultades, pero para vencerlas la pareja debe estar poderosamente unida y tener conciencia de sus diferencias. El amor todo lo puede vencer; esto es categórico; el amor es la fuerza más poderosa del universo. Solamente nos preguntamos: ¿por qué deben luchar contra tantas adversidades para sostener su unión dos personas que se aman? ¿Por qué la sociedad, las familias, los amigos, no les facilitan la felicidad? ¿Por qué en nuestras  sociedades no se respetan la soberanía personal en cuanto a la intimidad, la autonomía de las parejas y los sentimientos ajenos? ¿Con qué derecho intervienen los padres, los parientes y los amigos en la vida íntima o sentimental de las personas y de las parejas? Todos estos vicios derivan de valores esclerosados, de siglos de cultura represiva, de invasión abierta y de atropello a la soberanía de las personas; y todos dificultan o impiden la felicidad.

Finalmente le digo, querido amigo, que a mi juicio la pareja humana es el motor de la humanidad y por ello es preciso que se halle fundada exclusivamente sobre el amor y la armonía sexual. Estos son sus elementos principales; todo lo demás es secundario, superable, remediable o tolerable. Pero la declinación del amor y la falta de satisfacción sexual de uno de sus miembros, hiere de muerte la relación de pareja. Seguiremos este interesante diálogo, colega. Le deseo éxitos en sus actividades y felicidades en su vida personal. Atentamente, su amiga (. . .)”.

Y, como siempre, estas reflexiones de mi amiga me dejaron severamente cuestionado. Me pregunto, en primer lugar, ¿por qué coinciden, en cuanto al régimen de formación de parejas, las sociedades más evolucionadas con las más “primitivas”?, (europeas con indígenas americanas); y, ¿por qué las sociedades  intermedias estamos tan enredadas con este tema? Somos el queso del sándwich y como tal nos consumimos en debates estériles sobre la supuesta defensa de “la familia”, de “la institución del matrimonio”, de “la fidelidad”, de “la moral social”, etc., cuando en realidad no defendemos de veras ninguna de estas instituciones; las mantenemos simplemente con la hipocresía de una doble moral.

Creo que antes que la falsa seguridad que nos brinda la formalidad, con la ilusión de una “unión perpetua”, sería mucho mejor que penda sobre nuestras cabezas la posibilidad cierta y permanente de perder a la persona amada, y que eso nos incentive para conquistarla cada día que pasa, realizando actos que le agradan, le engrandecen y le dan satisfacciones en todos los órdenes.  Esto eliminaría la cosificación y la extensión del derecho de propiedad sobre ella. Cada miembro de la pareja mantendría su calidad de persona soberana.

No caben dudas de que necesitamos cambiar nuestros valores culturales para transformar nuestras sociedades. En lo jurídico estamos bien encaminados. La ley de divorcio significó un gran adelanto porque luego de dictarse la misma, admitamos o no, todos, sin ninguna distinción, estamos expuestos en las vitrinas. Debe entenderse que desde entonces nadie roba su pareja a nadie; la gente se lleva simplemente al miembro que está abandonado, y hay muchas formas de abandonar a la pareja viviendo juntos.

Pero la mencionada institución jurídica debe ser solventada por nuevos valores y nuevas prácticas culturales. Es la cultura la que consolida la ley. Debemos llegar a acostumbrarnos a vivir en una sociedad libre de presiones sociales, donde existe el más absoluto respeto a la soberanía de las personas, especialmente en materia de elección de pareja, permanencia en una pareja y el retiro de la misma.

                                                                Julio de 2016

Lea la primera parte de este relato haciendo clic aquí

sábado, 4 de junio de 2016

Visita a Buenos Aires, mayo 2016

Con mi MAESTRO y poeta preferido; el Dr. Carlos Federico Abente, con motivo de sus 102 años, en su casa de Buenos Aires. Mayo 2016.

Una pareja de oro: el Dr. Abente y su esposa, doña María Eva Garcia Parodi de Abente, juntos por más de 70 años. Firmes y fuertes.

Aprovechando la Feria Internacional del libro de Bs.As. en mayo de 2016, visité a mis amigos Alberto Olmedo y Javier Portales, en las calles Corrientes y Uruguay

Aprovechando la Feria Internacional del libro de Bs.As. en mayo de 2016, visité a mis amigos Alberto Olmedo y Javier Portales, en las calles Corrientes y Uruguay

domingo, 8 de mayo de 2016

Presentación del libro: Ñane retä remimo'ä ojehaíva guaraníme (Textos ganadores del primer concurso nacional de Ensayos "Rafael Barret")


Kuñakarai ha karaikuéra mayma:
Tapendepyhare pòräite

Péina aju penerendápe omombe’upotávo peëme ojehai ñepyrümaha ñane ñe’ëme “Ensájo”. Péicha oñembohéra karai ñe’ëme haipy ndaha’éiva ñe’ë poty, ndaha’éiva ñe’ë syry ha ndaha’éiva avei ñoha’anga; péa hína irundyha haipy ha ojoavy umi mbohapy tenonderégui.

Mayma yvypóra ñe’ë, oñeñepyrü guive ojehai, hekojera ohóvo ha neipamírentema oikotevëma ñe’ë poty rehe. Ha mba’érenepa aje upéva. Oje’e niko ko’ä ja’éva ojoupekuéra rupive,  ndaikatuiha ja’epa opaite ja’eséva; oï ofaltáva, noimbáiva. Mbyky, ipererï ha ipo’i ko’ä ñe’ë jepiguáva ja’epa haguã ipype yvypóra remiandu. Upévare ñaikotevë ñe’ë ipepóva rehe; ha upéva hína Ñe’ë poty. (poesia)

Upéi jatopa noimbái jeýnte upévape ha ñaikotevëma ojehechauka ñandéve mba’éichapa tapichakuéra oñemongu’e hekovépe; umíva jahechárö mante jaikuaa poräta ñande ñaneñemongu’e reko avei. Upevarä ojejapo Ñoha’anga ( teatro) Oï niko  ñande apytépe tapicha oporoha’ä kuaáva, ha umíva ñamomba’apo ohechauka haguã ñandéve tapicha rekove rupive ñande rekove tee.

Péva rire, umi yvypóra ñe’ë heko jeravénte ohóvo ha oikotevëma avei mombe’u gua’u oporombo’éva rehe, ha upéva hína Ñe’ë syry ( narrativa). Upéva rupive oñemombe’u ñandéve tembiasakue gua’u, ku añeteröguáicha, ha umíva umi tembihaipy rupive jaikuaa heta mba’e.

Péro niko upépe oguähëvo pe yvypóra ñe’ë ojetopa noïmbái jeýnte ha ojehekave. Mba’énepa pe ofaltáva gueteri chupe. Ha upéi ojejuhu pe tembihaipy irundyha, karai ñe’ëme oñembohérava “Ensayo”. Péva niko hína ñe’ë syry ipyahapyre oguerúva apytu’ü poty; yvypóra remiandu, hembirecha ha hemimo’ä. Péro niko oñemoïva'erä
iporä haguäicha (artisticamente), ñanemovy'a haguäicha, pórke la "Ensayo" niko "arte", ndaha'éi "ciencia".- 

Ko’ä tembihaipy irundyvéva ojoyke’y  ha   oñondive Ñe’ë ñembojegua pe,  karaiñe’ëme hérava Literatura pe; äva hína ñe’ë jehaipyre iporäva, ohapojo’o pypukúva yvypóra remiandu, omohovana, oipyso ha ombopotýva ñe’ë.

Tekotevë avei jaikuaa ko’ä tembihaipy ndoiporuiha umi ñe’ë tembikuaa tee (ciencia) oiporúva. Upéva niko oï hína apárte jey ävagui, ha karaiñe’ëme oje’e chupe lenguaje de la ciencia, térä lenguaje científico. Ñande ikatu ja’e hese tembikuaa tee ñe’ë.

Upéicha ramo jareko heta tape osegíva yvypóra rembikuaa. Ha katu pe ñandéve ñane’interesáva ko pyhare hína umi irundy tape oguataha rupi Ñe’ë Ñembojeguapy (Literatura).

Ko ñane ñe’ë guarani oñepyrüva’ekue ojapo Ñe’ë poty yma ñane retä isäso mboyve guive voi. Oñereroguähë ñandéve upe ramo guaréva “Che luséro aguai’y”. Upéi, karai Francia tiémpope ojehai “Tetä purahéi”, ha Lópe tiémpope katu “Kampaménto Sérro león” ha heta ñe’ëpoty opaichagua. Gérra Cháko mboyvemi oñepyrü Ñoha’anga (teatro) guaraníme ha ramónte oñemoñepyrü hague Ñe’ë syry (narrativa).

He péina niko ko pyhare jaju jaguerovy’ávo ko’ä tapicha rembihaipy oñemboatýva peteï  libro pe, ha oñembohérava : Ñene retäygua  remimo’ä  ojehaíva guaraníme. Ñehendúvo ko téra ha’ete ku  ojejuhúmava mba’éichapa ja’éta guaraníme “Ensayo”; ñemo’änte ho’áva hese “Temimo’ämby” (ensayo). Ha jaleévo ko’ä tapicha rembihaipy ñemo’änte jarekómava añete guaraníme pe Temimo’ämby.

Mba’éicharöpa péva oiko, ñañeporandu, ha oñemombe’u oiko hague pe áño 2015 pe, ñoha’ä peteï, karai Rafael Barret rérape ojejapo, ha upévape itenonde hague ñoha’äme Hugo Florencio Centurión Mereles, Felicita Arenas ha Indalecio Riquelme Cantero. Hapykuéri kuerainténte oike hague Carlos Humberto Bedoya Guillén ha Idalino Peña Ojeda.

Karai Florencio Centu rembiapo héra: Kuña guarani. Takuapu, temitÿ ha tataypy pa’üre.   Pévape omombe’u ñandéve kuña rekove Ñande Jarýi Jusu guivete voi ha upevarä ojevale Nimuendaju Unkel rembiapokuére, omombe’upotávo mba’éicha oñembojehu raka’e kuña ñande ypykuéra Apapokúva rembikuaápe. Oiko kuimba’e raë ha upéima ha’e ombojehu kuña peteï ña’ëme. Paï-tavyterä katu he’i kuimba’e ojejuhúma ramo ha’eñoiterei ojapo hague iñirürä kuña peteï inimbógui, ohekýiva ijeguakágui. Upévare ha’ekuéra he’i: kuimba’e ijeguakágui  ojapo ijeguakarä. Libro arandu omomba’eguasúva Xudio ha Krihtianokuéra katu he’i Ñandejára ojapo rire kuimba’e ña’ügui  ohekýi hague chugui, oke aja, peteï ikohtílla pehë ha upévagui ojapo hague chupe iñirürä. Mbohapyvépe ñahendu kuimba’e raë oiko hague ha upéima kuña. Upévare karai centu oñeporandu oimépa äva rehe voi pe kuña akói oñembotapykue, ojerereko’i, noñemomba’epái ha akóinte oñemboyke, opaite tetäme, ymaite guive ha ko’äga peve.

Upéi osyryry ñane retä Praguái rehe háma ha oñapipï oúvo mba’eichaitépa ojerereko asy kuña paraguái, jepe ramo ojekuaa mba’éichapa ha’e ipyapy ha ojepytaso ñene retä ñemopu’äräre. Ombojoaju kuña guarani ha kuña paraguái rekove ha ojuhu moköivépente oiko asy, oiko vai, oñembotapykue. Oikemive rire Centu ohesa’ÿjo ñande reko, ohupytymo’ä kuri Temimo’ämby.

Kuñakarai Felicita Arenas katu ombohéra hembiapo: Mbohapy ñe’ëpapára añete oikovémava sa ary.  Pévape oipyguara Carlos Miguel Jiménez, Crispiniano Martínez González ha Teodoro S. Mongelós rembiapokueita. Äva rehe he’i “Ñe’ëpapára añete” oikovémava 100 áño ñande apytépe.

Omombe’u Carlos Miguel rekovekue ha omomba’eguasu hembiapokue. Omboaty aty ipurahéi tetäme, kuña paraguáipe, okarayguápe, mborayhúpe ha opaite mba’épe. Crispiniano rembihaikuépe otopa mba’éicha oiporu porä ñane ñe’ë; mba’eichaitépa ombojegua porä ha omombe’u kuaa yvypóra remiandu, ha ombohysýi hembapokueita.

Te’o Mongelo rembihaikuépe ohechauka oykeko mbareteha tapicha mboriahúpe, opurahéi okarayguápe, omomorä kuña paraguái, ha oguerojahe’o tetä Paraguái rembiasa asyeta.

Felicita rembiapopy rehe ikatu ja’e: iporäite ramo jepe, ndoikeiha gueteri Temimo'ambýpe; péva oike Crítica literaria pe, ha upéva peteï ciencia, orekóva ijejapo reko (metodología), ndaha'éi arte; ha’e ombopypukuveva’erä hembiapopy ogueroguähë haguä Tmimo’ämbýpe.

Indalecio Riquelme ombohéra hembiapopy  “Ko’ëju. Ára jepapa”. Ohesa’ÿjo ha omyesakä mba’éichapa ojepapa ára ymaite guive. Omombe’u mba’e tiempo pe pa ko yvy ojerepa ijehe, mbovýpepa omboty ijere kuarahýre; jasýpa mba’eichaite ojere ko yvýre ha hendive, oñondive, ojere hikuái kuarahýre. Umíva umi movimiento gui oñerenohë ára jepapa: peteï ára, peteï mes, peteï áño.  Indalecio oipota jaipapa jey ñande jasyjere (mes) jepapa reko, ñande ypykuéra guaraníva oipapámi haguéicha. Oipota ñamopeteïmba mesekuéra ha ñame’ë enterovetépe 28 dia; tove tojojapaite ha tajareko 13 mése, jasyetére voi ohóva, pe unáñope. Ohechauka upéicharö jarekotaha 364 dia,  ha pe peteï hembýva toñemoï pe mes ipahaitépe guápe; upéva upe jasyjere añoite toreko 29 dia.

Indalecio ombohysyýi mba’e mba’épepa ideprovéchota péicha jaipapa ramo tiempo, ha he’i ikatuha jajapo, ojapo haguéicha Emperador Romano Julio César ha Papa Gregorio XIII, oheja haguã ñandéve “calendario juliano” ha “calendario gregoriano” ko’äga jaiporúva jajúvo.

Chéve ramo guarä Indalecio rembiapo ndaha’éi avei Temimo’ämby,  Ensayo ojeheróva. Ko’ä hembikuaaita oike hína Tembikuaa tee ñe’ëme; lenguaje científico pe ija äva. Ha péva pe ñe’ë reko oikotevë avei ñane ñe’ë. 

Karai Humberto Bedoja ombohéra hembiapopy ARETE, ha mba’ére nipo, nahesakäporäi chéve. Ha’e ojapyhy tetä rembiasakue gérra guasúrö ha upe riregua avei. Jalee syryry poräiterei karai Humberto rembihaipy. Heta mba’e omyesakä. Ha katu chéve ramo guarä hembiapo ndaha’éi  ensayo, ndaha’éi Temimo’ämby, péva avei lenguaje científico, tembikuaa teete ñe’ë, la ihtória niko peteï ciencia, tembikuaa tee, ha upépe che amohenda karai Humberto rembiapo.

Karai Idalino Peña Ojeda ohesa’ÿjo hembiapópe pe emilianore hérava “Primero de marzo”, ñe’ë poty  ojehayhuetéva ogueropurahéi rupi ñane retä rembiasa asykueta ha ijepytaso. Idalino rembihaipy katu oguhtoitevéntema jalee, oñembojaite rupi guarani paraguái rehe, ndojapyhypái ramo jepe.

Chéve ko oñembohasy umi mbo’ehára pyahu rembihaipy jelee; hetaiterei aikova’erä ombojere antende haguã umi ñe'ë pyahueta ha amo ipahápe chepicha. Upévare aguerohory guarani paraguáipe ojehkrivíva ha ikatúva oimeraëva guarani poruha ontende.

Idalino rembiapo avei jagueroikeva’erä crítica literaria pe, ndaha’éi gueteri Temimo’ämby, Ensayo.

Opáichavo, iporä ja’e, ñanemokyre’ÿha ko’ä tapichakuéra ñeha’ä, pórke ohechauka ñandéve mba’éicha okakuaa ohóvo ñane ñe’ë haipýpe. Ojojapotaitémaha umi  ñe’ë okakuaapa pyre rehe, ha upe peve ñagueroguähë va’erä ko ñane ñe'ë guarani.
Chepojopy mbarete ko’ä tapichápe.
Aguyje. 
TadeoZarratea Abril 30, 2016 ramo.

Presentación de libros paraguayos en la feria internacional del libro de Buenos Aires (23 de abril de 2016)


Kuñakarai ha karaikuéra mayma: tapendepyhare poräite

Señoras y señores:

Por encargo del “Centro Cultural de la República El Cabildo” de la ciudad de Asunción, vengo a referirme a tres obras editadas últimamente por dicho Centro Cultural, que son de gran significación para la cultura del Paraguay.

Me referiré en primer lugar a la obra: “EMILIANORE, legado del poeta del pueblo”, que contiene: una antología del poeta nacional, don Emiliano R. Fernández, varias copias faximilares de sus escritos originales y opiniones autorizadas de varios intelectuales, señalando la trascendencia del poeta por encima de la cultura meramente popular. La obra viene en edición de lujo y en versión bilingüe, traducción  realizada por un equipo muy meritorio de jóvenes escritores.

Con esta publicación el gran poeta popular del Paraguay ha llegado a conquistar el sitio que siempre se le ha negado en el parnaso de su país, celosamente vigilado por la oligarquía cultural asuncena.

La entidad editora es nada menos que el Departamento de Cultura de las Cámaras Parlamentarias del Congreso Nacional, de allí el honor para el poeta, considerado antes como: “un poeta meramente popular”, “iletrado”,  “bohemio”  “andariego” y otras calificaciones casi despectivas que le fueron asignadas.

Esta publicación constituye un hecho emblemático, porque marca una nueva etapa de la cultura paraguaya; una cultura que nació y permanece bifronte, bicéfala y ambidiestra, sustentada en dos polos culturales como consecuencia del bilingüismo mal asumido por la sociedad y el Estado.

El Paraguay siempre fue y sigue siendo un país de dos naciones fragilmente integradas. Oficiamos de insuficiente nexo entre los dos mundos culturales, los ciudadanos bilingües. De allí que cuanto se haga a nivel de la cultura popular nunca fue de interés para la cultura oficial o alta cultura, y cuanto se haga en las esferas de la alta cultura nunca ha llegado al paraguayo de a pie. Esos mundos culturales se aproximaron solamente durante las dos guerras internacionales soportadas por el país. En tiempos de paz, esta es la primera vez que se van aproximando, y se produce a través del arte, de la música, la poesía, el teatro y el cancionero populares, juntamente con la reivindicación del idioma guaraní.  Estos son los elementos que sirven de puente y los que vienen realizando la integración real del Paraguay en una sola y sólida cultura, que será singular y raigalmente americana.

Este álbum que les presento sirve a ese objetivo; de allí su singular importancia.

En concomitancia con esta publicación reivindicatoria, fueron depositados los restos del poeta en el panteón nacional de los héroes, siendo el primero de los ciudadanos paraguayos que llega hasta allí desde el llano, sin que haya ocupado en vida ningún cargo gubernamental.

A su muerte don Emiliano dejó un Paraguay mucho más rico que el encontrado por él. Le debemos cuanto ha escrito, como diría Machado: una inmensa cantidad de poemas, varias composiciones musicales y la creación de uno de los siete aires de la polca paraguaya. Este género musical, que es creación genuina del pueblo paraguayo, nació como meramente instrumental, pero comenzó a cantarse con los versos de Emiliano, por tanto, con él nace: la polca canción.

En cuanto a los motivos de tanta aceptación de este poeta, tendrá que explicarse en el futuro, yo, por ahora sólo puedo decirles que, a mi  juicio, este poeta alcanzó a pulsar una de las cuerdas de la sensibilidad del paraguayo; descubrió y expresó en versos, en canto y música, nuestra melancolía heroica. Un estado de ánimo muy peculiar: una melancolía serena, que conlleva en sus entrañas una luz de esperanza, que se halla cargada de optimismo y de fe en la recuperación de situaciones anteriores o la conquista de un futuro más venturoso.

Así como la polca paraguaya con sus variedades expresa los diversos grados de alegría que experimenta el paraguayo y la guarania  expresa su melancolía profunda, en la polca-canción, engarzada a los versos de Emiliano, se manifiesta la melancolía heroica del pueblo paraguayo.
  

COLECCIÓN BICENTENARIO DE LA CULTURA POPULAR

Ahora tenemos para su presentación la COLECCIÓN BICENTENARIO DE LA CULTURA POPULAR, un conjunto de 8 libros de tamaño menor, editados por la Editora SERVILIBRO bajo la dirección técnica del Dr. Carlos Villagra Marsal, intelectual recientemente fallecido, a quien correspondía venir a presentarla. Esta colección se halla auspiciada por la Comisión Nacional de conmemoración del bicentenario de la independencia del Paraguay, cuya Secretaria Ejecutiva es hoy la Directora del Centro Cultural de la República El Cabildo, doña Margarita Morselli, impulsora de esta patriada de unir aquellos dos mundos culturales a través de la literatura. La colección comienza con el libro de los dichos populares, llamados en nuestra lengua guaraní “Ñe’ënga”. El Nº 2 es el libro de las adivinanzas y los trabalenguas, denominados el primero Maravilla Maravilla y el segundo “Küjererä”. El Nº 3 es el libro de los mitos y leyendas del Paraguay mestizo; el 4º es el libro de Perurima, un personaje clásico de la oratura popular paraguaya; el libro 5º está dedicado a las fábulas, con las andanzas del mono, ka’i rekovekue; el 6º libro contiene sentencias, conjuros, fórmulas y creencias vigentes en el Paraguay; el libro nº 7 contiene cuentos para contar o káso ñemombe’u; parte esencial de la oratura popular, y por fin, el libro 8º recoge las recetas culinarias del campesino paraguayo, que tiene sus orígenes en la época  colonial.

Todos estos libros son bilingües guarani/castellano y en su mayoría basadas en la oratura indígena y colonial. Estos textos forman parte del patrimonio cultural del pueblo paraguayo desde que son creaciones genuinas y anónimas. Las versiones originales se dan mayoritariamente en guaraní, pero un importante corpus nos ha llegado en castellano. En ambos casos fueron recogidas con fidelidad, respetando estrictamente las versiones originales y fueron traducidas a la otra lengua por el mismo equipo humano ya referido.

La edición de esta colección estuvo a cargo de la Editorial SERVILIBRO,  de la incansable promotora cultural doña Vidalia Sánchez y bajo la dirección técnica del Dr. Carlos Villagra Marsal, el cual en su carácter de director de la recopilación nos dice: “Los relatos incluidos en estos volúmenes son parte de nuestra cultura popular mestiza, en tal carácter acompañaron a las generaciones paraguayas desde los tiempos pre-independientes. Todos ellos incorporan elementos guaraníes mezclados con componentes imaginarios europeos, e incluso orientales. Tanto en los mitos como en las leyendas aquí recogidos se aprecia fácilmente la integración de una visión cristiana occidental con elementos temáticos y narrativos autóctonos. Son entidades míticas acuñadas por sincretismo”.

        
MEMORIAS DE LA GUERRA DEL PARAGUAY
POR AUGUSTO ROA BASTOS

Por último, me han dado el honor de comentarles una obra señera del escritor más importante que produjo el Paraguay: don Augusto Roa Bastos, titulada: “MEMORIAS DE LA GUERRA DEL PARAGUAY”. Esta obra ya fue presentada formalmente ayer en esta misma Feria del Libro por un equipo muy solvente de intelectuales. Lo que haré ahora no es más que dar una pincelada descriptiva de la misma con el fin de informarles de qué se trata. Esta es una fascinante narración histórica novelada en la cual se destacan en la primera parte denominada: Frente al Frente Argentino, el general de los ejércitos aliados Bartolomé Mitre y el manco de Kurupa’yty el pintor argentino Cándido López.  La lectura de esta versión narrativa es un deleite, no solamente porque a través de la ficción suaviza la aridez de los datos históricos sino porque el autor, que no se aparta en ningún punto de los hechos históricos conocidos, rellena los cuencos con su prodigiosa imaginación, presentándonos llamativos diálogos que son perfectamente posibles entre los dos personajes.  El pintor se aferra al más crudo realismo y en su condición de artista cuestiona al comandante sus decisiones militares hasta llegar a cuestionar la guerra misma.  La obra revela la gran erudición humanística de Mitre así como la empecinada tozudez de su ayudante de campo, el pintor de las escenas reales de la guerra, que es al mismo tiempo combatiente y pierde el brazo derecho en la batalla de Kurupa’yty , pero fantaseando un poco más, Roa hace que pierda también el brazo izquierdo en otra batalla y posteriormente inclusive las dos piernas terminando de pintar con el pincel entre los dientes, honrando de ese modo su vocación de artista.

En la segunda parte, denominada: Frente al Frente Paraguayo, se tiene como personaje principal al Mariscal Presidente del Paraguay Francisco Solano López y sus contertulios, su mujer Elisa Alicia Lynch, el incansable viajero inglés sir Richard Burton y otros más.  En dichos diálogos se descubren las opiniones íntimas de Solano López, su postura inclaudicable en defensa de su país y su enorme poder autoritario; se narra las miserabilidades de la guerra como fenómeno de la tragedia humana.

En la tercera parte titulada: El Sonámbulo aparece como protagonista un alto oficial de López que finalmente lo traiciona al llegar a Cerro Kora, el Coronel Silvestre Carmona. Este gran servidor de López y defensor de la patria es presentado como quien ha tenido la iniciativa de llevar a los últimos restos del ejército paraguayo a la cordillera del Amambay, con el propósito de atrincherarse en Cerro Kora, una explanada rodeada de altos cerros donde pensaron resistir por mucho tiempo controlando solamente las tres entradas al sitio.  El Coronel Carmona aparentemente exasperado por todas las penurias sufridas por los últimos combatientes que acompañaron a la familia López Carrillo – Lynch,  indica a las fuerzas brasileñas el modo de penetrar a Cerro Kora.  El Sonámbulo le es aplicado a Carmona en razón de ciertas figuraciones fantásticas que ha venido sufriendo desde su niñez y que se le reaparece en los últimos días de la guerra, hecho que lo lleva a cometer la traición para salvar la vida,  pero con ella borra toda su trayectoria de cinco años de lucha al servicio de la patria.  Las reflexiones de Carmona son de verdadera antología; es un hombre que experimenta psicologicamente lo más ruin y lo más elevado de la condición humana, alternadamente.

Esta obra es un justo homenaje al sesquicentenario del holocausto del pueblo paraguayo en la guerra internacional más larga, más sangrienta y más inicua que ha tenido la América del Sur.

Esperamos que los organismos internacionales que sustituyan mañana al inocuo e inútil  MERCOSUR, haga justicia al Paraguay, con la convicción de que no se puede dar por caridad lo que se niega por justicia. El Paraguay reclama esa justicia porque después de ser un país rico ha quedado miserablemente empobrecido; hoy tiene todo tipo de necesidades y una sola cosa que le sobra: le sobra suficiente dignidad.

Muchas gracias.

Tadeo Zarratea